ImprimirImprimir

La comunidad La Ceiba en Atlántida, Honduras, realizó una actividad evangelística el día 23 de noviembre de 2011, en la cual participó la Corporación Gran Carpa Catedral, como invitado especial.

En su comisión, el Dr. Soto asistió para estudiar con los presentes la parábola del sembrador de San Mateo 13: 9-23. Dicha parábola muestra al sembrador saliendo a sembrar el Evangelio de Cristo, y cuatro grupos de personas que escuchan, representados en formas diferentes: El que está junto al camino, aquel que oye la Palabra mas no la entiende, y el maligno la arrebata de su corazón; el que está en pedregales, aquel que oye la Palabra, la recibe con gozo, pero es de corta duración: tropieza cuando viene la aflicción o la persecución; el que está entre espinos, aquel que oye pero no se arraiga la Palabra en la persona, dejándose llevar por los afanes de este siglo; y el que está representado en tierra buena, quien es aquel que oye y entiende la Palabra, y da fruto.

El predicador señala al cristiano como una persona que pasa por diferentes etapas de prueba, necesarias para manifestar su creencia, por lo cual es importante mantenerse escuchando y obteniendo la Palabra, puesto que el ser humano requiere de un sacrificio de expiación por el pecado, el cual es Cristo muriendo en la Cruz del Calvario porque para eso fue enviado a la Tierra. Es decir, que Cristo vino para llevar a cabo una misión divina a favor de la familia humana, como lo muestra Primera de Corintios 5:7.

Durante esta actividad, de una forma sencilla y ordenada, pasaron al frente alrededor de 50 personas para ser bautizadas; muchas de ellas eran invitados y visitantes de los miembros de la Iglesia.

Los organizadores, previamente habilitaron un espacio para efectuar los bautismos, puesto que la actividad fue llevada a cabo en una cancha bajo techo de la comunidad.

“Estaba muy deseosa de ser bautizada, era algo que mi corazón necesitaba hace tiempo, es una paz que no se puede describir,” dijo María Vega luego de ser bautizada.

El ministro que estuvo a cargo de la actividad argumentó que “es un milagro divino el que sucede en el corazón de la persona.”

El conferenciante exclamó a los asistentes al finalizar, que Dios tiene mucho pueblo en la República de Honduras y los está llamando en este tiempo final porque están escritos en el Cielo, en el Libro de la Vida, por cuya razón están escuchando la predicación del Evangelio de Jesucristo.

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Sector Montellano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter