ImprimirImprimir

PROCESO DE INSTALACIÓN DE LOS PRIMEROS ARCOS

Desde la conceptualización del proyecto han sido incontables los retos que han puesto a prueba la convicción y las capacidades de los protagonistas de esta importante obra.

Como todo proyecto de esta magnitud, el proceso de construcción se convierte en un verdadero desafío que requiere la utilización, al máximo, de las destrezas aprendidas, laborando en equilibrio con el ingenio para convertir en realidad ese sueño plasmado en planos y que ahora se convierte en una realidad.

El proyecto se encuentra ante la etapa más crítica del proceso de construcción, la cual forja con destreza y precisión los detalles plasmados en planos y recomendados por los estudios.

Una de las peculiaridades de esta obra es el refuerzo de las piezas existentes para adaptar estos elementos a los nuevos códigos de construcción que entraron en vigencia luego de haber sido fabricados.

Este refuerzo incluye, entre otras cosas, soldaduras de piezas e instalación de nuevos elementos, para darle a la estructura mayor rigidez ante la eventualidad de vientos cortantes de más de 145 millas por hora o 233 kilómetros por hora. Esto implica la soldadura precisa en los arcos principales, una vez instalados, y llegando en ciertos puntos hasta la parte más alta de la estructura, que alcanzan los 75 pies o 23 metros de altura.

A este proceso se le suma la instalación de los refuerzos laterales (entre arcos) cuya función principal es la transferencia de las cargas incidentales al aumentar rigidez de la estructura, acrecentando así la estabilidad de la misma sin sobrecargar ninguno de estos en el contra venteo. A pesar de darle su toque arquitectónico, los elementos son de carácter estructural y su función es distribuir las cargas y transmitirlas a través de los cimientos.

A pesar de que el diseño tipo domo contribuye a dispersar mejor las cargas de vientos, la magnitud de esta obra presenta en una pared imponente en cada uno de los extremos de la estructura: los llamados espejos o endwalls, que son el soporte lateral de la estructura. Son constituidos por 19 columnas en conexión perpendicular al primer y al último arco, pero a su vez presentan una pared que ofrece resistencia a vientos cortantes, que son los causantes de las altas cargas que tienen que ser transferidas por el cuerpo de acero que forma esta obra.

Esto hace que la instalación de los primeros y los últimos 10 arcos, sean el proceso más complicado de toda la obra, y la atención a los detalles es fundamental y primordial en esta etapa.

Avance domingo 4 de Agosto 2013

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter