ImprimirImprimir

Muy buenas noches, amados amigos y hermanos presentes; es para mí un privilegio muy grande estar con ustedes en esta noche para compartir unos momentos de compañerismo alrededor del tema: “LOS MISTERIOS CONTENIDOS EN EL SÉPTIMO SELLO”.

Para poder comprender estos misterios necesitamos saber lo que es el Séptimo Sello, y para eso necesitamos saber acerca de este Libro sellado con siete sellos que aparece en Apocalipsis capítulo 5, verso 1 al 7, donde dice de la siguiente manera:

“Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.

Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?

Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo. 

Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo. 

Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos. 

Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra. 

Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono”.

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla.

“LOS MISTERIOS CONTENIDOS EN EL SÉPTIMO SELLO”.

Este Libro sellado con siete sellos contiene los misterios divinos de las cosas que serían manifestadas durante el tiempo de la Iglesia de Jesucristo; desde los días del nacimiento de la Iglesia en adelante, estaría contenido en este Libro de los Siete Sellos.

Y ahora encontramos que este Libro de los Siete Sellos está ligado a lo que será la historia de la Iglesia de Jesucristo; fue dada esta revelación de este Libro a Juan el apóstol por este Ángel del Señor Jesucristo. Dice Apocalipsis, capítulo 1, verso 1 al 3:

“La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan”.

Este Ángel del Señor Jesucristo es un profeta al cual Jesucristo le revela Su Palabra, y este Ángel Mensajero es el que le da a Juan el apóstol esta revelación apocalíptica; y vean ustedes, Juan fue transportado al Día del Señor, en Apocalipsis, capítulo 1, verso 10 al 11, donde dice:

“Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,

que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último”.

Es la Voz de Jesucristo hablando en el Día Postrero, o sea, en el séptimo milenio, y Juan el apóstol estaba en el Día del Señor, o sea, en el Día Postrero, que es el séptimo milenio. Juan vivió en el primer siglo de la era cristiana, pero siendo un apóstol y profeta tuvo grandes visiones de parte de Dios y profetizó de las cosas que iban a suceder, las cuales le fueron mostradas por el Ángel del Señor Jesucristo; y Juan fue transportado en esta visión apocalíptica al Día del Señor, o sea, al Día Postrero, y ahí escuchó la Voz de Cristo como una Gran Voz de Trompeta hablando todas estas cosas.

Y ahora, este Ángel del Señor Jesucristo es el profeta de la Dispensación del Reino, el cual tiene la revelación de Jesucristo para darla a conocer a todos los hijos e hijas de Dios que estarán viviendo en este Día Postrero.

En el libro del Apocalipsis tenemos en símbolos todas las cosas que han de suceder, y en los Sellos, tenemos ahí los símbolos de las cosas que estarían pasando durante las diferentes edades; y para el tiempo final se conocería el significado contenido en cada uno de esos sellos.

Ahora, el Séptimo Sello es el más sobresaliente de todos, porque el Séptimo Sello, dice Apocalipsis, capítulo 8, verso 1, que cuando fue abierto en el Cielo se hizo silencio en el Cielo como por media hora. Vamos a leerlo: capítulo 8, verso 1, de Apocalipsis, dice así:

“Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora”.

Luego en Apocalipsis, capítulo 10, cuando el Ángel Fuerte que desciende del Cielo clama como cuando ruge un león y siete truenos emiten sus voces, Juan iba a escribir y le fue prohibido escribir lo que los Truenos hablaron; lo que los Truenos hablaron es la revelación del Séptimo Sello, es la revelación de la Venida del Señor. El Séptimo Sello es la Venida del Señor.

Y ahora, bajo el Séptimo Sello, o sea, bajo la Venida del Señor, hay muchas cosas que estarán sucediendo aquí en la Tierra y hay muchas cosas que estarán sucediendo en la Iglesia del Señor Jesucristo; y Jesucristo estará llamando y juntando a todos Sus escogidos en el Día Postrero, o sea, en el séptimo milenio.

Apocalipsis nos habla de la Venida del Señor en el capítulo 10, verso 1, y en el capítulo 19, verso 11 al 21 también.

En el capítulo 10 de Apocalipsis lo vemos descendiendo del Cielo envuelto en una nube con Su rostro como el sol, con Sus ojos como llamas de fuego, alrededor de Su cabeza un arco iris, lo vemos envuelto en una nube descendiendo del Cielo, a este Ángel Fuerte, que es nuestro Señor Jesucristo en Su Venida; luego en Apocalipsis, capítulo 19, lo vemos viniendo sobre un caballo blanco. Es el mismo Señor Jesucristo en Su Venida, mostrado con diferentes símbolos.

Ahora, veamos lo que dice el precursor de la Segunda Venida de Cristo con relación a la Venida del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19, y también de la Venida del Ángel Fuerte que desciende del Cielo. Del Ángel Fuerte que desciende del Cielo, dice el precursor de la Segunda Venida de Cristo, William Branham, en la página 57 [Los Sellos]:

“‘Y vi otro ángel fuerte descender del cielo, cercado de una nube, y el arco celeste sobre su cabeza...’.

17. Ahora, si usted se fija bien, notará que esta persona es Cristo, porque aun en el Antiguo Testamento Él fue llamado el Ángel del Pacto; y Él ahora viene directamente a los judíos porque la Iglesia ha llegado a su fin.

‘... y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego’.

18. ¿Recuerdan el Ángel de Apocalipsis capítulo 1? Este es el mismo. Un ángel es un mensajero, y él es un mensajero a Israel. ¿Ve usted? La Iglesia está a punto de ser raptada, Él viene por Su Iglesia”.

Ahora, vean ustedes, la Venida del Señor ¿para qué? Para llamar y juntar a Sus escogidos, y prepararlos para ser transformados y raptados en este tiempo final; pero Él viene como el Mensajero a Israel, Él viene manifestado para revelarse al pueblo hebreo, pero por cuanto la Iglesia de Jesucristo está en la Tierra todavía, Él tiene que venir a Su Iglesia, revelarse en medio de Su Iglesia y darles a conocer a los hijos e hijas de Dios todas estas cosas que deben suceder, para darle a Su Iglesia la fe, la revelación para ser transformados y raptados en este tiempo final.

Él viene sonando esa Trompeta Final o Gran Voz de Trompeta y Él viene con Sus Ángeles, conforme a la profecía de Jesucristo que dice, en San Mateo, capítulo 16, verso 27 en adelante:“Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles…”. Vamos a leerlo directamente de San Mateo 16, verso 27:

“Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras”.

Ahí tenemos la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles, profetizada por Jesucristo para ser cumplida en el Día Postrero, o sea, en el séptimo milenio, eso es la Venida del Señor. 

En el Monte de la Transfiguración Cristo mostró la Venida del Hijo del Hombre en el Reino de Su Padre con Sus Ángeles, y por eso aparecieron allí Moisés y Elías, porque esos son los Ángeles del Hijo del Hombre en Su Venida, los cuales vienen con la Gran Voz de Trompeta del Evangelio de Reino llamando y juntando a todos los escogidos de Dios.

Ahora, estos ministerios de Moisés y Elías estarán manifestados aquí en la Tierra en el Día Postrero, en la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles; y estos ministerios de Moisés y Elías estarán llevando a cabo la obra correspondiente a los Ángeles del Hijo del Hombre.

Le preguntaron al precursor de la Segunda Venida de Cristo, en el libro de LosSellosen español, página 399, pregunta número 11; le preguntaron acerca de Moisés y Elías, y principalmente de Elías; y le preguntaron quién sería ese profeta: si sería Elías literal, el cual vivió hace miles de años atrás, o si sería un hombre de este tiempo en el cual estaría ese ministerio. Veamos la pregunta y la contestación:

11. El Elías que viene a predicar a los judíos, ¿es el verdadero Elías que estuvo en los días de Achab, o será solamente el espíritu de Elías en otro hombre?

(La contestación fue):

[94].Yo he pensado que será un hombre de este tiempo ungido con ese espíritu; porque allá, cuando Elías ya había subido y Eliseo se encontró con los hijos de los profetas, ellos dijeron: ‘El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo’. Es que Eliseo obró igual a Elías”.

Para este tiempo final tendremos los ministerios de Elías y de Moisés manifestados en la Tierra en un hombre de este tiempo. Ese hombre de este tiempo será el Ángel del Señor Jesucristo, el que le dio a Juan el apóstol la revelación del libro del Apocalipsis.

Por lo tanto, con esta manifestación de estos ministerios en el Ángel de Jesucristo se cumplirán todas las cosas que están prometidas para los Ángeles del Hijo del Hombre llevar a cabo. Eso será la manifestación del Espíritu Santo en un hombre de este tiempo, operando los ministerios de Moisés y Elías, y cumpliendo toda promesa hecha para este tiempo final con los ministerios y para los ministerios de Moisés y Elías, que son los Ángeles que vienen con el Hijo del Hombre en Su Venida y son enviados con la Gran Voz de Trompeta para juntar a los escogidos de Dios.

San Mateo, capítulo 24, verso 31, dice:

“Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos…”.

Eso será cumplido en el Día Postrero o séptimo milenio con la manifestación del Espíritu de Jesucristo en Su Ángel Mensajero operando los ministerios de Moisés y Elías y sonando la Trompeta del Evangelio del Reino, que gira alrededor de la Segunda Venida de Cristo como el León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo.

Ahora, ya hemos visto quiénes son los Ángeles del Hijo del Hombre. Son los ministerios de Moisés y Elías manifestados en un hombre de este tiempo final. Y ahora vamos a ver la Venida del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19, que es la Venida de Cristo.

El precursor de la Segunda Venida de Cristo, en la página 277 del libro de LosSellosen español, dice así:

240. … pedimos que el Espíritu Santo venga ahora mismo, el Jinete del verdadero caballo blanco, mientras Su Espíritu, el Espíritu de Cristo, entre en confrontación con el anticristo, y Él llame los Suyos”.

El Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19 es el Espíritu Santo, el Ángel del Pacto, Jesucristo en Espíritu Santo. Y ahora, ¿cómo vendrá en el Día Postrero manifestado para llamar y juntar a Sus escogidos? Dice en la página 256 del libro de losSellosen español:

121. Pero cuando nuestro Señor aparezca sobre la Tierra, Él vendrá sobre un caballo blanco como la nieve, y será completamente Emmanuel —la Palabra de Dios encarnada en un hombre”.

Así como viene el ministerio de Moisés y de Elías encarnado en un hombre, viene el Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19, viene el Espíritu Santo en el Día Postrero manifestado en un hombre. El Espíritu Santo, el Ángel del Pacto, el Verbo de Dios, la Palabra hecha carne en un hombre en el Día Postrero, estará dando cumplimiento a la Venida del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19, y ese hombre será el Ángel del Señor Jesucristo.

Por eso en Apocalipsis, capítulo 1, verso 10, encontramos la Gran Voz de Trompeta en el Día del Señor, que es la Voz de Cristo, la Voz del Alfa y Omega; y luego en Apocalipsis, capítulo 4, verso 1, esa Voz de Trompeta nos dice: “Sube acá, y yo te mostraré las cosas que han de suceder después de estas”, o sea, después de las que ya han sucedido en las siete etapas de la Iglesia gentil.

Luego en Apocalipsis 22, versos 6 al 9, encontramos a Dios enviando Su Ángel para dar a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto, porque en ese Ángel estará Jesucristo en Espíritu Santo manifestado, hablándole a Su Iglesia y hablándole al mundo entero, y estará dando a conocer por medio de Su Ángel Mensajero todas estas cosas que deben suceder pronto. Dice así:

“Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel (¿A quién ha enviado? A su Ángel, ¿para qué?), para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto”. 

Por medio de la manifestaciónde Jesucristo en Espíritu Santo a través de Su Ángel Mensajero es que la Iglesia de Jesucristo obtiene la revelación de todas estas cosas que deben suceder. Y en Apocalipsis 22, verso 16, dice:

“Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias”.

Ahora podemos ver que para todas las iglesias Jesucristo envía Su Ángel Mensajero dando a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto. Ese Ángel Mensajero es el profeta de la Dispensación del Reino. Es la primera ocasión en que Jesucristo envía a Su Iglesia un profeta dispensacional, la primera ocasión; por eso aparece dando testimonio, revelando todas estas cosas que deben suceder pronto, porque es un profeta y los profetas son los que dan a conocer las cosas que han de suceder, son los que profetizan ungidos por el Espíritu de Dios las cosas que han de suceder.

Ahora podemos ver que por medio de esa manifestación de Jesucristo en Su Ángel Mensajero viene toda la revelación de Dios de todas estas cosas que deben suceder en este tiempo final. Y todo esto, para este tiempo final, estará bajo el misterio del Séptimo Sello.

Los misterios contenidos en el Séptimo Sello son todos los misterios que están ligados a la Segunda Venida de Cristo; todo lo relacionado a la Segunda Venida de Cristo está bajo los misterios contenidos en el Séptimo Sello: la Venida del Señor con Sus Ángeles, la Gran Voz de Trompeta llamando a los escogidos, que es el Mensaje del Evangelio del Reino siendo proclamado bajo los ministerios de Moisés y Elías, y siendo llamados con ese Mensaje todos los escogidos de Dios en el Día Postrero.

Vean ustedes todos los misterios que hay bajo el Séptimo Sello; toda la Obra de Dios correspondiente al Día Postrero está bajo los misterios del Séptimo Sello.

Ahora podemos ver que es muy grande el contenido bajo el Séptimo Sello, porque bajo el Séptimo Sello están contenidos todos los misterios correspondientes a este tiempo final; por eso es que la Voz en Apocalipsis dice: “Sube acá, y yo te mostraré las cosas que han de suceder después de estas”.

Es la Voz de Cristo en Su Ángel Mensajero, el cual es ungido con el ministerio de Moisés, de Elías y de Jesús, para, por medio de ese profeta, Jesucristo en Espíritu Santo estar manifestado y cumplir todas las promesas correspondientes al Día Postrero; y abrir todas estas Escrituras a todos los hijos de Dios y así darnos a conocer todos estos misterios contenidos bajo el Séptimo Sello; y así obtener el llamado y recogimiento, los escogidos de Dios, en el Día Postrero, y ser colocados en la etapa que corresponde a este tiempo final para todos los hijos e hijas de Dios; y así ser preparados para ser transformados y raptados en este Día Postrero.

Estamos en el tiempo en que los misterios contenidos en el Séptimo Sello están siendo abiertos, están siendo cumplidos y están siendo dados a conocer a todos los hijos e hijas de Dios; y los ministerios del Hijo del Hombre con Sus Ángeles contenidos en las profecías bíblicas para ser manifestados en el Día Postrero en carne humana, en el Ángel del Señor Jesucristo, estos misterios, vean ustedes, en el cumplimiento de ellos será la cosa más sencilla que un hombre se puede imaginar, será todo en simplicidad.

Una noche como hoy, 35 años atrás, estuvo predicando el reverendo William Branham el mensaje “Dios en simplicidad”. Fue el primer mensaje que predicó de la serie que predicaría en esa semana para la apertura de los Siete Sellos de Apocalipsis, capítulo 5, verso 1 en adelante, y demás capítulos que contienen estos Sellos.

Ahora, encontramos que cuando él predicó en esa ocasión, su tema fue “Dios en simplicidad”.Una de las cosas que él dijo con relación a la Segunda Venida de Cristo fue que todo sería sencillo en el cumplimiento de la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles; y él mostró la causa por la cual pasaron por alto la Primera Venida de Cristo. Él dice en la página 17 de este mensaje, en el libro de LosSellos:

60. Muchos lo pasan por alto por razón de la manera en que se revela. El hombre tiene sus propias ideas de lo que debe ser Dios y sobre lo que Dios hará. Como he dicho muchas veces, el hombre es igual a como siempre ha sido; él siempre está alabando a Dios por lo que hizo, mirando a lo que Dios hará en el futuro, pero ignorando lo que Dios está haciendo en el presente. Así es. Miran para atrás y ven la cosa tan grande que Dios hizo, pero no pueden ver la cosa tan sencilla que Dios usó para efectuarla. Miran adelante y ven lo grande que viene, y en nueve de diez casos, las cosas ya están sucediendo todo a su derredor, sin embargo es tan sencillo que no lo saben”.

O sea, que no lo pueden entender, que no ven el cumplimiento de la cosa grande que Dios ha prometido. ¿Por qué? Porque es manifestado en sencillez lo grande que Dios ha prometido.

Más abajo, en esta misma página, dice:

64. Entonces como usted puede ver, no hallamos la grandeza y realidad de Dios revelada en las cosas grandes de las cuales pensamos, sino Él está en las cosas sencillas. Le agrada a Dios revelarse, y luego ocultarse, ocultarse y luego revelarse en las cosas sencillas. Estas cosas le pasan por encima al hombre”.

¿Por qué? Por la forma sencilla en que Dios cumple estas cosas.En la página 472 dice así:

164. Noten bien el Mensaje del tiempo del fin (este Sello)... Él nos ha revelado los seis Sellos, pero no dice nada del séptimo. El Sello del tiempo del fin, cuando empiece será algo completamente secreto, según la Biblia. Pero antes de conocer eso... Recuerden Apocalipsis 10:1-7: que al fin del Mensaje del séptimo ángel TODOS los misterios de Dios serían conocidos. Estamos en el tiempo del fin —la apertura del Séptimo Sello”.

Está hablándonos que en aquel tiempo ya se estaba viviendo en el tiempo del fin, la apertura del Séptimo Sello, pero él dice: “cuando comience será algo completamente secreto”, el comienzo será secreto. Y ahora vamos a ver cómo él muestra todo esto; dice:

“165. El domingo pasado (eso fue cuando predicó ‘Dios en simplicidad’), hace una semana hoy, cuando estaba predicando sobre: ‘Sed humildes, sed humildes, recuerden que Dios obra en cosas pequeñas’, en verdad no me daba cuenta de lo que estaba hablando, pero ahora lo veo bien. Será de una manera tan humilde. Uno pensaría que una cosa tan tremenda sería revelada allá en el Vaticano, pero más bien viene como vino Juan el Bautista, viene como el nacimiento de nuestro Señor, ¡allá en un establo! ¡GLORIA A DIOS! ¡La hora está a la mano! ¡Aquí estamos! ¡Oh hermano!

166. ¿Lo pueden ver?”.

Ahora, hablándonos de la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles nos muestra que será en su comienzo completamente un secreto; nos dice que será como fue el nacimiento de Jesús allá en un establo y también como vino Juan el Bautista. Todo lo que sucedió allá era un secreto: un niño naciendo en la familia de Zacarías y Elisabet; y solamente Zacarías y Elisabet y María sabían que ese niño sería un profeta de Dios y que sería el precursor de la Segunda Venida de Cristo, sería el profeta que vendría con el espíritu y virtud de Elías; pero el Ángel le dijo que le pusieran por nombre Juan, pero en él estaría manifestado el ministerio de Elías; porque el que manifiesta los ministerios es el Espíritu Santo, y Juan sería lleno del Espíritu Santo aun desde el vientre de su madre, y estaría manifestando el Espíritu Santo el ministerio del profeta Elías por tercera ocasión.

Ahora, podemos ver que era un misterio la venida del precursor de la Primera Venida de Cristo, era un misterio la venida de Elías para preparar al pueblo. Todo el pueblo hebreo estaba esperando al profeta Elías (y todavía está esperando al profeta Elías), pero no comprendió que cuando Dios promete la venida de un profeta que ya vino en el pasado, cuando regresa ese ministerio, regresa en otro hombre, en otro profeta del tiempo en que se cumple esa profecía.

Y la Venida del Mesías en medio del pueblo hebreo, vean ustedes, estaba cumpliéndose desde que María dio a luz al niño Jesús; ya estaba cumplida pero era un secreto para la nación hebrea, era un secreto para la religión hebrea; pero ese secreto estaba revelado a la virgen María, a José, y también a Elisabet y al sacerdote Zacarías que eran familia de María, ellos sabían acerca de ese niño que nació de la virgen María.

Y ahora podemos ver que muy pocas personas supieron acerca de la Venida del Mesías dos mil años atrás; pocas personas supieron que aquel niño que nació de la virgen María era el Mesías prometido para aparecer en aquel tiempo.

Las señales aparecieron en el cielo; la señal llamada la Estrella de Belén, que era la señal de la Venida del Hijo del Hombre, en medio del pueblo hebreo estaba apareciendo; apareció por dos años, no menos de dos años estuvo apareciendo en el cielo; los magos la vieron, los cuales vivían por Ur de los Caldeos, por allá por Babilonia, y vinieron hasta la tierra de Israel buscando al Mesías; ellos eran  creyentes de las profecías bíblicas y creían las profecías de la Venida del Mesías.

En las profecías decía que una estrella saldría de Israel1, y ellos vieron esa señal en el cielo y buscaron al Mesías en la tierra de Israel. Cuando llegaron a la tierra de Israel preguntando dónde estaba el Mesías, la religión hebrea nada sabía de la Venida del Mesías, los grandes líderes religiosos de aquel tiempo, como el Sumo Sacerdote y los miembros del Concilio del Sanedrín, que eran los miembros del Concilio de la religión hebrea, nada sabían acerca de la Venida del Mesías, era un misterio.

El comienzo del cumplimiento de la Venida del Mesías en medio del pueblo hebreo era un secreto; solamente un grupo pequeño de personas conocía ese secreto, conocía ese misterio. Los magos buscaron el cumplimiento de esa profecía y encontraron en Belén de Judea el cumplimiento de la Venida del Mesías, encontraron el cumplimiento de la señal que fue vista en el cielo.

Para la Segunda Venida de Cristo también tenemos la profecía de una señal en el cielo: la señal del Hijo del Hombre en el cielo, “se mostrará la señal del Hijo del Hombre en el cielo”.

Ahora, para la Primera Venida de Cristo no reconocieron aquella señal en el cielo como la señal de la Primera Venida de Cristo; la religión hebrea no reconoció esa señal como la señal de la Primera Venida de Cristo; y por consiguiente, estando esa señal en el cielo, ya el Mesías tenía que estar en la Tierra. Los que lo buscaron, lo encontraron; los que no se interesaron, nunca lo encontraron.

Ahora, para la Segunda Venida de Cristo el mismo Jesús dijo que aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo. En febrero 28 de 1963 apareció una señal en el cielo: una nube misteriosa a veintiséis millas de altura. El precursor de la Segunda Venida de Cristo dijo que esa nube fue formada por Ángeles de Dios: fueron los siete ángeles mensajeros de las siete edades en sus cuerpos teofánicos, y un Ángel que era diferente a los demás, los que formaron esa nube; y fue tomada en fotos; fueron los ángeles los que formaron esa nube, estando ellos en sus cuerpos teofánicos.

Y ahora, esa es la señal que sería vista como señal para la Venida del Mesías, para la Venida de Cristo para el tiempo final; pero nuestro hermano Branham dice: “cuando el Séptimo Sello comience será un secreto por completo”, o sea, su comienzo será un secreto, así como fue un secreto la Primera Venida de Cristo cuando nació en Belén de Judea, luego fue creciendo, y casi a los 30 años fue que se manifestó, se reveló al pueblo hebreo como el Mesías prometido para el pueblo hebreo; pero ya estaba grande: veintinueve años y medio de secreto de la Venida del Mesías ya cumplida en la Tierra.

Y ahora, para el Día Postrero, para el tiempo final, hemos visto que la señal del Hijo del Hombre ha sido mostrada en el cielo. De ahí en adelante, las promesas de la Venida del Señor con Sus Ángeles tienen que estar manifestándose en algún lugar; y ese es el misterio que está bajo el Séptimo Sello.

Con la manifestación del Hijo del Hombre con Sus Ángeles las cosas prometidas para el Día Postrero, que serán hechas por el Hijo del Hombre y por los Ángeles del Hijo del Hombre, tienen que cumplirse.

Desde el 1963 en adelante, muchas promesas divinas han estado cumpliéndose, porque estamos en el tiempo en que la señal del Hijo del Hombre ha sido mostrada en el cielo; pero todo en la Tierra, cuando es cumplido, es en simplicidad.

Y ahora, para este tiempo final los hijos e hijas de Dios estarían viendo el cumplimiento de estas promesas; y todo sería visto, manifestado, cumplido en sencillez, en simplicidad. Y las obras de esa manifestación en simplicidad serán las obras prometidas para ser cumplidas por Cristo en Su Venida con Sus Ángeles, para llamar y juntar a Sus escogidos, y prepararlos para ser transformados y raptados en este tiempo final.

Todos esos misterios ¿están contenidos dónde? En el Séptimo Sello.

Los primeros que estarán enterados del cumplimiento de estos misterios serán los escogidos de Dios, a medida que Cristo le revele a Su Iglesia todas estas cosas que deben suceder pronto.

¿Y cómo las estará revelando? Por medio de Su Ángel Mensajero; por medio de Su Ángel Mensajero recibiremos la revelación de Jesucristo de todas estas cosas que deben suceder pronto, en este tiempo final.

Desde que la señal apareció en el cielo, de ahí en adelante las promesas divinas correspondientes al Día Postrero tienen que estarse cumpliendo.

Y ahora, por cuanto todo eso está encerrado en las profecías y todo eso está encerrado en los misterios del Séptimo Sello, solamente por medio de la revelación del Séptimo Sello podemos comprender estos misterios que están siendo cumplidos, a medida que llega el momento para ser cumplidos esos misterios. O sea, unos son cumplidos primero y otros son cumplidos después. Dios tiene un orden, y de acuerdo a ese orden van siendo cumplidas todas esas profecías de las cosas que estarán sucediendo en este tiempo final.

Los escogidos de Dios estarán recibiendo la revelación de todas estas cosas que deben suceder pronto, porque estarán escuchando la Gran Voz de Trompeta de Cristo, del Hijo del Hombre por medio de Su Ángel Mensajero, dándonos a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto; y así estaremos escuchando la Gran Voz de Trompeta del Evangelio del Reino.

Vean lo sencillo que es todo lo que está prometido para ser manifestado bajo el Séptimo Sello. Todos esos misterios contenidos en el Séptimo Sello son revelados a los escogidos de Dios; y a medida que van siendo cumplidos, estaremos viendo la forma sencilla en que van siendo cumplidos; y a medida que van siendo cumplidos, vamos obteniendo también la historia de estos eventos que estaban prometidos para este tiempo final; o sea que a medida que van siendo cumplidos, va siendo escrita la historia de los misterios contenidos en el Séptimo Sello. Y esa historia no se la dejaremos a otros para que la escriban, sino que nosotros mismos la escribimos; queda escrita, queda impresa en los folletos que contienen la revelación de Dios para este Día Postrero.

Ha sido para mí un privilegio muy grande estar con ustedes en esta noche dándoles testimonio de LOS MISTERIOS CONTENIDOS EN EL SÉPTIMO SELLO.

¿Y dónde estarían las personas que verían estos misterios escondidos en el Séptimo Sello siendo cumplidos? Aquí estamos: en la América Latina y el Caribe, viendo estos misterios contenidos en el Séptimo Sello siendo cumplidos.

Que las bendiciones de Jesucristo, el Ángel del Pacto, sean sobre cada uno de ustedes y sobre mí también, y pronto se complete el número de los escogidos de Dios, y pronto todos seamos transformados y raptados y llevados a la Cena de las Bodas del Cordero en el Cielo. En el Nombre Eterno del Señor Jesucristo. Amén y amén.

“LOS MISTERIOS CONTENIDOS EN EL SÉPTIMO SELLO”.

[Revisión septiembre 2018]

1Números 24:17

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter