ImprimirImprimir

Muy buenas tardes, amados amigos y hermanos presentes; es para mí una bendición muy grande estar con ustedes en esta ocasión, para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo espiritual alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final.

Para lo cual quiero leer en Apocalipsis, capítulo 17, versos del 8 al 18, donde dice de la siguiente manera:

“La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.

Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer,

y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo.

La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición.

Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia.

Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia.

Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.

Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego;

porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios.

Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra”.

En este pasaje de Apocalipsis, capítulo 17, verso 8 al 18, tenemos aquí el reino de la bestia, tenemos al anticristo y también tenemos a Cristo el Cordero, al cual la bestia le hará guerra. “Y pelearán contra el Cordero (el anticristo con los diez reyes pelearán contra el Cordero), pero el Cordero los vencerá, porque Él es Rey de reyes y Señor de señores”.

Nuestro tema para esta ocasión es: “LA VICTORIA DEFINITIVA DEL SÉPTIMO SELLO SOBRE SATANÁS”.

El Séptimo Sello es la Segunda Venida de Cristo. La Segunda Venida de Cristo, encontramos que para el Día Postrero será perseguida, como fue perseguida la Primera Venida de Cristo.

Encontramos que la Segunda Venida de Cristo será como el León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores, en Su Obra de Reclamo, así como la Primera Venida de Cristo fue como el Cordero de Dios para quitar el pecado del mundo en Su Obra de Redención en la Cruz del Calvario.

Así como lucharon contra la Primera Venida de Cristo, pelearon contra Cristo en el cumplimiento de Su Primera Venida, así también pelearán y lucharán contra el cumplimiento de la Segunda Venida de Cristo.

Dice que la bestia con los diez reyes pelearán contra el Cordero; pero dice: “y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles”.

Ahora, aquí tenemos un cuadro claro de lo que será el enfrentamiento del Día Postrero entre Cristo y el anticristo, entre el Reino de Dios y el reino del anticristo, el cual se encontrará en la etapa de los pies de hierro y de barro cocido.

El reino de los gentiles fue representado en la estatua que vio el rey Nabucodonosor1. Su cabeza era de oro, porque representaba el imperio babilónico con Nabucodonosor como rey; el pecho y los brazos eran de plata: representaba el imperio medo-persa; su vientre y sus muslos eran de bronce, representando el imperio de Grecia con Alejandro el Grande; sus piernas eran de hierro, y sus pies de hierro y de barro cocido. Sus piernas de hierro son el imperio romano; y los pies de hierro y de barro cocido siguen siendo el imperio romano.

Ahora, vean ustedes, la cuarta etapa del imperio de los gentiles (sus piernas de hierro, y sus pies de hierro y de barro cocido), encontramos que ese imperio cuarto tiene dos partes: la primera parte se cumplió con el imperio de los Césares y la segunda parte es la parte de los pies de hierro y de barro cocido.

En la primera parte del imperio romano, de la cuarta etapa del imperio de los gentiles que estaba en las piernas de hierro, que era el imperio romano, persiguió la Primera Venida de Cristo; y fue el imperio romano, el imperio de los gentiles, el que crucificó a Cristo a petición del pueblo hebreo.

Por eso es que para el tiempo final el juicio divino cae sobre el imperio de los gentiles, que estará en los pies de hierro y de barro cocido.

Ahora, vean ustedes cómo el imperio de los gentiles es responsable de la muerte de nuestro amado Señor Jesucristo, así como también lo fue el pueblo hebreo; por lo cual el pueblo hebreo ha estado sufriendo por dos mil años las consecuencias de haber rechazado a Cristo y haber pedido Su muerte en la Cruz del Calvario.

Ahora, podemos ver que para el tiempo final el imperio de los gentiles en la etapa de los pies de hierro y de barro cocido, en donde el anticristo estará gobernando el imperio de los gentiles… porque los diez reyes que aparecen aquí representados en los diez dedos ahí, encontramos que esos diez reyes le darán su poder y su autoridad a la bestia; y pelearán contra el Cordero, pero el Cordero los vencerá.

La bestia usará esos diez reyes y sus ejércitos para pelear en contra de todo el Programa Divino, para pelear en contra de Cristo y los creyentes en Cristo, que estarán en la Tierra creyendo en la Segunda Venida de Cristo, en la manifestación del Hijo del Hombre con Sus Ángeles; y vendrá una apretura para los elegidos de Dios, para los escogidos de Dios; pero para ese tiempo habrá una manifestación poderosa de parte de Dios, en donde la Tercera Etapa estará manifestada y el Poder de Dios estará manifestado en toda su plenitud.

Nos dijo el precursor de la Segunda Venida de Cristo que viene ese momento de apretura para la Iglesia del Señor Jesucristo. En la pagina 119 del libro de Citas nos dice de la siguiente manera el precursor de la Segunda Venida de Cristo, en el verso 1054:

1054 – “Cuando esta persecución venga, no te asustes (o sea, no es momento para uno estar asustado); hay una luz que dice que se llevará a Sus hijos. Ella no pasará por la tribulación (o sea, la Iglesia-Novia no pasará por la gran tribulación). Ella nunca lo hará. Él dijo que ella no, ella será levantada”.

Pero pasará por esta apretura, la cual luego se convertirá en una terrible persecución; como fue perseguida la Iglesia en el tiempo de los apóstoles, y luego en el tiempo del oscurantismo de las edades pasadas. Ahora, en el verso 1057 dice:

1057 – “La cosa que hemos estado mirando hacia adelante por tantos años, 4 o 5 años, puede ser que más... es la Tercera Etapa, que ha sido vindicada; y yo estoy seguro que ustedes saben lo que es. Nunca habrá una personificación de esto, no puede haberla. Ahora está en existencia, y yo he sido amonestado de esto... Que esto aquí ya ha acontecido, para que pueda identificar su presencia entre nosotros; pero esto no será usado en grande manera hasta que el concilio empiece con su apretura. Y cuando lo haga, los pentecostales y etc., casi personificarán cualquier cosa que se pueda hacer; pero cuando venga ese tiempo (la apretura), entonces ustedes verán lo que han visto temporalmente, manifestado en su poder absoluto”.

Ahora, podemos ver cuándo será vista la Tercera Etapa en toda su plenitud, manifestando el Poder de Dios en toda su plenitud. Veamos, sigue diciendo:

“El tercero es propiamente identificado (o sea, la Tercera Etapa). Nosotros sabemos dónde está. Así que la Tercera Etapa está aquí. Es tan sagrado que no debo hablar mucho de ello, como Él me dijo en el principio. Él me dijo: de esto no hables nada. ¿Ustedes recuerdan años atrás?... Ella habla por sí misma. Pero traté de explicar los otros e hice un error en mi opinión. (Yo no digo que el Señor me dijo esto). Esto será lo que empezará la fe para el rapto, para irse. Yo tendré que quedarme callado por un tiempecito. Ahora recuerden (y tú que estás oyendo esta cinta), tú vas a ver un cambio en mi ministerio luego. Decayendo... no levantándose, decayendo... Ya estamos en la edad, y no puede ir más allá. Tenemos que esperarnos aquí un minuto hasta que esto acontezca acá...”.

Ahora, podemos ver dónde será que esta Tercera Etapa, luego de la partida del precursor de la Segunda Venida de Cristo, dónde estará manifestada la Tercera Etapa. Estaba manifestada en el reverendo William Branham acá en la séptima edad, y acá en esta brecha entre la séptima edad y la Edad de la Piedra Angular; pero para el Día Postrero, luego que ha terminado el ministerio del cuarto Elías, la Tercera Etapa será manifestada ¿dónde? Acá en la Edad de la Piedra Angular; porque ahí estará el velo de carne, el Ángel de Jesucristo, a través del cual Cristo va a manifestar esa Tercera Etapa en toda su plenitud.

Ahora, veremos esa Tercera Etapa manifestada en toda su plenitud. Cuando venga la apretura veremos esa etapa produciendo grandes maravillas y milagros, los cuales no podrán ser imitados; pero antes de eso, la Tercera Etapa, vean ustedes, estuvo en nuestro hermano Branham, y nos dio una muestra de lo que es la Tercera Etapa y lo que será cuando se abra esa Tercera Etapa en toda su plenitud, manifestando grandes maravillas y milagros. Nos mostró lo que será en aquellos cinco ejemplos que nos dio:

• Parando la tormenta por la Palabra hablada.

• Hablando salvación a unos jóvenes por la Palabra hablada: a los hijos de nuestra hermana Hatty Wright, de Estados Unidos.

• Hablando fuera de existencia el tumor dañino o canceroso que estaba en el ovario de su esposa.

• Hablando a resurrección un pececito que estaba muerto, flotando en el agua, en el río donde él estaba pescando.

• Y creando luego ardillas, trayendo a existencia ardillas que no existían; y que sin tomar cosa alguna habló a existencia esas ardillas, y vinieron a existencia.

Eso es la Tercera Etapa: la Palabra creadora produciendo esos grandes milagros, que son tipo y figura de las cosas que hará la Tercera Etapa en toda su plenitud cuando venga la apretura.

Pero la Tercera Etapa, antes de venir ese momento de la apretura, vean ustedes, estuvo manifestada esa Tercera Etapa en nuestro hermano Branham haciendo una cosa muy importante que no debemos dejar pasar por alto, para que así veamos esa Tercera Etapa continuando en nuestro tiempo en la misma labor que estaba haciendo a través de nuestro hermano Branham. En la página 154 del libro de Citas, párrafo 1379, dice:

1379 – “Tengo mi mente fija en este Mensaje, eso es esa Tercera Etapa, y es a él a quien tengo que ser fiel y reverente”.

Ahora vean que el Mensaje es esa Tercera Etapa. El Mensaje siendo revelado, los Sellos siendo abiertos, es la Tercera Etapa.

Ahora, en la apertura de esos Sellos no se ven milagros, no se ven señales; pero se ve el milagro más grande que un ser humano pueda ver: y es que los ojos espirituales de los hijos e hijas de Dios son abiertos para ver todas estas cosas que están contenidas en los Sellos. Y esa Tercera Etapa estuvo allí manifestada en la apertura de esos seis sellos, y continuaría siendo manifestada esa Tercera Etapa en la apertura del Séptimo Sello.

Y ahora, cuando vemos el Séptimo Sello siendo revelado a la Iglesia de Jesucristo sabemos que la Tercera Etapa está aquí, pero está revelando la Palabra para la Iglesia del Señor Jesucristo; aunque no esté haciendo señales físicas, está haciendo el milagro más grande que nosotros necesitamos, y es el abrir los ojos nuestros para poder ver, para poder comprender lo que es el misterio contenido en el Séptimo Sello, o sea, el misterio de la Segunda Venida de Cristo, siendo abierto ese misterio y siendo mostrado a la Iglesia de Jesucristo ese misterio en este tiempo final; y así dándonos la fe para ser transformados y raptados en este tiempo final.

Ahora vean, para este tiempo final Cristo en la Tercera Etapa abriendo la Palabra... porque la Tercera Etapa es la apertura de la Palabra. Vean ustedes, en esa etapa la gente puede decir: “No, yo voy a creer cuando yo vea los milagros físicos siendo llevados a cabo”.

¿Saben ustedes una cosa? Cuando eso ocurra, ya todos los escogidos de Dios están llamados, están juntados y han recibido la revelación divina del Séptimo Sello. Y si todavía no están transformados, en esos días serán transformados todos los que han creído el misterio del Séptimo Sello siendo revelado en el Día Postrero.

Pero recuerden: Los muertos en Cristo resucitarán también y nosotros los que vivimos seremos transformados. Y cuando ya estemos transformados y los muertos en Cristo estén resucitados, entonces sí que van a ser vistas grandes maravillas y milagros a nivel mundial.

Ahora, todo eso estará sujeto al Séptimo Sello, todo eso estará sujeto a la Venida del Señor y Su manifestación en la Tierra en el Día Postrero.

Y para ese tiempo Dios estará vindicando el cumplimiento de la Venida del Hijo del Hombre, y estará vindicando a Su Ángel Mensajero; dando testimonio a nivel mundial de que el Ángel Mensajero de Jesucristo dijo solamente lo que Jesucristo le dijo que le dijera a Su Iglesia.

Y para ese tiempo es el tiempo de la Adopción de todos los hijos e hijas de Dios, para todos aquellos que han visto y han creído el misterio del Séptimo Sello en Su Venida.

O sea que para el tiempo de la apretura ya los que van a ser transformados ya habrán creído el misterio del Séptimo Sello; y si no habían sido transformados antes de venir la apretura, para ese tiempo, esa etapa, serán transformados. Y el ministerio de Jesucristo pasará a esa etapa en donde estará llevando a cabo grandes milagros y maravillas físicas; y será llamada la atención del pueblo hebreo, que busca señales y milagros. Y dirán: “¡Este es al que nosotros estamos esperando!”.

Pero recuerden, ya la Iglesia del Señor Jesucristo, los escogidos de Dios, tendrán la revelación del Séptimo Sello, tendrán la revelación de la Segunda Venida de Cristo con Sus Ángeles, siendo cumplida en esta Tierra en carne humana; porque estarán viendo, comprendiendo la Venida del Verbo, de la Palabra encarnada en un hombre, o sea, en el Ángel del Señor Jesucristo.

Y por medio de Su Ángel Mensajero, Jesucristo estará revelando a Su Iglesia todas estas cosas que deben suceder pronto; le revela el misterio del Séptimo Sello, le revela todo Su Programa; y luego estará llevando a cabo grandes maravillas y milagros por medio de Su manifestación en carne humana en Su Ángel Mensajero; donde tendrá los ministerios de Moisés y de Elías, que son los que estarán haciendo para el pueblo hebreo las grandes maravillas y milagros que han sido prometidos para ser realizados en el Día Postrero, o sea, en el tiempo final.

En la página 136 del libro de Citas, verso 1208, dice:

1208 – “¿La Novia antes de que venga Jesús, tendrá ella todo poder del Espíritu Santo para hacer milagros (le preguntan a nuestro hermano Branham), levantar muertos, y así sucesivamente como en la lluvia tardía - o es esta lluvia tardía para los 144.000 judíos? ¿Tendrán todos los ministros esto o solo estamos esperando la venida (o sea, Su Venida)? / Ahora, lluvia tardía, 144.000 judíos, no; eso es cuando Elías y Moisés... Allí es donde los milagros tienen lugar”.

¿Ve? Bajo los ministerios de Moisés y Elías es que los grandes milagros tienen lugar, es que los grandes milagros de la Tercera Etapa tienen lugar.

Por eso es que es para el tiempo final, cuando venga la apretura, que esos grandes milagros tomarán lugar bajo los ministerios de los Ángeles del Hijo del Hombre; y para ese tiempo ya la Iglesia del Señor Jesucristo, los escogidos de Dios, habrán recibido toda la revelación divina del Séptimo Sello y de todas las cosas que giran alrededor del Séptimo Sello, de todas las cosas que deben suceder en este Día Postrero.

Para ese tiempo en que la apretura vendrá, recuerden: Cristo ahí ya ha salido del Trono de Intercesión. Y si no ha salido, entonces sale del Trono de Intercesión en el Cielo, porque se completa ya el número de los escogidos de Dios. Si no se ha completado antes, ya es completado en ese tiempo.

Yo espero que antes de que venga la apretura ya sea completado el Cuerpo Místico de Cristo, los escogidos de Dios. Y ya para ese momento, cuando llegue la apretura, los muertos en Cristo resuciten antes; y si no, en ese momento; y nosotros los que vivimos seamos transformados. Antes, mucho mejor antes; y si no, pues en ese momento de la apretura. Y entonces ya la Iglesia de Jesucristo será un poderoso Ejército invencible. Y Cristo manifestado en esa etapa obtendrá la victoria en contra del diablo, en contra del anticristo y los reyes que le darán su poder y su autoridad a la bestia.

Y ahora, vean ustedes cómo nos dice el precursor de la Segunda Venida de Cristo. Dice:

“... eso es cuando Elías y Moisés... Allí es donde los milagros tienen lugar. Las cosas que la gente ha estado buscando, los pentecostales, por milagros, pero donde eso tendrá lugar será bajo de Elías y Moisés (...) Solo debemos esperar la venida del Señor”.

O sea, la apertura del Séptimo Sello, el cumplimiento del Séptimo Sello, el cual es el Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19, que viene ¿de dónde? Del occidente. Así como la Primera Venida de Cristo fue cumplida en un velo de carne del oriente, de la tierra de Israel, la Segunda Venida de Cristo, la Venida del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19 viene siendo cumplida en un hombre del occidente; ahí es donde viene Jesucristo en Espíritu Santo manifestado en carne humana, ahí es donde viene el Verbo, la Palabra, encarnada en un hombre. ¿En un hombre de dónde? Del occidente, del continente occidental.

Y ahora, vean ustedes que eso es conforme a la profecía de la Venida del Hijo del Hombre, donde Cristo en San Mateo 24, verso 27, dijo que como el relámpago que sale del oriente (la tierra de Israel, donde fue la Primera Venida de Cristo) y se muestra (o sea, se manifiesta) en el occidente, así será la Venida del Hijo del Hombre.

¿Dónde es la manifestación del relámpago? En el occidente. ¿Dónde es la manifestación del Hijo del Hombre en el Día Postrero? En el occidente.

Ahora vean este gran misterio de la manifestación del Hijo del Hombre en el cumplimiento del Séptimo Sello, siendo cumplido, o sea, siendo abierto en cuanto a su cumplimiento, y luego siendo revelado a los escogidos de Dios en el occidente; porque la etapa de la Edad de la Piedra Angular se cumple en el continente del occidente, se cumple en la América Latina y el Caribe, conforme a los tipos y figuras que se encuentran en la Biblia.

Y es en el occidente donde este misterio es abierto a la Iglesia de Jesucristo en la Edad de la Piedra Angular, que es la edad que también se cumple en el occidente; donde Cristo por medio de Su Mensajero llama y junta a Sus escogidos del tiempo final y los coloca en la Edad de la Piedra Angular; y así es formada, creada, la Edad de la Piedra Angular, que es la Edad del Lugar Santísimo del Templo espiritual de Cristo.

¿Dónde estaba el lugar santísimo del templo que construyó Salomón y del tabernáculo que construyó Moisés? Estaba en el occidente, porque en el occidente estaría el Lugar Santísimo del Templo espiritual de nuestro amado Señor Jesucristo.

Ahora podemos ver el misterio escondido en el templo de Dios que construyó Moisés y del que construyó Salomón, y del Templo que está en el Cielo.

Ese misterio sería manifestado, revelado, en el Templo espiritual de Cristo. ¿Dónde? En el Lugar Santísimo, que corresponde al occidente, a la América Latina y el Caribe.

Y Cristo en la construcción del Lugar Santísimo de Su Templo espiritual, con piedras vivas latinoamericanas y caribeñas, seres humanos latinoamericanos y caribeños, construye ese Lugar Santísimo; y ahí se revela, se manifiesta, y le revela el misterio de Su Venida al Lugar Santísimo de Su Templo espiritual.

Así como por medio de San Pablo le reveló a los de Asia Menor el misterio de la Venida de Cristo en Espíritu Santo a los gentiles, a la primera edad, a los de Asia Menor, así encontramos que Cristo ha estado moviéndose de edad en edad y de territorio en territorio; y por medio del mensajero de cada edad se ha velado y se ha revelado, y le ha revelado Su presencia en cada edad a los hijos e hijas de Dios.

Y ahora Cristo en el Día Postrero le revela a Su Iglesia Su presencia en la Edad de la Piedra Angular, en donde Él coloca a Sus escogidos para ahí hablarles todas estas cosas que deben suceder pronto, y revelarles el misterio de Su Venida a Su Iglesia en la Edad de la Piedra Angular.

Así como vino en cada edad en el ángel mensajero de cada edad, viene a la Edad de la Piedra Angular en el Ángel Mensajero del Señor Jesucristo, el mensajero de la Edad de la Piedra Angular, que es el profeta mensajero de la Dispensación del Reino con el Mensaje del Evangelio del Reino. “No hará nada el Señor Jehová sin que antes revele Sus secretos (¿a quiénes?) a Sus siervos Sus profetas”2.

Ahora podemos ver este misterio más ampliamente.

Ahora, en la página 113 del libro de Citas, verso 995, dice:

995 – “Desde luego, Él utiliza al hombre, cierto. Él no hace nada fuera de lo que hace por medio del hombre, cuando usted se fija bien en el asunto. Los hombres son Sus agentes o embajadores; esos son los que Él escogió”.

Ahora vean, el embajador del Reino de Dios en la Tierra siempre ha sido el mensajero de Dios para cada edad o para cada dispensación.

Y ahora podemos ver el por qué por medio de esos mensajeros Cristo ha estado velado y revelado hablándole a la raza humana, a través de carne humana, en el idioma de los seres humanos; porque no hace nada a menos que sea por medio de un hombre en cada edad y en cada dispensación.

Cuando fue a libertar al pueblo hebreo usó un hombre llamado Moisés. Mientras Él no envió ese hombre y se manifestó a través de ese hombre, el pueblo hebreo continuaba esclavizado en Egipto.

Y ahora para el tiempo final Dios enviará el hombre a través del cual Dios estará manifestado, el Ángel del Pacto estará manifestado para la manifestación gloriosa de los hijos e hijas de Dios, donde todos obtendremos nuestra liberación, en donde todos seremos transformados y tendremos el cuerpo nuevo, y en donde los muertos en Cristo serán resucitados en cuerpos incorruptibles.

¿Y quién es ese hombre que Cristo enviará en este tiempo final? Así como envió a cada ángel mensajero en cada edad, y a los profetas del Antiguo Testamento en el tiempo en que Él los envió, para el Día Postrero Jesús dice en Apocalipsis 22, verso 16: “Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias”.

¿Quién es el Enviado de Jesucristo para dar testimonio de estas cosas que deben suceder pronto? Es el Ángel del Señor Jesucristo, que es un profeta, el profeta de la Dispensación del Reino. Es la primera ocasión en que nuestro amado Señor Jesucristo envía a Su Iglesia un profeta dispensacional; nunca antes lo había hecho nuestro amado Señor Jesucristo.

Ahora, podemos ver que por medio de esa manifestación de Cristo, el Ángel del Pacto, Jesucristo en Espíritu Santo a través de Su Ángel Mensajero, Él cumplirá todas estas promesas correspondientes a la Tercera Etapa siendo manifestada en medio de Su Iglesia.

Y la Tercera Etapa tiene diferentes fases para cubrir: Tiene la fase de revelar el misterio del Séptimo Sello; esa es la Tercera Etapa revelando la Palabra. Y recuerden que la Tercera Etapa es la Palabra hablada, es la Espada de dos filos que sale de la boca de Cristo.

Y ahora, esa Palabra hablada, esa Palabra creadora, estará revelando el misterio del Séptimo Sello. Es por medio de la Palabra creadora siendo hablada que el misterio del Séptimo Sello será abierto a la Iglesia del Señor Jesucristo en el Día Postrero; porque son los Siete Truenos de Apocalipsis, capítulo 10, los que revelan el misterio del Séptimo Sello. Y los Siete Truenos de Apocalipsis, capítulo 10, es la Voz de Cristo clamando como cuando ruge un león y Siete Truenos emitiendo sus voces.

Vean, es la Voz de Cristo viniendo en el Día Postrero a la Edad de la Piedra Angular y Dispensación del Reino como Rey de reyes y Señor de señores, como Hijo del Hombre e Hijo de David, viniendo a Su Iglesia y dándole a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto.

Esto es la manifestación de Jesucristo en Espíritu Santo, la manifestación del Ángel del Pacto, el Ángel de Jehová del Antiguo Testamento, que es el Jesucristo del Nuevo Testamento, siendo manifestado a través de carne humana en Su Ángel Mensajero en el tiempo final, y hablándonos por medio de Su Ángel Mensajero todas estas cosas que deben suceder pronto, y así revelándonos el Séptimo Sello, abriéndonos el Séptimo Sello; o sea, abriéndonos el misterio de la Venida del Señor con Sus Ángeles en el Día Postrero.

Y esto es lo que le da a la Iglesia de Jesucristo el avivamiento, el despertamiento espiritual del Día Postrero, para tener así la fe para ser transformados y raptados, y ser llevados así a la Cena de las Bodas del Cordero.

Esta etapa de la Palabra siendo revelada, el Séptimo Sello siendo revelado a la Iglesia de Jesucristo, es la etapa más importante, porque de esta etapa dependen las demás fases del Séptimo Sello.

Ahora, para la Iglesia de Jesucristo la Tercera Etapa viene abriendo la Escritura, abriendo la Palabra, abriendo el misterio de la Venida del Señor, de Su Segunda Venida, y dándonos la fe para ser transformados y raptados.

Y luego de eso, ¿qué sucederá en este planeta Tierra luego que estas cosas sean reveladas a la Iglesia de Jesucristo? Vamos a ver lo que estará sucediendo para cuando venga esa apretura. Vamos a ver en la página 119, donde nos habla de esa etapa. Dice... Estábamos leyendo donde decía:

1057 – “Ya estamos en la edad y no puede ir más allá. Tenemos que esperarnos aquí un minuto hasta que esto acontezca acá para alcanzarlo (ahora, ¿dónde acontecerá? Acá, en la Edad de la Piedra Angular); y entonces viene el tiempo, y la presión está en un lugar donde tú estás oprimido; entonces mira lo que estoy preparando para decirte en estos momentos... Mire la Tercera Etapa entonces, será absoluta y totalmente para los perdidos, pero será para la Iglesia y la Novia...”.

Ahora, aquí tenemos tres grupos: será para los perdidos, los cuales ya no pueden ser salvos porque tuvieron tiempo para arrepentirse de sus pecados, lavar sus pecados en la Sangre de Cristo habiendo recibido a Cristo como su Salvador, y recibir Su Espíritu Santo; pero nunca hicieron caso a la predicación del Evangelio para recibir salvación, y para ese tiempo la Puerta estará cerrada. Y cuando la Puerta sea cerrada, entonces será el lloro y el crujir de dientes.

Ahora, ¿cuándo se cerrará la Puerta? Esa Puerta, conforme a la Escritura, va a ser cerrada.

Quiero ver un momento aquí algo muy importante con relación a esa Puerta que va a ser cerrada. Se encuentra... vamos a ver... en San Lucas... San Lucas nos habla y San Marcos también nos habla de esa Puerta, y nos dice que va a ser cerrada la Puerta; pero tenemos que ver cómo será cerrada esa Puerta conforme a la Palabra de Dios; porque si esa Puerta tiene que ser cerrada, alguien estará cerrando esa Puerta. En San Mateo, capítulo 25, nos muestra esa Puerta siendo cerrada. Vamos a ver San Mateo, capítulo 25, verso 10 al 13, dice:

“Pero mientras ellas iban a comprar (o sea, las vírgenes fatuas)... mientras ellas iban a comprar (el aceite), vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.

Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos!

Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir”.

Aquí podemos ver que en la Venida del Hijo del Hombre las vírgenes prudentes, que son los escogidos de Dios, entrarán con Él a las Bodas, o sea, a la unión de Cristo y Su Iglesia; y se cerrará la Puerta cuando hayan entrado todos los escogidos de Dios, cuando hayan entrado las vírgenes prudentes; y luego se cerrará esa Puerta; y nadie más podrá entrar para recibir salvación.

Y luego la Tercera Etapa tendrá una manifestación para los perdidos, pero ya la Puerta estará cerrada. Y habrá una manifestación también para la Iglesia, o sea, las vírgenes insensatas, pero ya la Puerta estará cerrada para las personas ser transformadas y raptadas; porque ya las vírgenes prudentes han entrado con Cristo en Su Venida, han entrado y la Puerta se habrá cerrado, y ya nadie más podrá entrar. Y entonces será el lloro y el crujir de dientes para las vírgenes fatuas y para todas las personas que viven en este planeta Tierra.

En el Mensaje donde Cristo habla de la Puerta estrecha, ahí vamos a ver lo que nos dice acerca de la Puerta estrecha: Lucas 13:25 vamos a ver lo que nos dice aquí... Aquí está lo de la Puerta estrecha: San Lucas 13, verso 22 en adelante, dice:

“Pasaba Jesús por ciudades y aldeas, enseñando, y encaminándose a Jerusalén.

Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo:

Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.

Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois.

Entonces comenzaréis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste.

Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad.

Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos”.

Ahora, aquí podemos ver que la Puerta va a ser cerrada; la Puerta, que es Cristo, la Puerta de Misericordia va a ser cerrada, y ya no habrá más oportunidad para salvación; y ya Cristo estará como Rey de reyes y Señor de señores, y Juez de toda la Tierra; y estará manifestado ahí, en esa fase en donde ya no habrá salvación para ninguna persona, ya ahí estará manifestado en toda Su plenitud a través de Su Ángel Mensajero. Y ya de ese momento en adelante aparecerán los grandes milagros y maravillas que la Tercera Etapa (que es la etapa de la Palabra creadora hablando) producirá; y por medio de esa Palabra hablada se efectuarán esas grandes maravillas y milagros que están prometidos para ser cumplidos en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, en donde se estarán produciendo grandes milagros y maravillas.

Ahí estarán los ministerios de Moisés y Elías manifestados, y el ministerio de Jesús; porque serán estos los ministerios que el Ángel del Pacto, el Ángel de Jehová, que es Jesucristo en Espíritu Santo manifestado a través de carne humana en Su Ángel Mensajero, estará produciendo.

Será Cristo el que estará manifestado llevando a cabo todas esas cosas por medio de Su Ángel Mensajero, el cual será adoptado; y entonces no habrá limitaciones en cuanto a las cosas que Jesucristo podrá llevar a cabo a través de Su Ángel Mensajero.

Y para ese tiempo también vendrá la Adopción de todos los hijos e hijas de Dios. Y todos seremos adoptados, todos seremos transformados, y tendremos el cuerpo nuevo, el cuerpo eterno, y estaremos viviendo plenamente en la manifestación de los hijos e hijas de Dios en cuerpos eternos; porque tendremos ya entonces para ese tiempo la adopción, que es la redención del cuerpo, tendremos la adopción de cada hijo e hija de Dios en un cuerpo eterno, como Cristo ha prometido para cada uno de ustedes y para mí también.

Por lo tanto, tenemos que luchar en nuestro tiempo, en este cuerpo mortal, hasta llegar a la adopción de los hijos e hijas de Dios, hasta llegar a la transformación de nuestros cuerpos para nosotros los que estamos vivos, y a la resurrección de los muertos en Cristo en cuerpos eternos.

Y para ese tiempo se estará llevando a cabo el enfrentamiento entre el anticristo y Cristo. El anticristo, vean ustedes, será la manifestación en carne humana del diablo, en el hombre de pecado, en el anticristo, en el falso profeta; y por otro lado, Cristo estará manifestado en carne humana en Su Ángel Mensajero.

Y el anticristo se levantará en contra de la manifestación de Cristo en Su Ángel Mensajero; y eso será el anticristo, la bestia con los diez reyes, levantándose en contra de Cristo y tratando de destruir a Cristo en Su manifestación a través de Su Ángel Mensajero; pero Cristo los vencerá, porque Él es Rey de reyes y Señor de señores.

Cristo estará manifestado para ese tiempo y estará adoptando a todos Sus hijos; y con Él, vean ustedes, estarán todos los escogidos de Dios.

Cuando los muertos en Cristo resuciten y nosotros seamos transformados, estará el poderoso Ejército de Jesucristo, el Ejército celestial, en cuerpos eternos; y por eso es que dice en Apocalipsis 17, verso 13 en adelante:

“Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia (o sea, los diez reyes).

Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles”.

¿Quiénes son los que están con el Cordero, con Cristo en Su Venida en el Día Postrero? Los elegidos de Dios, los primogénitos de Dios, que en el Día Postrero serán resucitados en cuerpos eternos, y nosotros los que vivimos seremos transformados; y entonces ya seremos inmortales en lo físico también, seremos inmortales en cuanto a nuestro cuerpo físico también, porque será un cuerpo físico eterno y glorificado, para vivir en él por toda la eternidad.

Ahora, podemos ver este misterio que para el tiempo final estará siendo manifestado en la apretura que vendrá a los escogidos de Dios; y ahí el poder de Dios en toda su plenitud estará manifestado llevando a cabo las grandes maravillas y señales a nivel mundial, que están prometidas para ser efectuadas en el Día Postrero por Cristo en la Tercera Etapa; y vean ustedes lo sencillo que será todo para ese tiempo.

Por eso dice: “Cuando venga la apretura no vayan ustedes a tener temor, a tener miedo; porque...”. Vean ustedes, aquí está en la página 119 del libro de Citas, verso 1054. Dice:

1054 – “Cuando esta persecución venga, no te asustes; hay una luz que dice que se llevará a Sus hijos. Ella no pasará por la tribulación. Ella (o sea, la Iglesia de Jesucristo) nunca lo hará. Él dijo que ella no, ella será levantada (o sea, raptada)”.

Ahora podemos ver que cuando venga la apretura será el tiempo para nosotros ser raptados e ir a la Cena de las Bodas del Cordero en el Cielo; y para ese tiempo viene la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos. Así que lo que viene es una bendición, aunque venga una persecución, una apretura, contra los escogidos de Dios.

En esta manifestación de la Tercera Etapa, en donde Cristo estará manifestando grandes maravillas y milagros, encontramos que las vírgenes fatuas verán ahí y desearán tener la oportunidad. Vean, en la parábola dice que tocaron la Puerta y dijeron: “Señor, Señor, ábrenos la puerta”. Querían entrar, querían entrar a las Bodas con Cristo, a la unión con Cristo; pero ya la Puerta estaba cerrada.

Y ahora, las vírgenes fatuas serán enseñadas para pasar por la gran tribulación; por medio del Mensaje de Cristo en esa Tercera fase o Etapa, encontramos que les dará a conocer ciertas cosas para que puedan pasar por la gran tribulación dando sus vidas por Cristo; y así no negar a Cristo aun bajo esa persecución tan terrible que vendrá sobre los que quedarán aquí en la Tierra para pasar por la gran tribulación.

Las vírgenes fatuas serán perseguidas y serán matadas, morirán como mártires durante la gran tribulación, pero resucitarán después del Reino Milenial para vivir por toda la eternidad.

Ahora, también la Tercera Etapa será para el mundo, o sea, para los perdidos que no pueden ya ser salvos, porque ya se habrá cerrado la Puerta de Salvación, que es Cristo; la Misericordia se habrá terminado allá en el Cielo, en el Trono de Dios que está en el Cielo, porque ya Cristo no estará en el Trono de Intercesión en el Cielo, haciendo intercesión; ya habrá salido y ya no habrá Sangre allá en el lugar de Intercesión; no habrá Sangre, no estará la Sangre de la Expiación en la Silla de Misericordia; por lo tanto, se convertirá en un asiento, en una silla de juicio para la raza humana el Trono de Dios en el Cielo. Y de ahí será comunicado todo el juicio divino a la raza humana por medio del mensajero de Jesucristo, por medio del instrumento que Cristo tendrá aquí en la Tierra, llamado el Ángel del Señor Jesucristo; porque Cristo estará manifestado en Espíritu Santo en Su Ángel Mensajero; porque ese será el lugar donde Cristo estará manifestado para dar a conocer estas cosas a la raza humana.

Por medio de esa manifestación de Cristo en Su Ángel Mensajero, la raza humana ha de saber estos juicios divinos que han de venir para la Tierra, para los seres humanos, durante la gran tribulación; así como por medio de la radio y de la televisión, cuando hay mal tiempo podemos saber las condiciones del tiempo, y podemos saber la tormenta que viene y por dónde viene esa tormenta y a cuántas millas o kilómetros viene esa tormenta; así también por medio del televisor de Dios, que será el Ángel de Jesucristo, los seres humanos podrán saber las tempestades que vendrán durante la gran tribulación, y así tendrán la oportunidad de saber esos juicios divinos que han de venir sobre la Tierra, porque serán comunicados a la raza humana a través de los ministerios de los Dos Olivos, los ministerios de Moisés y Elías manifestados en la Tierra.

Ahora, vean ustedes, estos ministerios son los que estarán en el Ángel de Jesucristo manifestados por el Espíritu Santo, y también estará el ministerio de Jesús siendo manifestado; y el pueblo hebreo verá esta manifestación poderosa de la Tercera Etapa, esta manifestación poderosa de Cristo, el cual en este Día Postrero estará viniendo en carne humana.

Será la Venida del Verbo, de la Palabra encarnada en un hombre; y por medio de ese hombre estará abriéndonos todos estos misterios; y después, por medio de ese hombre Cristo estará llevando a cabo grandes maravillas, señales y prodigios a nivel mundial. Pero primero viene la Palabra siendo hablada, y después esas señales y maravillas serán una confirmación o reconfirmación de parte de Dios para ese Ángel Mensajero; Dios estará confirmándolo o vindicándolo como Su Mensajero prometido para el Día Postrero a nivel mundial.

O sea, ante el mundo y ante la Iglesia, las vírgenes fatuas, Cristo estará confirmando, o sea, vindicando quién es Su Ángel Mensajero prometido para el Día Postrero; pero ya para ese tiempo no habrá oportunidad de salvación, porque ya la Puerta estará cerrada, la Puerta de la Misericordia, que es Cristo como Cordero de Dios; ya estará esa etapa terminada, y ya habrá salido del Trono de Intercesión en el Cielo, y ya lo que le espera a esta humanidad, al planeta Tierra completo, será el juicio divino; pero antes los escogidos de Dios habrán alcanzado la misericordia de Dios y habrán recibido la transformación de sus cuerpos, y los muertos en Cristo la resurrección en cuerpos eternos.

Ahora, podemos ver el misterio que estará siendo abierto durante el tiempo de la apretura, y podemos ver también la victoria definitiva del Séptimo Sello, que es la Segunda Venida de Cristo, sobre Satanás.

Vean cómo Cristo vencerá al enemigo de Dios, al diablo; en el capítulo 12 de Apocalipsis, y también en el capítulo 19 tenemos ahí esa batalla, y tenemos también el resultado de esa batalla, que es la victoria de Cristo contra el anticristo, es la victoria de Cristo contra el diablo en el Día Postrero.

Dice Apocalipsis, capítulo 19, verso 19 en adelante:

“Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército.

Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre.

Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos”.

Ahora, podemos ver que el anticristo, el falso profeta y la bestia serán echados dentro de un lago de fuego que arde con azufre. El reino del anticristo y el lugar desde donde estará el anticristo gobernando será destruido con fuego. Vean, aquí dice que serán lanzados dentro de un lago de fuego.

Y ahora, aquí en Apocalipsis, capítulo 17, verso 16 en adelante, dice:

“Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego”.

Esto es fuego atómico que será derramado sobre la bestia y el lugar donde estará la bestia gobernando, será derramado sobre el trono de la bestia, será derramado el fuego atómico con esas bombas atómicas que serán explotadas contra la bestia y su trono en el Día Postrero.

Ahora, podemos ver que de esto mismo habló Dios por medio del profeta Daniel en sus profecías que hablan acerca de la bestia, la cual será quemada con fuego; ese es fuego atómico que será derramado sobre la bestia y su trono, será derramado sobre el lugar donde estará el anticristo sentado reinando.

Ahora, podemos ver este misterio y podemos ver que Dios pondrá en el corazón de estos diez reyes el quemar a la bestia, a la gran ramera, quemarla con fuego, fuego atómico.

Estos diez reyes tienen el poder atómico almacenado en bombas atómicas; son naciones muy adelantadas, con las cuales el anticristo, la bestia, gobernará durante los tres años y medio de la gran tribulación.

La bestia tendrá sus planes, y estos diez reyes también tendrán sus planes. Dios pondrá en el corazón de ellos darle el reino a la bestia; y después quemar la bestia con fuego, quemar la gran ramera con fuego, y así hacerla desaparecer.

El reino del anticristo, el reino del diablo, en el Día Postrero estará en los pies de hierro y de barro cocido; en donde el diablo se encarnará, estará encarnado en un hombre, en el falso profeta, en el anticristo; y a través de ese hombre estará gobernando el reino de los gentiles en el Día Postrero, en el tiempo final. Pero el reino de los gentiles, que estará bajo el anticristo, tiene que ser quitado para dar lugar al Reino de Dios que estará siendo establecido en la Tierra. Y el Mesías estará tomando el Trono de David, y reinando sobre el pueblo hebreo y sobre todas las naciones. Por eso es que habrá un enfrentamiento entre el anticristo y Cristo, pero Cristo lo vencerá.

Ahora no se pueden dar demasiados detalles acerca de esto que ha de suceder, porque interrumpiría todo el Programa Divino. Ya hemos tenido en esta ocasión un cuadro claro de todo este Programa; pero ya, hasta donde hemos tenido este cuadro presentado en esta ocasión, tenemos suficiente para saber de qué lado nosotros estamos.

¿De qué lado estamos nosotros? De parte del Cordero de Dios, que en el Día Postrero se convierte en el León de la tribu de Judá, en Rey de reyes y Señor de señores, para sentarse en el Trono de David y reinar por mil años y por toda la eternidad; porque con Él vienen los elegidos y los fieles en el Día Postrero; y con Él, los que estamos vivos estaremos siendo transformados, y estaremos con Él con cuerpos eternos y nos iremos con Él a la Cena de las Bodas del Cordero.

Recuerden que la victoria está ya señalada en favor de Cristo y Su Iglesia: “El Cordero los vencerá, porque Él es Rey de reyes y Señor de señores, y los que están con Él son elegidos y fieles (son los miembros del Cuerpo Místico del Señor Jesucristo)”.

Ahora, habrá una manifestación poderosa de Dios, y ahí la gran victoria en el Amor Divino será obtenida por Cristo y Su Iglesia para bendición de cada uno de nosotros, y para bendición también de las vírgenes insensatas o fatuas, que no tenían aceite en sus lámparas, y para bendición también del pueblo hebreo.

LA VICTORIA DEFINITIVA DEL SÉPTIMO SELLO, o sea, LA VICTORIA DEFINITIVA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO.

Y ahí, vean ustedes, nosotros obtendremos la inmortalidad en lo físico también, porque tendremos un nuevo cuerpo inmortal, incorruptible y eterno. Todo eso será obtenido en el Día Postrero, en la gran victoria del Amor Divino, en la victoria definitiva del Séptimo Sello, en la Venida de Cristo como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo.

Hemos visto, en lo que hemos hablado hasta el momento, que no tenemos que tener miedo, sino ser valientes; y estar comiendo el alimento espiritual, y estar bien preparados para cuando llegue ese momento de la apretura; el cual vendrá, es inevitable, pero ya estaremos bien preparados para obtener la victoria con Cristo en ese momento.

Estamos en la etapa en donde Él está llamando y juntando a todos Sus escogidos con la revelación del Séptimo Sello, con la revelación de la Segunda Venida de Cristo siendo dada a todos los hijos e hijas de Dios.

Con la revelación del Séptimo Sello, siendo predicada esa revelación bajo la Gran Voz de Trompeta del Evangelio del Reino, son llamados y juntados todos los escogidos de Dios en este tiempo final.

Eso es una fase de la Tercera Etapa, eso es una fase de la Palabra creadora siendo hablada en este tiempo final; esto es una etapa de la Palabra encarnada en un hombre en el Día Postrero; esto es una etapa de la Palabra viniendo en el Ángel Mensajero del Señor Jesucristo, hablando todas estas cosas que deben suceder pronto y revelando así el misterio del Séptimo Sello; y esta es la parte más importante de esa Tercera fase o Etapa; y luego las otras serán un resultado de esta parte de la Tercera Etapa.

Porque con esta parte de la Tercera Etapa vendrá la adopción de todos los hijos e hijas de Dios, así como con esta parte de la Tercera Etapa viene el llamado de la Gran Voz de Trompeta a todos los hijos e hijas de Dios, y el recogimiento así de todos los escogidos de Dios en el Cuerpo Místico de Cristo, en la Edad de la Piedra Angular. Por eso es tan importante esta fase de la Tercera Etapa siendo abierta la Palabra de Dios por la Palabra hablada, creadora, siendo dada a los hijos e hijas de Dios.

Por medio de escuchar esa Palabra creadora siendo hablada y abriéndonos las Escrituras, obtenemos la revelación del Séptimo Sello, obtenemos la revelación del misterio de Su Segunda Venida con Sus Ángeles; y por medio de esa Palabra hablada dándonos a conocer todas estas cosas, obtenemos la fe, la revelación para ser transformados y raptados, y obtendremos también la transformación de nuestros cuerpos por medio de esa manifestación de la Tercera Etapa con y por la Palabra creadora, que es la Espada de dos filos.

Ahora podemos ver que todas las cosas correspondientes al Día Postrero giran alrededor de la Tercera Etapa, giran alrededor de la Venida de la Palabra encarnada en un hombre en el Día Postrero.

Alrededor de la Palabra viniendo en carne humana en el Día Postrero, en el cumplimiento de la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles, gira el Mensaje del Evangelio del Reino, gira la Obra de Cristo para el Día Postrero, gira el llamado de los escogidos de Dios, gira también la labor que Cristo hará con las vírgenes fatuas y gira la labor que Cristo hará con los perdidos, que ya no podrán ser salvos pero que habrá una manifestación de la Tercera Etapa para darles testimonio a ellos también a nivel mundial.

Recibirá el mundo, o sea, los perdidos, recibirá un ministerio de testimonio ya no para salvación, sino un ministerio de testimonio dando testimonio del poder de Dios en toda su plenitud; pero ya la Puerta estará cerrada, ya nadie más podrá entrar para formar parte del Cuerpo Místico de Cristo y ser transformado en el Día Postrero, y ser raptado y llevado a la Cena de las Bodas del Cordero.

Ya para ese tiempo del poder de Dios siendo manifestado en toda su plenitud, ya habrá entrado todo escogido de Dios al Cuerpo Místico del Señor Jesucristo; así que los que esperen ver esa manifestación de Dios de la Tercera Etapa con grandes maravillas y milagros para entonces creer, descubrirán que ya la Puerta estará cerrada para ese tiempo.

Algunas personas dirán: “Cuando yo vea estas promesas de grandes maravillas y milagros siendo realizados por la Palabra creadora siendo hablada, entonces creeré”, pueden decir algunos; pero la noticia para ellos será que ya será demasiado tarde.

El tiempo para creer es ahora, para los hijos e hijas de Dios entre los gentiles; para los gentiles el tiempo de creer es este tiempo, creer por medio de la Palabra creadora abriéndonos las Escrituras, abriéndonos el misterio del Séptimo Sello. Este es el tiempo para creer el misterio del Séptimo Sello siendo abierto a la Iglesia del Señor Jesucristo.

La Iglesia del Señor Jesucristo, los escogidos de Dios, no necesitan ver milagros y maravillas para creer, sino que lo que necesitan es ver la Palabra creadora hablando el misterio del Séptimo Sello, abriendo el misterio del Séptimo Sello y abriéndonos, con ese misterio, abriéndonos el entendimiento, abriéndonos nuestra alma y abriéndonos nuestra mente para poder comprender todas estas cosas que están prometidas que deben suceder en este Día Postrero.

El precursor de la Segunda Venida de Cristo dijo en una ocasión: “Yo no moriré de viejo sin que Él esté aquí”. Para este tiempo él tendría 89 años de edad; y normalmente una persona muere de viejo… ya de los 60 años en adelante, si la persona muere, ya se le cuenta como muerte natural, aunque muera porque tuvo un derrame en el cerebro o tuvo un paro en el corazón; todo eso cuenta como muerte natural, porque ya de esa edad en adelante es normal que una persona muera de edad - por edad; porque ya de ahí en adelante diferentes partes del cuerpo ya normalmente se han afectado y pueden producir cualquier problema que termine con la vida de la persona aquí.

Siempre que una persona se muere, vean ustedes, si tiene 100 años cualquier persona dice: “Murió porque estaba muy viejito”. Pero si lo examinamos bien: pues murió porque el corazón se detuvo a causa de un paro o porque tuvo un derrame en el cerebro, o porque sus pulmones tuvieron problemas, y ahí le llegó agua o líquido a los pulmones, y no pudo continuar respirando, y murió.

Vean, a cualquier edad: 70, 80, 90 años, 100 años o más años, cuando la persona muere sin que sea por un accidente o porque le hayan quitado la vida, usted encontrará que alguna parte del cuerpo tuvo problemas y dejó de funcionar, y entonces murió por - la persona al dejar de funcionar, pues, la persona automáticamente tiene que morir.

Y ahora, nuestro hermano Branham dijo: “Yo no moriré de viejo sin que Él esté aquí”. Murió a los 56 años de edad, pero no de viejo, sino por un accidente.

Ahora, siendo el precursor de la Segunda Venida de Cristo, él dijo: “Y aunque yo no esté aquí, este Mensaje lo introducirá al mundo”.

Juan el Bautista también, vean ustedes, siendo el precursor de la Primera Venida de Cristo estaba en la Tierra cuando ya el Mesías nació en Belén de Judea; o sea, cuando el velo de carne donde se cumpliría la Venida del Mesías, cuando ese velo de carne apareció en la Tierra todavía estaba Juan el Bautista sobre la Tierra; y aun cuando comenzó el ministerio Jesús, Juan el Bautista estaba sobre la Tierra; y Juan dice: “yo no le conocía”.

Y Juan el Bautista nunca hubiera conocido al Mesías si no llega a ser porque Dios le dijo que vería una señal sobre Él. Le dijo: “Sobre aquel que tú veas al Espíritu Santo descender en forma de paloma sobre él, y permanecer sobre él, ese es Él; o sea, ese es el Mesías al cual tú le estás preparando el camino”.

Y cuando vio esa señal, miren, ya tenía el velo de carne donde se estaba cumpliendo la Venida del Mesías, ya tenía cerca de 30 años de edad; por lo tanto, estuvo casi 30 años aquí en la Tierra y ni Juan el Bautista supo que ese era el Mesías; aunque era pariente en lo físico de Juan el Bautista, porque María y Elisabet (la madre de Juan el Bautista) eran parientas; y la madre de Juan el Bautista sí sabía que el niño que nacería de la virgen María sería el Mesías, y María también sabía que ese niño que nacería de su vientre era el Mesías.

Pero Juan el Bautista dice: “Yo no sabía, yo no le conocía, pero el que me mandó a bautizar me dijo: Sobre aquel que tú veas al Espíritu Santo descender en forma de paloma, ese es Él.” Y Juan dijo: “Y yo le vi, y he dado testimonio de Él”. Dio testimonio del que vendría después de él.

Y el precursor de la Segunda Venida de Cristo también vio en visiones la Venida del Mesías, y vio también el instrumento donde se cumpliría la Venida del Mesías, vio el velo de carne. Cuando él escuchó los Siete Truenos emitiendo sus voces, pues escuchó los Siete Truenos emitiendo sus voces por medio del instrumento que Dios tendría en la Tierra para el cumplimiento de Su Venida, la Venida de la Palabra encarnada en un hombre; pero ese hombre no es el Señor Jesucristo, sino solamente el velo de carne en el cual Cristo estará manifestado en el Día Postrero, dándonos a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto.

Al precursor de la Segunda Venida de Cristo le fue prohibido dar a conocer ese misterio, le fue prohibido dar a conocer el misterio del Séptimo Sello, el misterio de lo que él vio allí en el cuartito pequeño en la Visión de la Carpa; aun allí él estaba buscando por un nombre que él vio; después que salió de la visión él estuvo buscando por un nombre que él allí vio o escuchó.

Ahora, vamos a dejar eso quietecito, porque esto tiene que ver con el Nombre Nuevo del Señor Jesucristo.

Ya que le tocamos algo ahí... Página 26 y página 40 del libro de las Citas dice así... Página 26 dice, verso 216, vamos a leer una partecita solamente:

216 – “... eso ha sido prometido que vendría en existencia en el tabernáculo aquí, antes de llegar a la carpa. Bueno, ahora a lo más que yo sé, allí no había nada, no más que sólo - tan pronto como entré allí, el Espíritu del Señor entró y sólo comenzó discerniendo los espíritus...”.

O sea, nuestro hermano Branham trató de que se cumpliera esta Tercera Etapa con las grandes señales y maravillas que él vio en la Visión de la Carpa; pero cuando trató, no funcionó, y solamente continuó el discernimiento, diciéndole a la gente de sus problemas…

“... y parecía como que quizá continuaría por un tiempo, hasta que esa carpa llegue, arriba, bajo el mismo ministerio que he tenido, porque en las entrevistas hoy hubo cuatro visiones grandes fuera de lo establecido, que tomaron lugar en las entrevistas. Así que parece que quizá yo continuaré adelante hasta quizá que la carpa empiece, o lo que sea que ÉL HA ESCOGIDO PARA PRINCIPIAR A DECLARAR SU NOMBRE EN UNA MANERA NUEVA. PERO CUANDO LA HAGA, SERÁ SOLO TAN PERFECTO COMO LOS OTROS...”.

Ahora, aquí, vean ustedes, para esa etapa donde habrá grandes señales y maravillas, miren, para ese tiempo es que para o a nivel mundial será el tiempo para declarar Su Nombre en una manera nueva a nivel mundial. Dice: “o lo que Él ha escogido para principiar a declarar su nombre en una manera nueva. Pero cuando la haga, será sólo tan perfecto como los otros (o sea, como las otras etapas)”.

Y en la página 40, vamos a ver aquí un poquito aquí: Párrafo 321 dice, hablando de la Visión de la Carpa, dice:

321 – “... y miré y he aquí que iba esa real, suave luz moviéndose de mí, y se fue hacia el pequeño edificio. Y luego, hay algo diferente entre la luz y el Ángel, porque todavía estaba él conmigo, y la luz se había retirado al edificio pequeño. Y este ángel, todavía hablando detrás de mí (el cual es un hombre grande)…”.

El cual es un hombre grande, de piel oscura, o sea, piel de color piel canela, color latino, ese color que tienen los latinos, como los mexicanos y demás latinoamericanos; y tenía el cabello oscuro, y le llegaba hasta los hombros.

Recuerden que ese es un hombre de otra dimensión, de la sexta dimensión, el cual es un hombre, un mensajero, un Ángel enviado a nuestro hermano Branham en ese tiempo; y él es el que estará también en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, llevando a cabo todas esas cosas que han sido prometidas para este tiempo final.

“… y él dijo: ‘Yo te encontraré allí’. Luego yo dije: ‘Yo no entiendo, ¿por qué allí?’ Él dijo: ‘Mira’. Y esta mujer, cuando salió de allí con la camilla de ambulancia, ella estaba empujando la camilla hacia afuera al otro lado. Y la mujer le preguntó…”.

O sea, la mujer que hacía las entrevistas, que le tomaba el nombre antes de entrar. Luego había una mujer al comienzo, en la puerta, para la entrada al cuartito, un poquito antes, donde estaba la lona de carpa tendida; y después de eso estaba el cuartito pequeño, o sea como una oficina; y luego, a la salida del cuartito, de esa oficina, estaba otra mujer con una grabadora haciéndole la entrevista a los que salían ya sanados; y les preguntaban qué había sucedido allá, y ellos no tenían explicación de lo que había sucedido; y decían: “Yo no sé qué sucedió, pero sé que sucedió”. Dice:

“Y la mujer le preguntó: ‘¿Qué pasó?’ Ella dijo: ‘Yo no sé; sólo aconteció. Yo he estado en cama por años’. Y luego salió el hombre cargando sus muletas. Y le preguntaron qué sucedió, dijo que no sabía; y venía a la plataforma a testificar. Y yo dije: ‘Yo no entiendo ello allí adentro’. Y fíjese, Él es siempre escritural. Él dijo: ‘Qué, ¿no dijo el Señor: Cuando ores no seas como los hipócritas, que les gusta hacer espectáculo público?’. Dijo: ‘Entra en tu recámara, y cuando lo hagas cierra la puerta. Luego ora a tu Padre que ve en secreto, y Él que ve en secreto te recompensará en público’. Y él dijo: ‘¿Tú recuerdas ese nombre que buscabas esa vez que soñaste de ello?”.

Ahí estaba buscando él, cuando soñó de la Visión de la Carpa, después estaba buscando un nombre; y ahora el Ángel le recuerda de ese nombre, le dice: “¿Recuerdas el nombre que buscabas cuando soñaste de ello?”. Pero por cuanto nuestro hermano Branham estaba bajo juramento por el Ángel, el cual le dijo: “No le dirás nada a nadie acerca de esta Tercera Etapa, no le dirás nada a nadie de esto que viste en el cuartito pequeño”…

“¿Tú recuerdas ese nombre que buscabas esa vez que soñaste de ello?’ Y yo dije: ‘Sí’. Él dijo: ‘Yo te encontraré allí esta vez y no será un espectáculo público”.

Ahora, aquí podemos ver lo que será esa manifestación de la Tercera Etapa llevando a cabo maravillas, milagros y señales a nivel mundial; pero no será un espectáculo público como es hecho y fue hecho por nuestro hermano Branham en las actividades que él llevó a cabo, y como es hecho por los grandes evangelistas en diferentes naciones; será algo completamente privado de parte de Dios, pero que producirá los resultados que están profetizados para ese tiempo.

Y mientras llega ese tiempo los escogidos de Dios aprovechan el tiempo para ser alimentados con la Palabra de Dios; y Cristo por medio de Su manifestación en Su Ángel Mensajero aprovecha el tiempo abriéndonos las Escrituras; y por Su Palabra creadora siendo hablada nos revela el misterio del Séptimo Sello. Eso viene por la Palabra creadora siendo hablada en este tiempo final.

Y todos estos misterios correspondientes al Día Postrero, que no fueron revelados bajo el ministerio del cuarto Elías, son revelados bajo el ministerio de Cristo a través de Su Ángel Mensajero en este tiempo final, todos esos misterios que están bajo el Séptimo Sello.

Y ahora, podemos ver que todas estas cosas que corresponden al Día Postrero están bajo el Séptimo Sello. Y nadie podrá comprender estas cosas, sino aquellos que estarán recibiendo a Cristo en Espíritu Santo manifestado en Su Ángel Mensajero dándonos a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto.

Hemos visto cómo será la victoria definitiva del Séptimo Sello sobre Satanás; hemos visto cómo será la manifestación de la Tercera Etapa produciendo grandes milagros y maravillas; hemos visto cómo será la manifestación de la Tercera Etapa produciendo el llamado para el pueblo hebreo; hemos visto lo que es la Tercera Etapa produciendo el llamado de los escogidos de entre los gentiles; hemos visto lo que es la Tercera Etapa produciendo la revelación, dándonos la revelación del Séptimo Sello.

Hemos visto lo que es la Tercera Etapa en este tiempo en el cual vivimos, sin señales, sin milagros; pero también hemos visto lo que es la Tercera Etapa con milagros, maravillas y señales para más adelante; y será una vindicación o confirmación de que esa Tercera Etapa estaba manifestada en el Ángel Mensajero dándonos a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto, en este tiempo final.

Y así es como la victoria del Amor Divino será obtenida en el Día Postrero: por medio de la Tercera Etapa, que es la manifestación de Cristo en el Día Postrero, en Su Venida. Y por medio de Su Ángel Mensajero estará cumpliendo las cosas que Él dijo que haría en este tiempo final, para bendición de cada uno de ustedes y también para mí, para pronto ustedes ser transformados y yo también, y los muertos en Cristo ser resucitados en cuerpos eternos.

Hemos visto parte del misterio de LA VICTORIA DEFINITIVA DEL SÉPTIMO SELLO SOBRE SATANÁS.

Digo “parte” porque hay cosas que no pueden ser habladas todavía, pero que las vamos a ver siendo manifestadas. Hay que dejarlas quietecitas para que así no sea interrumpido el Programa que tiene que ver con la victoria definitiva del Séptimo Sello sobre Satanás.

Y el último enemigo que será vencido será la muerte; y ya de ahí en adelante no habrá muerte para los escogidos de Dios. Por eso es que Cristo también vencerá al anticristo, al hombre de pecado, a la bestia; porque Ese es el Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19; y la bestia es el anticristo, el jinete del caballo amarillo de Apocalipsis, capitulo 6, versos 7 al 8, el cual tiene por nombre Muerte y el infierno le seguía.

Ahora vean, Cristo vencerá la muerte, aun estando manifestada en carne humana en el anticristo, en el falso profeta, en la bestia; porque Cristo, la Vida, vendrá también manifestado en carne humana en el Día Postrero.

Será la Venida de la Palabra encarnada en un hombre, la Venida del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19, y obtendrá la victoria en contra del enemigo de Dios, del diablo, en el Día Postrero; en contra de la muerte obtendrá la victoria para cada uno de ustedes y para mí también, para nosotros obtener la inmortalidad del cuerpo físico también; porque obtendremos esa transformación y entonces ya será un cuerpo inmortal, incorruptible y eterno.

Ha sido para mí un privilegio muy grande estar con ustedes en esta ocasión dándoles testimonio de “LA VICTORIA DEFINITIVA DEL SÉPTIMO SELLO SOBRE SATANÁS”.

Y en este tiempo final el Séptimo Sello, que es la Venida de Cristo, estará en medio de Su Iglesia. ¿Y quiénes son los que - o quiénes serían los que verían la Venida del Séptimo Sello, la Venida de Cristo en el Día Postrero, en medio de Su Iglesia? Pues aquí estamos: en la América Latina y el Caribe, en la Edad de la Piedra Angular, escuchando Su Voz como una Gran Voz de Trompeta, como esa Voz de los Siete Truenos hablándonos todas estas cosas que deben suceder en este tiempo final y revelándonos el misterio del Séptimo Sello.

Que las bendiciones de Jesucristo, el Ángel del Pacto, sean sobre ustedes y sobre mí también, y pronto todos seamos transformados y raptados en este tiempo final. En el Nombre Eterno del Señor Jesucristo. Amén y amén.

“LA VICTORIA DEFINITIVA DEL SÉPTIMO SELLO SOBRE SATANÁS”.

[Revisión abril 2018]

1 Daniel 2:31-45

2 Amós 3:7

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter