ImprimirImprimir

Muy buenas tardes, jóvenes. Es para mí una bendición grande estar con ustedes en esta ocasión, para compartir unos momentos, unos momentitos, con ustedes; y, así, en adición a saludarlos, pedirle a Dios Sus bendiciones sobre cada uno de ustedes: que Jesucristo nuestro Salvador les bendiga y les use grandemente en Su Reino y les llene del conocimiento de Su Programa correspondiente a este tiempo final. En el Nombre Eterno del Señor Jesucristo. Amén y amén.

¿Recuerdan la celebración del año 50 de la declaración o proclama o establecimiento de Israel como nación?

¿No serán hebreos los últimos escogidos que van a entrar? Si llegan a ser hebreos, pues estamos muy cerca; y no sabemos, pero por eso hay que dejar que Dios obre y que Dios, pues, sea el que lleve a cabo todo Su Programa, para que así todo salga bien.

Ya que es un saludito, pues, tenemos que estar vigilando, porque nuestro hermano Branham… Vamos a ver por aquí, vamos a ver en algún lugar por aquí… Esto está en el libro de Los Sellos: 358 y 359 dice:

“140. Fíjense que con el tiempo Jacob comenzó a sentir el anhelo de regresar a su tierra”.

Eso fue cuando estaba viviendo en Aram, y el Ángel le apareció y le habló que regresara a su tierra; y cuando iba regresando a su tierra, ya estando en… Vamos a ver cómo dice aquí. Capítulo 32, verso 22 en adelante, dice [Génesis]:

“Y se levantó aquella noche, y tomó sus dos mujeres, y sus dos siervas, y sus once hijos, y pasó el vado de Jaboc.

Los tomó, pues, e hizo pasar el arroyo a ellos y a todo lo que tenía.

Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba.

Y cuando el varón vio que no podía con él (o sea, cuando el varón, el ángel), tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba.

Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices.

Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob.

Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.

Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió: ¿Por qué me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí.

Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel (o sea, fue en Peniel); porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma.

(Miguel, si en el mapa puedes conseguir a Peniel, para que los jóvenes vean dónde se encuentra Peniel).

Y cuando había pasado Peniel, le salió el sol; y cojeaba de su cadera.

Por esto no comen los hijos de Israel, hasta hoy día, del tendón que se contrajo, el cual está en el encaje del muslo; porque tocó a Jacob este sitio de su muslo en el tendón que se contrajo”.

Ahora, vean ustedes, fue en Peniel donde Jacob vio a Dios cara a cara; pero sin embargo la Biblia dice que a Dios nadie jamás lo ha visto, y sin embargo Jacob dice que vio a Dios cara a cara; también Manoa, padre de Sansón, y la madre de Sansón vieron también a Dios, al Ángel de Jehová. Cuando veían al Ángel de Jehová estaban viendo a Dios.

Y Manoa, el padre de Sansón, vean ustedes, recibió la promesa de que tendría un hijo, le pondrían por nombre Sansón, vendría a ser uno de los jueces ahí de Israel. Y cuando el Ángel subió por el fuego que estaba quemando el sacrificio, por ahí subió el Ángel; y entonces Manoa y su esposa se dieron cuenta que era el Ángel de Jehová.

Y Manoa estaba muy temeroso; decía: “He de morir” o “Hemos de morir, porque hemos visto a Dios cara a cara”1. Su esposa le decía: “No vamos a morir, porque si no, no nos hubiera prometido que vamos a tener un hijo”. O sea que usó la lógica; no se necesitaba ni siquiera tener revelación para darse cuenta. Pero el temor era tan grande en el corazón de Manoa, porque él sabía —Dios le había dicho a Moisés, y ahí estaba en la Escritura y ellos la habían leído— que nadie jamás ha visto a Dios; porque Dios dijo2: “Porque no me verá hombre, y vivirá”. Y luego, en San Juan, encontramos que dice que nadie jamás ha visto a Dios3.

¿Y cómo puede ser posible que digan estas personas que han visto a Dios cara a cara y luego la Escritura diga que nadie jamás ha visto a Dios?

Es que nadie jamás ha visto a Dios aparte, o sea, fuera de Su cuerpo, ya sea teofánico o cuerpo de carne que usó en Su Primera Venida, y el cuerpo de carne que ha usado a través de los profetas del Antiguo Testamento (en la porción correspondiente a cada edad), y en los cuerpos de carne de los ángeles mensajeros de cada etapa de la Iglesia gentil, desde la primera edad hasta la octava edad, hasta la Edad de la Piedra Angular.

Siempre la forma de ver a Dios es a través del velo de carne que tenga en la Tierra; y fuera de eso, pues en Su cuerpo teofánico de la sexta dimensión. Y en ese cuerpo teofánico de la sexta dimensión es que Jacob lo vio. También lo vio Abraham en diferentes ocasiones; le apareció, comió con Abraham también, se materializó delante de Abraham, y también le había aparecido como Melquisedec.

Y ahora, Él es el Jesucristo del Nuevo Testamento; Él es el Ángel del Pacto, el Ángel de Jehová, con el cual luchó aquí Jacob en esa ocasión, en Peniel.

Luego, encontramos que la promesa de la Venida del Mesías era la promesa del Ángel del Pacto vestido de carne humana, conforme a Malaquías, capítulo 3, verso 1 al 2. Por eso envió Su ángel, Su precursor, ángel mensajero de la séptima etapa de la Iglesia hebrea bajo la Ley (que fue Juan el Bautista), preparándole el camino; y luego, después de él vendría ¿quién? El Señor, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Ángel del Pacto, que es el Ángel de Jehová. ¿Y cómo vendría? Vendría velado en carne humana, vendría vestido de carne humana en aquel velo de carne sencillo, llamado Jesús de Nazaret.

Vean ustedes, el velo de carne era un obrero de la construcción, un joven carpintero de Nazaret. Era algo sencillo lo visible, la parte humana, pero la parte invisible, lo que la gente no podía ver con sus ojos, era lo grande; porque eso que no podían ver los seres humanos, eso era Dios.

Y ahora, “a Dios nadie le vio jamás”, pero Él se ha manifestado por medio de los cuerpos humanos que ha tenido para ese propósito: en los profetas del Antiguo Testamento en la porción correspondiente a cada edad, en Jesús en toda Su plenitud, y en los ángeles mensajeros de cada edad en la porción correspondiente a cada edad, y en la Edad de la Piedra Angular conforme a lo que está ordenado para la Edad de la Piedra Angular.

Esa es la última manifestación de Dios, de Jesucristo, del Ángel del Pacto en carne humana; y con esa se completará todo Su Programa, se completará el número de los escogidos de Dios del Cuerpo Místico de Cristo en la Edad de la Piedra Angular, y con esa manifestación vendrá el llamado de los 144.000 hebreos; porque es el ministerio con la Gran Voz de Trompeta que llama y junta a todos los escogidos de Dios, primeramente los escogidos de entre los gentiles y después los escogidos del pueblo hebreo.

Ahora miren lo que sigue diciendo aquí; nuestro hermano Branham dice:

“[140]. Pero luego comenzó a regresar a su tierra porque tenía ese anhelo, y en el camino se encontró con Dios, y su nombre fue cambiado. Pero en ese tiempo él estaba muy preocupado porque temía a Esaú, quien le estaba persiguiendo. Y fíjense en el dinero, igual como será en este día cuando los judíos hagan pacto financiero con Roma.

141. Ahora, Esaú no tenía necesidad del dinero de Jacob, como tampoco lo necesita Roma, porque Roma tiene las riquezas del mundo en sus manos. Pero hallamos que en aquella ocasión cuando todavía era Jacob, se encontró con Dios, y estaba pasando por ese tiempo de tribulación, entonces Jacob echó mano a algo que era real. Hubo un Ángel que bajó del Cielo, y Jacob mantuvo sus brazos alrededor del Ángel, y allí se mantuvo. Este Ángel le dijo: ‘Tengo que irme, ya está amaneciendo’. Hermano: ¡El Día está por aparecer, está por llegar.

142. Pero Jacob dijo: ‘¡No te voy a dejar ir si no me bendices! No puedes partir, yo me voy a quedar contigo. Yo quiero que venga un cambio a mi situación’. Esos son los 144.000, los ganadores de dinero que han sido tan deshonestos con las finanzas; pero cuando ellos por fin ven la cosa verdadera y la posibilidad de agarrarse de ello, allí estarán Moisés y Elías”.

Así como Jacob se agarró del Ángel, vean ustedes, ahora los 144.000 se van a agarrar del Ángel de Jehová de nuevo; pero vean cómo será todo esto:

“… allí estarán Moisés y Elías. ¡Amén! Ellos también lucharán con Dios hasta que los 144.000 de las doce tribus de Israel sean llamados y sacados fuera.

143. Eso sucede justamente antes de comenzar la tribulación”.

¿Cuándo?

“… justamente antes de comenzar la tribulación. ¡Cuán hermoso! Estos dos profetas predicarán como Juan el Bautista, y les dirán: ‘El Reino de los Cielos está a la mano. ¡ISRAEL, ARREPIÉNTANSE!’. ¿Arrepiéntanse de qué? ‘Arrepiéntanse de sus pecados y de su incredulidad, y regresen a Dios’”.

Y ahora [399]:

“11. El Elías que viene a predicar a los judíos, ¿es el verdadero Elías que estuvo en los días de Achab, o será solamente el espíritu de Elías en otro hombre?

94. Ahora, si yo pudiera responderles eso correctamente, también podría responderles en cuanto a Henoch; pero no puedo. Lo único que yo sé es lo que dicen las Escrituras en cuanto a cómo será. Puede ser que… Yo he pensado…, déjenme decirlo de esta manera (ojalá los hermanos que oirán esta cinta, lo entiendan bien): Yo he pensado que será un hombre de este tiempo ungido con ese espíritu; porque allá, cuando Elías ya había subido y Eliseo se encontró con los hijos de los profetas, ellos dijeron: ‘El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo’. Es que Eliseo obró igual a Elías”.

¿Qué será la venida del Elías que le predicará al pueblo hebreo, el quinto Elías? Será un hombre de este tiempo ungido con ese espíritu.

Y ahora, en la página 459… Aquello fue página 399 del libro de Los Sellos. Ahora la 458 y 459…

Recuerden que San Mateo, capítulo 24, verso 31: “Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos…”, eso aplica tanto a la Iglesia, al Israel celestial, como al Israel terrenal; porque los escogidos entre los gentiles escucharán la Trompeta Final o Gran Voz de Trompeta, que es la Trompeta del Evangelio del Reino sonando, revelando el misterio de la Segunda Venida de Cristo.

Ahora dice: páginas 458 y 459, dice:

“112. Entonces es entre el Sexto y Séptimo Sello cuando Él llama esta gente, los cuales fueron mencionados por Jesucristo en Mateo 24:31. Cuando la Trompeta suena, será la Trompeta de los dos testigos de la edad de gracia para los judíos. Suena una Trompeta… Ahora veámoslo más claro acá en Mateo 24:31: ‘Y enviará sus ángeles (no es solamente uno, sino dos) con gran voz de trompeta’. ¿Qué es? Cuando Dios habla, se oye el sonido de trompeta. Siempre ha sido así la Voz de Dios, llamando a la batalla. Dios está hablando. Estos dos ángeles vienen con el sonido de la Trompeta. Y noten bien: Pero en los días de la voz del séptimo ángel, suena la Trompeta. En los días de la voz del primer ángel, sonó la trompeta. En los días de la voz del segundo ángel, sonó una trompeta, y así fue cuando Él mandó a cada uno.

113. Pero cuando fueron anunciados los Sellos, estaban todos juntos en una gran escena Divina para llamar un grupo de gente, y hubo el sonido de una sola Trompeta; y fueron abiertos siete Sellos. Él está reuniendo Sus judíos escogidos de los cuatro ángulos de la Tierra.

114. Como hemos visto, Él habló de los seis Sellos, pero no dijo nada del Séptimo Sello. Vemos en Mateo 24:32 que Jesús entra a hablar en parábolas relacionadas al tiempo del llamamiento de los judíos escogidos”.

Y ahora, vamos a ver aquí. Página 30 del libro de Las Edades dice:

“109. Ahora, ¿cuándo volverá el Evangelio a los judíos? Cuando se haya terminado la dispensación de los gentiles. El Evangelio está listo para volver a los judíos. Oh, si tan sólo les pudiera decir algo que está a punto de suceder hoy, en este nuestro día. Esta gran cosa que va a suceder recorrerá hasta Apocalipsis 11; y aquellos dos testigos, aquellos dos profetas, Moisés y Elías, trayendo el Evangelio de nuevo a los judíos. Estamos listos. Todo está en orden. Igual como los judíos trajeron el Evangelio a los gentiles, así también los gentiles se lo llevarán de regreso a los judíos, y el Rapto sucederá”.

O sea que antes… el Evangelio pasa a los judíos, hay un lapso de tiempo ahí para que ellos continúen con el Mensaje, antes de la Iglesia, los escogidos partir a la Casa de nuestro Padre celestial.

Y en la página, vamos a ver… Página 130 del libro de Citas dice (verso 1164):

1164 – “Recuerden que los que están vivos y queden no impedirán a los que están durmiendo, porque la Trompeta de Dios, esa última Trompeta (la sexta acaba de tocar), y esa última Trompeta como el último Sello, será la venida del Señor; tocará, y los muertos en Cristo se levantarán primero”.

¿Qué es esa última Trompeta o Trompeta Final o Séptima Trompeta, y el Séptimo Sello? Será la Venida del Señor. Esa última Trompeta, o sea, la Séptima Trompeta, y el Séptimo Sello, ¿es qué? La Venida del Señor.

Por aquí lo habla más claro. Nuestro hermano Branham dice en la página 129 del libro de Citas también:

1152 – “Él dijo que la Gran Trompeta tocaría. (La Gran Trompeta. No Trompetas ahora, Fiesta de las Trompetas; hay dos de ellos, Moisés y Elías, para llamar las Trompetas), sino que debajo de la Gran Trompeta (la Venida del Señor, para anunciar a José volviendo (eso es lo que es la Gran Trompeta), ¿ven?). Todas las naciones se reunirán en Jerusalén. Se encuentra eso en el libro de Isaías; sólo les di hace poco, uno de esos capítulos que leímos. Eso está en Isaías 18:1 y 3. Y en Isaías 27:12 y 13 es donde Él toca esa trompeta y todas las naciones reconocerán que Israel está en su patria, Dios con ella. Entonces la Novia vendrá para estar con el Novio, el Novio con la Novia (y entonces el gran Milenio, después que el mundo entero sea destruido por poder atómico; y habrá Nuevos Cielos y un Nuevo Mundo) vivirán para siempre”.

Y ahora, hay otro lugar. Vamos a ver dónde encontramos… Aquí, el verso 1150, de la misma página 129, dice:

1150 – “Ahora, tan pronto como esta Iglesia (…) el misterio del Séptimo Sello es conocido. Y los judíos son llamados por el misterio de la Séptima Trompeta, que son dos profetas, Elías y Moisés…”.

Ahora, miren, el misterio… por el misterio del Séptimo Sello son llamados los escogidos de entre los gentiles y por el misterio de la Séptima Trompeta son llamados los escogidos del pueblo hebreo; y esa Gran Trompeta es Moisés y Elías. Esa Gran Trompeta para el pueblo hebreo es lo mismo que el Séptimo Sello para los gentiles.

Vamos a ver dónde encontramos esto; hay un lugar donde está bien claro. Esta Gran Trompeta para los judíos, vean ustedes, es lo mismo que el Séptimo Sello para la Iglesia gentil. En la página 149 del libro de Citas, dice (vamos a leer una partecita nada más):

1333 – “… y esa última Trompeta, con el último Sello, será la Venida del Señor”.

¿Qué es la última Trompeta o Séptima Trompeta? Es lo mismo que el Séptimo Sello: es la Venida del Señor. La Séptima Trompeta para el pueblo hebreo es la Venida del Señor, y el Séptimo Sello para la Iglesia gentil es la Venida del Señor.

1333 – “… esa última Trompeta, con el último Sello, será la Venida del Señor. ‘Tocará, y los muertos en Cristo se levantarán primero’. Sólo descansando hasta ese tiempo”.

Ahora hemos visto cómo la Séptima Trompeta y la Venida del Señor es lo mismo. Esa es la Trompeta, Gran Voz de Trompeta, que llama a los hebreos del pueblo de Israel y los junta en este tiempo final. Ahora, todo esto es un misterio en el Programa Divino, que para este Día Postrero sería abierto a todos los hijos e hijas de Dios. Dice:

1149 – “Desde el Mensaje del Séptimo Ángel (mensajero del Séptimo Sello) y Apocalipsis 10 fue el Séptimo Sello, a las Siete Trompetas, entre esas dos veces… ¿Cómo podemos decir esto para hacer que la gente lo vea? Entre esa Sexta Trompeta (y la Sexta Trompeta y el Sexto Sello tocan al mismo tiempo) y entre la Sexta Trompeta y la Séptima Trompeta ha de aparecer un profeta entre los gentiles para llamar la gente otra vez a la original doctrina de Pentecostés, y los dos testigos de Apocalipsis 11 aparecen a los judíos para mandarlos a Jesús, mientras la Iglesia está siendo subida. Todos esos profetas. ¡Amén! La Palabra del Señor no puede fallar. No será una denominación. ¿Lo ven? Lean en su libro y vean que si entre la Sexta y Séptima Trompeta no es inyectado allí adentro con los judíos siendo llamados fuera. Entre la sexta y séptima plaga, pasamos por encima de esos 144.000…”.

Y sigue explicando ahí acerca de estos Sellos y del llamado al pueblo hebreo. El otro verso dice:

1150 – “Ahora, tan pronto como esta Iglesia (...) el misterio del Séptimo Sello es conocido. Y los judíos son llamados por el misterio de la Séptima Trompeta…”.

Ahora, para la Iglesia gentil, el misterio del Séptimo Sello es con el cual Cristo llama a Sus escogidos del Día Postrero, y con el misterio de la Séptima Trompeta Cristo llama a los hebreos. Dice:

“… el misterio del Séptimo Sello es conocido (o sea, esto es para la Iglesia), y los judíos son llamados por el misterio de la Séptima Trompeta, que son dos profetas: Elías y Moisés…”.

Ahí tenemos lo que está prometido para ser cumplido en este tiempo final.

Y esto es lo que les da la fe para ser transformados y raptados a los escogidos del Día Postrero, la fe, la revelación, para ser transformados y raptados; así como la revelación para recibir el perdón de nuestros pecados y lavar nuestros pecados, ¿dónde está la fe, la revelación? En la Primera Venida de Cristo.

Obteniendo la revelación, el conocimiento de la Primera Venida de Cristo, y por… ¿Cómo viene ese conocimiento? Viene por medio del Evangelio de la Gracia. Y el conocimiento de la Segunda Venida de Cristo, el conocimiento del Séptimo Sello viene por medio del Evangelio del Reino, para nuestra transformación.

El misterio de la transformación, vean ustedes, gira alrededor de la Segunda Venida de Cristo. Sin el conocimiento de la Segunda Venida de Cristo ninguna persona —de las que estén vivas en la Tierra— podrá ser transformada y raptada, porque no tendrá la fe, la revelación, que dará la transformación de nuestros cuerpos; y esa fe, esa revelación está en la Segunda Venida de Cristo, o sea, en el Séptimo Sello.

Ahora hemos visto este gran misterio aquí contenido y hemos visto que para el Día Postrero, si no suena esa Trompeta Final, no hay resurrección de los muertos en Cristo ni transformación de nosotros los que vivimos. Esto lo repite nuestro hermano Branham también en diferentes lugares a través de sus conferencias que él dictó en Norteamérica y diferentes naciones.

Vean, el Séptimo Sello y la Séptima Trompeta él dice siempre que es la Venida del Señor. La Venida del Señor para la Iglesia gentil es el Séptimo Sello siendo cumplido y abierto a la Iglesia gentil; y la Venida del Señor para el pueblo hebreo es la Séptima Trompeta sonando y revelando el misterio de Su Venida con Sus Ángeles, con Moisés y Elías.

Y ahora, sabemos que habrá una conexión o entrelace con el pueblo hebreo en el Día Postrero; y ese entrelace es el cual tenemos que estar vigilando, porque podrá producirse de un momento a otro. Y si se produce con personas que pertenezcan al grupo de los 144.000, eso señalaría que el tiempo para los escogidos de entre los gentiles está llegando a su final y que muy pocos faltan de entre los gentiles por ser llamados y juntados. Y, en ese entrelace, si falta alguno de los gentiles de ser llamado y juntado, será llamado y juntado; y si se habrá terminado el recogimiento entre los gentiles, entonces todo será canalizado para los hebreos después de la Obra de Cristo con Su Iglesia gentil.

O sea que tenemos que estar con nuestros corazones bien despiertos, nuestras almas bien despiertas espiritualmente hablando; y nuestros pecados confesados a Cristo y echados en la Sangre del Cordero, de Jesucristo, para que así no estén sobre nosotros; porque de un momento a otro Jesucristo saldrá del Trono de Intercesión en el Cielo; y luego, de ahí en adelante, ya las personas aunque quieran lavar sus pecados en la Sangre de Cristo, ya no habrá Sangre en el Trono de Intercesión en el Cielo para Cristo tener misericordia, extender Su misericordia sobre los gentiles; y ya estará tratando con el pueblo hebreo.

Así que tenemos que estar preparados, porque así como comenzó Cristo con nosotros esa etapa, que ha estado durando muchos años, en la cual hemos estado recibiendo grandes bendiciones…; pero miren, cuando algunos se dieron cuenta, ya había comenzado; pero algunos no vieron el entrelace que hubo en esa nueva edad que comenzó, la Edad de la Piedra Angular: cómo se entrelazó con la edad séptima y cómo el Mensaje subió de la séptima etapa a la Edad de la Piedra Angular, y cómo los escogidos han estado subiendo: ese es un rapto espiritual.

Y el rapto literal que vendrá y la transformación literal que vendrá, será porque ya se habrá producido una transformación espiritual: en el grupo, como grupo, han sido transformados de la parte de las siete edades de la Iglesia gentil a la Edad de la Piedra Angular, de la séptima edad de la Iglesia gentil (que era una edad temporal como las demás) a una edad eterna, la Edad Eterna de la Piedra Angular. Y por lo tanto, esa edad, vean ustedes, es eterna. ¿Por qué? Porque recibió una transformación por medio de la revelación del Séptimo Sello.

Esa edad continuará por toda la eternidad. En la Edad de la Piedra Angular está el Milenio y está todo lo que venga después del Milenio, porque es la Edad Eterna de la Iglesia de Jesucristo.

Nuestros cuerpos también serán transformados, de mortales a inmortales, tendremos un nuevo cuerpo; y entonces estaremos físicamente también inmortales, incorruptibles físicamente, y por consiguiente viviremos durante el Milenio y por toda la eternidad con ese cuerpo sin que se ponga viejo; será un cuerpo para toda la eternidad.

Ahora miren cómo el secreto está ¿bajo qué?, bajo el Séptimo Sello; y para el pueblo hebreo bajo la Séptima Trompeta está el secreto de la Venida del Señor. Y el Séptimo Sello para nosotros y la Séptima Trompeta, vean ustedes, es lo mismo: es la Segunda Venida de Cristo.

Ahora, lo mismo que nosotros recibimos es lo que recibirá el pueblo hebreo; y nadie más sabe nada acerca de ese misterio, sino los escogidos de Dios de la Edad de la Piedra Angular. Ahí es a donde tienen que subir los escogidos de entre los gentiles y los escogidos del pueblo hebreo también.

Cuando vemos este acercamiento que está realizándose en este Día Postrero entre los escogidos de la Edad de la Piedra Angular y el pueblo hebreo, tenemos que estar conscientes de que en alguna forma un entrelace está comenzando a efectuarse en el Programa Divino.

Allá en Guatemala tuvimos parte de la comunidad hebrea de Guatemala. Fue el… era el presidente, o el líder máximo de la comunidad; no de la Embajada ni nada, sino de la comunidad hebrea (o sea, de los hebreos que viven allí en Israel). Su esposa también estuvo, y estaban otras personas más, y sus hijos, y compartieron con nosotros y nosotros con ellos en esa ocasión. Y estuve hablándoles acerca de Jacob y de todo lo que obtuvo al luchar siempre por la Bendición de la Primogenitura: cómo luchó y la compró por un plato de lentejas, luego cómo luchó y obtuvo la bendición de Isaac, luego cómo luchó y obtuvo la bendición del Ángel; y ahí les mostré que esa etapa es la que ha de ser cumplida en estos días.

Y ellos estaban muy contentos allí; y ellos luego nos hablaban que están esperando la Venida del Mesías y todas estas cosas. Y así, pues, estaban muy contentos ellos, y nosotros también con ellos; y fueron unos momentos muy buenos de compañerismo…

Tuvimos unos momentos muy buenos allí en Guatemala; y llevaron literatura también, ya ellos conocían también algo. Y en diferentes países también ya Dios está obrando en favor de ellos; y de un momento a otro se abre por completo la etapa para ellos, se lleva a cabo el entrelace. Y al llevarse a cabo ese entrelace por completo, ya de ahí en adelante para nosotros la bendición aumentará; porque nuestra edad es una edad que va de gloria en gloria en la misma edad, o sea, dentro de la misma edad van las diferentes etapas.

Durante las edades fueron de gloria en gloria; pero cuando terminaba una edad, ahí terminaba la gloria de esa edad. Pero nuestra edad va de etapa en etapa dentro de la misma edad; como el día, cuando amanece, que nace el sol y obtiene la etapa de la mañana, de la madrugada; pero ahí no termina el sol de alumbrar, sino que pasa a otra etapa en donde hay más luz y más calor; y luego pasa a otra etapa, a donde se llega al mediodía; luego se llega a otra etapa de 12 a 3 de la tarde; y así por el estilo, hasta que se cumple el día completo.

Y nuestra edad, nuestra etapa es así, va en aumento como la aurora4. Vamos a ver… En Oseas es que nos habla; y esto, vean ustedes, se cumple en la Iglesia gentil y en el pueblo hebreo. Ahora, la promesa aquí para el pueblo hebreo se cumple en este Día Postrero. Dice (capítulo 6, verso 1 al 3, dice):

“Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará.

Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él”.

¿La resurrección para el pueblo hebreo es para qué día? Para el tercer día, que es el Día Postrero y séptimo milenio. Y ahora, veamos, sigue diciendo:

“… y viviremos delante de él”.

O sea que Israel volverá a ser una nación con un rey, sentado sobre el Trono de David, será la nación de Israel restaurada; y la nación de Israel restaurada, y el Reino de Dios restaurado en medio del pueblo hebreo, y el Reino de David restaurado en medio del pueblo hebreo, es con el Mesías sentado en el Trono de David. Así es como estará la nación hebrea restaurada completamente; y eso es para el tercer día. Dice:

“Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida…”.

¿Cómo está dispuesta su salida? Como el alba, o sea, como la mañana, que va obteniendo más y más luz a medida que el sol va saliendo y va alumbrando más y más.

“Y a los que temen mi Nombre, nacerá el Sol de Justicia, y en Sus alas traerá salvación”5.

En la Segunda Venida de Cristo, que es la Venida del Sol de Justicia, para el pueblo hebreo nacerá el Sol, nacerá un día, un nuevo día como el alba, y obtendrán la Luz de la revelación divina; y serán restaurados como una nación con su propio Rey, que reinará sobre el pueblo hebreo y sobre todas las demás naciones.

Ese será el imperio no de los gentiles, sino el Imperio del Mesías, a nivel mundial. Israel será la cabeza de todas las naciones, pues ahí estará la capital, ahí estará el Trono de David ocupado por el Mesías y ahí estará la administración de ese Reino; y todo el territorio de Israel será el Distrito Federal.

“… y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra”.

Cuando nos habla de la Lluvia tardía y temprana nos habla de la enseñanza de Su Palabra, de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo y de la Primera Venida de Cristo.

“… como la lluvia tardía y temprana…”.

O sea que primero reciben la tardía y después la temprana; o sea, obtienen ese conocimiento.

Ahora, ¿cómo comenzará Dios a obrar con ellos? Vamos a estar preparados y a ser de ayuda y bendición para ellos, porque de un momento se abre esa etapa para ellos. Y así como nos hubiera gustado a nosotros que hubiera habido muchos grupos que nos ayudaran, también ellos desearán que haya personas que les ayuden en todo lo que ellos necesiten.

Pero aquí estará la Iglesia de Jesucristo, que será el instrumento de Cristo con el ministerio del Día Postrero en medio de la Iglesia de Jesucristo para esa labor que Cristo estará haciendo; y después que ya el entrelace esté, entonces nos iremos a la Cena de las Bodas del Cordero.

Bueno, estén a la expectativa y conscientes de estas cosas que han de suceder; y sin ningún fanatismo nosotros, sino personas normales pero con la revelación del Séptimo Sello y de la Séptima Trompeta, para orar por ellos, pedirle a Dios Sus bendiciones. Pero recuerden que cuando entren esos 144.000, o cuando comiencen a entrar, recuerden, ya se cerrará la puerta para los gentiles.

Por lo tanto, aprovechemos bien lo que nos queda (que debe ser muy poco el tiempo) para llevar el Mensaje entre los gentiles, para que se complete el número de los escogidos de Dios entre los gentiles, y también el Mensaje se extienda por todos los países latinoamericanos y caribeños, y la América Latina y el Caribe tenga la oportunidad de entrar al glorioso Reino Milenial de nuestro amado Señor Jesucristo.

Bueno, jóvenes, hasta aquí era un saludito; pero es difícil, pues, comenzar a hablar y solamente decir: “Buenos días y que Dios les bendiga”, porque hay tanto de qué hablar; y estamos viendo a través de todos estos recorridos las cosas que Dios está haciendo, que tenemos que contarles a ustedes de lo que Dios, pues, está realizando en este tiempo final.

Ya Miguel les contó algo y también Benjie, de seguro; pero no les leyó esto (no sé si se los leyó) [Citas, pág. 10-A, párr. 99]:

99 – “¡En el mismísimo minuto en que ese mundo denominacional de afuera comienza a recibir este Mensaje, esa es exactamente la hora de Su Venida; cuando ellos… cuando las vírgenes fatuas comprendieron que no tenían suficiente aceite en sus lámparas y cuando vinieron a golpear la puerta para obtenerlo, ahí fue exactamente cuando la Novia se fue, cuando las vírgenes prudentes se fueron. Ellas no entraron. No. Sus organizaciones no podrán entrar. Ellas no tendrán la oportunidad: en el momento en que el Mensaje esté en circulación, la Iglesia se habrá ido”.

Ahora, vean ustedes, entre las iglesias habrá también un movimiento en donde se darán cuenta que algo ha estado sucediendo, y entre las denominaciones el Mensaje va a estar también moviéndose.

Ahora, entre los grupos denominacionales para este tiempo, miren ustedes, se estará moviendo el Mensaje, porque entre ellos también habrá escogidos de Dios, que recibirán la Palabra para ser colocados en la edad que les corresponde, la Edad de la Piedra Angular; pero los sistemas son los que no entrarán.

Ahora ya estamos viendo en diferentes países de la América Latina y del Caribe que hasta ministros de diferentes grupos evangélicos y pentecostales también, hasta nos han preparado las actividades y han sido ellos los que han realizado todo lo que se requiere para que nosotros estemos predicando en la ciudad de ellos; y esto, pues, es algo sorprendente, porque eso es algo que algunos no se lo esperaban; pero miren, está escrito ahí.

Y ahora, ¿cuándo sería que el Mensaje estaría moviéndose en medio de las denominaciones? En la hora de Su Venida.

O sea que en la hora de Su Venida, o sea, en la hora del Séptimo Sello (vamos a decirlo que lo entendamos más claro), en la hora del Séptimo Sello y ministerio del Séptimo Sello y manifestación del Séptimo Sello, el Mensaje del Séptimo Sello se movería entre agrupaciones evangélicas y pentecostales, como también se va a mover entre los hebreos en este Día Postrero; pero es el mismo Mensaje que se ha estado moviendo entre nosotros.

Vamos a decir, desde el 74 en adelante (podíamos decir desde antes, pero vamos a marcar por ahí con una fecha un año)… del 74 en adelante se ha estado moviendo en forma abierta el misterio del Séptimo Sello a y en medio de la Iglesia de Jesucristo. Y ahora, vean, del 74 al 98 son (¿cómo 33 años, Miguel, ¿por ahí?)… Ah, como… 24 años… 24 años. Del 63 al 98 son 35 años; esa es la otra fecha.

Ahora vean, desde la señal del Hijo del Hombre en el cielo hasta este tiempo van 35 años. No sabemos si se llegue a los 41 años con 8 meses, que es 1 hora delante de Dios; pero eso lo vamos a dejar ahí quietecito; o sea, hay 1 hora ahí, desde el 63 en adelante. ¿Y eso llegaría hasta qué año, Miguel? (5 años más, 5…) Hasta el 2003 o 2004 llegaría; 1 hora delante de Dios desde el 63, febrero 28, hasta el 2003 o 2004. Pero vean ustedes todo lo que ya Dios ha hecho desde el 63 hacia acá.

Y del 63 hacia acá hemos estado viendo también que todas las naciones se han estado lamentando; y cada día se lamentan más y más: problemas económicos, problemas sociales, problemas políticos, problemas militares, todo tipo de problemas; problemas ecológicos también.

En estos días diferentes partes de México estaban cubiertas con humo aun de día, por causa tanto de los fuegos de los bosques como de las cañas (porque queman la caña, parece, también). Y ¿qué más? También hubo lo del volcán también, por ahí cerca de Guatemala o en Guatemala; ahí también todo eso ha estado contribuyendo.

Y aunque la América Latina y el Caribe pues no es una potencia militar… militar nuclear o atómica, con armamentos atómicos, pero mire, tiene los mejores, que son los volcanes. Un volcán nada más, ¿por cuántas bombas da? Por miles de bombas. ¿Cómo puede ser por miles de bombas? Sí, cada vez que hace una erupción, ahí eso equivale no sé a cuántas bombas atómicas, cuando hace una buena erupción; y un volcán que haga 10 o 20, eso equivale a más de un ejército de la nación más poderosa. Pero eso, pues, Dios lo tiene ahí reservado para la renovación de la Tierra.

Los que tienen… Las potencias que tienen poder nuclear pues destruyen; pues, y nosotros con los volcanes pues arreglaremos el terreno, y estará renovado para el Reino Milenial; aunque también los volcanes tapan algunas ciudades. Pues las que no conviene que pasen al Reino Milenial ya son tapadas de una vez, y entrarán al Reino Milenial las que deben entrar al Reino Milenial.

Que Dios nos ayude y que Dios controle siempre los volcanes, que no vayan a tapar a los latinoamericanos y caribeños, sino que hagan la labor que deben hacer esos volcanes; y que todo se cumpla conforme al Libro de la Verdad, a la Palabra de Dios.

Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos, que Dios les guarde, y nuevamente con nosotros Miguel para continuar. Dios les bendiga, y hasta mañana, Dios mediante.

“EL ENTRELACE ENTRE GENTILES Y JUDÍOS”.

[Revisión agosto 2019]

1 Jueces 13:21-24

2 Éxodo 33:20

3 San Juan 1:18

4 Proverbios 4:18

5 Malaquías 4:2

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter