ImprimirImprimir

Muy buenas tardes, amados amigos y hermanos presentes. Es para mí una bendición grande estar con ustedes nuevamente para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final.

Nuestro tema para esta ocasión es EL SECRETO DEL SÉPTIMO SELLO…, LOS SECRETOS DEL SÉPTIMO SELLO QUE SERÁN REVELADOS, secretos que todavía no están revelados, pero que están en proceso de cumplimiento y que serán dados a conocer a todos los hijos de Dios en este tiempo final.

En Apocalipsis, capítulo 8, verso 1 en adelante, dice:

“Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora.

Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas.

Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono.

Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos.

Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto”.

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla.

“LOS SECRETOS DEL SÉPTIMO SELLO QUE SERÁN REVELADOS”.

Tenemos, por ejemplo, los grandes milagros y maravillas que Dios hará en este Día Postrero a nivel mundial, en donde los hebreos despertarán y donde los hebreos verán el cumplimiento de la promesa de la Venida del Mesías, y donde los hebreos dirán: “Este es aquel al cual nosotros estamos esperando”; en donde también lo que fue visto en la Visión de la Carpa (que tuvo el reverendo William Branham) será cumplido completamente; porque él en la Visión de la Carpa, antes de ver los milagros y maravillas que fueron manifestados allí, hubo otras cosas que sucedieron antes, en donde también vio a la Columna de Fuego moverse de donde él estaba e irse a otro lugar y hablar a otra persona.

Esto nos habla de la Columna de Fuego, el Espíritu Santo terminando Su ministerio manifestado en nuestro hermano Branham y terminando Su labor con él, y pasando hacia adelante para comenzar con otra persona, y revelarle a otra persona, hablarle a otra persona las cosas que él debía saber; y luego lo encontramos (al Espíritu de Dios) manifestado en el lugar donde está esa otra persona y llevando a cabo milagros y maravillas luego, cuando se llega a esa etapa de orar por los enfermos.

Así que esa etapa, en la parte literal todavía está por ser revelada en cuanto a su cumplimiento y en cuanto a todo lo que conlleva esa parte; aunque en lo espiritual se está cumpliendo, pero falta la parte literal también de esa etapa.

Y ahora, vean ustedes que habrá una bendición grande bajo esa etapa también para muchas personas que estarán obteniendo muchos beneficios de esa manifestación; pero en lo espiritual es la parte más importante para los hijos e hijas de Dios, en donde recibimos esas bendiciones espirituales de parte de Dios.

Vean ustedes cómo, así como el templo en medio del pueblo hebreo tenía un lugar pequeño, que era el lugar santísimo, donde estaba el arca del pacto, ahora en el Templo espiritual de Cristo tenemos —en el Cuerpo Místico de Cristo— un lugar pequeño, que es la Edad de la Piedra Angular; y ahí es donde Cristo estaría manifestado en el Día Postrero llevando a cabo Su Obra correspondiente a este tiempo final en la construcción del Lugar Santísimo de Su Templo espiritual, en donde se manifestará en toda Su plenitud en el Día Postrero, y en donde los muertos en Cristo serán resucitados en cuerpos eternos y nosotros los que vivimos seremos transformados.

Ahora vean, tenemos la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos; misterio que no ha sido todavía revelado; aunque nos ha sido dada la revelación que nos da la fe para ser transformados y raptados, pero el misterio de la transformación y el misterio del rapto y el misterio de la resurrección es algo que todavía no ha sido cumplido, porque ese es un misterio.

Y cuando los muertos en Cristo sean resucitados en cuerpos eternos, ese misterio estará abierto completamente; y cuando nosotros seamos transformados, el misterio de la transformación estará cumplido; y ya ahí veremos, y entonces ya para nosotros no será ningún misterio nuestra transformación, porque ya la tendremos.

Y el día literal (día de 24 horas) y la hora literal (de 60 segundos), encontramos que no sabemos cuál es; cuándo será el día literal de los nuestros y hora literal de las nuestras, cuándo será el día y la hora de la resurrección de los muertos en Cristo y de la transformación de nosotros los que vivimos; tampoco sabemos el mes ni el año de los nuestros.

Pero ha de cumplirse la resurrección de los muertos en Cristo para todas las personas que han sido miembros del Cuerpo Místico de Cristo y han muerto físicamente. Y la transformación de nosotros los que vivimos, aunque no sabemos qué día de los nuestros, y qué hora y qué mes de los nuestros será esa transformación, sabemos que será para los escogidos de Dios que en el Día Postrero son llamados y juntados con la Gran Voz de Trompeta y colocados en la Edad de la Piedra Angular, en la Edad de Oro de la Iglesia de nuestro amado Señor Jesucristo.

Pero cuando seamos transformados ya ese misterio estará dado a conocer, porque ya podremos mirar el calendario y ver en qué año estamos y ver en qué mes estamos y ver en qué día estamos; y miramos el reloj y miramos la hora en que estamos, y ya todo eso será un misterio revelado para todos nosotros. Mientras tanto estamos esperando el momento de nuestra transformación y de la resurrección de los muertos en Cristo.

Y el misterio de quién será el último de los escogidos, ese es un misterio también; porque cuando entre hasta el último de los escogidos, entonces se completará así el número del Cuerpo Místico de Cristo; y los muertos en Cristo resucitarán primero y nosotros los que vivimos seremos transformados. Ahora, es un misterio de quién es el último de los escogidos de Dios.

Y una cosa sí sabemos: cuál es el último de los mensajeros de la Iglesia de Jesucristo. Y con ese mensajero y en la edad de ese mensajero es que entrará el último de los escogidos de Dios.

Y ahora, ¿quién será? No lo sabemos; y por eso llevamos el Mensaje por todos los lugares, hasta que entren todos los escogidos de Dios, incluyendo el último de los escogidos de Dios.

Y así será que se completará la Obra de Jesucristo en Su Iglesia en este Día Postrero, y así es como seremos nosotros adoptados en este Día Postrero.

Miren, los escogidos de Dios de cada edad de la Iglesia gentil trabajaron en la Obra de Cristo, pero no les llegó el tiempo de la adopción. ¿Por qué? Porque no vivieron en el Día Postrero ninguno de ellos, sino que ellos vivieron en las siete edades de la Iglesia gentil, que no corresponden al Día Postrero; y en el Día Postrero es que la adopción de los escogidos de Dios, de los hijos de Dios, será realizada, la adopción del cuerpo, que es la transformación de nuestros cuerpos.

Pero por cuanto los que vivieron en edades pasadas pertenecen al Cuerpo Místico de Cristo, la adopción de ellos se convertirá en una realidad cuando sean resucitados en cuerpos eternos; y nosotros los que vivimos, al ser transformados, seremos y estaremos adoptados como hijos e hijas de Dios en la Casa de Dios; y seremos iguales a nuestro hermano mayor, Jesucristo nuestro Salvador, a imagen y semejanza de Él. Y ya entonces, de ahí en adelante, todo el poder y la autoridad que perdió Adán y Eva en la caída estará restaurada a todos los hijos e hijas de Dios; y por eso es que reinaremos con Cristo sobre el planeta Tierra, porque tendremos todo el poder y autoridad que Adán y Eva perdieron en la caída.

Siendo reyes y sacerdotes, cuando seamos revestidos de ese poder en toda Su plenitud con la transformación de nuestros cuerpos, ya entonces podemos comenzar una labor en el Programa Divino, la cual será revelada en esos días. ¿Cómo será? Dejemos que lleguen esos días; porque en esos 30 o 40 días no vamos a estar con los brazos cruzados aquí en la Tierra, sino que estaremos trabajando también en la Obra de Cristo sin las limitaciones que tenemos en la actualidad.

Ahora, esas son cosas que serán reveladas más adelante, porque serán cosas que estarán sucediendo; y a medida que estén sucediendo, las estaremos viendo en las Escrituras y estaremos viendo que es el cumplimiento de lo que Él ha prometido para ese momento.

Mientras tanto, mantenemos la Palabra profética en nuestras almas, esperando el cumplimiento de toda promesa que falte por ser cumplida bajo el Séptimo Sello; porque toda promesa hecha para ser cumplida bajo el Séptimo Sello será cumplida; y todas las cosas que corresponden a este tiempo final, luego de las siete edades de la Iglesia gentil, todas están bajo el Séptimo Sello.

Por eso es que aun los ministerios de los Dos Olivos están también bajo el Sexto Sello y bajo el Séptimo Sello. ¿Por qué? Porque el Sexto Sello, vean ustedes, está…, el Sexto Sello está bajo los ministerios de Moisés y Elías, y el Séptimo Sello está bajo el ministerio de Jesús; y por cuanto el ministerio de Jesús viene con Moisés y Elías, ahí se juntan el Séptimo Sello y el Sexto Sello.

Por eso la Séptima Trompeta, como el Séptimo Sello, son la Venida del Señor, que es la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles en el Día Postrero; y ese misterio ya está abierto a los escogidos de Dios; y este es el misterio bajo el cual los escogidos de Dios son llamados y juntados, los escogidos de entre los gentiles y los escogidos del pueblo hebreo.

Ahora, hay cosas que todavía no, no son dadas a conocer a los escogidos de Dios, porque interrumpiría el Programa que Cristo está llevando a cabo en este Día Postrero; pero todas las cosas las hemos de conocer a medida que Él vaya dándolas a conocer a nosotros en este tiempo final.

Vean, en la página 34 y página 35 del mensaje “El rapto” vamos a ver algo aquí… Página 13 de este mensaje dice:

“Allí lo tiene usted, de nuevo vemos la ceguedad pasando por alto las cosas de Dios como si no tuvieran ningún significado para ellos. Se burlan de la Verdad. Eso es lo que dice la Biblia.

Pero para la Iglesia (la Novia), el rapto es una revelación. Esto es revelado a ella —es una revelación. La verdadera Novia de Cristo estará esperando la revelación del rapto.

Ahora esto ciertamente es una revelación, porque revelación es fe. Uno no puede tener una revelación sin que sea fe. Fe es una revelación porque es una cosa que ha sido revelada a usted. Fe es algo que ha sido revelado a usted así como fue con Abraham, quien podía pasar por alto, como si ni aun hubiese sucedido (o sea, podía pasar por alto cualquier cosa contraria a la fe de él), todo lo que venía en contra de lo que ya le había sido revelado (o sea, podía pasar por alto todo lo que venía en contra de lo que ya le había sido revelado). Ahora, fe es la revelación de Dios. La Iglesia es edificada sobre una revelación (sobre revelación)”.

Y ahora, la Iglesia de Jesucristo pasará por alto toda cosa que venga en contra de lo que ya le ha sido revelado a ella. O sea, toda cosa que venga en contra de la Segunda Venida de Cristo, toda cosa que venga en contra de Moisés, de Elías y de Jesús (en contra de esos ministerios), todas esas cosas que vengan en contra, la Iglesia de Jesucristo las pasará por alto, no les dará importancia, no les dará atención.

Pueden criticar todo lo que quieran criticar, pero eso a la Iglesia de Jesucristo no le afectará para dejar de creer en la Segunda Venida de Cristo con Sus Ángeles en el Día Postrero, no le afectará para dejar de creer en la Venida del Hijo del Hombre con Moisés y Elías; ella permanecerá firme creyendo lo que Cristo le ha revelado.

Y ahora, veamos lo que nos dice en la página 34 y 35 del mensaje “El rapto”. (Estábamos leyendo el mensaje “El rapto”; leímos la página 13). Vamos a ver lo que dice en la página… En la página 34 y 35, hablando con relación al pueblo hebreo, dice:

“Pensé: Oh, mi Dios. Algún día habrá un trompetazo del Cielo (esto es para la resurrección de los muertos) ‘y los muertos en Cristo resucitarán primero’”.

Ahora, en Apocalipsis, capítulo 1, verso 10 al 11, veamos lo que nos dice:

“Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta (ahí tienen el trompetazo),

que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último”.

¿Quién es el Alfa y Omega?, ¿quién es el primero y el último? Nuestro amado Señor Jesucristo.

Y en Apocalipsis, capítulo 4, verso 1, dice:

“Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de éstas”.

Ahí tenemos nuevamente el trompetazo del Cielo. Es la Voz de Cristo hablando desde el Cielo a Su Iglesia a través de Su Ángel Mensajero. Es la única forma en que podemos escuchar la Voz de Cristo de edad en edad: por medio del ángel mensajero correspondiente a cada edad.

Y ahora, este trompetazo del Cielo es esa Gran Voz de Trompeta o Trompeta Final, que es lo mismo que los siete truenos de Apocalipsis, capítulo 10, verso 1 al 11, que es la Voz de Cristo clamando como cuando ruge un león y los siete truenos emitiendo sus voces.

“Algún día habrá un trompetazo del Cielo ‘y los muertos en Cristo resucitarán primero’. Todos aquellos santos de la antigüedad, quienes están esperando un sonido fuerte, saldrán primero para entrar en la resurrección (todos los santos del Nuevo Testamento, vean ustedes, resucitarán), y nosotros seguiremos directamente en la fila que irá marchando hacia el Cielo, cuando estos cuerpos mortales serán cambiados y serán como Su glorioso Cuerpo (¿ve?, como el de Él). ¡Qué desfile tan magnífico será éste cuando uno de estos días empiece su marcha hacia el Cielo en el día del rapto que está por venir! Orgullosamente estaremos desplegando la sangre del Señor Jesucristo sobre nuestros pechos y el Mensaje de Dios para la hora en que cada uno ha vivido”.

Él está aquí viendo una marcha, la marcha o desfile de la independencia; y ahora, vean, compara con el desfile de la independencia el desfile que habrá con la resurrección de los muertos y la transformación de nosotros los que vivimos.

“Ahora mire, ya…”.

Dice:

“Esa es la hora que anhelamos, hermano.

Ahora mire, ya en conclusión. El primer rapto ya pasó; el segundo está a la mano ahora mismo; y el tercero se relaciona con los dos testigos de Apocalipsis 11:11-12 (vamos a decir, verso 3 al 12). Y estos son los dos testigos que vuelven con el Espíritu de Cristo (¿Con qué vienen estos Dos Testigos? Con el Espíritu de Cristo) para testificar a los judíos, así como José hizo con sus hermanos”.

¿Cómo vienen los Dos Testigos? Para testificar, como hizo José con sus hermanos. ¿Por qué? Porque por medio de esta manifestación del Espíritu de Cristo en y bajo estos ministerios que estará operando, será que Cristo, nuestro José, se estará revelando al pueblo hebreo, les estará testificando.

Ahora, podemos ver el por qué los ministerios de Moisés, de Elías y de Jesús: porque son los ministerios que estará el Espíritu Santo operando en Su manifestación a través de Su Ángel Mensajero.

Es el Espíritu Santo, el Ángel del Pacto, el que estará manifestado en la Tierra en carne humana en Su Ángel Mensajero operando estos ministerios nuevamente, porque estará obrando a través de Su Ángel Mensajero como obró con Moisés, como obró con Jesús y como obró con Elías; y eso es los ministerios de Moisés, de Elías y de Jesús manifestados en el Día Postrero en el Ángel Mensajero del Señor Jesucristo. ¿Quién los manifiesta? El Espíritu Santo, el Ángel del Pacto. Vienen los Dos Olivos con el Espíritu de Cristo.

Por eso en Apocalipsis, capítulo 7, verso 2 en adelante, el Ángel que sube de donde nace el sol viene con el Sello del Dios vivo, y el Sello del Dios vivo es el Espíritu Santo, el Espíritu de Cristo; y por eso es que son llamados y juntados 144.000 hebreos. Es el Espíritu de Cristo, el Espíritu Santo, el Ángel del Pacto, el que por medio de Su Ángel Mensajero estará llamando y juntando a todos los escogidos del pueblo hebreo, 144.000 hebreos; y antes habrá llamado y juntado a los escogidos de entre los gentiles y habrá completado el número del Cuerpo Místico del Señor Jesucristo.

Él estará hablando, y esa es la Voz del Ángel Fuerte que desciende del Cielo clamando como cuando ruge un león y los siete truenos emitiendo sus voces. Ese es el trompetazo del Cielo que la Iglesia de Jesucristo en el Día Postrero estaría escuchando; y estaría así entendiendo Su Mensaje, Su llamado, y subiría arriba, a la Edad de la Piedra Angular.

Subir a la Edad de la Piedra Angular, eso es un rapto espiritual; y luego se materializará el rapto literal, cuando nosotros seamos transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero; pero primero hay que estar en ese rapto espiritual, subiendo de la séptima edad a la Edad de la Piedra Angular.

Y ahora, vean cómo Cristo también, el cual ha estado de edad en edad, Él sube… en el Día Postrero Él sube, y vamos a ver cómo es que Él sube. Dice1:

“Y al mismo tiempo que el diablo cae del Cielo y se encarna en un hombre, el Espíritu Santo sube y viene encarnado en un hombre”.

Y ahora vamos a ver cómo sube y viene encarnado en un hombre.

El Espíritu Santo, el cual es Jesucristo en Espíritu Santo, el Ángel del Pacto, el cual ha estado de edad en edad manifestado en cada ángel mensajero, ha venido subiendo de edad en edad en el Cuerpo Místico de Cristo y viajando por los territorios donde se ha cumplido cada edad de la Iglesia gentil; y de la séptima edad de la Iglesia gentil sube a la Edad de la Piedra Angular; y al subir a la Edad de la Piedra Angular, entonces se hace carne en Su Ángel Mensajero y viene encarnado en la Edad de la Piedra Angular en el Día Postrero, para llevar a cabo la Obra correspondiente al Día Postrero.

Y ahora podemos ver cómo es que Él viene.

Mire, aquí también, en la página 146, dice:

“191. Pero cuando Cristo venga, una espada saldrá de Su boca como un relámpago (esa es la Palabra saliendo de Su boca, el Mensaje del Evangelio del Reino). Saldrá y aniquilará sus enemigos, y echará fuera al diablo. Cortará todo lo demás y Su vestidura será teñida en sangre, y sobre Su muslo estará escrito: ‘El Verbo de Dios’. Amén. Él viene con Su Ejército del Cielo”.

Ahí podemos ver la Venida del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis; y eso sencillamente será lo que dice Dios aquí por medio de nuestro hermano Branham, en la página 256 [Los Sellos]:

“121. Pero cuando nuestro Señor aparezca sobre la Tierra, Él vendrá sobre un caballo blanco como la nieve, y será completamente Emmanuel —la Palabra de Dios encarnada en un hombre”.

Y si encontramos ese hombre (que es el Ángel del Señor Jesucristo), encontraremos al Ángel del Pacto, al Ángel de Jehová, a Jesucristo en Espíritu Santo manifestado en Su Ángel Mensajero hablándonos todas estas cosas que deben suceder pronto, y dándonos a conocer las que ya han sido cumplidas, y preparándonos para ser ya transformados y raptados, y llamando y juntando a los escogidos que faltan para completar el Cuerpo Místico de Jesucristo.

Ahora vean todas las cosas que bajo la manifestación de Jesucristo en Espíritu Santo en Su Ángel Mensajero estarán sucediendo en el Día Postrero.

Todos los eventos proféticos para el Día Postrero estarán girando alrededor del Séptimo Sello, alrededor de la Segunda Venida de Cristo, de la Venida del Ángel que era diferente a los demás. Ese es el misterio grande bajo el Séptimo Sello: es el misterio de la Venida del Ángel del Pacto velado en carne humana en Su Ángel Mensajero.

Ahora, en Su Venida encontramos que serán cumplidas todas las profecías relacionadas a la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles; toda profecía relacionada a la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles debe ser cumplida para ese tiempo bajo esa manifestación.

El precursor de la Segunda Venida de Cristo dice que toda profecía debe ser cumplida para ese tiempo, y para ese tiempo será el reto en el Monte de Sion. Vean, dice en la página 190 del libro de Las Edades, el precursor de la Segunda Venida de Cristo dice:

“Luego en la lluvia tardía vendrá un reto semejante a aquel en el Monte Carmelo. Fíjese bien en esto para que lo vea en la Palabra. Juan fue el precursor de Malaquías 3. Él sembró la lluvia temprana y fue rechazado por las organizaciones de su día. Jesús vino y tuvo un reto en el Monte de la Transfiguración. El segundo precursor de Cristo sembrará para la lluvia tardía. Jesús será el reto entre las denominaciones y los credos porque Él vendrá para respaldar Su Palabra y para llevar a Su Novia en el rapto. El primer reto fue en el Monte Carmelo; el segundo fue en el Monte de la Transfiguración; y el tercero será en el Monte Sion”.

Y en la página… También tenemos la página 365 y 366 del libro de Las Edades; hablando del precursor de la Segunda Venida de Cristo, dice:

“30. Aunque él no será popular, sí será vindicado por Dios. Así como Jesús vindicó a Juan, y el Espíritu Santo vindicó a Jesús, nosotros podemos tener la confianza que este hombre será primeramente vindicado por el Espíritu obrando en su vida con hechos de poder que serán indiscutibles y no hallados en ningún otro lugar; y Jesús mismo, al volver, le vindicará, así como lo hizo con Juan. Juan testificó que Jesús venía. Este hombre también, como Juan, testificará que Jesús viene. Y el mismo regreso de Cristo probará que este hombre en verdad era el precursor de Su Segunda Venida. Esta será la evidencia final de que este hombre es en verdad el profeta de Malaquías 4, porque Jesús mismo aparecerá al fin de la edad gentil. Entonces será demasiado tarde para aquellos que le han rechazado”.

Aquí podemos ver el paralelo que hay entre el precursor de la Primera Venida de Cristo y la Primera Venida de Cristo, con el precursor de la Segunda Venida de Cristo y el precursado en el Día Postrero.

¿Qué fue la venida del precursor? Fue un profeta, el mensajero de la séptima edad de la Iglesia hebrea bajo la Ley. ¿Y qué es el precursor y quién es el precursor de la Segunda Venida de Cristo? El séptimo ángel mensajero de la séptima edad de la Iglesia gentil, el reverendo William Branham, que vino con el espíritu y virtud de Elías; el Espíritu Santo en él operando el ministerio de Elías por cuarta ocasión, como lo operó por tercera ocasión en Juan el Bautista.

¿Y qué fue la Primera Venida de Cristo? Fue la Venida del Ángel del Pacto, del Ángel de Jehová, velado en carne humana; eso fue la Venida del Verbo en carne humana.

¿Y qué será la Venida del precursado en el Día Postrero? Será la Venida de la Palabra, del Verbo, la Palabra encarnada en un hombre, en el Día Postrero.

A ese es al cual el reverendo William Branham le ha estado preparando el camino a través de todas sus predicaciones, cuando ha hablado acerca de la Venida del que vendrá después de él; y él ha señalado que será la Venida del Ángel del Pacto, del Ángel de Jehová, del Verbo, de la Palabra encarnada en un hombre.

Pero ese hombre no será el Señor Jesucristo, sino que será el Ángel Mensajero de Jesucristo de la Edad de la Piedra Angular y Dispensación del Reino, en donde estará Jesucristo, el Ángel del Pacto, manifestado en carne humana en el Día Postrero; y así será como el cumplimiento de la venida del precursor y precursado estará plenamente cumplida en el Día Postrero.

Y ya el precursor se fue, pero dejó su Mensaje claro de lo que sería la Venida del Señor: sería la Venida del Ángel del Pacto, del Ángel de Jehová, del Ángel Fuerte que desciende del Cielo en Apocalipsis, capítulo 10, verso 1 en adelante, y el Jinete del caballo blanco de Apocalipsis, capítulo 19, que viene del occidente; y eso es la Venida del Ángel que era diferente a los demás, que apareció en febrero 28 de 1963 en esta nube que fue tomada en fotos y publicada en revistas norteamericanas.

La Venida de este Ángel manifestado en carne humana en el Día Postrero —ya no en uno de los ángeles de las siete edades, sino en el Ángel de la Edad de la Piedra Angular, que es el Ángel del Señor Jesucristo— será la Venida del Ángel del Pacto, la Venida del Ángel de Jehová nuevamente en carne humana, como fue la Venida del Ángel del Pacto dos mil años atrás el cumplimiento de la Primera Venida de Cristo como el Cordero de Dios; y para el Día Postrero será la Venida del Ángel del Pacto como el León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo.

Ahora podemos ver el misterio de Su Venida y podemos ver también algunos misterios que todavía no han sido revelados; pero que así como Él nos ha revelado ya los misterios que ya conocemos, también nos dará a conocer los que faltan de ser conocidos; y, a medida que va pasando el tiempo, vamos obteniendo más conocimientos de estos misterios que faltan por ser cumplidos. Y mientras se cumplen los que faltan, estamos teniendo las profecías que hablan de esos misterios que tienen que ser cumplidos.

O sea que no podemos apartarnos de esas profecías que están en la Biblia (tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento) y también en los mensajes del reverendo William Branham, a través de los cuales Dios nos ha dado más luz acerca de esas profecías; porque Dios, cuando envía un profeta profetizando acerca de las cosas que han de suceder (las cuales ya han sido mencionadas desde el Antiguo Testamento y Nuevo Testamento), lo que Él hace es que nos da más luz acerca de lo que ya está prometido.

O sea, cuando encontramos a nuestro hermano Branham que dice: “Del occidente vendrá un Jinete en un caballo blanco. Recorreremos esta senda otra vez” o “una vez más”2, él ahí está profetizando de la Segunda Venida de Cristo, está profetizando de la Venida del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis, 19, que es la Venida de la Palabra encarnada en un hombre; y ahí él está dando más luz, porque está señalando el territorio de donde viene ese Jinete en ese caballo blanco: está señalando que es del occidente (o sea, del oeste), del territorio americano.

Y ya la séptima edad de la Iglesia gentil se cumplió en Norteamérica, y solamente queda del continente americano la América Latina y el Caribe. Es de la América Latina y del Caribe que la promesa del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19 sería cumplida.

Y ahora, cuando Dios nos habla acerca del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19, y toma todo lo que ya fue hablado en el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento, y lo que fue hablado por el reverendo William Branham, y lo trae a nosotros y abre todo ese misterio a nosotros, ¿qué está haciendo? Nos está dando la luz, luz sobre todas esas promesas de la Venida del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19, y nos está mostrando el misterio del Séptimo Sello. O sea que ya no está profetizando, sino abriendo la profecía; ya no está profetizando, sino que está dando a conocer todas esas profecías siendo cumplidas en el Día Postrero.

Pero cuando nos habla de cosas que han de suceder más adelante, está profetizando de lo que ha de venir, dándonos más luz acerca de esas profecías que ya están habladas.

Por ejemplo, si ustedes buscan a través de la Escritura todas las cosas que Cristo habló, todas las profecías de Jesucristo, ustedes encontrarán que ya otros profetas habían hablado, habían profetizado acerca de esas cosas; pero cuando Jesucristo habló, profetizó sobre esas cosas, dio más luz acerca de esas cosas.

Por ejemplo, cuando profetizó de la destrucción de Jerusalén, ya otros profetas habían profetizado también de la destrucción de Jerusalén; pero ahora Jesucristo explica por qué iba a ser destruida Jerusalén y el templo: por cuanto no conocieron el día de Su Visitación, el día en que Dios los visitó3.

El Ángel del Pacto los visitó en carne humana, en aquel velo de carne llamado Jesús; y, por causa de no conocer el tiempo de Su visitación, no recibieron la bendición de Dios para ese tiempo; y cuando uno pierde la bendición de Dios solamente queda el juicio de Dios.

Pero la bendición viene primero. Por eso es que hay que agarrar la bendición de Dios cuando viene ante nosotros en el tiempo que nos toca vivir, porque después lo que vendrá será el juicio divino. Por eso la bendición viene para la Iglesia gentil primero, y después vendrá el juicio de la gran tribulación.

Los que no agarraron la bendición de Dios pues se quedarán para agarrar el juicio divino que vendrá después, por cuanto no conocieron el día de la Visitación del Ángel del Pacto, del Ángel de Jehová, en medio de Su Iglesia en el Día Postrero.

Ahora vean por qué la Iglesia pasará, parte de la Iglesia (o sea, parte del cristianismo) pasará por la gran tribulación: porque no reconocerán el tiempo de la Visitación del Ángel del Pacto a Su Iglesia en el Día Postrero, esa Visitación Divina que está prometida a través del Antiguo Testamento y Nuevo Testamento para el Israel celestial y luego para el Israel terrenal.

Y ahora, estando nosotros viviendo en el tiempo de la Visitación Divina, estamos viviendo en un tiempo paralelo al de nuestro amado Señor Jesucristo; por lo tanto, todo será paralelo a lo que sucedió en el tiempo de la Primera Venida de Cristo.

El territorio de Galilea de los gentiles, que está compuesto por Zabulón y Neftalí y otros territorios, ahora en el Israel celestial corresponde al territorio latinoamericano y caribeño, donde el Hijo del Hombre como el relámpago estará resplandeciendo; pues Cristo hablando de la Venida del Hijo del Hombre dijo que sería como el relámpago. En San Mateo, capítulo 24 y verso 27 (vamos a ver), dice:

“Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre”.

¿Dónde se muestra? En el occidente; y el occidente es el territorio americano, es el continente americano, al cual pertenece la América Latina y el Caribe; y es en la América Latina y el Caribe donde el Hijo del Hombre como el relámpago estará resplandeciendo en Su Venida con Sus Ángeles en el Día Postrero en medio de Su Iglesia gentil, dándonos la luz, la revelación de Su Venida con Sus Ángeles, para poder ver Su Venida y poder reconocer el ministerio de Sus Ángeles en el Día Postrero con la Gran Voz de Trompeta del Evangelio del Reino llamando y juntando a todos los escogidos de Dios.

Esta manifestación del Espíritu Santo, del Ángel del Pacto en Su Ángel Mensajero operando estos misterios de Moisés, de Elías y de Jesús, llegará a tal grado que cuando haya cumplido la labor el Ángel de Jesucristo, la labor ministerial en medio de Su Iglesia, en medio de la Iglesia de Jesucristo en la Edad de la Piedra Angular, recibirá la adopción, que es la transformación de su cuerpo; y luego todos los muertos en Cristo también resucitarán en cuerpos eternos y nosotros los que vivimos también seremos todos transformados en este Día Postrero.

Pero de la Iglesia de Jesucristo, para el Día Postrero, uno llegará a madurez, uno llegará a la etapa de adopción. Y si hubiera sido San Pablo, pues con la adopción de San Pablo el grupo de San Pablo tenía que ser adoptado también; si hubiera sido con el segundo ángel mensajero, pues el segundo ángel mensajero (al llegar al final de su ministerio) recibiría la adopción, sería transformado, y el grupo suyo también.

Pero eso será para el Día Postrero; y ya todos ellos partieron y no recibieron la adopción. ¿Por qué? Porque está reservada la adopción para el Día Postrero, en donde estará un siervo fiel y prudente (el cual es el Ángel de Jesucristo) en la Casa de Dios, en la Iglesia de Jesucristo, dándoles el alimento a tiempo, y llamando y juntando a todos los escogidos de Dios en la Casa de Dios para que coman el alimento espiritual de la Palabra de Dios revelada en este Día Postrero; para que coman el Maná escondido, que es la revelación de Jesucristo como el León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo.

Y cuando la Obra del siervo fiel y prudente haya llegado a su final y esté toda la Casa de Dios reunida —estén todos los escogidos de Dios reunidos, haya llegado hasta el último de los escogidos de Dios—, ese siervo fiel y prudente, dice Jesucristo que lo adoptará, cuando Él dijo en San Mateo, capítulo 24 y versos 44 al 47:

“Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?

Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.

De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá”.

O sea, será adoptado y estará adoptado con un cuerpo eterno; y el grupo al cual él le estará dando el alimento espiritual también será adoptado.

Y serán transformados los escogidos de Dios del Día Postrero, pues estarán bajo el ministerio del Ángel Mensajero de Jesucristo, el siervo fiel y prudente del Día Postrero; los muertos en Cristo resucitarán también en el Día Postrero; y todos juntos estaremos con el cuerpo glorificado, cuerpo eterno y espíritu teofánico eterno también.

Y de ahí en adelante, ya con los hijos e hijas de Dios adoptados se estará cumpliendo la manifestación de los hijos de Dios, los hijos de Dios manifestados, porque ya estarán libertados o liberados de la mortalidad; estarán libertados del cuerpo mortal porque tendrán un cuerpo eterno y estarán ya en la Tierra con el cuerpo eterno, por lo tanto estarán como inmortales aquí en la Tierra; y por consiguiente, este planeta Tierra tendrá seres inmortales viviendo en cuerpos eternos.

Y ahí, para ese tiempo, cuando tengamos el nuevo cuerpo, el poder de Dios en toda su plenitud estará manifestado. Y todos siendo iguales a Jesucristo, adoptados, con cuerpos eternos y espíritus teofánicos eternos, no habrá nada que no pueda ser realizado en el Programa de Dios. Y lo que no ha podido suceder en dos mil años estará sucediendo en un corto tiempo, bajo la manifestación plena de Dios, del Ángel del Pacto en y con Su Iglesia en el Día Postrero.

Ahora, hay cosas que no han sido reveladas todavía con relación a las cosas que estarán sucediendo en ese tiempo; pero para ese tiempo se estará dando testimonio tanto a las vírgenes fatuas y también al mundo entero, y también el pueblo hebreo estará escuchando la Voz de Dios. Para ese tiempo en que ya estaremos transformados, ya Cristo habrá salido del Trono de Intercesión en el Cielo; no habrá Sangre allí en el Trono de Intercesión, por lo tanto el juicio divino luego vendrá sobre la raza humana.

Ahora podemos ver que ahí hay cosas que todavía no están reveladas, porque hay que dejar que llegue ese momento; pero tenemos las profecías que hablan de las cosas que van a estar sucediendo en ese tiempo, y se tienen que materializar todas esas profecías. Y si en el tipo y figura, en el Antiguo Testamento, se cumplieron, entonces se tienen que cumplir en el Día Postrero, se tienen que materializar.

Por eso fue que cuando Moisés recibió la orden de sacar agua de la roca en la primera ocasión4, y Dios le dijo que hiriera la roca con la vara: la hirió y le dio agua al pueblo; tipo y figura de la muerte de Cristo, que es la Roca eterna, tipo y figura de Cristo muriendo en la Cruz del Calvario para darnos el Agua de vida eterna, para darnos salvación, para darnos Su Espíritu.

Y ahora, en la segunda ocasión en que el pueblo necesitaba agua, Dios le dijo a Moisés5: “Ve a la roca y le hablas”. Eso fue una roca de otro lugar, pero también representaba a Cristo; pero representaba a Cristo en Su Segunda Venida.

La primera roca representaba a Cristo en Su Primera Venida, que tenía que ser herido en la Cruz del Calvario, por eso le dio orden de herir la roca la primera vez, y allí estaba el tipo y figura de la muerte de Cristo en la Cruz del Calvario; pero para la segunda ocasión Dios le dijo: “Háblale a la roca”, no le dijo que hiriera la roca, sino: “Háblale a la roca”.

Moisés, al tomar la vara (que es la Palabra de Dios, representa la Palabra de Dios) y herir la roca, causó enojo a Dios, porque la Segunda Venida de Cristo no es para ser crucificada Su Venida en la Cruz del Calvario, sino que Su Venida es para traer la bendición a Su Iglesia en el Día Postrero; y Moisés hiriendo la roca colocó en ese simbolismo un tipo y figura de una crucifixión para la Segunda Venida de Cristo.

Y por cuanto no puede ser una crucifixión literal, porque ya fue realizada, entonces hay dos cosas que tienen que suceder a causa de lo que Moisés hizo allá.

Una, la crucifixión espiritual de la Segunda Venida de Cristo por los gentiles. Así como los hebreos pidieron la crucifixión de Cristo y el imperio romano la efectuó, ahora los gentiles producirán esa crucifixión espiritual a la Segunda Venida de Cristo; y todo lo que hablen en contra de la Segunda Venida de Cristo contará como esa segunda crucifixión.

Y la otra cosa es que Apocalipsis, capítulo 11, pasará por una etapa señalada ahí en la Escritura, de la cual ahora no vamos a hablar mucho porque hay que dejar que esa etapa se cumpla.

Ahora, vean ustedes por qué Dios se enojó con Moisés y le dijo: “Por cuanto no creíste a lo que te hablé, y no me glorificaste y te glorificaste tú mismo, no pasarás el pueblo a la tierra prometida, y tú no pasarás a la tierra prometida”. Vean, Moisés estaba enojado cuando hirió la roca.

Y todo el que hiera la Roca, lo estará haciendo enojado en contra de la Segunda Venida de Cristo; porque vendrá en una forma tan sencilla que muchos se levantarán en contra de la Segunda Venida de Cristo, porque no creerán en la Segunda Venida de Cristo; y se levantarán en contra de la Segunda Venida de Cristo, hablarán en contra, y eso les contará como una segunda crucifixión.

Y ahora, vean ustedes el por qué tampoco entrarán a la tierra prometida del nuevo cuerpo y a la tierra prometida del glorioso Reino Milenial los que se levanten en contra de la Segunda Venida de Cristo; porque en Su Venida Él nos trae las bendiciones para que podamos entrar a la tierra prometida del nuevo cuerpo y a la tierra prometida del glorioso Reino Milenial, y podamos ser transformados e ir a la Cena de las Bodas del Cordero.

Por eso es que para el Día Postrero los escogidos estarán bien agarrados de la Palabra de Dios y estarán siendo preparados para ser transformados y raptados; y toda falta, error o pecado que hayan cometido lo confesarán a Cristo, y echarán sus faltas, pecados y errores en la Sangre de Cristo, y quedarán justificados como si nunca hubiesen pecado; y así Cristo nos verá sin pecado, y por consiguiente tiene que transformarnos en el Día Postrero, porque Dios no destruirá al justo con los injustos.

Y los que han sido justificados pues son justos delante de Dios, pues han sido justificados y se encuentran sin pecados; porque la Sangre de Cristo ha quitado sus pecados, y así han sido justificados delante de Dios; Dios los mira y no ve pecado en ellos.

Los escogidos de Dios, antes de Cristo salir del Trono de Intercesión ya todos habrán entrado al Cuerpo Místico de Cristo y todos tendrán sus pecados ya confesados delante de Cristo, delante de Dios, y lavados sus pecados en la Sangre de Jesucristo, para así poder recibir la transformación de sus cuerpos en este Día Postrero.

Ahora nosotros estamos en una etapa muy importante, en donde todavía alcanzamos misericordia de parte de Dios; pero llegará un momento en donde la puerta se cerrará, cuando entre el último de los escogidos de Dios; y ya de ahí en adelante Cristo no estará en el Trono de Intercesión en el Cielo, sino que saldrá de allí para la manifestación en toda Su plenitud a través de Su Ángel Mensajero, para así cumplir las cosas que todavía no han sido reveladas a los escogidos de Dios.

Cristo saldrá del Trono de Intercesión, adoptará a Su Ángel Mensajero y adoptará también al grupo que estará con Su Ángel Mensajero en la Edad de la Piedra Angular, porque ese es el grupo que estando vivo será adoptado.

No importa que se vayan adelante algunos de los nuestros, eso no es ningún problema, porque ellos regresarán en el cuerpo eterno y serán testigos de la resurrección.

Si resucitan los santos de la primera edad con San Pablo, ninguno de ustedes conoció a San Pablo ni al grupo de San Pablo, por lo tanto no los podrán conocer; pero si resucitan los que han estado con nosotros en este tiempo final y han partido, pues los vamos a conocer, porque estarán hablando con nosotros de cosas que cuando estuvieron aquí con nosotros ellos tuvieron participación y nosotros también en todas esas cosas; por lo tanto, nosotros hemos de saber de qué ellos estarán hablándonos cuando nos hablen.

Por ejemplo, cuando nos digan: “¿Recuerdas cuando levantamos la carpa, la primera carpa, o cuando levantamos la carpa blanca grande? ¿Recuerdas que yo estaba allí con todos ustedes?”. Y si es uno que trabajó mucho en esa labor y le ayudó en cierto momento clave, que usted nunca lo olvida, le va a recordar ese momento. Y usted dirá: “Verdaderamente has regresado, pero ahora te veo más jovencito”.

“¿Por qué estás más jovencito?”, le podrá preguntar usted, y él dirá: “Porque ahora vine en el nuevo cuerpo; y tú sabías que yo regresaría, pero regresaría en el nuevo cuerpo”; y ahí usted será transformado. De seguro nos dirá: “¿Y qué haces tú todavía con ese cuerpo viejo, cuando ya es hora que tengas el nuevo cuerpo?”.

Así que eso va a ser una realidad para todos nosotros en esos momentos de esa gran etapa del Programa Divino; y eso está muy cerca, tan cerca que la mayor parte de ustedes estarán vivos cuando eso ocurra.

O sea que no es para otra generación, es para esta generación de la Edad de la Piedra Angular, es para esta generación que Dios ha levantado en este Día Postrero. Ya terminó la generación de Lutero, terminó la generación de Wesley, terminó la generación del séptimo ángel mensajero; pero la generación del Día Postrero, de la Edad de la Piedra Angular, del Ángel de Jesucristo, no ha terminado, y continuará para el Milenio y para toda la eternidad.

Ahora podemos ver dónde nos encontramos en el Programa Divino.

Hemos visto en esta mañana, vimos en esta mañana, cosas que ya han sido reveladas; y en esta tarde hemos estado viendo cosas que no han sido reveladas todavía, pero que podemos hablar de ellas con las profecías que hablan de esas cosas que han de suceder.

Aunque todavía no podamos identificar a los muertos en Cristo resucitados, porque todavía no han resucitado, pero van a resucitar; y aunque todavía no podamos identificar el cuerpo eterno nuevo que tendremos, porque todavía no hemos sido transformados, pero está en la Palabra; y esa Palabra nosotros la hemos recibido y se va a materializar en cada uno de nosotros también.

Así que todo esto, por cuanto está profetizado, se va a cumplir en todos nosotros. Para eso es la Venida del Ángel del Pacto en el Día Postrero: para darnos la fe, la revelación, para ser transformados y raptados en este tiempo final.

Ahora, hemos visto que hay muchas cosas que todavía no han sido cumplidas y hay muchas cosas que todavía no han sido reveladas, abiertas, pero están en proceso de cumplimiento y en proceso para ser reveladas abiertamente a todos los hijos e hijas de Dios en este Día Postrero; y a medida que pasa el tiempo estarán siendo cumplidas y reveladas todas estas cosas que faltan por ser cumplidas y reveladas a los escogidos de Dios bajo los secretos del Séptimo Sello que todavía no han sido revelados, pero que serán revelados.

“LOS SECRETOS DEL SÉPTIMO SELLO QUE SERÁN REVELADOS”.

Vean, el día literal y la hora literal y el año literal de los años nuestros, días nuestros y horas nuestras en que los muertos en Cristo resucitarán, eso no ha sido revelado, pero va a ser revelado cuando ellos resuciten; y el día, la hora y el año en que seremos transformados también será revelado a nosotros cuando seamos transformados; ya entonces hemos de saber cuándo sería o cuál sería el año de ese gran evento.

Y ahora, para este tiempo final, estamos esperando la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos. ¿Por qué? Porque estamos escuchando la Gran Voz de Trompeta o Trompeta Final del Evangelio del Reino revelándonos el misterio del Séptimo Sello y de la Séptima Trompeta, que es la Venida del Señor; y sonará, y los muertos en Cristo resucitarán primero en cuerpos eternos, y nosotros los que vivimos seremos transformados.

“LOS SECRETOS DEL SÉPTIMO SELLO QUE SERÁN REVELADOS”.

También tenemos un secreto: cómo será el entrelace de los gentiles con los hebreos y cómo será el entrelace del Mensaje del Evangelio del Reino pasando de la Iglesia gentil al pueblo hebreo. Todo eso es un misterio, pero será abierto ya muy pronto, y será cumplido ya muy pronto ese gran secreto que está bajo el Séptimo Sello.

Lo que necesitamos es estar escuchando la Voz de Cristo, la Voz del Ángel del Pacto por medio de Su Ángel Mensajero, y por medio de Su Mensaje es que será dado a conocer todo secreto bajo el Séptimo Sello que todavía no ha sido revelado; así como todo secreto bajo el Séptimo Sello que ha sido revelado a nosotros, ¿cómo ha sido revelado? Por medio de la Voz del Ángel del Pacto, de la Voz de Jesucristo a través de Su Ángel Mensajero; porque esa es la Voz de Cristo, del Ángel del Pacto en el Día Postrero hablándole a Su Iglesia, así como la Voz de Cristo, el Ángel del Pacto, en cada edad fue el mensajero de cada edad.

Siempre la boca de Dios son los profetas de Dios enviados en cada edad y en cada dispensación; de ahí es de donde sale la Palabra, la Espada de dos filos, para ser manifestada en la Tierra esa Palabra.

Hemos llegado al tiempo en que ya hemos visto los secretos del Séptimo Sello que ya han sido revelados, y también hemos llegado al tiempo en que los secretos del Séptimo Sello que no han sido revelados serán revelados a la Iglesia de nuestro amado Señor Jesucristo.

Y es el mismo que reveló secretos a Su pueblo en edades y dispensaciones pasadas el que estará revelando esos secretos en este Día Postrero: el Ángel del Pacto, el Ángel de Jehová manifestado en el Día Postrero por medio de Su Ángel Mensajero. Por medio de Su Ángel es que escucharemos esa Gran Voz de Trompeta dándonos a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto, en el Día Postrero.

Son tantas las cosas que ya han sido reveladas que no sabemos si son más las que ya han sido reveladas que las que faltan por ser reveladas; pero recuerden, en el Programa Divino estamos en el proceso en donde Dios está revelando las cosas que nosotros debemos conocer, para que así nuestra esperanza y nuestra fe esté puesta (¿dónde?) en Dios y Su Palabra.

Ya pronto el reino de los gentiles terminará. No sabemos cuántos años faltan, pero pronto terminará el reino de los gentiles, y pasará todo al Reino de Dios, al Reino de Cristo, a ese glorioso Reino Milenial; y de ahí en adelante, por toda la eternidad, todo estará en el Reino de Dios. Ya no habrá más reino de los gentiles gobernado por los gentiles, sino que será un Gobierno de Cristo con Su Iglesia y con el pueblo hebreo, con el Israel celestial y con el Israel terrenal.

Ahora, hemos visto cosas que están profetizadas que deben suceder, pero que todavía no están reveladas porque son cosas que serán reveladas en cierto momento en específico para que así no surjan imitaciones y se interrumpa el Programa de Dios.

Porque en cosas que no han sido reveladas todavía, encontramos que se encuentran las cosas correspondientes a la Tercera Etapa, de las cosas que Dios hará en una escala mayor en este planeta Tierra; y en esa escala mayor, ya, vean ustedes, estaremos bajo la manifestación de una dimensión más alta, en donde no habrá limitaciones.

Nuestro hermano Branham cuando vio esa etapa dijo que él tenía que llevarse en su corazón lo que él vio y escuchó, lo que el Ángel le dijo estando en ese cuartito pequeño6. ¿Por qué? Porque de otra forma interrumpiría el Programa de Dios; y el Programa de Dios no puede ser interrumpido. Y todo el que interrumpa el Programa de Dios se acarrea consecuencias muy malas, como le sucedió a Moisés cuando hirió la roca en aquella ocasión en que Dios le dijo: “Háblale a la roca”.

Encontramos diferentes mensajeros de Dios que por hacer cosas que interrumpieron el Programa de Dios para la edad en que vivieron, se acarrearon problemas, pero siguieron siendo el mensajero de su tiempo; porque Dios no cambia el mensajero, no importa los problemas que tenga el mensajero; pero Él, vean ustedes, trae aun juicio contra el mensajero y le puede quitar algunas bendiciones también.

La bendición de Moisés de entrar a la tierra prometida se la quitó, no pudo entrar estando en el cuerpo físico, aunque entró estando en su cuerpo teofánico; y luego lo encontramos en el Monte de la Transfiguración, y también al profeta Elías; lo encontramos en el Monte de la Transfiguración con Jesús.

Encontramos que diferentes ángeles mensajeros de diferentes edades de la Iglesia, por cuanto hablaron cosas o hicieron cosas que interrumpieron en forma pequeña o grande el Programa de Dios de su edad, sufrieron ciertas consecuencias; pero siguieron siendo el mensajero de su edad; y se arrepintieron y Dios los perdonó, y nadie puede condenarlos a ellos. Cristo es el que justifica y los deja como si nunca hubiesen pecado. ¿Quién es el que los condenará? Nadie los puede condenar.

Y ahora, podemos ver que en nuestro tiempo Dios estará haciendo cosas que no pueden ser interrumpidas, y por eso es que van cumpliéndose gradualmente y van siendo dadas a conocer a los escogidos de Dios a medida que van siendo cumplidas. Antes de eso, se les da a conocer a los escogidos de Dios las promesas, las profecías que hablan de esas cosas que Dios hará, pero el misterio no es abierto por completo hasta que es cumplida esa promesa.

Aunque podemos ver que el misterio de Moisés y Elías (de los Dos Olivos) ha sido abierto a los escogidos de Dios, pero hay cosas ahí todavía que no han sido abiertas; solamente lo que era necesario para que pudiésemos comprender lo que es el ministerio de los Ángeles del Hijo del Hombre llamando y juntando a todos los escogidos en el Día Postrero, y así poder tener un claro entendimiento de todo ese Programa que Él estaría llevando a cabo en medio de Su Iglesia en este Día Postrero; pero todavía hay más cosas que están ahí contenidas bajo los ministerios de Moisés y Elías y Jesús para este Día Postrero.

Todo lo que se estará moviendo en el Programa de Dios en este Día Postrero está bajo el Séptimo Sello, bajo los ministerios de Jesús, Moisés y Elías.

Aun el Sexto Sello está bajo el Séptimo Sello, y aun parte del Quinto Sello también, y aun parte de la Obra de Cristo bajo el Cuarto Sello en favor de todos Sus escogidos.

Así que LOS SECRETOS DEL SÉPTIMO SELLO QUE SERÁN REVELADOS, hemos visto por medio de las profecías cuáles serán.

Ustedes buscando en sus Biblias las cosas que estarán sucediendo en este Día Postrero, las cuales todavía no han sido dadas a conocer, podrá ver que son secretos bajo el Séptimo Sello que todavía no han sido revelados; pero serán revelados también, conforme al Programa Divino.

Ahora, el misterio más grande de todos los misterios de Dios, que es la Segunda Venida de Cristo, ese misterio ya ha sido revelado; y alrededor de ese misterio revelado es que gira todo otro misterio del Programa de Dios para este Día Postrero, para el glorioso Reino Milenial y para toda la eternidad.

Ha sido para mí una bendición grande estar con ustedes en esta ocasión dándoles testimonio de LOS SECRETOS DEL SÉPTIMO SELLO QUE SERÁN REVELADOS.

Y el viernes estaré con ustedes aquí, y también el domingo todo el día y por la noche también, para así continuar viendo todas estas cosas que Él ha prometido que nos dará a conocer; y cualquier cosa que no haya sido revelada y Él me la dé para que se las dé a conocer, en estos días que estaré con ustedes todavía acá se las estaré dando a conocer; y si no, pues estaremos repasando lo que ya Él nos ha dado a conocer y estaremos abundando más, trayendo más luz, en cuanto a todas estas cosas que ya Él nos ha dado a conocer.

Que las bendiciones de Jesucristo, el Ángel del Pacto, nuestro Salvador, sean con todos ustedes y también conmigo; y pronto todos seamos transformados y llevados a la Cena de las Bodas del Cordero en el Cielo. En el Nombre Eterno del Señor Jesucristo. Amén y amén.

Bueno, LOS MISTERIOS DEL SÉPTIMO SELLO QUE SERÁN REVELADOS.

¿Y dónde están los que estarán escuchando y recibiendo esa revelación de estos secretos del Séptimo Sello que serán revelados? Pues aquí estamos. Empezamos hace años a recibir los misterios del Séptimo Sello siendo revelados, y ya hemos obtenido muchos misterios ya revelados, y faltan algunos que también serán revelados, y los recibiremos nosotros también.

Aquí es donde menos actividades pues tenemos en los días de actividades; en otros países tenemos algunas veces tres, cuatro y hasta cinco actividades; pero las aprovechamos bien aquí, las que tenemos. Y también acá, pues, tengo la oportunidad de poder estudiar durante los demás días de la semana y así almacenar Alimento para ustedes que están aquí en Puerto Rico y para todos los latinoamericanos y caribeños.

Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos, que Dios les guarde, y con nosotros nuevamente Félix Caro.

“LOS SECRETOS DEL SÉPTIMO SELLO QUE SERÁN REVELADOS”.

[Revisión junio 2019]

1 Los Sellos, pág. 146

2 Citas, pág. 166, párr. 1485

3 San Lucas 19:43-44

4 Éxodo 17:6

5 Números 20:7-12

6 Citas, pág. 13, párr. 98

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter