ImprimirImprimir

Muy buenas tardes, amados amigos y hermanos presentes; es para mí una bendición grande estar con ustedes en esta ocasión, para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final.

Para lo cual quiero leer en San Mateo, capítulo 24, versos 30 al 32, y también San Mateo 16, versos 1 en adelante. Dice en San Mateo, capítulo 24, versos 30 al 31:

“Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.

De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.”

Y en el capítulo 16, verso 1 al 3, dice:

“Vinieron los fariseos y los saduceos para tentarle, y le pidieron que les mostrase señal del cielo.

Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles.

Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis!

La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Y dejándolos, se fue.”

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla.

Nuestro tema es: “LAS SEÑALES DE ESTE TIEMPO.” O sea, las señales del tiempo final o tiempo del fin.

Para cada tiempo, cada edad y dispensación, Dios ha establecido las señales que El ha deseado conforme a Su Programa, El coloca señales en el Cielo y también en la Tierra, las cuales tienen que ser atendidas por los seres humanos, para que así no fallen en conocer el tiempo en que están viviendo; porque esas señales correspondientes a cada tiempo no pueden suceder en otro tiempo, sino en el tiempo para el cual han sido asignadas.

Y ahora, para el tiempo del fin, que es el tiempo en el cual nosotros estamos viviendo, han sido asignadas por Dios señales específicas que nos identifican el tiempo que nos ha tocado vivir. Sin esas señales, no estaríamos viviendo nosotros en el tiempo del fin.

Ahora, aquí tenemos, conforme a la Escritura, la señal del Siervo fiel y prudente en la Casa de Dios, dándole el Alimento a tiempo a los hijos de Dios, conforme a San Mateo, capítulo 24, versos 45 en adelante, donde dice:

“¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa (la Casa del Señor es ¿cuál? La Iglesia del Señor Jesucristo)... al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?.”

‘No solamente de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios.’ De edad en edad Cristo ha colocado sobre Su Casa, Su Iglesia, un Siervo fiel y prudente que es el Angel Mensajero correspondiente a cada edad, al cual Cristo le entrega el Maná, el Alimento Espiritual de Su Palabra revelada para cada edad.

Pero ahora la pregunta es:

“¿Quién es (¿cuál es?) el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?

Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.”

Y ahora, la bienaventuranza grande es para el Siervo fiel y prudente que estará viviendo en el tiempo final, en el tiempo donde Su Señor vendrá, donde nuestro amado Señor Jesucristo vendrá a Su Iglesia. Es un Siervo bienaventurado el que esté en la Iglesia del Señor Jesucristo como el Angel Mensajero del Día Postrero, del tiempo final.

“De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.”

El Siervo fiel y prudente que estaría en el tiempo final, dándole el Alimento Espiritual a tiempo, el Mensaje del Evangelio del Reino, el Maná escondido a la Iglesia del Señor Jesucristo, es el Siervo bienaventurado que verá a Cristo, el Angel del Pacto viniendo en el Día Postrero, lo recibirá como la Piedrecita blanca con un Nombre Nuevo, y obtendrá la bendición de su Señor.

“De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.”

Por eso en Apocalipsis, capítulo 2, verso 26 en adelante, dice:

“Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones,

y las regirá con vara de hierro (o sea, que estará trabajando con Cristo y administrando todos los bienes de Cristo, de Su Señor).”

Y también dice: “Así como yo he recibido de mi Padre.” En la misma forma que Cristo recibió todo poder y autoridad en los Cielos y en la Tierra, cuando se sentó en el Trono de Cristo, Cristo lo otorgará también al Vencedor. Por eso dice también: “Al que venciere yo le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en Su Trono.” Y por eso regirá con vara de hierro sobre las naciones.

Así como Cristo ha recibido del Padre, Cristo le otorgará también a ese Siervo fiel y prudente.

En la misma forma que el Padre hizo con Jesús, Jesús hace con el Vencedor, con el Siervo fiel y prudente, que es Su Angel Mensajero del Día Postrero.

Y ahora, esta es una señal grande en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo para este tiempo final. Así como fue una señal grande en la Iglesia del Señor Jesucristo la aparición de cada Angel Mensajero, en el cual vino el Espíritu Santo manifestado, alimentando a los escogidos de Dios en cada edad, en la Casa de Dios que es la Iglesia del Señor Jesucristo.

Para el Día Postrero la Venida y presencia del Angel del Señor Jesucristo, el Siervo fiel y prudente, dándoles a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto y así dándoles el Alimento Espiritual a tiempo, la Palabra de Dios a tiempo a los hijos e hijas de Dios, para la Iglesia del Señor Jesucristo esta es una señal muy grande, es una señal del Cielo manifestada en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo.

Y ahora, estas son cosas que estarán sucediendo ¿dónde? En la Iglesia del Señor Jesucristo, y la Iglesia es un Cuerpo Místico Espiritual Celestial. Por lo tanto, es en el Reino de Jesucristo, la Iglesia del Señor Jesucristo que estarán sucediendo todas estas cosas. Y estará obteniendo la Iglesia del Señor Jesucristo la revelación de todas estas cosas que deben suceder pronto en este tiempo final. Es ahí también donde Cristo envía a Sus Angeles con Gran Voz de Trompeta para llamar y juntar a todos los escogidos de Dios. Sus Angeles son los ministerios de los Dos Olivos, los ministerios de Moisés y Elías.

Ahora, esas son señales que estarán manifestadas ¿dónde? En la Iglesia del Señor Jesucristo, para llamar y juntar a todos los escogidos de Dios. Y esto no es otra cosa, sino la manifestación del Espíritu Santo, Cristo, el Angel del Pacto, a través de Su Angel Mensajero en el Día Postrero. Cristo en Espíritu Santo viniendo a Su Iglesia para llamar y juntar a Sus escogidos del Día Postrero.

En la página 5, párrafo 49, del libro de “Citas,” dice el Rvdo. William Branham:

Y ese es el porqué se están haciendo estas cosas: el Espíritu Santo viene a la tierra en la plenitud de Su ser para juntar a los hijos de las cuatro esquinas de la tierra para prepararlos para el Rapto.”

Y ahora, vean ustedes qué es el llamado y recogimiento de los escogidos del Día Postrero: es nada menos que el Espíritu Santo viniendo a Su Iglesia y llamando y juntando a Sus escogidos del Día Postrero. También en la página 141, dice... del libro de “Citas,” párrafo 1260, dice:

El dijo que envía El Sus ángeles para separarlos. Un ángel viene para traer la separación, la segregación entre lo cierto y lo erróneo, y nadie puede hacer eso sino el ángel del Señor. El es el que va a decir cuál es cierto y cuál es erróneo. Dios dijo que El enviará Sus ángeles en el último tiempo... no ángeles abajo por aquí (o sea, no Angeles de las siete edades), sino ángeles en el último tiempo (Angeles en el último tiempo, que es el tiempo que nos ha tocado vivir a nosotros, en donde se cumple la Edad de la Piedra Angular)... y reuniría. Sabemos que esto es el tiempo venidero de cosecha.”

Y ahora vean, para llamar y juntar a Sus escogidos, esto corresponde al tiempo de cosecha donde envía a Sus Angeles, y esto es la Venida del Angel del Señor.

“Ahora un ángel es en realidad, interpretado, un mensajero, y vemos que hay siete ángeles de las siete iglesias (eso fue para las edades pasadas)... y no ahora, a través de las edades de la iglesia.”

Ahora no es a través de las siete edades, ahora es a través de la Edad de la Piedra Angular, por medio del ministerio del Angel del Señor en el Día Postrero, llamando y juntando a todos los escogidos de Dios, con la Gran Voz de Trompeta del Evangelio del Reino, que gira alrededor de la Segunda Venida de Cristo. Revelando ese misterio y revelando así por consiguiente todas las cosas que deben suceder pronto en este tiempo final, son llamados y juntados todos los escogidos de Dios en este tiempo final.

En la página 138, párrafo 1236 del libro de “Citas,” dice en este extracto el Rvdo. William Branham:

Y entonces El enviará sus ángeles, y juntará sus elegidos de los cuatro vientos, desde el cabo de la tierra hasta el cabo del cielo. Eso está hablando de la resurrección, el arrebatamiento, subiendo. El enviará Sus ángeles para juntar. ¿Ustedes alguna vez pensaron que son los ángeles? Mensajeros El los juntará, los congregará juntos (¿Ven?), trayéndolos, juntándolos de las partes extremas de la tierra a las partes extremas del cielo, la Palabra que fue y ha sido hecho manifiesta en la tierra. ¿Ven? ¿Lo captan? La Palabra ha sido hablada; aquí se manifiesta.”

Este ministerio de los Angeles del Hijo del Hombre, es el ministerio más importante correspondiente a este tiempo final.

En la página 146, párrafo 1303, dice:

En el gran Milenio cuando la resurrección venga...”

¿Para cuándo dice aquí el Rvdo. William Branham que viene la resurrección? Para el gran milenio, que es el Séptimo Milenio de Adán hacia acá o Tercer Milenio de Cristo hacía acá. Pero no sabemos el año de ese gran milenio, en donde ocurrirá la resurrección de los muertos en Cristo. Pero antes de eso tienen que estar llamados y juntados todos los escogidos del Día Postrero, porque Cristo puede levantarse del Trono de Intercesión, hasta que se haya completado Su Cuerpo Místico de creyentes, o sea, hasta que se haya completado Su Iglesia; porque no se puede perder ni uno de los escogidos de Dios, que son los miembros del Cuerpo Místico del Señor Jesucristo.

Y ahora, podemos ver que se requiere la presencia de los ministerios del Hijo del Hombre para el recogimiento de los escogidos de Dios, y esto es por medio de la manifestación de Cristo en Espíritu Santo a través de Su Angel Mensajero, operando los ministerios de los Dos Olivos, de Moisés y Elías, y llamando con el Mensaje del Evangelio del Reino a todos los escogidos de Dios del Día Postrero; así como el Espíritu Santo llamó por medio de cada Angel Mensajero los escogidos de cada edad, y los colocó en Su Cuerpo Místico de creyentes, en la edad correspondiente a cada llamado.

Para cada edad y para cada llamado El envió a cada Angel Mensajero, y surgió el avivamiento, el despertamiento espiritual correspondiente a cada edad.

Y ahora, para que pueda venir un despertamiento, un avivamiento, Dios tiene que tener una edad, y tiene que haber una dispensación y tiene que haber un Mensajero, y tiene que haber un Mensaje y un pueblo que lo reciba. Para que venga un avivamiento, dice el Rvdo. William Branham en la página 26, párrafo 218 del libro de “Citas,” en este extracto, dice:

Así que, nosotros esta noche, queremos pensar en eso, y recordar que en medio de todo este clamor, Dios no puede enviar un avivamiento, HASTA QUE TENGA AL HOMBRE EN FORMA PARA RECIBIRLO (tiene que tener el hombre en forma, al Mensajero en forma)... y antes que nosotros podamos tener este avivamiento, DIOS TIENE QUE LLAMAR AFUERA Y ENTRENAR AL HOMBRE. (DIOS ENTRENA AL HOMBRE) PARA LLEVAR SU MENSAJE!

O sea, que cuando Dios ha enviado un avivamiento en y para Su Iglesia en cada edad, ha tenido al hombre elegido por Dios y enviado por Dios y preparado por Dios para llevar Su Mensaje correspondiente a esa edad. El ha predicado ese Mensaje que ha recibido de parte de Dios, esa es la revelación de Dios para esa edad. Y por medio de ese Mensajero Cristo se vela en Espíritu Santo y se revela a través de ese Mensajero. Y así es como está la revelación de Cristo en cada edad en medio de Su Iglesia, para llamar y juntar Sus escogidos de cada edad.

Y ahora, se pregunta el Rvdo. William Branham en la página 166, en este extracto... este extracto corresponde al Mensaje: “El único lugar provisto por Dios para adorar,” corresponde a la página 1 y página 2 de este Mensaje que fue predicado en noviembre 28 de 1965, y dice:

Ahora, yo estaba poniéndome bastante viejo y pensé, ‘¿Habrá otro avivamiento, veré otro tiempo?’ (¿habrá otro avivamiento como el que hubo en cada edad, donde Dios envió a cada Mensajero?) Y sólo recuerden, del oeste vendrá un jinete en un caballo blanco (¿de dónde vendrá ese Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19? Del Oeste, que es el continente americano, al cual pertenece Norteamérica y pertenece la América Latina y el Caribe). Y sólo recuerden, del oeste vendrá un jinete en un caballo blanco. Cabalgaremos esta senda otra vez. Eso es correcto. Tan pronto como estemos listos. Ven Uds. es una promesa.

¿De dónde vendrá el Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19, para traer el avivamiento del Día Postrero, y llamar y juntar a los escogidos del tiempo del fin? Del Oeste, que es el Occidente, el continente Americano. Y ya por cuanto en la parte norte del continente americano se cumplió la séptima edad de la Iglesia, y el Espíritu Santo estuvo manifestado en esa séptima edad en Norteamérica, en el Mensajero de la séptima edad, que fue el Rvdo. William Branham, precursor de la Segunda Venida de Cristo con el espíritu y virtud de Elías; ahora solamente del continente americano queda la América Latina y el Caribe, para venir el Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19, cabalgando para traer el avivamiento del Día Postrero.

Ya hemos tenido siete grandes avivamientos entre los gentiles en las siete edades, cuando Cristo envió Sus Mensajeros, Sus siete Mensajeros de edad en edad. Y ahora solamente le queda a la Iglesia de Jesucristo el avivamiento del Día Postrero, el cual viene por medio del Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19, con quien se unirá el ministerio de Elías en el Día Postrero.

Así como vino el Arcángel Gabriel a Daniel, para darle la revelación de aquellas cosas que Daniel recibió, viene el Espíritu Santo a la Iglesia del Señor Jesucristo para revelar estas cosas que la Iglesia necesita conocer.

Dice el Rvdo. William Branham en el Mensaje de “Las Setenta Semanas de Daniel,” página 101, dice:

“El espíritu de sabiduría viene a la iglesia para hacer conocer a la iglesia por la revelación del Espíritu Santo — introduciéndole a la Iglesia y revelándole en qué día estamos viviendo (revelarle a la Iglesia del Señor Jesucristo en qué día estamos viviendo, es cosa del Espíritu Santo dándonos a conocer estas cosas. Así como le reveló a Su Iglesia en edades pasadas el día correspondiente a cada edad, lo cual hizo por medio del Mensajero de cada edad). Lo mismo como Gabriel vino a Daniel, el Espíritu Santo viene a la Iglesia en estos últimos días para revelar estas grandes, profundas, y secretas cosas. ¿Lo entienden ahora?”

Ahora , es el Espíritu Santo viniendo a Su Iglesia, es Jesucristo en Espíritu Santo, Jesucristo en la Columna de Fuego, viniendo a Su Iglesia en Su manifestación final, para este tiempo en el cual nos ha tocado vivir. Y esa es la Venida del Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19, el Verbo, la Palabra encarnada en un hombre en el Día Postrero, para darnos a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto, y darnos el avivamiento del tiempo final, el avivamiento del Día Postrero, el avivamiento correspondiente a la Edad de la Piedra Angular.

Ese avivamiento lo trae el Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis, capítulo 19, verso 11 al 21, y así nos da la fe, la revelación para ser transformados y raptados, y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero, nos da la revelación de la Segunda Venida de Cristo como el León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo, como Hijo del Hombre e Hijo de David, para la Dispensación del Reino.

Dice el Rvdo. William Branham en el Mensaje: “El evangelismo del tiempo del fin (o del tiempo final),” en la página 54:...

Ahora, ¿cuál es el evangelismo del tiempo final? El evangelismo del tiempo final se lleva a cabo con el Mensaje del tiempo final, que es el Mensaje del Evangelio del Reino revelando el misterio de la Segunda Venida de Cristo, como el León de la tribu de Judá. Dice en la página 54, párrafo 231, dice:

“Y parece que está bastante débil ahora para ambos, el Mensaje y el Mensajero. Pero no se preocupen. En alguna parte, no sé cómo, pero estoy confiando en El. El vendrá cabalgando a la escena algún día. No se preocupen. Vamos a estar juntos.”

‘El vendrá cabalgando a la escena algún día,’ ¿quién? Cristo, el Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19. El Espíritu Santo vendrá a la escena en medio de Su Iglesia en alguna parte.

Y ahora, no puede ser en Asia Menor, en Europa, Norteamérica tampoco. Tiene que ser en el occidente; y ya en la parte norte del occidente, ya vino manifestado en el séptimo Angel Mensajero en medio de Su Iglesia.

Y ahora, para venir a la Edad de la Piedra Angular, en medio de Su Iglesia, tiene que ser en el occidente, que corresponde a la Edad de la Piedra Angular, y corresponde por consiguiente al Lugar Santísimo de Su Templo Espiritual.

¿Dónde estaba el lugar santísimo del templo que construyó Salomón y del tabernáculo que construyó Moisés? En el occidente. Allí estaba el lugar santísimo, y ahí estaba el arca del pacto, y allí estaba el propiciatorio y los dos querubines de oro, y ahí estaba la presencia de la Columna de Fuego en medio de los dos querubines de oro. Eso fue la Venida del Angel del Pacto al tabernáculo que construyó Moisés y al Templo que construyó el rey Salomón.

Y al Templo Espiritual de Jesucristo viene el Espíritu Santo, el Angel del Pacto, para colocarse dentro del Lugar Santísimo, que es la Edad de la Piedra Angular, donde estará el Arca del Pacto, la Palabra, y donde estarán los ministerios de Moisés y Elías.

¿Donde estaban los dos olivos, los dos querubines de olivo cubiertos de oro en el templo que construyó Salomón? En el lugar santísimo. ¿Y dónde estaban los dos querubines de oro en el propiciatorio? En el lugar santísimo. Así es también en el Cielo.

¿Dónde están Gabriel y Miguel? En el Cielo, en el Lugar Santísimo del Templo Celestial, uno a cada lado del Señor en el Cielo.

Y ahora, acá en la Tierra en el Templo Espiritual de Cristo, tienen que estar los dos querubines de oro materializados en los ministerios de Moisés y Elías, los ministerios de los Angeles del Hijo del Hombre en la Venida del Hijo del Hombre con Sus Angeles, cabalgando la senda ministerial en medio de Su Iglesia en el occidente, para traer el avivamiento del Día Postrero a la Iglesia del Señor Jesucristo, y darle la fe para ser transformados y raptados en este tiempo final.

Así es como la Iglesia del Señor Jesucristo recibe la fe de Rapto. Y a ese Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis, que viene cabalgando en el Día Postrero, y el Rvdo. William Branham dice: “En alguna parte El vendrá cabalgando.” Y luego dice que será en el occidente. A ese Jinete lo seguirán los escogidos de Dios del Día Postrero, y luego lo seguirán los escogidos de Dios de las edades pasadas cuando resuciten en cuerpos glorificados.

Y nosotros luego seremos transformados, y también seguiremos al Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19, que es el Espíritu Santo en Su manifestación final en medio de Su Iglesia, ¿dónde? En el occidente, dándole a Su Iglesia el avivamiento del Día Postrero.

Por eso Cristo viene en Espíritu Santo a Su Iglesia, el Angel Fuerte que desciende del Cielo en Apocalipsis, capítulo 10, clamando como cuando ruge un león, y siete truenos emitiendo Sus voces. El viene con el librito abierto en Su mano para traerlo a Su Iglesia, entregarlo a Su Iglesia, y que sea así colocado en Su Iglesia en este tiempo final, para que así quede ese Título de Propiedad en Su Iglesia en el Lugar Santísimo de Su Templo Espiritual, como Dios le ordenó al Profeta Moisés colocar las tablas de la Ley, en el lugar santísimo dentro del arca del pacto.

Dice el Rvdo. William Branham en la página 85 del Mensaje: “Tratando de hacer servicio a Dios fuera de Su voluntad,” dice:

“Hay tan solo un Arca, ese es Jesucristo, y El es la Palabra.

Noten, Dios le dijo al Profeta, dijo: ‘Come el rollo,’ en el Viejo Testamento. Al Profeta del Nuevo Testamento, El le dijo: ‘Come el librito.’ ¿Por qué? Para que el Profeta y la Palabra fueran uno. ¿Ve? Esa es el Arca, la Palabra de Dios.”

Y ahora, vean cómo Cristo coloca el Arca del Pacto en Su Iglesia, así como Moisés colocó el arca del pacto dentro del lugar santísimo y Salomón colocó el arca del pacto dentro del lugar santísimo también, donde estaban los querubines de oro, los querubines de madera de olivo cubiertos de oro que había construido el rey Salomón en el lugar santísimo.

Y ahora, Cristo coloca en el Lugar Santísimo el Arca del Pacto, Cristo, el Angel del Pacto, trae el Título de Propiedad para colocar el Arca del Pacto dentro del Lugar Santísimo de Su Templo Espiritual. Y así poder ser dedicada a Dios la Iglesia del Señor Jesucristo, ese Templo Espiritual, en el Día Postrero.

Con el regreso del Título de Propiedad a la Tierra, a la raza humana, a la Iglesia del Señor Jesucristo, serán restauradas todas las cosas para los hijos e hijas de Dios, serán restaurados a la Vida eterna en cuerpos eternos, y seremos restaurados a un glorioso Reino, el glorioso Reino de nuestro amado Señor Jesucristo. Pero tenemos una invitación a una gran fiesta en el Cielo, a la gran fiesta de la Cena de las Bodas del Cordero, antes de venir para estar con Cristo en el glorioso Reino Milenial.

Así como en todas las naciones, cuando se llevan a cabo las elecciones y el candidato que obtiene las elecciones y que se convierte en el nuevo presidente, antes de comenzar tienen una gran fiesta, una gran fiesta de victoria, donde proclaman la victoria, y en donde disfrutan esa gran victoria.  Y así es en la gran Cena de las Bodas del Cordero: es una fiesta para los que han obtenido la victoria, es una gran fiesta para la Iglesia del Señor Jesucristo que en el Día Postrero obtiene la gran victoria en el Amor Divino, y sale victoriosa para reinar con Cristo en el Reino Milenial.

O sea, que es una gran fiesta por la gran victoria en el Amor Divino obtenida por la Iglesia del Señor Jesucristo, con la ayuda de nuestro amado Señor Jesucristo, para poder obtener el Reino; porque a los Santos es dado el Reino de Dios. “No temáis más manada pequeña, porque a vosotros es dado el Reino de Dios.

Y ahora, encontramos que con esa gran victoria, que es mayor que la victoria que obtienen los políticos para obtener el gobierno, el mandato y el poder; ahora la Iglesia del Señor Jesucristo obtiene todo el poder en el Día Postrero, cuando los muertos en Cristo resuciten y nosotros los que vivimos seamos transformados. Entonces obtendremos todo el poder divino para gobernar con Cristo por el milenio y por toda la eternidad. Pero antes tendremos la fiesta de victoria, la fiesta que conmemorará la gran victoria en el Amor Divino obtenida por Cristo y Su Iglesia en el Día Postrero.

Así es como la Iglesia del Señor Jesucristo será coronada con Cristo, para reinar con Cristo como la Reina, y Cristo el Rey. Será un gobierno en donde la teocracia de David será restaurada, y donde el Reino de David será restaurado, donde la teocracia que tuvo el pueblo hebreo en el tiempo de Moisés, de Josué y los jueces, será restaurada en medio del pueblo hebreo, en donde los Apóstoles estarán como jueces sentados sobre doce tronos, y los patriarcas sobre doce tronos; eso es la teocracia restaurada en medio del pueblo hebreo.

Y Cristo sentado sobre el Trono de David, y el Vencedor con Cristo sentado sobre el Trono de David, eso es la monarquía de David o davídica restaurada en medio del pueblo hebreo. O sea, que se fusionarán la monarquía con la teocracia, y será Dios gobernando por medio de esa manifestación en el Trono de David, al cual Cristo es heredero, y por consiguiente El sentará con El, a quien El desea sentar, el cual será el Vencedor del Día Postrero, el cual es el Angel del Señor Jesucristo.

Así como Dios, el Padre, sentó al Angel del Pacto, a Su Angel, el Angel de Jehová, que se hizo carne y habitó en medio de los seres humanos, al obtener la victoria lo sentó en el Trono Celestial; ahora Cristo a Su Angel Mensajero, que estará en la Tierra en carne humana, y obtendrá la gran victoria en el Amor Divino, lo sentará con El en Su Trono, en el Trono de David.

Todo esto está incluido en el Programa de Reclamo de Cristo para este tiempo final, en el cual nosotros estamos viviendo.

Y ahora, las señales para todas estas cosas ser cumplidas, están, tanto en el Cielo como en medio de la Iglesia, y en medio de todas las naciones. En medio de la Iglesia el ministerio del Angel del Señor Jesucristo, el ministerio de los Angeles del Hijo del Hombre, llamando y juntando a todos los escogidos en este tiempo final, en el Cuerpo Místico de Cristo en la Edad de la Piedra Angular.

El Siervo fiel y prudente alimentando a los hijos de Dios, ¿dónde? En la Casa de Dios con la Palabra revelada del Día Postrero, que es el Maná escondido, alimentando bien a los hijos de Dios. En el Día Postrero el Angel del Señor Jesucristo dando a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto. Estas son señales en la Iglesia del Señor Jesucristo para este tiempo final, las cuales identifican que este es el tiempo final, el tiempo del fin para la Iglesia, para ser transformados y ser llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

El Hijo del Hombre enviando a Sus Angeles con Gran Voz de Trompeta para juntar Sus escogidos, esto es el Hijo del Hombre enviando a Sus Angeles para juntar el trigo en Su Alfolí. Luego también la cizaña será quemada con fuego atómico, volcánico y también solar durante la gran tribulación, porque serán echados en el horno de fuego, donde será el lloro y el crujir de dientes. El horno de fuego estará aquí en la Tierra, porque será un día ardiente como un horno, donde la cizaña será quemada por medio de esos juicios divinos que vendrán sobre la Tierra. Pero el trigo, los escogidos, son llamados, juntados y colocados en el Alfolí de Dios.

Y ahora, en los Cielos, señales en el Cielo, dijo Cristo que estarían ocurriendo: en las estrellas, en la luna y en el sol.

Hemos visto grandes señales en las estrellas, en la luna y en el sol. Hemos visto cómo también la ciencia ha estado enviando sus cohetes a diferentes estrellas y planetas, y ha estado enviándolos a la luna también. Esas son también señales en las estrellas, en la luna, y también en el sol. Han enviado al sol también sus equipos para investigar, aunque no han llegado hasta el sol.

También hemos visto señales en el sol, cuando han ocurrido esas explosiones solares, y también cuando el sol ha tenido sus eclipses, como también en la luna cuando ha tenido sus eclipses.

Y ahora, esas son señales literales en los Cielos. También los platillos voladores o los carros de fuego, que son los Angeles de Dios. Esas son señales en el Cielo también, las cuales se están viendo muy a menudo en el continente americano, en la América Latina y el Caribe, que es el continente de la acción divina, para completar Su Iglesia en este tiempo final.

Hemos visto también en el Cielo una señal muy grande, en donde aparecieron - apareció  esta nube misteriosa en el Cielo, en febrero 28 de 1963, la cual fue tomada en foto, se mantuvo por muchas horas en el Cielo moviendose; y la ciencia reconoció que era una señal misteriosa, una nube misteriosa, pero no tuvo explicación para ella; es una nube que apareció a 26 millas de altura, y era una nube gigante.

Pero el Rvdo. William Branham dio testimonio de esta señal en el Cielo, y escuchemos lo que El dijo que fue esta señal en el Cielo. En la página 469 del libro de “Los Sellos,” en español, dijo el Rvdo. William Branham:

¿Y notaron que dije que uno de esos Angeles era muy raro? Me pareció muy distinto a los demás. Estaban en una constelación con tres a cada lado y uno arriba; y el que estaba a mi lado, contando desde la izquierda hacia la derecha, ese seria el séptimo ángel. El era más brillante y significaba más para mí que los demás. Les dije que tenía el pecho así robusto y estaba volando hacia el oriente. Les dije también que: ‘Me levantó, me alzó.”

¿Cuál fue el Angel que levantó, que alzó, al Rvdo. William Branham y lo llevó a esa constelación de Angeles? El Angel que era diferentes a los demás; que contándolos el Rvdo. William Branham, sería el séptimo Angel, sin contarse el Rvdo. William Branham. Si se contaba él, entonces ese Angel sería el octavo Angel. Es el séptimo si el Rvdo. William Branham los cuenta; pero si usted y yo los contáramos a todos los que allí estaban, entonces contaríamos ocho, porque el Rvdo. William Branham vendría a ser el séptimo Angel de la Séptima edad de la Iglesia, y ese Angel diferente a los demás, vendría a ser el octavo Angel, el cual corresponde a la Edad de la Piedra Angular.

Y ahora, dice:

Ahora, ¡aquí está! Era el que tenía el séptimo Sello...”

El Angel que tiene el Séptimo Sello es el Angel que era diferente a los demás, y el Séptimo Sello es la Segunda Venida de Cristo.

Y ahora, podemos ver que  esta es una señal muy grande mostrada en el Cielo, ahí están los siete Angeles Mensajeros de las siete edades de la Iglesia del Señor Jesucristo entre los gentiles, y también está un Angel que es diferente a los demás. Para estos siete Angeles de las siete edades tener sus ministerios en la Tierra y cumplirse cada edad, tuvieron que venir esos Angeles en carne humana. Aquí en esta nube están en sus cuerpos teofánicos; como también el Rvdo. William Branham subió a esta nube en su cuerpo teofánico, fue arrebatado por el Angel que era diferente a los demás.

Y ahora, para el Angel que es diferente a los demás tener su ministerio en la Tierra y cumplirse el Séptimo Sello, tiene que venir manifestado en carne humana en el Día Postrero en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo, como el Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19. Y dice el Rvdo. William Branham: “En algún lugar vendrá El cabalgando, El vendrá en algún lugar cabalgando.” ¿Quién vendrá? El Señor Jesucristo, el Angel del Pacto.

¿Pero cómo vendrá cabalgando? Vendrá el Verbo, la Palabra, el Espíritu Santo manifestado en carne humana en el Día Postrero. Eso será la Palabra hecha carne en el Día Postrero, eso será el Espíritu Santo manifestado en carne humana en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo, y la carne humana que tendrá tiene que ser un miembro de la Iglesia del Señor Jesucristo, tiene que ser un Angel Mensajero enviado a la Iglesia de Jesucristo en el Día Postrero. Y el único que puede cumplir con esos requisitos es el Angel del Señor Jesucristo.

Por eso el Espíritu Santo vendrá cabalgando en el Día Postrero en el Angel Mensajero del Señor Jesucristo en el occidente, en la tierra latinoamericana y caribeña, en medio de la Iglesia de Jesucristo en la Edad de la Piedra Angular, para traer el avivamiento del Día Postrero y llamar y juntar a los escogidos del Día Postrero. En cada avivamiento de cada edad pasada, el Espíritu Santo vino manifestado en el Angel Mensajero de cada edad, y trajo el avivamiento correspondiente a cada edad, y con ese avivamiento llamó y juntó a los escogidos de cada edad.

Con el avivamiento del Día Postrero que trae el Espíritu Santo en su manifestación final en carne humana en Su Angel Mensajero, son llamados y juntados todos los escogidos de Dios del Día Postrero en el Cuerpo Místico de Cristo, en la Edad de la Piedra Angular; para eso son los avivamientos del Espíritu Santo de edad en edad por medio del Mensajero de cada edad.

Y ahora, veamos aquí el Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19, cómo vendrá: vendrá en una forma tan sencilla y humilde, que miren, y eso será la manifestación de la lluvia tardía y temprana prometida para el Día Postrero, para darle la fe de Rapto a los escogidos de Dios.

En el Mensaje de “Las Siete Edades,” dice el Rvdo. William Branham en la página *429, dice:

“Por medio de la lluvia de la enseñanza, o ‘temprana.’ En seguida vendrá la lluvia de la cosecha, o fe para el rapto.”

Vean, la lluvia de la cosecha o fe de Rapto es la lluvia tardía.

¿Y cómo vendrá esa lluvia tardía? Veamos... ¿y dónde vendrá? En la página 32 del libro de “Citas,” párrafo 273, en este extracto del Mensaje: “Lluvia temprana y tardía,” predicado el mes 3, día 3, o sea, marzo 3 de 1970, dice el Rvdo. William Branham:

En los últimos días habría una lluvia tardía, y la lluvia temprana y tardía estarían juntas. La primera lluvia fue en el Este; la lluvia tardía es en el oeste.”

La primera lluvia fue en el este, por eso la Primera Venida de Cristo fue en el Este, y allí surgió la lluvia temprana de la enseñanza de la Primera Venida de Cristo, para las personas obtener la salvación, el perdón de sus pecados, y obtener la salvación y obtener el nuevo nacimiento.

Con la lluvia tardía de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo viene la bendición para la transformación de nuestros cuerpos.

La primera lluvia fue en el Este (o sea, en la tierra de Israel); la lluvia tardía es en el oeste. Y en la lluvia tardía ambas lluvias temprana y tardía estarían juntas.

O sea, que en el Oeste, en el Oeste, en la lluvia tardía, ambas lluvias: la temprana y la tardía estarían juntas. O sea, la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo es la enseñanza de la lluvia tardía, y la enseñanza de la Primera Venida de Cristo es la lluvia temprana. Por lo tanto, ambas lluvias estarían juntas en el Oeste: la enseñanza de la Primera Venida de Cristo como Cordero de Dios, y la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo como el León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo. Esa es la lluvia de la enseñanza que el pueblo hebreo está  esperando.

En Oseas, capítulo 6, dice Dios por medio del Profeta Oseas, que esa lluvia viene para el pueblo hebreo. Capítulo 6, verso 1 al 3, dice:

“Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará.

Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él.

Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.”

O sea, como la lluvia de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo y como la lluvia de la enseñanza de la Primera Venida de Cristo. Con la lluvia de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo y lluvia de la enseñanza de la Primera Venida de Cristo, el pueblo hebreo recibirá la bendición de Dios. Por eso es que Dios dice que se pida la lluvia tardía.

En el capítulo 10 de Zacarías, dice: “Pedid a Jehová en la estación tardía.” O sea:

“Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía.”

¿Y qué lluvia se pide en la estación tardía? La lluvia tardía, la lluvia de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo. Porque esa lluvia de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo no cayó en las edades pasadas; en las edades pasadas solamente se profetizó de la Segunda Venida de Cristo, pero no se dio a conocer el misterio de la Segunda Venida de Cristo como el León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo. Porque esa lluvia de la enseñanza es para este tiempo final.

“Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante, y hierba verde en el campo a cada uno.”

Como el relámpago que sale del oriente y se muestra en el occidente, para traer la lluvia tardía ¿en dónde? En el occidente.

Y ahora, veamos cómo esta lluvia tardía estará cayendo en el Día Postrero, y cómo estarán los hijos de Dios gozándose en la lluvia tardía, de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo, viniendo a Su Iglesia en el Día Postrero. En la página 155 del libro de “Citas,” párrafo 1383, el cual es un extracto del Mensaje: “¿Cuál es la atracción en el Monte?” predicado en julio 25 del 1965, dice el Rvdo. William Branham:

Oh, habrá una verdadera lluvia temprana y tardía en los postreros días sobre ese grupo pequeño que viene con El sobre este asno manso y humilde (en otras versiones dice: ‘burrito’ o asno, es lo mismo)... burrito manso y humilde, sin una denominación, clamando: ‘Hosanna al Rey que viene en el nombre del Señor.

Así como la Primera Venida de Cristo fue en el Nombre del Señor, la Segunda Venida de Cristo también es en el Nombre del Señor. Por eso cuando Cristo dijo: “Padre glorifica Tu Nombre.” Dios dijo: “Lo he glorificado y lo glorificaré otra vez.” Lo glorificó en Su Primera Venida y lo glorificará en Su Segunda Venida.

En Su Primera Venida el Nombre correspondiente a la Obra de Redención fue Jesús; eso fue en Su Primera Venida como Cordero de Dios. En Su Segunda Venida como el León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo, es el Nombre Eterno de Dios, Nombre de la Ciudad de nuestro Dios, y Nombre Nuevo del Señor Jesucristo. Ese es el Nombre Nuevo de la Piedrecita blanca que es dada al Vencedor, y para el Día Postrero ese Nombre será glorificado en la Obra de Reclamo de nuestro amado Señor Jesucristo.

Y ahora, vean ustedes cómo viene este grupito que viene con El, cómo viene ese grupo de escogidos del Día Postrero, viene con El, viene con el que viene en el Nombre del Señor, y viene con El, con la lluvia de la enseñanza tardía, que es la lluvia de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo, y también con la lluvia de la enseñanza de la Primera Venida de Cristo; porque no podemos desechar la lluvia de la enseñanza de la Primera Venida de Cristo.

No podemos desechar la Primera Venida de Cristo y Su Obra de Redención en la Cruz del Calvario. Pero en adición tenemos la promesa de la Segunda Venida de Cristo en Su Obra de Reclamo para bendición de todos nosotros. Y la lluvia de la enseñanza de Su Segunda Venida es para ser derramada sobre la Iglesia de Jesucristo en este tiempo final.

Y con esa lluvia de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo, viene este grupito que viene con El en el Día Postrero, en la Edad de la Piedra Angular, clamando: “¡Hosanna al Rey que viene en el Nombre del Señor!” Porque viene como Rey de reyes y Señor de señores, como Hijo del Hombre e Hijo de David. Y esa es una señal muy grande en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo para este tiempo final, en el cual nosotros estamos viviendo.

Hemos visto señales, LAS SEÑALES DE ESTE TIEMPO.

Las señales de este tiempo en el Cielo, vean ustedes, fue, fueron platillos voladores en el Cielo, ovnis, carros de fuego, también en el sol y en la luna; tanto estas explosiones en el sol como los eclipses en el sol y también en la luna, y como también los cohetes siendo enviados a la luna y a otros planetas, a las estrellas, y también enviados para investigar acerca del sol y sus explosiones.

Y miren ustedes, también la capa de ozono siendo afectada, eso es una señal en el sol también, porque el sol está entrando a la Tierra (en algunos lugares) en una forma más directa, y está afectando a la humanidad, en las áreas donde está ocurriendo, y también se están derritiendo los hielos polares, que es un peligro para la raza humana. Todas esas son señales en el Cielo y también en la Tierra.

Y ahora, hemos visto esta señal de los Angeles en el Cielo, de la cual el Rvdo. William Branham habló en la página 150 y 151, dice, en el párrafo 1343, una parte de ese párrafo, dice [Libro de “Citas,” - Editor]:

No los años en preparación sino cuando él comienza a sonar el Mensaje, estos misterios entonces serán revelados. Y aquí están, no conociéndolos, y Uds. gente, son testigos de eso. Y entonces ese gran observatorio... para que el mundo esté en duda... ellos todavía están preguntándose qué pasó (esto fue cuando fue tomada esta  foto)...”

Y todavía se están preguntando qué sucedió, porque no conocen el misterio de esa nube misteriosa, que fueron los Angeles de las siete edades, con un Angel que era diferente a los demás, los cuales aparecieron en sus cuerpos teofánicos, y arrebataron en cuerpo teofánico, en espíritu al séptimo Angel Mensajero, y lo colocaron también junto a ellos.

Estos Angeles forman, tornando la foto  hacia la derecha, forman el rostro del Señor: los Angeles de las siete edades forman la barba del Señor, y el Angel que era diferente a los demás forma el cabello blanco del Señor, la peluca blanca del Señor.

Y ahora miren, sigue diciendo:

Ponen en el periódico ‘¿Sabe cualquier persona sobre cualquier cosa?’ (O sea, ‘¿sabe cualquier persona sobre esto que sucedió en el Cielo, a 26 millas de altura?’) ¿Que, cómo habrá pasado? No hay niebla allí arriba; no hay aire; no hay humedad, treinta millas de alto en el aire. ¡Oh vaya! ‘Habrá señales en el cielo arriba (¿ve? Es una señal en el Cielo arriba). Y cuando estas cosas tienen lugar, terremotos en varios lugares (esas son señales también), entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre.’ Ese día el Hijo del Hombre se revelará otra vez, y será revelado a Sí Mismo... Los que tienen el Espíritu de Dios esperan estas cosas.

Y ahora, la señal del Hijo del Hombre en el Cielo fue vista en Febrero 28 de 1963. Una señal en el Cielo; pero el Hijo del Hombre tiene que ser manifestado en la Tierra en medio de Su Iglesia en este tiempo final, en Su manifestación en carne humana del Día Postrero. Así como se manifestó por medio de Sus siete Angeles Mensajeros, así como se manifestó en medio de la Iglesia en la séptima edad por medio del séptimo Angel Mensajero, en el Día Postrero estará Cristo, el Hijo del Hombre, el ministerio de Jesucristo manifestado en medio de la Iglesia de Jesucristo en la Edad de la Piedra Angular, por medio de Su Angel Mensajero.

Ahora, el Angel del Señor Jesucristo no es el Hijo del Hombre, El estará revelando al Hijo del Hombre en el Día Postrero, así como lo reveló el séptimo Angel Mensajero de la séptima edad de la Iglesia gentil, el Rvdo. William Branham. Así como fue revelado a través del Rvdo. William Branham en Misericordia, el Hijo del Hombre será revelado en el Día Postrero a través de Su Angel Mensajero, para hacer ese entrelace dispensacional; y estará revelado en cierta etapa, en gracia, y después será revelado en juicio en el Día Postrero, a través de Su Angel Mensajero.

Pero mientras es revelado en Misericordia, la Puerta de la Misericordia está abierta para los que tienen sus nombres escritos en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero, para que escuchen la Voz de Cristo, y entren al Cuerpo Místico de Cristo, a la Edad de la Piedra Angular, y sean sellados con el Espíritu Santo en el Día Postrero, y sean preparados para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero en cuerpos eternos.

Ahora, hemos visto: “LAS SEÑALES DE ESTE TIEMPO.”

Podemos ver que todas las señales de este tiempo están cumpliéndose conforme a como Cristo profetizó y profetizaron los Profetas del Antiguo Testamento, y profetizaron los Apóstoles, y profetizó también el Angel del Señor Jesucristo de la séptima edad de la Iglesia gentil, que fue el Rvdo. William Branham.

Y ahora, en este tiempo todo está en pleno cumplimiento. Por lo tanto, las señales de este tiempo están siendo vistas en el Cielo, en la luna, en el sol, en las estrellas, en las nubes; están siendo vistas también como los carros de fuego o platillos voladores; también están siendo vistas como los siete Angeles de las siete edades y el Angel que era diferente a los demás en esta  nube misteriosa; y están siendo vistas también esas señales en la Tierra: en las naciones guerras, rumores de guerras, terremotos, volcanes, maremotos, y así por el estilo.

Y en la Iglesia del Señor Jesucristo están siendo vistas también las señales que El prometió que serían vistas, como la Venida de los Angeles del Hijo del Hombre, llamando y juntando a Sus escogidos del Día Postrero, llamando y juntando el trigo para ser llevados con Cristo en cuerpos eternos a la Casa de nuestro Padre Celestial.

La lluvia tardía que es una promesa para la Iglesia de Jesucristo, está cayendo la lluvia tardía de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo, esa lluvia tardía está cayendo con la lluvia temprana también. La lluvia de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo está cayendo sobre la Iglesia de Jesucristo, juntamente con la lluvia de la Primera Venida de Cristo, como Cordero de Dios.

Y esto es una señal muy grande en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo: la lluvia tardía cayendo en la Iglesia del Señor Jesucristo, la lluvia tardía de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo, bajo la gran Voz de Trompeta del Evangelio del Reino, por medio de los ministerios de los Angeles del Hijo del Hombre, por medio de los ministerios de los Dos Olivos, que son los ministerios de Moisés y Elías siendo operados por el Espíritu Santo en el Angel del Señor Jesucristo. Y el ministerio de Jesús siendo operado por el Espíritu Santo en el Angel del Señor Jesucristo, en este Día Postrero.

Estas son las señales mayores en la Iglesia del Señor Jesucristo, y pronto la Iglesia del Señor Jesucristo tendrá otra señal grande, que será la resurrección de los muertos en Cristo, en cuerpos eternos, y la transformación de nosotros los que vivimos. Y esa señal será para Cristo estar manifestado en toda Su plenitud en Su Iglesia, cumpliendo la Visión de la Carpa, que vio el Rvdo. William Branham, donde grandes maravillas, señales y milagros estaban siendo llevados a cabo, dentro de un cuartito pequeño de madera, de unos doce pies de ancho, por veinte pies de largo, aproximadamente.

Y luego nos iremos con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero en el Cielo. Ya para eso todas las señales correspondientes a este tiempo estarán cumplidas, y después vendrá la gran tribulación sobre la raza humana. Para el pueblo hebreo, para ciento cuarenta y cuatro mil vendrá la bendición de la lluvia tardía y temprana, la lluvia de la enseñanza de la Segunda Venida de Cristo y la lluvia de la enseñanza de la Primera Venida de Cristo, la cual irá del Oeste hacia el Este, y ellos dirán... cuando vean a Cristo en medio de Su Iglesia, vean al Angel fuerte que desciende del Cielo en medio de Su Iglesia, manifestado en Su manifestación final por medio de Su Angel Mensajero, ellos dirán: “¡Este el que nosotros estamos esperando!”

Ellos estarán viendo al Hijo del Hombre manifestado en el Día Postrero. Pero ya no habrá esperanzas para los gentiles, ya la Puerta para los gentiles, la Puerta de la Misericordia estará cerrada; pero Cristo viene por Su Iglesia en el Día Postrero, Cristo, el Angel Fuerte que desciende del Cielo en Apocalipsis, capítulo 10, viene por Su Iglesia. Pero El es el Mensajero a Israel; pero viene por Su Iglesia en el occidente, porque Su Iglesia está a punto de ser raptada y llevada con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

Y ahora, podemos ver la bendición tan grande que Cristo ha prometido para este tiempo final, para Su Iglesia, para estar esa bendición siendo manifestada, siendo cumplida en medio de Su Iglesia. Es en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo que el pueblo hebreo, los ciento cuarenta y cuatro mil hebreos, verán a Cristo, el Angel del Pacto, manifestado a través de carne humana, a través de Su Angel Mensajero, llevando a cabo estas señales, maravillas y milagros prometidos en la Visión de la Carpa.

Ahora, podemos ver: “LAS SEÑALES DE ESTE TIEMPO.”

Y todas estas señales las estamos viendo en este tiempo final, y pronto veremos las grandes señales que fueron vistas en la Visión de la Carpa que tuvo el Rvdo. William Branham. Pero cuando eso suceda, ya la Puerta para los gentiles se habrá cerrado, y la manifestación plena de Jesucristo estará en medio de Su Iglesia, esa será la Tercera Etapa, para la Iglesia Novia, para las vírgenes fatuas y para el mundo, para los perdidos.

Y ahora, los escogidos de Dios saben que estas cosas se cumplirán; pero antes todos los escogidos de Dios estarán dentro del Cuerpo Místico de Cristo en la Edad de la Piedra Angular, para ser transformados en este tiempo final.

Las grandes señales y maravillas es con el ministerio de Moisés y Elías, esos son los ministerios que harán grandes maravillas y señales; pero ya la Puerta estará cerrada, la Puerta de la Misericordia para los gentiles.

Y ahora, hemos visto las señales de este tiempo, en la Biblia, y también las hemos visto cumplidas en el Cielo, en la Tierra y en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo. Y hemos visto el Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis, viniendo en el occidente, y con El, Elías en su quinta manifestación, el ministerio de Elías en su quinta manifestación, el ministerio de Moisés en su segunda manifestación y el ministerio de Jesús en su segunda manifestación; porque el Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19 es Jesucristo, el Espíritu Santo viniendo en el Día Postrero a Su Iglesia en Su manifestación final a través de Su Angel Mensajero.

Pero Su Angel Mensajero no es el Señor Jesucristo, él solamente es el Instrumento del Señor Jesucristo, El revela a Jesucristo, al Hijo del Hombre en el Día Postrero. La revelación del Hijo del Hombre, de Jesucristo es por medio de Su Angel Mensajero del Día Postrero. Pero Su Angel no es el Señor Jesucristo. Juan lo quiso adorar, pero el Angel le dijo que no lo hiciera. Porque el Angel no es el Señor Jesucristo; pero el Señor Jesucristo tiene que manifestarse por medio de un Profeta dispensacional en el Día Postrero, que es Su Angel Mensajero enviado a Su Iglesia, para dar testimonio de todas estas cosas que deben suceder pronto en este tiempo final.

Y así la Iglesia del Señor Jesucristo estaría viendo la señal de la Venida del Hijo del Hombre, no solamente en el Cielo, sino en medio de Su Iglesia, manifestándose por medio de carne humana, por medio de Su Angel Mensajero, y dándonos a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto en este tiempo final.

Y cuando Cristo salga del Trono de Intercesión, vendrá en toda Su plenitud manifestado en Su Angel Mensajero, lo adoptará, lo transformará, y entonces se manifestará por medio de El, y llevará a cabo grandes maravillas, señales y milagros, como nunca antes han sido vistas en medio del cristianismo. Y así sellará con Sello de Oro el Programa de Redención, y sellará con un Sello de Oro el Cuerpo Místico del Señor Jesucristo.

Y así coronará Cristo Su Iglesia con la Edad de la Piedra Angular y el ministerio de la Edad de la Piedra Angular, que es el ministerio de Cristo, como León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo, bajo la lluvia tardía para este tiempo final.

“LAS SEÑALES DE ESTE TIEMPO.”

Es muy importante que todo ser humano, no solamente vea las señales físicas en el Cielo, para saber cuándo va a llover y cuándo va a ser buen día, sino que vean las señales proféticas correspondientes a este tiempo final, las vean siendo cumplidas en el Cielo, siendo cumplidas en este planeta Tierra y siendo cumplidas en la Iglesia del Señor Jesucristo, y siendo cumplidas también en medio del pueblo hebreo, el cual es tipificado con la higuera cuando reverdece.

El pueblo hebreo ha reverdecido como la Higuera, es el pueblo hebreo una señal grande de este tiempo final. Por lo tanto, veamos con nuestros ojos físicos y nuestro ojos espirituales las señales de este tiempo, para que estemos conscientes del tiempo que nos ha tocado vivir, el cual es el tiempo más glorioso de todos los tiempos.

Este es el tiempo de la Venida del Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis, capítulo 19, porque las señales correspondientes al tiempo de Su Venida están cumpliéndose en este tiempo en el cual nosotros estamos viviendo.

Y ahora, ¿quiénes serían los que estarían viendo las señales de este tiempo, y estarían reconociendo el tiempo que nos ha tocado vivir? Pues nosotros que vivimos en este tiempo final, y estamos recibiendo la Palabra revelada de todas estas cosas que deben suceder pronto, las cuales son dadas a conocer por Cristo en Espíritu Santo a través de Su Angel Mensajero, el cual es enviado para dar testimonio de todas estas cosas que deben suceder pronto en este tiempo final.

El es el que nos da testimonio de las señales de este tiempo, y nos abre el misterio de estas señales y nos da a conocer estas señales y el cumplimiento de ellos, a medida que han estado siendo cumplidos, para que así estemos al tanto de las señales de este tiempo, y reconozcamos el tiempo que nos ha tocado vivir, que es el tiempo más glorioso de todos los tiempos, es el tiempo de la Edad de Oro para todos nosotros que vivimos en este tiempo final. Y tenemos las señales de este tiempo siendo cumplidas y siendo vistas por nuestros propios ojos en este tiempo final.

“LAS SEÑALES DE ESTE TIEMPO.”

Ese ha sido nuestro tema para esta ocasión.

¿Y saben ustedes una cosa? Cuando yo los veo a ustedes, los veo a ustedes también como una señal de este tiempo final. Como también al mirar al pueblo hebreo los veo como una señal de este tiempo final. Porque tanto los hijos de Dios, del Israel Celestial, como los siervos de Dios del Israel terrenal han sido como señal, señal del tiempo final para la humanidad, para el pueblo hebreo y para la Iglesia del Señor Jesucristo.

Los hijos de Dios son por señal a esta generación, como también el pueblo hebreo. Pero los que no tienen ojos para ver no pueden ver las señales de este tiempo; pero bienaventurados vuestros ojos porque ven, porque ven las señales de este tiempo, y vuestros oídos porque oyen, oyen las señales de este tiempo y las entienden. Las cosas que desearon ver los Profetas y los santos del pasado y los Apóstoles, ahora nosotros las estamos viendo en este tiempo final, estamos viendo las señales de este tiempo, las estamos viendo con nuestros propios ojos.

Que las bendiciones de Jesucristo, el Angel del Pacto, sean sobre todos ustedes y sobre mí también, y pronto se complete el número de los escogidos de Dios, y pronto Cristo resucite a los creyentes en El que han partido, y nos transforme a nosotros los que vivimos y se manifieste en toda Su plenitud, y luego nos lleve con El a la Cena de las Bodas del Cordero en el Cielo. En el Nombre Eterno del Señor Jesucristo. Amén y amén.

Oren mucho por mí, para que en estos días Cristo me esté dando todo lo que yo debo darles a ustedes en estas próximas actividades.

Estas próximas actividades de navidades, esperamos que en estas próximas actividades Cristo nos dé grandes bendiciones, y nos abra cada día más Su Programa y nuestro entendimiento para comprenderlo mucho mejor, y comprender mucho mejor la bendición que nos ha tocado en el Programa Divino; porque las cuerdas nos han caído en lugares deleitosos, en el Lugar Santísimo de Su Templo Espiritual, en la Edad de la Piedra Angular, y grande es la heredad que nos ha tocado a todos nosotros.

Así que, oren mucho por mí, estaré con ustedes durante estas navidades, para darles a ustedes todo lo que Cristo me dé para todos ustedes.

Así que, oren mucho por mí, y también estén en las actividades de estos días de navidades, así como han sido anunciadas las actividades, serán llevadas a cabo. También serán llevados a cabo los bautismos de las personas que todavía no han sido bautizadas y quieren ser bautizadas; eso será en la fecha que nuestro Hno. Oscar Cardona les dio, eso es un viernes.

Y todas las personas que no han sido bautizadas y quieren ser bautizadas para recibir la bendición de Dios, y recibir el nuevo nacimiento y recibir el Espíritu de Dios, deben comunicarlo a nuestro Hno. Oscar Cardona o a Erica (mi esposa), para que les coloquen en la lista y sean bautizado el día o la noche de los bautismos, que será el día viernes 29 de diciembre de este mismo año, en donde Miguel estará aquí bautizando a todos los que vendrán para ser bautizados.

Queremos que todos estén dentro del Reino de Cristo, queremos que todos estén en el Cuerpo Místico de Cristo y así se complete el Cuerpo Místico de Cristo.

Bueno, que el Señor Jesucristo, el Angel del Pacto, les siga bendiciendo a todos, y continúen pasando una tarde llena de las bendiciones de Jesucristo nuestro amado Salvador.

Con nosotros nuevamente nuestro amigo y hermano, Félix Caro, para continuar y finalizar este culto con algún cántico, y también con la oración final de cierre o de despedida, dándole gracias a Cristo por este culto y esta bendición que El nos ha dado en esta ocasión.

Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos, y el cántico del Hombre que nos transformó (la primera parte), para luego pasar Félix Caro, y concluir esta actividad.

“LAS SEÑALES DE ESTE TIEMPO.”

 

 El Hno. William enseña la fotografía de la nube aparecida el 28 de febrero de 1963, publicada en la revista “LIFE,” y la revista “CIENCIA.”

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter