ImprimirImprimir

¡Pueblo querido: yo también estoy contigo!

Muy buenas noches, amables amigos que nos acompañan en esta ocasión, del Brasil y también de Venezuela; es un privilegio grande estar con ustedes en esta ocasión.

¿Quisiera saber si hay algunos AGENTES DE LA PAZ con nosotros? La paz y ser un AGENTE DE LA PAZ, no es ser un agente inactivo, tranquilo; sino ser una persona activa que lucha, que trabaja y que se regocija en lo que lleva a cabo; y veo que ustedes se regocijan en todo el trabajo que se está llevando a cabo con AMISRAEL, y disfrutan todos los momentos de trabajo en AMISRAEL.

Hemos visto también las danzas, y podemos ver que las personas que danzan disfrutan esas danzas, disfrutan esos momentos, o sea, se regocijan danzando esas hermosas piezas que hemos visto en esta noche; o sea, que no bailan sino que viven, viven esos momentos danzando y disfrutando de la paz.

Así es como se disfruta de la paz: regocijándose, expresando todo ese regocijo que hay dentro del alma, del corazón de la persona. Y cuando las demás personas ven eso, también les llega al alma y entran a tener esa paz y esa alegría, ese regocijo dentro. Y así disfrutamos la paz que tanto anhela el ser humano; cuando no hay paz, hay miedo, hay temor y no se puede ser feliz.

Estos momentos así de regocijo, de alegría, son una expresión de la paz que hay dentro de nosotros, una expresión de felicidad del corazón expresado en estas acciones tan hermosas que estamos viendo en esta noche.

No se cuántos de ustedes ya han visto el diálogo Inter-religioso, que se llevó a cabo en Paraguay, y el que se llevó a cabo también en Brasilia, que fue preparado por AMISRAEL. ¿Cuántos ya lo vieron? Parece que hay algunos, no lo han visto. Ahí podemos ver como los AGENTES DE LA PAZ han estado trabajando para que haya este intercambio inter-religioso de unión entre los líderes religiosos, incluyendo al Gran Rabino y a la Corte Rabínica de Israel, los cuales eran representados, la Corte Rabínica y el Gran Rabinato, representados en el Gran Rabino de Israel, en donde él también ha disfrutado momentos así de alegría, de regocijo y de felicidad, en los cuales se ha sentido muy bien.

Esperamos que algún día él pueda estar aquí, o en esta área de la Amazonia o Amazona (de la Amazonia), y podamos tener unos momentos así de regocijo, de alegría, de expresión de la paz y de la felicidad.

Continúen pasando una noche feliz, llena de paz, de regocijo y de felicidad.

Muchas gracias.

“PALABRAS DE SALUDO A LOS AGENTES DE LA PAZ.”

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter