ImprimirImprimir

Muy buenos días, a todos los presentes y los que están a través del satélite Amazonas o internet en diferentes naciones. Que las bendiciones de Cristo, el Ángel del Pacto, sean sobre cada uno de ustedes ministros, hermanos, congregaciones presentes y en otras naciones. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

Para esta ocasión es un privilegio grande para mí estar con ustedes, para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final.

En este tiempo estamos viviendo en una etapa en que todas las naciones han estado construyendo grandes edificios y también muchas urbanizaciones, todo eso muy hermoso y muy importante para los seres humanos, y nos preguntamos cuál es o cuál fue, cuál ha sido la construcción más importante que se haya llevado a cabo en la Tierra, porque alguna tiene que ser la más importante en la época en que haya existido, y por consiguiente el diseñador, arquitecto, ingeniero y constructor y obreros de esa obra tienen la bendición, el privilegio de ser las personas que trabajaron en la obra más importante, la construcción más importante que se haya llevado a cabo.

Las obras o construcciones a la vista humana son examinadas, pero examinemos a la vista de Dios, porque el ser humano juzga conforme a lo que ve, pero Dios juzga conforme a lo que hay dentro, al sentido, a lo que hay dentro del corazón de la persona; y por consiguiente vamos a ver también lo que hay dentro del corazón de Dios, ya que Dios le dice y dice del rey David: aún cuando era joven que Él había buscado un varón conforme a su corazón, por lo tanto, en el corazón del rey David se estaría reflejando el corazón de Dios y los pensamientos del corazón de Dios.

Vamos a leer un pasaje que se encuentra en el Éxodo, capítulo 25, versos 1 al 9, para poder tener un cuadro claro de nuestro tema: "UNA OBRA CUYO DISEÑADOR ES DIOS." Por lo tanto vamos a ver una obra diseñada por Dios y cómo Dios la ve, porque si la diseña Dios, tiene un propósito en el Programa de Dios, y la diseña Dios y la muestra a quien tiene que llevarla a cabo con el pueblo. Dice el capítulo 25 del Éxodo, capítulo 25, verso 1 al 9... Esto fue luego que Dios libertó al pueblo hebreo por medio del profeta Moisés, y fueron llevados por Moisés al monte Sinaí:

"Jehová habló a Moisés, diciendo:

Dí a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda..."

Vean, Dios pidiendo que el pueblo dé ofrenda a Dios. Y ahora, vamos a ver:

"Dí a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda; de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, tomaréis mi ofrenda."

O sea, que Dios no obliga a nadie; y si una persona va a sentirse obligado o a que lo estén obligando para ofrendar a Dios, no debe hacerlo, porque esa no es una ofrenda que agrada a Dios. Una ofrenda que agrada a Dios, es de todo corazón, porque Dios ama ¿a quién? Al dador alegre, al que ofrenda de buena voluntad para Dios, el que se alegra en ofrendar para Dios, porque por más que ofrendemos para Dios, todavía estamos ofrendándole a Dios, de lo que Dios nos ha dado a nosotros, porque Él dice: "Mía es la tierra y su plenitud." La plata, el oro, todo es de Él, porque Él es el Creador, diseñador y Creador del universo:

"Esta es la ofrenda que tomaréis de ellos: oro, plata, cobre,

azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras,

pieles de carneros teñidas de rojo, pieles de tejones, madera de acacia,

aceite para el alumbrado, especias para el aceite de la unción y para el incienso aromático,

piedras de ónice, y piedras de engaste para el efod y para el pectoral.

Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos.

Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis."

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla.

"UNA OBRA CUYO DISEÑADOR ES DIOS."

Dios es el Creador de los Cielos y de la Tierra, de Él dice el Génesis, capítulo 1, verso 1: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra." Génesis, capítulo 1, verso 1, y para comprender cómo fue que Dios creó los Cielos y la Tierra, en San Juan, capítulo 1, verso 1 en adelante nos da una explicación clara de cómo fue.

La ciencia está buscando el origen de la creación, y he aquí la Escritura da a conocer el origen de la creación, Génesis, capítulo 1, verso 1, dice que fue Dios: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra," y en diferentes pasajes de la Biblia en el Antiguo Testamento nos habla Dios que Él fue el que creó los Cielos y la Tierra.

Y luego en San Juan, capítulo 1, verso 1 al 18, se nos da una explicación más amplia que nos aclara para poder tener un entendimiento mejor de cómo fue la creación, lo cual es un misterio para la ciencia, pero aquí está revelado el misterio de la creación. Capítulo 1, verso 1 en adelante del libro o Evangelio según San Juan, dice:

"En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios."

El Verbo que era con Dios y era Dios es el cuerpo angelical de Dios, que es la imagen del Dios viviente llamado el Ángel del Pacto o Ángel de Dios o Ángel de Jehová como en algunas versiones está escrito, hay versiones que dicen: Jehová y otras dicen: Yavé o Yawé, y otras dicen: el Señor; pero es el mismo Señor.

Ahora, este Ángel del Pacto o Ángel de Dios que aparecía a los profetas de Dios como Adán, desde Adán hacia acá, y hablaba este Ángel con estos hombres, como le hablaba a Adán, a Abel y también le hablaba a Enoc, a Noé. A Noé lo mandó a construir el arca en donde se salvaría Noé y su familia y una cantidad de animales, aves y reptiles; peces no era necesario meterlos al arca, porque ellos son del agua.

Y ahora, encontramos que la construcción del arca no fue un invento humano, fue un diseño divino para la salvación de una parte de la raza humana, de un grupo pequeño que creía lo que Dios estaba diciendo y que tenían el sacrificio de expiación por sus pecados.

Ustedes pueden ver que desde Adán hacia acá los seres humanos han sacrificado animalitos por el pecado de ellos, y el padre de familia era el sacerdote y patriarca que hacía esos sacrificios. Por eso encontramos que el mismo Job hacía sacrificios, ofrendas a Dios por él y por su familia, y por esa causa es que estas personas eran llamadas justas, porque con esos sacrificios sus pecados eran cubiertos por la sangre de esos sacrificios. No quitados los pecados porque la sangre de animalitos no quita los pecados, pero cubría los pecados en lo que llegaba un Sacrificio perfecto que pudiera quitar por completo el pecado de los seres humanos, y entonces ya no se sacrificarían más animalitos porque ya toda persona tendría acceso al Sacrificio perfecto y no tendría que estar comprando o criando un animalito para sacrificarlo y que sus pecados fueran cubiertos. Tendrían el Sacrificio perfecto a su disposición para obtener el perdón de pecados y ser limpios de todo pecado.

Y ahora, encontramos que todos esos sacrificios que se efectuaban para los que creían y ofrecían esos sacrificios, quedaban perdonados y quedaban sus pecados cubiertos, y cuando Dios los miraba, no veía pecado en ellos porque estaba mirando y la sangre de esos sacrificios cubría los pecados, por eso eran llamados justos esas personas, esos sacrificios eran tipo y figura del Sacrificio que el Mesías Príncipe efectuaría en la primera parte de Su venida, llamada la primera Venida de Cristo.

Así como encontramos que Moisés ordenó por mandato divino al pueblo hebreo allá en Egipto, cuando estaban en Egipto, que cada uno tomara un animalito, un corderito de un año sin defecto el día diez, y lo guardara hasta el día 14, y el día 14 lo sacrificara entre las dos tardes y aplicara la sangre de ese sacrificio en la puerta, en el dintel y los postes de los hogares hebreos, cada padre de familia tenía que hacer lo mismo, y el corderito lo asarían en fuego, no lo podían hervir en agua ni freírlo tampoco, sino asado en fuego, y colocado dentro del hogar para durante la noche de la pascua todos en el hogar estar comiendo ese cordero.

Venía a ser la cena de esa noche, y la cena era el cordero pascual; y durante la noche, a medianoche cuando pasara Dios hiriendo a los egipcios y muriendo todos los primogénitos, donde estuviera la sangre del cordero pascual que cada padre de familia hebrea hubiera colocado, Dios pasaría de largo, no entraría, no moriría el primogénito o los primogénitos que estuvieran en ese hogar.

Vean, una forma sencilla, pero era la forma de Dios. Y ahora, esto es tipo y figura del Sacrificio de Cristo y Su Sangre siendo aplicada en la Casa de Dios, que es la Iglesia del Señor Jesucristo, la casa o templo espiritual de Dios.

Recuerden que el ser humano es un templo para Dios morar en él, y por consiguiente todos los creyentes en Cristo como individuos son un templo espiritual, así como Cristo en San Juan, capítulo 2, dijo: "Destruyan este templo, y en tres días yo lo levantaré," pensaban que estaba hablando del templo de piedras, pero Él estaba hablando del templo humano de Dios que es el cuerpo de Jesús, el cual estaba allí, y Dios moraba en toda Su plenitud en ese cuerpo.

Y Dios mora en cada creyente en Cristo por medio del Espíritu Santo, y esas personas son templo de Dios, un templo humano de Dios. Por eso San Pablo dice: "¿No saben ustedes que son templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?" Como creyentes, como individuos son un templo, y forman todos los creyentes el Templo místico, o sea, la Iglesia del Señor Jesucristo que es un Templo espiritual. Y a través de Su Iglesia es que Cristo en Espíritu Santo ha estado obrando en este planeta Tierra, ha continuado las obras que Él comenzó.

Por eso encontramos que así como Cristo predicaba y también sanaba los enfermos, los llevaban para que Él orara por los enfermos, y también llevaban los niños para que los recibiera y los bendijera, y también eran bautizadas las personas, pues Cristo predicaba y los apóstoles bautizaban a las personas; toda esa obra la ha continuado la Iglesia del Señor Jesucristo.

Por eso podemos ver que lo que Cristo dijo: "Yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo." (San Mateo, capítulo 28, verso 20). Él ha estado y está todavía con Su Iglesia, y dice que será hasta el fin del mundo, por lo tanto, Él no hará nada a menos que sea a través de Su Iglesia, y por consiguiente a través de los miembros de Su Iglesia, los creyentes en Cristo, los cuales no hacen nada, a menos que sea en el Nombre del Señor Jesucristo.

El mismo Cristo dijo: "Yo soy el camino, la verdad, y la vida; y nadie viene al Padre, sino por mí," por lo tanto, a través de Cristo es que cada creyente en Cristo se acerca a Dios y tiene cada persona que tener un sacrificio de expiación por sus pecados.

Por eso es que en el Antiguo Testamento para acercarse a Dios, ¿qué hacían? Ofrecían un sacrificio a Dios por sus pecados, y entonces se acercaban a Dios, hablaban con Dios y Dios con la persona.

Y ahora, para acercarse cada persona a Dios, tiene el Sacrificio perfecto, el Sacrificio de Cristo y el perdón de Cristo y la Sangre de Cristo aplicada en nuestro corazón. Por lo tanto, nos acercamos a Dios por medio de Cristo, y Él, Dios nos recibe, nos escucha y nos concede las peticiones de nuestro corazón. ¿Quién es Cristo? ¿Quién es Jesucristo? Es el Verbo que era con Dios y era Dios, y vean, cómo dice... dice:

"Este era en el principio con Dios.

Todas las cosas por él fueron hechas."

Por medio del Ángel del Pacto, del Verbo que es Cristo en Su cuerpo angelical, en el cual estaba, está y estará eternamente Dios, aún antes de Jesucristo tener Su cuerpo de carne tenía Su cuerpo angelical, Cristo en Su cuerpo angelical es el Ángel del Pacto llamado también el Espíritu Santo. Y en palabras más claras para entenderlas mejor: un hombre de otra dimensión llamado el Ángel de Dios o Ángel del Pacto.

Por lo cual las personas que lo vieron en el Antiguo Testamento dijeron: "He visto a Dios cara a cara." Jacob dijo: "Ví a Dios cara a cara y fue librada mi alma," y le puso por nombre Peniel, al lugar donde tuvo ese encuentro con el Ángel de Dios.

Y Manoa, el padre de Sansón y la señora Manoa, vieron también a ese Ángel y le quisieron y le hicieron la pregunta de cuál era Su nombre, y el Ángel no les dio a conocer cuál era Su nombre, y Manoa dijo a su esposa: "Hemos de morir porque hemos visto a Dios cara a cara." Y la señora Manoa, le dice: "No hemos de morir porque si no, no nos diría que vamos a tener un niño (por la lógica)," y entonces él se tranquilizó y luego a cierto tiempo tuvieron el niño llamado Sansón, del cual se habla como el hombre más fuerte que ha estado sobre la Tierra, pero la fuerza de él venía de Dios, era el poder de Dios manifestado en él, el que producía esa fuerza.

Y ahora, viendo que este Verbo que era con Dios y era Dios es el Ángel del Pacto, el Espíritu Santo, Cristo en Su cuerpo angelical, veamos lo que a continuación dice... y por medio de Él fue que Dios creó todas las cosas, o sea, Dios por medio de Su cuerpo angelical habló a existencia todas las cosas. Tan sencillo como eso.

Así como usted por medio de Su cuerpo de carne hace un edificio si es contratista o constructor, o hace una casa; las damas, pues hacen frijoles, arroz, carne, preparan todo eso, ¿ven? Por medio de su cuerpo físico; y Dios, pues creó el universo por medio de Su cuerpo angelical llamado el Ángel del Pacto o Espíritu Santo o Cristo en Su cuerpo angelical. Sigue diciendo:

"Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho."

O sea, que no hay nada que Dios haya creado, haya hecho que no haya sido a través del Ángel del Pacto, del Verbo que era con Dios y era Dios:

"En Él estaba la vida..."

Y si en Él estaba la vida, todo lo que vino a vida, vino a través de Él, de Cristo, el Ángel del Pacto:

"...y la vida era la luz de los hombres.

La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.

Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.

Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él.

No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.

Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo."

Y ahora, la luz verdadera que alumbra a todo hombre, el Verbo que era con Dios, el Ángel del Pacto venía a este mundo, o sea, que venía en la forma de un hombre de esta Tierra. ¿Y cómo entonces sucedería eso? Lo vamos a ver dentro de un momento:

"En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció (y ahora, el mundo por Él fue hecho, todo el universo fue creado por Él)... pero el mundo no le conoció.

A lo suyo vino (o sea, el pueblo hebreo), y los suyos no le recibieron.

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios."

Esto es por medio de creer en Cristo, arrepentido de sus pecados pedir perdón a Dios por medio de Cristo, ser bautizados en agua en Su Nombre y recibir de parte de Cristo, el Espíritu Santo, la persona obtiene el nuevo nacimiento; ha nacido de Dios y por consiguiente ha nacido a la Vida eterna.

Recuerden que Cristo le dice a Nicodemo en el capítulo 3 de San Juan: "De cierto, de cierto te digo, que el que no nazca del Agua y del Espíritu, no puede entrar al Reino de Dios." Nacer del Agua es nacer del Evangelio de Cristo, y nacer del Espíritu es recibir el Espíritu Santo, y por consiguiente nace a una nueva vida, a la Vida eterna con Cristo en Su Reino eterno. Sigue diciendo:

"Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad."

Y ahora, aquel Verbo, el Ángel del Pacto, el cuerpo angelical de Dios llamado el Ángel del Pacto, llamado el Espíritu Santo, se hizo carne, y ahora, ¿cómo fue que ocurrió esto? ¿Cómo se hizo carne el Verbo que era con Dios y era Dios? ¿Cómo se hizo carne el Espíritu Santo? San Lucas, capítulo 1 tiene la respuesta a esta pregunta; San Lucas, capítulo 1, versos 30 en adelante dice... esto es cuando le aparece el Ángel Gabriel a la virgen María, dice:

"Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios.

Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.

Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre;

y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin."

Aquí está el misterio de cómo se haría carne, cómo vendría el Verbo, el Ángel del Pacto a la tierra para vivir en medio de la raza humana, vendría a la suyo: al pueblo hebreo; por eso la primera venida de Cristo tenía que cumplirse en medio del pueblo hebreo y tenía que ser por medio de una joven virgen, porque Isaías, capítulo 7, verso 14, dice:

"He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel."

O sea, que traducido es: Dios con nosotros, Dios con Su cuerpo angelical dentro de un cuerpo de carne que nacería a través de una joven virgen, la cual vino a ser la virgen María a la cual le apareció el Ángel de Dios, le apareció este Ángel Gabriel y le dio esta buena noticia; la mejor noticia que una mujer haya recibido, fue la que le dio el Ángel Gabriel.

Ella misma dice: "De aquí en adelante me van a llamar bienaventurada." ¿Por qué? La primera mujer que tendría un niño sin tener relaciones íntimas con un hombre, sería por obra y gracia del Espíritu Santo, y ese sería el cuerpo en que Dios moraría en toda Su plenitud, vendría a ser el cuerpo físico de Dios, cuerpo en el cual habitaría visitando la raza humana para llevar a cabo la obra de redención con la cual reconciliaría al ser humano con Dios.

Solamente ese cuerpo tendría la sangre que podría redimir al ser humano y por consiguiente reconciliará al ser humano con Dios, en palabras más claras, siendo hijo de Dios, el hijo lleva la sangre de su padre, por lo tanto, sería la Sangre de Dios que sería derramada para redimir al ser humano, no era sangre común, era la Sangre de Dios en el cuerpo de este joven o niño que fue creado por Dios, por obra y gracia del Espíritu Santo.

Por lo tanto, el único que podría efectuar ese Sacrificio, poner Su vida por la de los seres humanos, sería ese niño que nacería a través de una joven virgen, la cual fue la virgen María. No hay otra persona que llene los requisitos para poder ser identificado como el Mesías en Su primera Venida, solamente hay una persona que llena los requisitos, y Su Nombre es SEÑOR JESUCRISTO.

Y ahora, podemos ver que cuando el Ángel Gabriel le dice a la virgen María que va a tener ese niño, ella no comprendía y le pregunta: "¿Cómo ha de ser esto?" No por incredulidad, sino que ella estaba interesada en el Programa Divino también, era una joven espiritual, como deben ser todos los jóvenes, deben conocer la Escritura y deben conocer las promesas divinas que Dios ha hecho para ser cumplidas en el tiempo en que usted está viviendo. Así era esta joven María.

La edad no impide para que una persona sea espiritual, creyente en la Palabra de Dios y en espera del cumplimiento de lo que Dios ha prometido, y también de ser colaborador, instrumento de Dios para el programa que Dios tiene el tiempo en que la persona está viviendo.

Y ahora, la virgen María le pregunta al Ángel: "¿Cómo será esto hecho?" Vean, sigue diciendo:

"Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.

Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre (o sea, será el heredero al Reino y Trono de David);

y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón.

Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.

Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril;

porque nada hay imposible para Dios.

Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra."

Ella se puso en las manos de Dios, para que Dios la usara a ella para cumplir esa promesa de la venida del Mesías, y a través de una joven virgen dar a luz al Mesías Príncipe.

Es muy importante que todos los jóvenes siempre se pongan en las manos de Dios para que Dios los use para cumplir lo que Dios ha prometido, porque Dios siempre usa seres humanos para cumplir lo que Él ha prometido, porque el socio de Dios es el ser humano.

Y ahora, podemos ver que es que el ser humano ha sido hecho, creado por Dios a Su imagen y semejanza.

Ahora, hemos visto este misterio de la venida del Señor como estaba prometida en Malaquías, capítulo 3, que vendría a Su Templo el Señor, y el Ángel del Pacto a quien deseaba el pueblo hebreo, ¿y cómo sería esto? Pues naciendo Su cuerpo físico a través de una virgen, en el cual moraría la plenitud de Dios, moraría Dios el Padre y moraría el Espíritu Santo, el cuerpo angelical de Dios, y vendría para establecer un nuevo Pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá, y por consiguiente con la raza humana.

Por eso en la última cena Cristo con Sus discípulos en el capítulo 26, versos 26 al 29 de San Mateo, tomando el pan y dando gracias al Padre, parte y da a Sus discípulos y dice: "Comed, este es mi cuerpo." Y luego tomando la copa de vino y dando gracias al Padre luego da a Sus discípulos y dice: "Tomad de ella todos, porque esta es mi Sangre del nuevo Pacto que por muchos es derramada para remisión de los pecados."

Aquí Cristo está identificando Su Sangre como la Sangre del nuevo Pacto y por consiguiente se está identificando con el Ángel del Pacto que viene para establecer un nuevo Pacto con la raza humana, en donde entrarán judíos y gentiles también, un Pacto nuevo donde la pared de separación sería quitada y todos los seres humanos tendrían la oportunidad de obtener el perdón de sus pecados por medio del Sacrificio Expiatorio de Cristo, y por consiguiente tener acceso a Dios el Padre a través de Cristo.

Esa es la obra más grande que se ha llevado a cabo en el planeta Tierra, y ha sido formada la Iglesia del Señor Jesucristo un Templo espiritual para Dios morar en él, morar en Espíritu Santo: Dios.

Y ahora, en el tabernáculo que construyó Moisés está tipificado el Templo espiritual de Cristo, está tipificada la Iglesia del Señor, y en el templo que construyó el rey Salomón también está tipificada la Iglesia del Señor Jesucristo; por eso aquellos templos, el tabernáculo que construyó Moisés y el templo que construyó el rey Salomón, fueron diseñados por Dios.

Por eso le dice Dios a Moisés, que hiciera el tabernáculo conforme al diseño que Dios le mostró en el monte, y David le dice a Salomón su hijo que esos planos que le está entregando del templo, fueron trazados por la mano de Dios, ¿fueron qué? Fueron diseñados por Dios para que se lleve a cabo una obra que ha sido diseñada por Dios.

La obra de la construcción del tabernáculo que construyó Moisés fue una obra diseñada por Dios, la obra que hizo Salomón de la construcción del templo, fue una obra diseñada por Dios. La Iglesia del Señor Jesucristo es una obra diseñada por Dios, un Templo espiritual. El ser humano, la creación del ser humano es una obra diseñada por Dios, una obra diseñada por Dios a imagen y semejanza del mismo Dios; la Iglesia del Señor Jesucristo también es una obra diseñada por Dios, la cual es a imagen y semejanza de Dios también, ahí encontramos la imagen y semejanza de Dios como también el tabernáculo que construyó Moisés y el templo que construyó el rey Salomón.

Por lo tanto, tenemos que ver siempre la obra diseñada por Dios para el tiempo que a la persona le toca vivir.

Ya hemos visto la obra diseñada por Dios del tabernáculo, pero la construyó Moisés con el pueblo, y todo el pueblo tenía derecho dado por Dios a ofrendar voluntariamente para esa labor, pero de todo corazón, porque para Dios hay que hacer las cosas de buena gana, de todo corazón. El templo que construyó Salomón también podemos ver que fue una obra diseñada por Dios.

Y ahora, hemos visto los tipos y figuras de esos dos templos, lo que representan y las restauraciones que se le hicieron son tipo y figura de las restauraciones o etapas por las cuales pasaría la Iglesia para su restauración como Templo espiritual de Dios.

Así como estuvo el Espíritu Santo, el Ángel del Pacto en el tabernáculo que construyó Moisés y el templo que construyó el rey Salomón, ha estado el mismo Ángel del Pacto, que es Cristo en Su cuerpo angelical, el Espíritu Santo, ha estado en el Templo espiritual que es la Iglesia del Señor Jesucristo, porque la Iglesia es una obra diseñada por Dios.

Y en esa obra han estado trabajando muchas personas: los apóstoles, San Pedro y los demás apóstoles y San Pablo trabajando entre los gentiles, y cada mensajero de cada etapa de la Iglesia ha estado trabajando en esa obra diseñada por Dios, y han estado colocando las piedras de ese Templo espiritual que son los creyentes en Cristo como piedras vivas colocados en ese Templo espiritual.

Para el Día Postrero se completará la Iglesia del Señor y por consiguiente se completará el Templo espiritual de Cristo, y va a suceder como sucedió cuando Moisés dedicó el tabernáculo a Dios y como cuando Salomón dedicó el templo a Dios, en ambas ocasiones Dios en la Columna de Fuego descendió sobre el templo y entró dentro, al Lugar Santísimo de ese templo y allí moró sobre el arca del pacto en el propiciatorio que es la tapa del arca del pacto, donde están dos querubines de oro, uno a cada lado.

Y ahora, todo esto es tipo y figura de la Iglesia del Señor Jesucristo que en el Día Postrero va a completarse y va a ser dedicada a Dios, y Dios por medio de Cristo va a entrar a ella en toda Su plenitud.

Ahí es donde la Iglesia recibirá la plenitud de Dios, ahí es donde la Iglesia tendrá, obtendrá la doble porción que es la transformación de sus cuerpos para los que están vivos, y para los que murieron la resurrección en cuerpos eternos.

Esa es la doble porción: tener el Espíritu Santo, el cuerpo angelical y luego el cuerpo físico glorificado. Esas son las dos porciones. Y para el Día Postrero cuando se complete la Iglesia, será dedicada a Dios, Cristo en toda Su plenitud vendrá a Su Iglesia, resucitará a los muertos creyentes y a los vivos los transformará, y eso será la adopción o redención del cuerpo, de lo cual San Pablo habla en Romanos, capítulo 8, versos 14 al 29, por lo cual la creación "gime a una, y aún está de parto hasta ahora esperando, deseando la manifestación de los hijos de Dios," la manifestación de los hijos de Dios en cuerpos eternos.

Y toda la creación gime a una, y aún está de parto hasta ahora, esperando esa redención, y no solamente ella, sino los creyentes en Cristo también, esperando la adopción, esto es la redención del cuerpo en donde obtendremos el cuerpo nuevo, eterno, inmortal, incorruptible y glorificado y joven para toda la eternidad, y ahí ya no habrá muerte para esas personas, sorbida será la muerte en victoria.

Y por consiguiente de ahí en adelante las personas serán iguales a Jesucristo nuestro Salvador, y al estar ya glorificados todos, nunca más moriremos, al estar glorificados todos, ni siquiera tendremos necesidad de un automóvil para ir de un lugar a otro.

Recuerden a Cristo, ya resucitado podía ir de un lugar a otro sin medio de transporte, podía subir, se fue al cielo sin un avión, sin un cohete, ¿por qué? Porque el cuerpo perfecto, inmortal, incorruptible y glorificado es interdimensional; diríamos, viene con el equipo por dentro, todo puede ser posible para esas personas, no solamente caminar de un lugar a otro aquí, sino en todo el universo.

Y yo estoy esperando ese cuerpo, ¿y quién más? Cada uno de ustedes también, pues está prometido y tiene que ser cumplido. San Pablo dice: "No todos dormiremos, pero todos seremos transformados, a la final trompeta, porque será tocada la trompeta y los muertos resucitarán incorruptibles, y los que estemos vivos, seremos transformados." Esa es la promesa de Primera de Corintios, capítulo 15, versos 49 al 58, y entonces ya los problemas habrán terminado, vean cómo Cristo terminará todos los problemas de los creyentes en Él.

Y ahora, todo eso es lo que Cristo hará, y en palabras más claras, Dios por medio de Cristo estará realizando todas esas promesas, haciéndolas una realidad. Tenemos también para el tiempo final una obra que ha sido diseñada y que está en los planos divinos.

Como estaba en los planos el diseño que Dios le dio a Moisés para construir el tabernáculo, y también estaba en planos el diseño que Dios le dio a David para que construyera un templo, el cual le tocaba construirlo a su hijo Salomón, para lo cual tenía que subir al trono como rey.

Y ahora, tenemos una obra física que ha estado en las páginas proféticas del siglo XX, dado a conocer ese diseño de una Gran Carpa-Catedral, eso es un diseño divino, pues le fue mostrado al reverendo William Branham esa Gran Carpa-Catedral, y la vio funcionando con gente, vio predicación y vio también que se oraba por los enfermos, por lo cual es un diseño divino.

El reverendo William Branham trató de hacerla realidad, pero no era para su tiempo, por eso no pudo hacerla una realidad. El reverendo William Branham dice: "Parecía una carpa, parecía una catedral," o sea, era una Gran Carpa-Catedral, no era una carpa común.

Por lo tanto, en algún lugar en medio del Cristianismo tiene que hacerse una realidad, y todos los creyentes en Cristo estarán trabajando en ese proyecto divino; en ese diseño divino estarán trabajando en esa obra bajo ese diseño divino para tenerle a Cristo la materialización de eso que Él le mostró al reverendo William Branham, eso será un templo, una catedral o Carpa-Catedral para Cristo.

Él fue el que la mostró y Dios siempre ha obrado por medio de Su Iglesia, Cristo siempre ha obrado por medio de Su Iglesia, porque Cristo está en Su Iglesia en Espíritu Santo obrando, usando personas en cada etapa de Su Iglesia, y por lo tanto, es para este tiempo final, para la etapa final de la Iglesia que se hará una realidad el cumplimiento de este diseño de una Gran Carpa-Catedral.

¿Y quiénes van a decir: "Yo voy a tener una parte en el cumplimiento de esa promesa de esa visión"?... Yo también. La Iglesia del Señor Jesucristo en este Día Postrero en este tiempo final, estará trabajando con el plano de ese diseño divino para Cristo por medio de Su Iglesia hacer realidad lo que Él ha prometido.

Y por consiguiente vendrá a ser la edad de oro de la Iglesia el tiempo donde se cumpla la visión de esa Gran Carpa-Catedral que va a ser de bendición no solamente para la Iglesia sino para los países que pertenezcan a ese territorio, a ese continente, y por consiguiente Dios va a derramar grandes bendiciones sobre todas esas personas que habrán trabajado en ese proyecto divino, y Él dice:

"He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra."

Recompensará a los que vivieron en tiempos pasados creyentes en Cristo por las labores que ellos realizaron, y recompensará a los que viven en este tiempo final por las labores que llevarán a cabo en la Iglesia del Señor Jesucristo.

Es la Visión de la Carpa un proyecto de Cristo para ser realizado en medio de Su Iglesia y por Su Iglesia, y por consiguiente así como le fue dada la oportunidad por Dios a través del profeta Moisés al pueblo que acompañaba a Moisés para ofrendar, para contribuir con ese proyecto divino, así también se le estará dando la oportunidad a todos los creyentes en Cristo, a toda persona, para que así tengan la oportunidad de trabajar en la obra cuyo diseñador es Dios, el cual le habrá dado a conocer a Su Iglesia esa Visión de la Carpa-Catedral para que trabaje y Cristo trabaja con Su Iglesia para hacer realidad esa Visión de la Carpa.

Habrá grandes bendiciones en el cumplimiento de esa visión de esa Gran Carpa-Catedral que le fue mostrada al reverendo William Branham, y serán bienaventurados todos los que estarán trabajando en esa obra diseñada por Dios para ser realizada en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo.

"UNA OBRA CUYO DISEÑADOR ES DIOS."

Por lo tanto, todos los que estarán trabajando en ese proyecto divino podrán decir: "Yo estoy trabajando en un diseño que fue dado por Dios, en una obra diseñada por Dios.

Recuerden que todos los tiempos en medio del Cristianismo ha habido la necesidad, hubo en el pasado, la hay en el presente y la habrá en el futuro si continuamos en estos cuerpos, de tener un lugar de reunión con techo, un lugar de adoración, un templo, y por consiguiente no es de extrañarse que en algún lugar se haga realidad la Visión de la Carpa, lo cual será un templo para Dios morar en él y bendecir a Su pueblo, y desde ahí salir todo por televisión, por satélite, por grabaciones y así por el estilo, para bendición del Cristianismo y de todas las demás religiones y de todos los demás seres humanos de diferentes naciones.

Será un lugar para bendición, por lo tanto, todos tienen el mismo derecho y la misma oportunidad de trabajar en una obra cuyo diseñador es Dios, trabajar pero de corazón, de buena gana, y apreciando la oportunidad que Dios le da a sus hijos para trabajar en esa labor.

Y el que no desee trabajar, pues que no desayude a los que quieren trabajar, porque nadie debe levantarse en contra de una obra que ha sido diseñada por Dios para que sea llevada a cabo por los miembros de la Iglesia del Señor Jesucristo en el Día Postrero.

Estamos viviendo en el tiempo final y por consiguiente en algún momento de la historia del Cristianismo aparecerá el cumplimiento de esa Visión de la Carpa.

¿Cuántos criticarían a Noé por estar construyendo un arca? Pero después, vean, fue el único medio de salvación.

Ahora, para el Día Postrero habrá grandes bendiciones en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, y lo importante es que Dios va a estar ahí, que será una Gran Carpa-Catedral para Dios estar ahí, manifestarse y bendecir a Su Iglesia, a Su pueblo no importa que las personas vivan en ese sitio o en otros países, porque desde ahí saldrán grandes bendiciones para todos los seres humanos de todas las naciones. Es una obra para bendición cuyo diseñador es Dios.

Esperamos grandes bendiciones en medio del Cristianismo en este tiempo final, bendiciones que también va a recibir el pueblo hebreo y va a recibir también personas de todas las naciones sin importar qué piensen acerca de Dios o qué religión tengan, porque todos saben que hay un Dios verdadero Creador de los Cielos y de la Tierra, y Él se va a revelar a la raza humana en este tiempo final por medio de Cristo, el Espíritu Santo en el Día Postrero.

Así que, hay grandes bendiciones en y para la obra cuyo diseñador es Dios correspondiente al Día Postrero, y esto es hablando de una obra física, pero la parte más grandes es la obra espiritual que es la Iglesia del Señor Jesucristo.

Por lo tanto, que sea tipo y figura también esa obra cuando se lleve a cabo, sea tipo y figura de la Iglesia del Señor Jesucristo.

Es importante que toda persona que no haya recibido a Cristo como Salvador todavía, lo reciba antes que sea demasiado de tarde, porque algún día conforme a la parábola de las diez vírgenes, la puerta de entrada al Reino de Dios se va a cerrar, y los que no hayan entrado quedarán tipificados en las vírgenes insensatas o fatuas que no tenían aceite en sus lámparas, no tenían el Espíritu Santo.

Por lo tanto, es importante que todos estemos dentro del Reino de Dios lo más pronto posible, y esto se obtiene naciendo del Espíritu, recibiendo a Cristo como Salvador, siendo bautizados en agua en Su Nombre y recibiendo el Espíritu de Cristo y obteniendo el nuevo nacimiento, para lo cual si usted todavía no ha recibido a Cristo como lo puede hacer en estos momentos y estaremos orando por usted para que Cristo le reciba en Su Reino, le perdone y con Su Sangre le limpie de todo pecado, y sea bautizado en agua en Su Nombre y Cristo lo bautice con Espíritu Santo y Fuego y produzca en usted el nuevo nacimiento. Para lo cual puede pasar acá al frente y oraremos por usted.

Y los que están en otras naciones también pueden pasar al frente para que queden incluidos en la oración que estaremos haciendo por todos los que están recibiendo a Cristo como único y suficiente Salvador. Los niños de diez años en adelante también pueden venir a los Pies de Cristo nuestro Salvador. Cristo dijo: "Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis porque de los tales es el Reino de los cielos." Por lo tanto, los niños también tienen la oportunidad con Cristo de recibirlo como único y suficiente Salvador.

Dios tiene mucho pueblo en esta ciudad de Villahermosa y todo el Estado de Tabasco y los está llamando en este tiempo final, y también en toda la República Mexicana Dios tiene mucho pueblo, muchos hijos y los está llamando en este tiempo final, por lo cual, si oyes hoy Su Voz, no endurezcas tu corazón, tu nombre está escrito en el Cielo en el Libro de la Vida del Cordero, y por consiguiente Él te está llamando, por lo tanto, tu nombre está escrito en el Cielo en el Libro de la vida y por esa causa estás escuchando la predicación del Evangelio de Cristo, y:

"Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,

y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre." (Dice Cristo en San Juan, capítulo 10, versos 27 al 30).

Por lo tanto, la causa por la cual haz estado escuchando la predicación del Evangelio de Cristo es porque tu nombre está escrito en el Cielo en el Libro de la Vida, y esa es una buena noticia para toda persona, que nuestro nombre esté escrito en el Cielo en el Libro de la Vida, es motivo de tal gozo que el mismo Cristo cuando envió a Sus discípulos a predicar y a sanar enfermos y a echar fuera demonios y así por el estilo y a limpiar leprosos, ellos regresan muy contentos a donde Cristo y le dicen a Cristo: "Señor, hasta los espíritus se nos sujetan en Tu Nombre," porque echaban fuera los demonios en el nombre del Señor Jesucristo, y tenían que obedecer cuando ellos los echaban fuera en el nombre del Señor.

Y vienen muy contentos, pero es no es lo más importante, Cristo les dice: "No os gocéis de eso, de que los espíritus se os sujetan en mi Nombre, gozaos de nuestros nombres están escritos en el cielo." Esa es la causa de gozo para una persona: que su nombre esté escrito en el Cielo, y por consiguiente Dios lo llama en el tiempo en que la persona está viviendo para colocarlo en Su Reino con Vida eterna. Por eso Él dijo:

"Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado."

Tan sencillo como eso. Ha colocado delante del ser humano la vida y la muerte, la vida que es Cristo para que todo el mundo tenga oportunidad de obtener la Vida eterna, "el que oye mi Palabra y cree el que me envió, tiene Vida eterna y no perecerán jamás, mi Padre que me las dio es mayor que todos," dice también Cristo, "y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre, por lo tanto, el que oye mi Palabra y cree el que me envió, tiene Vida eterna, y no vendrá a condenación, mas pasó de muerte a vida," pasó a Vida eterna.

Y ahora, siendo que todos queremos vivir eternamente y viendo que la forma para obtener la Vida eterna es a través de Cristo, de todo corazón recibimos a Cristo como nuestro único y suficiente Salvador.

Vamos a estar puestos en pie para orar por las personas que han venido a los Pies de Cristo en estos momentos, los que están en otras naciones también puestos de pie para orar por las personas que han venido a los Pies de Cristo nuestro Salvador. Con nuestras manos levantadas a Cristo, al Cielo y nuestros ojos cerrados, repitan conmigo esta oración los que han venido a los Pies de Cristo nuestro Salvador:

Señor Jesucristo, escuché la predicación de Tu Evangelio y nació Tu fe en mi corazón, creo en Ti con toda mi alma, creo en Tu primera Venida, creo en Tu muerte en la Cruz del Calvario como el Sacrificio de Expiación por nuestros pecados, creo en Tu Nombre como el único Nombre bajo el cielo dado a los hombres en que podemos ser salvos.

Reconozco que soy pecador y necesito un Salvador, doy testimonio público de mi fe en Ti y te recibo como mi único y suficiente Salvador. Te ruego perdones mis pecados y con Tu Sangre me limpies de todo pecado y me bautices con Espíritu Santo y Fuego luego que yo sea bautizado en agua en Tu Nombre, y sea producido en mí el nuevo nacimiento.

Creo de todo corazón que Tú llevaste mis pecados cuando fuiste crucificado y luego cuando fuiste sepultado los llevaste y regresaste al originador, el diablo allá en el infierno; y ahora, Señor, lo creo de todo corazón y te pido se haga realidad en mi vida Tu salvación. Te lo ruego en Tu Nombre eterno y glorioso Señor Jesucristo. Amén.

Con nuestras manos levantadas a Cristo, al cielo, todos decimos: ¡La Sangre del Señor Jesucristo me limpió de todo pecado! ¡La Sangre del Señor Jesucristo me limpió de todo pecado! ¡La Sangre del Señor Jesucristo me limpió de todo pecado! Amén.

Cristo les ha recibido en Su Reino, ha perdonado vuestros pecados y con Su Sangre les ha limpiado de todo pecado porque ustedes le han recibido como vuestro único y suficiente Salvador, por lo cual preguntarán: "¿Cuándo me pueden bautizar?" Porque Cristo dijo:

"Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado."

El agua no quita los pecados, es la Sangre de Cristo la que nos limpia de todo pecado, pero el bautismo en agua es tipológico, a la semejanza de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo.

Por lo cual cuando la persona recibe a Cristo como Salvador, muere al mundo. Cuando el ministro lo sumerge en las aguas bautismales, tipológicamente, simbólicamente está siendo sepultado; y cuando lo levanta de las aguas bautismales, está resucitando a una nueva vida: a la Vida eterna con Cristo en Su Reino eterno.

Cristo fue bautizado también por Juan. Juan no lo quería bautizar, creía que Cristo no tenía que ser bautizado, y Juan le dice a Cristo: "Yo tengo necesidad de ser bautizado por ti, ¿y Tú vienes a mi para que yo te bautice?" Jesucristo le dice: "Nos conviene cumplir toda justicia," y entonces lo bautizó y el Espíritu Santo vino en forma de paloma sobre Jesús, y Cristo es el que dice y ordena que el que creyere y fuere bautizado, será salvo, es un mandamiento del Señor Jesucristo para todo aquel que oye el Evangelio de Cristo; cree, lo recibe como Salvador, luego tiene la oportunidad de ser bautizado en agua en el Nombre del Señor Jesucristo y así nos identificamos con Cristo en Su muerte, sepultura y resurrección.

Conscientes de que el bautismo en agua es tipológico, pero es un mandamiento de Cristo, pueden ser bautizados. Y que Cristo les bautice con Espíritu Santo y Fuego, y produzca en ustedes el nuevo nacimiento; y nos continuaremos viendo por toda la eternidad.

Por lo tanto, ustedes también que están en otros países pueden ser bautizados. Y que Cristo también les bautice con Espíritu Santo y Fuego a todos ustedes que están en otros países y que han recibido a Cristo como Salvador en estos momentos; y nos continuaremos viendo por toda la eternidad en el glorioso Reino de Jesucristo nuestro Salvador.

Continúen pasando todos una tarde feliz, llena de las bendiciones de Cristo nuestro Salvador. Dejo al ministro, reverendo Andrés Cruz Gallego con ustedes para que les indique cómo hacer para ser bautizados, y en cada nación dejo al ministro correspondiente para que haga en la misma forma.

Que Dios les bendiga y les guarde a todos.

"UNA OBRA CUYO DISEÑADOR ES DIOS."

 

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter