ImprimirImprimir

Muy buenos días, amables amigos y hermanos presentes y los que están a través del satélite Amazonas o de internet en diferentes naciones; es un privilegio y bendición grande estar con ustedes en esta ocasión para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final.

Estuvieron viendo el documental "Alcemos nuestra Voz: Paz en Tierra Santa." Es muy importante que haya paz en Tierra Santa, porque de Tierra Santa saldrá la paz para todo el Medio Oriente y para todas las naciones. Y Jerusalén, la Escritura dice que es la Ciudad del Rey, la Ciudad de Dios. Por lo tanto, es importante que haya paz en Tierra Santa, por lo cual es importante que el Estado, un Estado Palestino no sea establecido, no sea creado, en forma unilateral sino en mutuo acuerdo con el Estado de Israel, para que así se cumplan los acuerdos que sean hechos y haya garantía de que se van a cumplir.

Por lo tanto, están invitados para el sábado estar en Ciudad México, el sábado 10, y la reunión de ministros allá, y el domingo 11 culto general, y luego el lunes 12, una concentración frente a la Embajada de Israel en el D.F. en Ciudad Mexico; y también así será en todas las naciones, en pro de que no se lleve a cabo la creación de un Estado Palestino en forma unilateral sino en mutuo acuerdo con el Estado de Israel. Es importante eso para que no sea una imposición unilateral sino en mutuo acuerdo con el Estado de Israel. Sería un peligro si la ONU impone un Estado Palestino en forma unilateral sin el mutuo acuerdo, sin el acuerdo con el Estado de Israel.

Recuerden que allí es, esa área, el Medio Oriente, es un lugar muy peligroso, no solamente para los que viven allí, sino para toda la humanidad; puede encenderse la mecha de una tercera guerra mundial allí; porque allí están representados todos los pueblos, todas las naciones; y están representados los países de derecha y los países de izquierda también. Por lo tanto es un lugar muy importante para toda la humanidad; de allí se trajo la bendición para los gentiles del Evangelio de Cristo, de todas estas bendiciones de Abraham para su simiente por medio de Cristo. Y también está el peligro de que vayan a llevar o a salir de allí todo lo relacionado a una tercera guerra mundial, vaya a ser allí el centro de donde explote una tercera guerra mundial si no se llevan a cabo las cosas en forma de mutuo acuerdo con el Estado de Israel.

Por lo tanto: "Alcemos la Voz: Paz en Tierra Santa." Y para eso trabajamos en esta concentración en todos los países, el lunes 12 de este mes de septiembre en la República Mexicana, pues en el D.F. se llevará a cabo; y en cada país en la capital, que es donde está la Embajada de Israel en cada nación. Así que, se pueden poner de acuerdo con los embajadores, con el embajador de cada país para que luego de la manifestación y las palabras que se hablen, se le entregue al embajador la carta correspondiente a esa concentración.

Así que, todos en todos los países ya coordinen bien con Puerto Rico para que todo salga bien, haya éxito; y también estemos contribuyendo por la paz de Tierra Santa. Pueden entrar a nuestras páginas (las páginas de internet), que son www.pazentierrasanta.com http://www.pazentierrasanta.comy también en la página www.facebook.com/pazentierrasanta, y oprima el botón que dice: "Me gusta."

Así que, los que tienen computadoras, ahí tienen, no para entretenerse, sino para hacer algo en serio que sea de provecho para toda la humanidad; porque estos equipos muchos lo toman para divertirse, pero estas cosas cuando son usadas correctamente, son usadas para beneficio de toda la humanidad; así que usen bien esos adelantos científicos que han venido a causa del adelanto espiritual del Programa de Dios. Y ya tienen estas dos páginas para que ustedes entren a ellas durante la semana, todos los días de la semana pueden entrar porque ahí se van a estar publicando todas las cosas de este proyecto y de cualquier otro proyecto que llevemos a cabo.

Así que, esa no es solamente nuestra página sino la página de ustedes también, la página de ustedes para tener toda la información que ustedes deben tener con relación a todas estas labores.

Cuando se entra a otras páginas de otras personas, se les está dando rating, subiéndole el rating, como dicen, a otras páginas; pero la de ustedes es la más importante, porque tiene la información que necesitamos para trabajar en beneficio de la humanidad.

Bueno, "Alcemos la Voz: Paz en Tierra Santa," y después el botoncito: "Me gustó," porque a todos nos gusta la paz y queremos la paz en Tierra Santa.

Ya mañana van nuevamente a pasar este video, y no sé si para los que... si algunos llegaron un poquito tarde lo pueden pasar al final cuando yo termine; y luego el licenciado Benjamín Cruz Alfaro reiterarles el anuncio y la páginas a la cual pueden entrar, a las páginas donde pueden entrar la pueden apuntar, porque si no la tienen, no tienen la llave para entrar.

Bueno, vamos a leer un Escritura que se encuentra en Éxodo, capítulo 9, versos 1 en adelante, y dice de la siguiente manera, 1 al 7:

"Entonces Jehová dijo a Moisés: Entra a la presencia de Faraón, y dile: Jehová, el Dios de los hebreos, dice así: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.

Porque si no lo quieres dejar ir, y lo detienes aún,

he aquí la mano de Jehová estará sobre tus ganados que están en el campo, caballos, asnos, camellos, vacas y ovejas, con plaga gravísima.

Y Jehová hará separación entre los ganados de Israel y los de Egipto, de modo que nada muera de todo lo de los hijos de Israel.

Y Jehová fijó plazo, diciendo: Mañana hará Jehová esta cosa en la tierra.

Al día siguiente Jehová hizo aquello, y murió todo el ganado de Egipto; mas del ganado de los hijos de Israel no murió uno.

Entonces Faraón envió, y he aquí que del ganado de los hijos de Israel no había muerto uno. Mas el corazón de Faraón se endureció, y no dejó ir al pueblo."

Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla.

"LIBERTADOS PARA SERVIR."

Ese tema lo tomamos del verso 2 ó del verso 1, al final dice:

"Deja ir a mi pueblo, para que me sirva."

Siendo que la Iglesia del Señor Jesucristo está representada en el pueblo hebreo, porque el pueblo hebreo fue libertado y colocado bajo el pacto que Dios le dio al pueblo por medio del profeta Moisés en el monte Sinaí; del Sinaí salió el pacto de Dios para el pueblo; la Ley, los mandamientos divinos, salieron de allá del monte Sinaí, leyes y ordenanzas para todo Israel le dio Dios para el pueblo por medio del profeta Moisés; y luego por el camino siguió añadiendo más ordenanzas y leyes para el pueblo, necesarias, a medida que iba pasando el tiempo.

Y ahora, el pueblo hebreo fue libertado de la esclavitud en Egipto como le había dicho Dios a Abraham en el capítulo 15, versos 12 al 19, del Génesis, en donde le dice, hablando de la simiente de Abraham, de la cual ya Dios le está diciendo cual será la trayectoria de la descendencia de Abraham, sin aun todavía Abraham tener el hijo prometido a través de la cual vendría esa descendencia (el hijo prometido fue Isaac).

Ahora, vean cómo le dice Dios a Abraham en el capítulo 15, verso 12 al 19 del Génesis:

"Mas a la caída del sol sobrecogió el sueño a Abram, y he aquí que el temor de una grande oscuridad cayó sobre él.

Entonces Jehová dijo a Abram: Ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena, y será esclava allí, y será oprimida cuatrocientos años.

Mas también a la nación a la cual servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza."

Ahora, vean, un pueblo que iba a ser esclavizado, oprimido por otro pueblo (el otro pueblo fue Egipto) y luego de ser esclavizados por cuatrocientos años iban a salir ricos, ¿cómo es posible que unos esclavos salgan ricos? Dios conoce cómo va a hacer para que salgan ricos.

"Y tú vendrás a tus padres en paz, y serás sepultado en buena vejez.

Y en la cuarta generación volverán acá; porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí."

Ahora vean, ya Dios le está diciendo a Abraham cuál será la trayectoria de la descendencia suya (de Abraham); y por consiguiente las cosas iban a moverse en tal forma que iban a parecer normales, humanas, pero Dios estaría detrás de todo para que todo se llevara a cabo conforme a como Dios ya lo había determinado.

Y ahora, pasan los años a partir del hijo prometido, luego ese hijo se multiplica, ese hijo luego tiene dos hijos que están peleando, luchando, en el vientre de la madre Rebeca; y los niños son Jacob y Esaú. ¿Por qué estaban luchando? Estaban peleando, luchando, por nacer primero para tener la bendición de la primogenitura; eran dos naciones representadas en dos bebés que estaban en el vientre de la madre (Rebeca). Pero Dios le dice: "Dos naciones." Ya Dios está viendo dos naciones, mientras un médico lo que vería son dos bebés; pero ahí estaban dos naciones combatiendo la una con la otra.

Vean, en la historia, en el capítulo 25, verso 21 en adelante... verso 20 en adelante, dice del capítulo 25, del Génesis, ó 19, dice:

"Estos son los descendientes de Isaac hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac,

y era Isaac de cuarenta años cuando tomó por mujer a Rebeca, hija de Betuel arameo de Padan-aram, hermana de Labán arameo.

Y oró Isaac a Jehová por su mujer, que era estéril; y lo aceptó Jehová, y concibió Rebeca su mujer.

Y los hijos luchaban dentro de ella; y dijo: Si es así, ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar a Jehová;

y le respondió Jehová:

Dos naciones hay en tu seno,

Y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas;

El un pueblo será más fuerte que el otro pueblo,

Y el mayor servirá al menor.

Cuando se cumplieron sus días para dar a luz, he aquí había gemelos en su vientre.

Y salió el primero rubio, y era todo velludo como una pelliza; y llamaron su nombre Esaú.

Después salió su hermano, trabada su mano al calcañar de Esaú; y fue llamado su nombre Jacob. Y era Isaac de edad de sesenta años cuando ella los dio a luz."

Ahí tenemos la historia de Jacob y Esaú en el vientre de la madre hasta el momento del nacimiento. La Bendición de la Primogenitura... en la Bendición de la Primogenitura están ligadas las grandes bendiciones de Dios. Por ejemplo, en la Bendición de la Primogenitura está la herencia doble, el primogénito siempre recibe doble a lo que sus hermanos reciben.

Encontramos también que en esa Bendición de la Primogenitura también estaba la bendición del Mesías, y tendría que venir por medio del que tendría la Bendición de la Primogenitura, por medio de la descendencia de ése que tendría la Bendición de la Primogenitura.

Por lo tanto, Jacob estaba luchando por lo mejor para su descendencia; y estaba por consiguiente también la bendición de quién heredaría la tierra que Dios le prometió a Abraham, el territorio de la llamada ‘la tierra prometida’ y también a quién, a qué pueblo y con qué pueblo y a qué pueblo vendría y Dios le daría el Reino de Dios, con qué pueblo lo establecería; y por consiguiente el Rey para ese reino terrenal de Dios sería un descendiente del que tendría la Bendición de la Primogenitura.

Mire por todo lo que estaba luchando Jacob. Esaú no entendía nada de eso, como hay personas que no entienden nada de los escritos bíblicos, no entienden nada de la Biblia, no entienden nada del Sacrificio de Cristo, de la primera Venida de Cristo, Su Sacrificio y dónde se encuentra en estos momentos; y no entienden nada de lo que es un creyente en Cristo y las bendiciones que tiene para el presente y para toda la eternidad.

Y ahora, miren, si Esaú mantenía la Bendición de la Primogenitura porque había nacido primero, la Tierra Santa, todo el territorio de Israel, lo heredaría la descendencia de Esaú; y el reino de David no hubiera sido del reino de David, hubiera sido el reino de un descendiente de Esaú. Y luego el éxodo no hubiera sido el éxodo de Israel, sino que hubiera sido el éxodo de Esaú; y el profeta Moisés no hubiera sido el profeta Moisés, hubiera sido un profeta descendiente de Esaú el que los sacaría de Egipto. Y luego la entrada a la tierra prometida no sería de Israel con Josué sino de la descendencia de Esaú con otro mensajero que heredaría el ministerio del que lo sacaría de Egipto, y Dios estaría con ellos, que es la cosa. Y luego los jueces serían descendientes de Esaú.

Y luego el reino de Saúl, no sería de Saúl sino de un descendiente de Esaú, y el reino de David, el David, ¿de qué sería? No el David descendiente de Jacob, sino un descendiente de Esaú; y no se diría ‘el reino de David,’ sino el reino del descendiente de Esaú que heredaría ese reino; y no se diría ‘el trono de David’ sino el trono de un descendiente de Esaú; y luego el Mesías, cuando viniera, sería un descendiente de Esaú no un descendiente de Israel.

Miren todas las bendiciones que estaban dentro de la Bendición de la Primogenitura por la cual luchó Jacob; y gracias a eso el pueblo hebreo está actualmente en la tierra prometida, porque es el legítimo heredero de esa tierra, porque la Tierra es de Dios y Dios la dará por herencia a quien Él quiere, y la ha dado por herencia a la descendencia de Jacob, descendientes de Abraham.

Ahora vean todas las bendiciones que estaban ahí encerradas en esa Bendición de la Primogenitura. El Salvador del mundo sería entonces ¿qué? un descendiente de Esaú. ¿Y sería el Mesías verdadero? Claro que sí. ¿Por qué?: Porque el Ángel del Pacto en una virgen crearía un cuerpo (vida) que se multiplicaría célula sobre célula y formaría un cuerpo en el cual habitaría... nacería y en el cual habitaría el Ángel del Pacto, el Ángel de Dios, el cuerpo angelical de Dios donde Dios estaba, está y estará siempre; que es la imagen del Dios viviente, que es el Ángel de Dios, el Ángel del Pacto, del cual los que lo vieron en otras ocasiones desde Adán hasta Juan el discípulo amado, dijeron: "Hemos visto a Dios cara a cara," ¿por qué? Estaban viendo a Dios en Su cuerpo angelical; y luego cuando se hizo carne el Ángel del Pacto en el velo de carne llamado Jesús, el que veía a Cristo, a Jesucristo, estaba viendo a Dios, estaba viendo al Padre, ¿por qué? Porque estaba viendo a Dios en Su cuerpo de carne. Tan sencillo como eso. Como cualquier persona que ve su cuerpo en algún lugar, dice: "Vi a fulano de tal, en tal lugar." Porque esa es la semejanza física que usted tiene, que yo tengo también, en esta dimensión terrenal, porque en estos cuerpos mortales es que estamos nosotros habitando.

Y nosotros somos almas vivientes o alma viviente, que con un cuerpo espiritual, parecido al físico, vivimos en este planeta Tierra en estos cuerpos mortales; por eso cuando la persona muere, lo que murió fue su cuerpo físico, su casa terrenal, la semejanza física, pero él sigue viviendo en la imagen, que es el cuerpo espiritual o angelical que tiene la persona. Para unos después en el juicio final, los que no recibieron a Cristo, no sirvieron a Cristo, que serán juzgados, los que sean condenados van a tener la segunda muerte, no solamente van a morir en el cuerpo físico que van a recibir cuando resuciten para ser juzgados, sino que van a morir también en su cuerpo espiritual, y sus almas también, en el lago de fuego; esa es la segunda muerte. Pero los creyentes en Cristo han sido librados de la segunda muerte. La Escritura dice: "La segunda muerte no tiene potestad sobre éstos."

Ahora, vean el porqué hay que levantar la voz para pedir y proclamar y clamar por la paz de Tierra Santa. Ese lugar llamado Israel o tierra de Israel, por herencia, Israel la recibió por herencia del Padre celestial, del Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, porque la Tierra es de Dios; de Dios es el mundo, la Tierra, el mundo, su plenitud, todo lo que hay en él y a quien Él quiere pues a ése lo da, es una herencia que Él da a Sus siervos, a Su pueblo como hijo.

Recuerden que la Escritura dice por ahí por el capítulo 4, verso 22 al 24, del Éxodo: "Israel es mi hijo, mi primogénito." Israel como pueblo es el hijo, el pueblo hijo primogénito de Dios; por lo tanto tiene bendiciones no solamente de la Tierra sino del Cielo también. Y el Reino del Mesías será establecido con el pueblo hebreo y en medio del pueblo hebreo, y allá estará su capital, en Jerusalén, allá también estará Su Trono, el trono de David; y allí vamos a estar también nosotros como el gabinete del Reino del Mesías en cuerpos eternos, inmortales, glorificados igual al cuerpo del Señor Jesucristo que está glorificado.

Por lo tanto, no necesitaremos nada de Israel, Israel es el que va a necesitar, porque necesita de ustedes y de mí; porque en un cuerpo inter-dimensional no tenemos ningún problema. Por ejemplo, podemos estar aquí en la Tierra en el Reino del Señor en las cosas que hay que hacer, no trabajando en el campo, porque eso corresponde a los que tengan cuerpos físicos y mortales también, porque va a haber muerte durante el milenio; dice que el niño morirá de cien años, o sea, que una persona que muera a los cien años es un niño todavía, comparado con mil años, vivió solamente una décima parte de la vida; y el pecador a los cien años será maldito. O sea, que a los cien años, ya con eso tiene, y se le acabó el tiempo de vida. Eso es para los que sobrevivan a la gran tribulación que pasarán al Reino del Mesías.

Así que, en el Reino el Mesías yo voy a estar con Él allí, y cada uno de ustedes también. Veo que ustedes lo saben y por eso dicen: Amén. Y yo sé que no es una idea de ustedes, yo sé que ustedes lo creen, no porque es idea de ustedes, no es porque es una imaginación de ustedes.

Vamos a ver si lo que ustedes creen tiene fundamento bíblico, porque si tiene fundamento bíblico, entonces va a ser así, sino es una imaginación de ustedes y eso nunca va a suceder. Apocalipsis, capítulo 5, verso 9 al 10, dice:

"...y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;

y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra."

¿Y quiénes son los que van a reinar sobre la Tierra? Los que lo creen, los que han sido redimidos por la Sangre de Cristo. También hay otro pasaje, capítulo 20, verso 6, dice (de Apocalipsis).

"Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años."

Dos testigos ahí tienen de que lo que ustedes han creído que van a estar en el Reino del Mesías viviendo es cierto, porque lo dice la Escritura; y que son reyes y sacerdotes la Escritura es la que lo dice, y nosotros lo creemos.

Hay otro pasaje también que lo dice en Apocalipsis, capítulo 1, verso 4 al 6, dice:

"Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono;

y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,

y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos."

Vean, nos lavó de nuestros pecados con Su Sangre y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios. Si Él con Su Sangre nos ha limpiado de todo pecado y nos ha hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, pues nosotros lo creemos, así es. Entonces, yo soy Rey y soy Sacerdote según el Orden de Melquisedec, ¿y quién más? ustedes también, sacerdotes no de un orden terrenal, sino del orden celestial de Melquisedec, Melquisedec del Templo celestial; un sacerdocio para siempre. Por eso en el milenio estaremos como sacerdotes también.

El orden sacerdotal milenial, del milenio, el orden religioso del milenio estará dirigido por el Sumo Sacerdote Cristo según el Orden de Melquisedec, y Su gabinete sacerdotal, de Su orden sacerdotal de Melquisedec: los creyentes en Cristo lavados por Su Sangre nacidos de nuevo.

Y también Él dice que los santos juzgarán al mundo (capítulo 6 de Primera de Corintios, verso 1 al 3); y Cristo es el que Dios ha colocado, ha puesto como Juez de los vivos y de los muertos. Y si Él también nos ha colocado como jueces, entonces el poder Judicial celestial estará en la Tierra en el Reino terrenal de Dios, el Reino del Mesías, con el orden Judicial celestial puesto en la Tierra en el Reino de Dios terrenal; y también el orden sacerdotal celestial, ese orden estará en la Tierra operando en el Reino del Mesías, y el orden del Reino celestial también estará operando en el Reino terrenal de Dios, llamado el Reino de David.

Por lo tanto, todo esto según el Orden de Melquisedec. Recuerden que el Reino de David representa al Reino celestial, y el Trono de David representa al Trono celestial; y David, pues representa al Rey celestial.

Así que, podemos ver las bendiciones que hay para Israel y para todos los creyentes en Cristo. Y cuando estemos en el Reino milenial ya las diferencias entre el Cristianismo y el Judaísmo no van a existir.

Ahora, así como Dios libertó a Israel para que le sirviera, y le sirvió muy bien, durante toda esa trayectoria de Dios llevando a Su pueblo por medio del profeta Moisés, acompañando al profeta Moisés la Columna de Fuego, que de noche les alumbraba, era una llama de fuego, una columna de nube de fuego, y de día era una nube que les daba sombra y los protegía del calor, y los guiaba. Cuando se levantaba del tabernáculo y todos la veían, todos se preparaban, y cuando ella se movía, seguían esa nube. Un pueblo guiado por Dios a través de la nube que les acompañaba, que de día era una nube que les daba sombra, y de noche era una nube de fuego que les alumbraba el camino por donde iban caminando, no tenían que pagar recibos de luz eléctrica, Dios proveía todo; y comida también les tenía.

Y ahora, Dios los libertó para que le sirvieran; y ahora bajo el nuevo Pacto Dios ha libertado a Su Iglesia, a todos los que forman la Iglesia del Señor Jesucristo, ¿para qué? Para que le sirvan. Y por eso es que encontramos a los creyentes en Cristo reuniéndose allá en el tiempo de los apóstoles, se reunían los domingos, el octavo día de la semana, que es domingo, y que viene a ser el primer día de la nueva semana.

Y los sábados lo aprovechaban para ir a la sinagoga y predicarles a los judíos, para darles a conocer el Evangelio de Cristo, pero la reunión de ellos como Cristianos la llevaban a cabo el domingo, el primer día de la semana que era domingo; eso lo consiguen en el libro de Hechos. Porque domingo fue el día que resucitó Cristo, y por consiguiente en honor y memoria a la resurrección de Cristo, se reunían domingo. Y fue el primer día después de Cristo morir, ser sepultado y resucitar, fue el primer día que Cristo se encontró con ellos, la primera reunión; temprano en la mañana se encontró con algunas mujeres que fueron a la tumba, y después mas adelante dijo a ellas que le digan a los apóstoles que se fueran allá a cierto territorio, y que Él los vería allá.

Y ahora, encontramos que la Iglesia al reunirse se reúne durante la semana también, pero el día principal es el domingo (el Cristianismo), y se reúnen para alabar a Dios, para cantar a Dios, para adorar a Dios y para oír Su Palabra, el mensaje de Cristo, el mensaje del Evangelio; y así ser edificada y crecer espiritualmente, y trabajar en la Obra de Cristo, en la Obra correspondiente al nuevo Pacto.

La Iglesia es la que está dentro del nuevo Pacto y ha estado trabajando en todos los negocios de Cristo bajo el nuevo Pacto, ha estado sirviéndole a Dios por medio de Cristo, porque Dios ha libertado a los creyentes en Cristo ¿para qué? para que le sirvan. Los ha libertado así como libertó al pueblo hebreo de la esclavitud en Egipto, los libertó para que le sirvan.

Ahora veamos Colosenses, capítulo 1, verso 12 en adelante, dice:

"Con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz;

el cual nos ha librado (o sea, nos ha libertado) de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,

en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados."

Y ahora, nos ha libertado, nos ha librado de la potestad, del poder, del dominio de las tinieblas, o sea, del reino de las tinieblas, del reino del maligno, y nos ha trasladado al Reino de Su amado Hijo, al Reino de Cristo.

El Reino de Cristo está en la esfera espiritual en la Tierra en Su Iglesia en la forma de Su Iglesia, y pronto va a estar en la forma literal un Reino establecido en la Tierra: el Reino del Mesías. Pero primero es lo espiritual, lo que no se ve, lo que la gente no pueden ver; no pueden ver a ningún reino, pero está el Reino de Cristo en la esfera espiritual y está el Reino de Cristo, Él como Rey reinando acá, en el corazón, en el alma de cada creyente, reinando en y sobre la persona. Él es nuestro Rey espiritual, y Él es Rey de toda la creación, está sentado en el Trono del Padre, y por consiguiente el que está sentado en el Trono es el Rey, el que tiene todo el poder; y Dios dentro de Él.

Y ahora, Cristo nos ha libertado del reino y del poder del maligno, del reino de las tinieblas, y nos ha colocado en Su Reino para que le sirvamos; por eso le servimos con toda nuestra alma, y con ánimo, con todo nuestro corazón y de buena voluntad en todas las cosas que hay que hacer en la Obra del Señor, en la Iglesia del Señor. En todos los proyectos correspondientes a la Iglesia para bendición de Su pueblo, de Su Iglesia, trabajamos todo el tiempo.

Por eso es que se construyen también lugares para adorar a Dios, para reunirse el pueblo a orar a Dios, escuchar Su Palabra y servirle con cánticos también (esa es la parte espiritual), y trabajar en la evangelización para que todas las personas que están escritas en el Cielo en el Libro de la Vida del Cordero escuchen la predicación del Evangelio de Cristo, nazca la fe de Cristo en su alma y lo reciban como su Salvador.

Recuerden que así como Dios obró por medio de Cristo y nada Él ha hecho a menos que sea por medio de Cristo, que es el Ángel del Pacto, que es el Verbo que era con Dios y era Dios y creó todas las cosas. Ahora Cristo no hace nada y no ha hecho nada fuera de Su Iglesia, es por medio de Su Iglesia, por medio de cada creyente en Cristo, que Cristo obra todo lo que Él tiene que llevar a cabo en este planeta Tierra.

Por lo tanto, así como Dios estuvo en Cristo, Cristo está en Su Iglesia, y no hace nada fuera de Su Iglesia. Las manos de Cristo son nuestras manos, todo lo físico de Cristo fue glorificado, ya no tiene un cuerpo físico, mortal, como el que tuvo aquí, ya está glorificado, pero tiene todavía un cuerpo de carne que son los miembros de la Iglesia del Señor Jesucristo por medio de los cuales se manifiesta en este planeta Tierra de edad en edad; y por consiguiente todas las cosas que Dios va a hacer en la Tierra, las hace por medio de Su Iglesia.

Su Iglesia está en una etapa muy hermosa la cual lleva unos dos mil años, alrededor de dos mil años del Día de Pentecostés hacia acá; y algún día va a hacer una obra grande con esas personas, y es que a los que ya murieron físicamente, creyentes en Cristo, los cuales están en el Paraíso, los va a resucitar en cuerpos glorificados, y a los que estemos vivos, pues nos va a transformar. Y entonces todos con cuerpos glorificados ya seremos inmortales físicamente, eso es la segunda porción; y la primera porción al recibir el Espíritu Santo, y por consiguiente obtener el nuevo nacimiento, obtener el espíritu de Dios; y un espíritu es un cuerpo espiritual, un cuerpo de otra dimensión.

Y luego, la segunda porción es recibir un cuerpo glorificado, físico glorificado, inter-dimensional, como el de Jesucristo; y eso es lo que estamos esperando, para eso es que viene Cristo en el Día Postrero, ese es el propósito principal: nuestra transformación, para que todos seamos completamente a Su imagen y semejanza; primero recibimos la primera porción, la imagen, cuerpo angelical; y después la segunda porción que es el cuerpo físico glorificado; eso es de lo que nos habla San Pablo en Filipenses, capítulo 3, versos 20 al 21, cuando dice:

"Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra (¿ve? nos va a transformar físicamente), para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya (o sea, para que sea semejante al cuerpo glorificado que Él tiene, cuerpo de la gloria suya), por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas."

O sea, que Él tiene el poder para hacerlo, con ese poder con el cual creó los Cielos y la Tierra y con el cual sujeta a sí mismo todas las cosas, Él va a transformar a los vivos en Cristo y a los muertos los va a resucitar en cuerpos glorificados. Él tiene el poder para hacerlo, bien dijo Él. "Todo poder me es dado en el Cielo y en la Tierra." Porque el que está sentado en el Trono pues es el que tiene el poder. Así que, Él sabe lo que va a hacer, está en la Escritura, y tiene el poder para hacerlo. ¿Y qué más le falta? La gente en los cuales lo va a hacer. ¿Y dónde están? Pues somos nosotros, porque lo creemos con toda nuestra alma.

Cuando la Novia reconozca su lugar, su posición, entonces vendrá el rapto, ¿en qué posición se encontraría o se encontrará en este tiempo final la Iglesia Novia? No en la primera edad, ya pasó y no fue rapto; no en la segunda, ya pasó y no fue rapto; en la tercera tampoco, ya pasó y no fue ni la transformación, ni el rapto, ni la resurrección de los muertos en Cristo, por lo tanto no era para esa tercera edad; la cuarta también pasó y no ocurrió; la quinta pasó y no ocurrió; la sexta ya sucedió, pasó esa edad y no ocurrió; y la séptima pues ya pasó y no ocurrió; entonces, es para una edad eterna, la Edad de la Piedra Angular, la edad de Oro de la Iglesia del Señor Jesucristo; por eso el llamado es: "Subir más arriba," a la Edad de la Piedra Angular; así como de edad en edad cuando el Espíritu Santo por medio del mensajero de cada edad traía el mensaje, él estaba colocado más arriba, y venían, subían a esa edad nueva en la cual Dios enviaba ese mensajero, el cual también subía con el pueblo a esa nueva etapa o nueva edad, pero él subía primero, él tenía el mensaje para subir.

Y ahora, hemos subido más arriba de la séptima edad de la Iglesia, de la edad representada en la Iglesia de Laodicea, ¿para qué hemos subido? Para servir a Cristo. ¿Y qué cosas va a hacer Cristo en esa edad? Pues todo lo que Él ha prometido y no hizo en todas las siete edades pasadas. En las edades pasadas Él representó, se tipificó lo que Él va a hacer en este tiempo; por lo tanto todo lo que hizo en cada edad está dando testimonio de lo que Dios va a hacer en una sola edad en forma consecutiva, más las cosas que no hizo en otras edades pero que están prometidas, también las va a cumplir.

El Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia del Señor Jesucristo, ha sido llamada, fue llamada para salir fuera del reino de los gentiles o reino de las tinieblas, o reino del maligno, para ser colocada en el Reino de Dios con Vida eterna para servir a Dios, para que le sirvamos con toda nuestra alma, con todo nuestro corazón; y algún día en la Edad de la Piedra Angular se llegará al tiempo que se cumplirá la promesa de la Visión de una Gran Carpa-Catedral. No se cumplió en la séptima edad, no se cumplió bajo el tiempo del ministerio del reverendo William Branham mensajero de la séptima edad de la Iglesia y también el profeta mensajero con el ministerio de Elías por cuarta ocasión.

Pero para el Día Postrero vendrá el Espíritu Santo operando el ministerio de Elías por quinta ocasión; y vendrá llamando a los escogidos a subir más arriba, a la etapa de la Edad de Piedra Angular que es la edad de y para la adopción de todos los hijos de Dios, la adopción del cuerpo, o sea, la redención del cuerpo que será nuestra transformación para ser iguales físicamente a Jesucristo con cuerpos glorificados. Eso es lo que Dios tiene para mí, ¿y para quién más? Pues para cada uno de ustedes también; porque eso es lo que está prometido en la Escritura. No es imaginación humana, es el pensamiento divino expresado, revelado, a través de los profetas y de los apóstoles para que lo entendamos y sepamos qué Dios ha prometido darnos en el Día Postrero.

"LIBERTADOS PARA SERVIR."

Por lo tanto, estaremos sirviendo en este tiempo en todas las cosas que deben ser hechas en la Obra del Señor. Estaremos respaldando todo proyecto divino basado en las Escrituras para el Día Postrero; y el proyecto más grande de ellos, físico, será la Gran Carpa-Catedral, la construcción de esa Gran Carpa-Catedral; y estaremos brazo a brazo trabajando en ese proyecto divino; y deseamos que pronto se haga una realidad.

Ahí van a ser predicadas muchas cosas importantes que no fueron dadas a conocer en edades pasadas. Ahí es donde el pueblo va a obtener la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero, ahí es donde se va a cumplir la Tercera Etapa, ahí va a estar el Ángel que acompañó al reverendo William Branham, ahí va a estar la Columna de Fuego, el Pilar de Fuego que acompañaba al profeta Moisés y al pueblo hebreo, ahí va a estar la presencia de Dios en medio de Su Iglesia en este entrelace dispensacional, de la Dispensación del Reino con la Dispensación de la Gracia, y en este entrelace del Cristianismo con el Judaísmo, o sea, de los gentiles con los judíos; va a pasar el espíritu de Dios de los gentiles a los judíos para bendecir a los judíos.

Por lo tanto, comprendiendo que hemos sido libertados para servir, servir a Dios y todos Sus propósitos divinos, trabajando en ellos estamos trabajando en todos los proyectos divinos, la evangelización, la enseñanza a los niños, Clases para los niños, Clases y Conferencias para jóvenes y adultos también, mensajes que confirman y afirman la fe de Cristo en el corazón de los creyentes, y también que despierta el alma y el espíritu de las personas, y crece la Iglesia del Señor, y se abren más lugares de reuniones para los creyentes en Cristo; y como Dios tiene mucho pueblo en la República Mexicana, y los está llamando, pues se sigue aumentando el grupo de creyentes en la República Mexicana, el grupo de creyentes en Cristo, sigue creciendo la Iglesia del Señor Jesucristo en la República Mexicana.

LIBERTADOS PARA CREER Y PARA SERVIR A DIOS. Si escucha algo contrario a lo que corresponde a nuestro tiempo, ni oído le va a dar un creyente en Cristo; eso no es lo que me va a ayudar para tener la fe para ser transformado, por lo tanto no me interesa oír otra cosa; solamente quiero oír la Palabra del Señor, la Voz del Ángel del Pacto, la Voz del Ángel de Dios, la Voz del Ángel que le apareció al profeta Moisés, la Voz del Ángel del Pacto que se hizo carne y fue llamado: Jesucristo; esa es la Voz que tenemos que escuchar; el que tiene oídos para oír, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias, Cristo en Espíritu Santo hablándole a Su Iglesia en diferentes etapas, esa es la Voz que yo estoy escuchando, ¿y quién más? Cada uno de ustedes también.

Por lo tanto, no nos interesa ninguna otra voz que nos digan cosas o que contradigan lo que Dios ha prometido. Nos mantenemos firmes escuchando la Voz de Cristo por medio de Su Espíritu Santo en nuestro tiempo en la Edad que nos ha tocado vivir, como se mantuvieron firmes los creyentes de cada edad del pasado escuchando la Voz de Cristo por medio del mensajero que Dios les envió; y eso era estar escuchando la Voz de Dios, la Voz de Cristo, en cada edad pasada. Así es para nuestro tiempo también.

Por lo tanto, adelante escuchando la Voz de Cristo, el Ángel del Pacto, el Espíritu Santo, conscientes de que hemos sido libertados para servir, para servir a Dios en todo lo que hay que servir a Dios, en todo lo que hay que trabajar para Dios.

Y que Dios les bendiga y les use grandemente en Su Obra en este tiempo final.

Dejo al licenciado Benjamín Cruz Alfaro que les va a pasar nuevamente el video que vimos hace unos momentos, y luego les va a explicar de nuevo las cosas que ya les habló, y les dará nuevamente las páginas de internet por las cuales ustedes pueden estar en contacto, entrar a esas páginas para ver las labores que se están llevando a cabo y cada día estar más al tanto de lo que se está haciendo en esos trabajos en favor de la familia humana, y en favor de la paz para el Medio Oriente.

Ya dejo con ustedes al licenciado Benjamín Cruz Alfaro, el cual continuará con ustedes. En las demás cosas, ya mañana estaremos nuevamente acá con ustedes, aquí no, en el otro auditorio; y oren mucho por esa actividad de mañana. Y los que están en otras naciones, estén al tanto también de todo el itinerario que estará dando, confirmando nuevamente el licenciado Benjamín Cruz Alfaro para que hagan en la misma forma en las demás naciones con relación a la concentración que se estará llevando a cabo frente a la embajada de Israel en cada país.

Bueno, que Dios les bendiga y les guarde y continúen pasando una tarde feliz, llena de las bendiciones de Cristo nuestro Salvador.

"LIBERTADOS PARA SERVIR."

 

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter