ImprimirImprimir

Muy buenas tardes ministros, hermanos y hermanas presentes y los que están en diferentes naciones, ministros y congregaciones e iglesias, hoy primer sábado del mes de diciembre, mes último de este año 2011, que se nos ha ido volando, y parecía como dos o tres meses nada más este año, pero así es el tiempo.

Estamos viviendo ya al final de la Dispensación de la Gracia, y es un tiempo muy importante en el Programa Divino, es el tiempo más importante de la Dispensación de la Gracia para la Iglesia del Señor Jesucristo, porque es para el tiempo final que Cristo completará Su Iglesia, y por consiguiente, terminará Su Obra de Intercesión en el Cielo, saldrá del Trono de Intercesión, tomará el Título de Propiedad, el Libro sellado con siete Sellos, de Apocalipsis, capítulo 5, que es el Libro de la Vida del Cordero, el Libro donde están escritos los nombres de todos los que formarían la Iglesia del Señor Jesucristo; tomará ese Libro, lo abrirá en el Cielo, y hará Su Obra de Reclamo. Todavía está como Sumo Sacerdote hasta que haya entrado hasta el último escogido, hasta el último que formará la Iglesia del Señor Jesucristo o que completará la Iglesia del Señor Jesucristo.

Por lo tanto, estamos en el tiempo más glorioso para la Iglesia del Señor, en el tiempo de la Edad de Oro de la Iglesia, porque es el tiempo para la Venida del Señor y para la venida de los santos que han partido y están en el Paraíso y regresarán con Cristo en la Venida del Señor para obtener sus cuerpos físicos glorificados; y los que estén vivos, creyentes en Cristo, serán transformados y entonces todos seremos como Jesucristo físicamente, con cuerpos eternos, cuerpos glorificados, cuerpos inmortales, y entonces las profecías de la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de los vivos, será hecha una realidad.

Todo esto está en el Programa Divino sellado en el Libro de los Siete Sellos de Apocalipsis, capítulo 5, y que en el capítulo 10 del Apocalipsis ya está abierto ese Libro en la diestra del Ángel fuerte que desciende del Cielo, y lo trae a la Tierra para entregarlo a la raza humana, entregarlo a un hombre, y por consiguiente, estará en la Iglesia del Señor Jesucristo para llevarse a cabo la obra de Reclamo en el Día Postrero.

Estamos en el tiempo más glorioso para que se cumplan todas esas profecías correspondientes al tiempo final, al Día Postrero, al tiempo de la resurrección y transformación de los creyentes en Cristo. Hay un Programa Divino en el cual está todo eso señalado, está todo eso para llevarse a cabo.

Leemos en Primera de Reyes, capítulo 17, pues todo lo que ha de suceder en nuestro tiempo ya pasó en otras edades y dispensaciones, y aquello allá es tipo y figura de lo que estará pasando en nuestro tiempo... también vamos a leer Eclesiastés, capítulo 3, verso 14 al 15, dice:

"He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres.

Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó."

Aquí encontramos que lo que ha de ser, ya fue; es como el día de mañana que ha de ser, ya es hoy, y el reloj lo que hace es que repite las mismas horas que hemos estado viviendo el día de hoy, y el sol repite su recorrido desde el Este hasta el Oeste; o sea, que encontramos la ley de la repetición en toda la Obra de Dios.

Por eso también Dios le dijo a Su pueblo que las leyes y ordenanzas que Él le daba, las enseñaran a sus hijos y a los hijos de los hijos, o sea, los nietos, y eso es repitiendo la historia de lo que Dios hizo, dándosela a conocer para que así sepan su historia, y sepan, conozcan, al Dios de Israel y le sirvan todos los días de su vida.

Ahora leyendo aquí en Primera de Reyes, capítulo 17, verso 1 al 7, dice:

"Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive Jehová, Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra.

Y vino a él palabra de Jehová, diciendo:

Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Querit, que está frente al Jordán.

Beberás del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer.

Y él fue e hizo conforme a la palabra de Jehová: pues se fue y vivió junto al arroyo de Querit, que está frente al Jordán.

Y los cuervos le traían pan y carne por la mañana, y pan y carne por la tarde; y bebía del arroyo.

Pasados algunos días, se secó el arroyo, porque no había llovido sobre la tierra."

En este pasaje también encontramos a un hombre que en la historia de Israel es muy importante por el ministerio que Dios operó en él. Luego pasamos al capítulo 19, verso 8 en adelante de Primera de Reyes dice…ahora, vamos a tener que leer un poquito antes, capítulo 19, verso 1 en adelante, dice:

"Acab dio a Jezabel la nueva (¿de qué?) de todo lo que Elías había hecho, y de cómo había matado a espada a todos los profetas (o sea, a todos los profetas de Baal).

Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo:

Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos.

Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida (se fue para salvar su vida), y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado.

Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.

Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come.

Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse.

Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta.

Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios.

Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías?

El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida.

El le dijo: Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí Jehová que pasaba, y un grande y poderoso viento que rompía los montes, y quebraba las peñas delante de Jehová; pero Jehová no estaba en el viento. Y tras el viento un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto.

Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado.

Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y he aquí vino a él una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí, Elías?

El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas;

y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida.

Y le dijo Jehová: Vé, vuélvete por tu camino, por el desierto de Damasco; y llegarás, y ungirás a Hazael por rey de Siria.

A Jehú hijo de Nimsi ungirás por rey sobre Israel; y a Eliseo hijo de Safat, de Abel-mehola, ungirás para que sea profeta en tu lugar.

Y el que escapare de la espada de Hazael, Jehú lo matará;

y el que escapare de la espada de Jehú, Eliseo lo matará.

Y yo haré que queden en Israel siete mil, cuyas rodillas no se doblaron ante Baal, y cuyas bocas no lo besaron."

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla.

"ELÍAS EN LA TRAYECTORIA DEL PROGRAMA DIVINO."

Para todos los presentes y los que están en otras naciones: feliz Navidad y un próspero Año Nuevo para todos. Que las bendiciones de Cristo, el Ángel del Pacto, sean sobre todos ustedes que están presentes y los que están en otras naciones; y sobre ti también, misionero Miguel Bermúdez Marín, fiel siervo de Dios en el Programa Divino de este tiempo final, que Dios te bendiga grandemente junto a tu esposa Ruth y a todos los hermanos y hermanas allá en Venezuela, y a todos los ministros que también están allá presentes en estos momentos.

Como decía el reverendo José Benjamín Pérez, ya en este mes es el último mes del año en que se estará haciendo un esfuerzo, y un esfuerzo mayor, el esfuerzo más grande en pro del proyecto "La Gran Carpa Catedral." Apreciamos mucho el esfuerzo que han hecho durante todo el año, y el que harán en este mes de diciembre en el cual estamos.

Esperamos que ya pronto esté hecha una realidad la visión, el proyecto de la Gran Carpa Catedral. Se va a hacer una realidad, ya todo está muy adelantado, y pronto tendremos esa visión y ese proyecto convertido en una realidad; ya ustedes vieron a través del documental que se proyectó hoy lo avanzado que está el proyecto.

Bueno, ahora hablando de Elías en la trayectoria del Programa Divino, lo encontramos allá en el tiempo del rey Acab y Jezabel, la esposa de Acab, ella era una gentil pagana, creía en Baal y en los demás dioses paganos, tenía ella... había establecido sacerdotes paras sus religiones paganas y Acab, siendo un hebreo, también se había convertido al paganismo, aunque sabía también acerca del Dios de Israel. Y había permitido la idolatría allá en Israel, como también lo había hecho Jeroboam, y como también lo había hecho Salomón.

Bueno, aquí Elías tisbita, un profeta muy sobresaliente, creyente en el mensaje de la Ley, el mensaje para la Dispensación de la Ley, la quinta dispensación. Elías tisbita era un seguidor de Moisés, del mensaje de Moisés, del mensaje de la Ley; era muy celoso en las cosas de Dios, un creyente fiel a Dios, un hombre con las dos conciencias juntas, por lo cual él tenía visión terrenal (con sus ojos terrenales) y tenía visión celestial, visión de otras dimensiones, porque tenía las dos conciencias juntas.

Por lo tanto, él, estando despierto, podía ver en ambos mundos sin lugar a equivocarse. Lo podemos ver luego de salir huyendo al tener aquel reto en el monte Carmelo y mostrar allí que el Dios verdadero y el Dios de Israel es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios que los libertó por medio del profeta Moisés de allá, de la esclavitud en Egipto.

Lo encontramos que allá en el monte Carmelo él colocó en el altar, que estaba todo derrumbado, colocó las piedras correctamente, doce piedras, una por cada tribu, lo cual nos indica la restauración de las doce tribus. Y hay cosas que todavía no se pueden explicar, para que no sean interrumpidas, pero vean, para Israel la prueba de que Dios, el Dios de Israel es el Dios verdadero, fue mostrada allí en ese reto que fue llevado a cabo; ese primer reto en el monte Carmelo, segundo reto en el Monte de la Transfiguración, y para ver el tercer reto, página 190 del libro de "Las Edades" en español, dice:

"Es en un tiempo como este en que el mensajero de Malaquías 4 debe venir (o sea, un tiempo paralelo al tiempo de Acab, Jezabel, y Elías). Luego en la lluvia tardía vendrá un reto semejante a aquel en el Monte Carmelo."

Un reto semejante al reto del monte Carmelo, donde Elías retó a todos aquellos sacerdotes paganos, de la religión pagana que estaban ellos ministrando, colocados allí por el mismo gobierno. Y habrá un reto parecido a aquellos retos pasados: el reto del monte Carmelo y el reto del Monte de la Transfiguración son tipo y figura del tercer reto y del tercer monte, así que vamos a encontrar el monte donde va a ser ese reto. Dice:

"Fíjese bien en esto para verlo en la Palabra. Juan fue el precursor de Malaquías 3. Él sembró la lluvia temprana y fue rechazado (ahora recuerde que en la Lluvia Tardía viene un reto: el tercer reto)… Él sembró la lluvia temprana y fue rechazado por las organizaciones de su día. Jesús vino y tuvo un reto en el Monte de la Transfiguración. El segundo precursor de Cristo sembrará para la lluvia tardía.

Sembrará, así como Juan sembró, ahora sembraría el precursor de la segunda Venida de Cristo.

"Jesús será el reto entre las denominaciones y los credos porque El vendrá para respaldar Su Palabra y para llevar a Su Novia en el rapto. El primer reto fue en el Monte Carmelo; el segundo fue en el Monte de la Transfiguración; y el tercer reto será en el Monte Sión."

Y el monte de Sión es la Iglesia del Señor Jesucristo, ahí tenemos dónde va a ser el tercer reto. Hebreos, capítulo 12, verso 18 en adelante, dice:

"Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad,

al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más,

porque no podían soportar lo que se ordenaba: Si aun una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada con dardo;

y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: Estoy espantado y temblando…"

Y ahora, San Pablo dice: "No nos hemos acercado al monte que se podía tocar, se podía palpar," o sea, no nos hemos acercado ahora al monte Sinaí, y entonces ¿a dónde nos hemos acercado?

"…sino que os habéis acercado al monte de Sión, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles,

a la congregación de los primogénitos (y la congregación de los primogénitos es la Iglesia del Señor Jesucristo) que están inscritos en los cielos…"

¿Dónde están escritos los nombres de los creyentes en Cristo, de los miembros de la Iglesia del Señor Jesucristo? Están escritos en el Cielo. Por eso en Filipenses, capítulo 3, verso 20 al 21, San Pablo dice: "Porque nuestra ciudadanía está en los cielos," y si tenemos una ciudadanía en los Cielos es porque el nuevo nacimiento es del Cielo. Cada persona tiene su ciudadanía del país en el cual nació, y ahora tenemos doble ciudadanía: nuestra ciudadanía terrenal, por el nacimiento físico que es del país del cual hemos nacido, y la ciudadanía celestial del nuevo nacimiento, porque el nuevo nacimiento es del Cielo, de la Jerusalén celestial.

"…a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos."

Espíritus de los justos hechos perfectos, pues, el cuerpo espiritual, el ángel, que tiene cada persona.

"a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel."

Nos hemos acercado, no al monte Sinaí; si nos hubiésemos acercado al monte Sinaí, entonces estaríamos bajo el mensaje de la Ley. Nos hemos acercado al monte de Dios, a la Ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, al Monte de Sión, y por consiguiente, la Iglesia del Señor Jesucristo, que es el Monte de Sión espiritual, y por consiguiente los miembros de la Iglesia están en el Monte de Dios, el Monte de Sión.

Por eso el mensaje del Evangelio de la Gracia vino de Jerusalén, donde nació la Iglesia del Señor Jesucristo y donde nació la predicación del Evangelio de Cristo, del Evangelio de la Gracia, el Día de Pentecostés, y donde se efectuó también el Sacrificio de Expiación por nuestros pecados.

Vean, y ahora encontramos que la Ley vino de un monte de entre los gentiles, el monte Horeb, y el Evangelio de la Gracia, la Ley que se escribiría en los corazones de las personas, salió del Monte de Sión, o sea, de Jerusalén; y ahora, la Iglesia está representada en el Monte de Sión, el Monte de Sión espiritual es la Iglesia del Señor Jesucristo que nació allí en Jerusalén, y que se ha extendido por todas las naciones al predicarse el Evangelio de Cristo en todas las naciones.

Y ahora, el Reino, en la esfera espiritual, corresponde a la Iglesia del Señor Jesucristo, la cual ha estado llevando los frutos del Reino, hijos e hijas de Dios, hijos e hijas del Reino de Dios. Por eso la Iglesia del Señor Jesucristo ha recibido un Reino inconmovible, ha recibido el Reino de Dios en la esfera espiritual, y algún día se va a materializar, y por eso es que estará con Cristo en el Reino milenial, no para trabajar, no para tener que madrugar e ir a una oficina o al campo a trabajar. Ella estará con Cristo, y siendo la reina, le servirán los ciento cuarenta y cuatro mil, como eunucos, y estará en la esfera más alta que se estará y que estarán personas en ese Reino del Mesías; estarán en la esfera de la realeza, la esfera más alta en un reino, el rey y la reina con sus hijos, no hay esfera más alta que esa, después sigue bajando a las otras esferas correspondientes.

Ahora, vean lo que a continuación dice, dice:

"Mirad que no desechéis al que habla."

¿A quién? Al Espíritu Santo, que es el que habla, y ha estado hablando en medio de Su Iglesia, y por consiguiente habla desde el Cielo.

"Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos.

La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo.

Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles."

O sea, que va a ser estremecido no solamente el planeta Tierra, sino los Cielos también, lo cual indica catástrofes sobre la Tierra, en donde ciudades van a tener muchos problemas y en donde van a caer edificios, todas esas construcciones van a sufrir graves daños en todos estos problemas del medio ambiente que están señalados en la Escritura que han de suceder.

Y eso será como las diez plagas que cayeron en Egipto en el tiempo de Moisés, porque se van a repetir los ministerios de los dos grandes profetas señalados en Zacarías, capítulo 4, y Apocalipsis, capítulo 11, que son los ministerios de los Dos Olivos, y de las dos ramas de olivo, los cuales son los ministerios de Moisés y Elías repitiéndose en el Día Postrero. Y esto será sencillo.

El ministerio de Elías ha estado siendo manifestado en la Tierra en diferentes ocasiones: en Elías tisbita, en Eliseo... en cada ocasión que se repite el ministerio de Elías, es en otro hombre, pero el mismo Espíritu Santo operando el ministerio de Elías. Siempre será en otro hombre, en un hombre del tiempo presente, en el cual se opere ese ministerio; y tiene que ser con el pueblo con el cual Dios esté tratando bajo el pacto correspondiente a ese tiempo.

En Elías lo vemos operando el Espíritu Santo ese ministerio, lo vemos en ese reto mostrando que el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob es el Dios de Israel, haciendo descender fuego del Cielo, pidiéndole a Dios que por fuego probara que Él era el Dios de Israel y que Elías era Su profeta; y así convirtió, o retornó, restauró, a las diez tribus al Dios de Abraham de Isaac y de Jacob.

Luego encontramos que se va huyendo por temor a Jezabel, que lo quería matar, lo había sentenciado a muerte, lo había amenazado, y se va huyendo por el camino; se recuesta o se sienta en un lugar, bajo un enebro, y le pide a Dios que se lo lleve. Esto lo vi... lo vemos repetido también en otras ocasiones, encontramos que no es cuando la persona quiere irse, y mucho menos un profeta como Elías, es cuando Dios diga: "Ya te llegó la hora y te tienes que ir."

Le aparece un Ángel, le dice que coma y beba, y cuando él mira, ve a su cabecera una tortilla de harina; el reverendo William Branham dice que es de harina de maíz, de maíz (el maíz se usa mucho entre los latinos). Ahora, sea de maíz o de trigo, no importa; también hay agua, cómo la consiguió el Ángel para traérsela... luego se acuesta a dormir, descansa, despierta, y el Ángel nuevamente le aparece y le dice: "Come y bebe, porque largo camino te falta, te resta." Dice ahí que fue el Ángel de Dios, el Ángel de Jehová, y en palabras claras que las entendemos fácilmente: fue Cristo en Su cuerpo angelical.

"Antes que Abraham fuese, Yo soy," dice Cristo en San Juan, capítulo 8, verso 56 al 58, y si fue antes que Abraham, pues fue antes que Moisés también; fue el Verbo que era con Dios y era Dios, en Su cuerpo angelical, Su cuerpo teofánico, que le apareció a Elías, era el que le aparecía a los profetas, a los Jueces, a todos estos hombres de Dios; a Moisés también.

Y ahora, Elías come y bebe, y luego camina unos cuarenta días y cuarenta noches sin comer y sin beber, hasta llegar al monte Sinaí o monte Horeb (es el mismo monte), y se metió en una cueva. Durmió allí en la noche, y eso es muy importante porque todo aquello es tipo y figura del tiempo en el cual nosotros vivimos; y ahora, no es el monte Sinaí donde tenemos que buscar la presencia de Dios, el Monte de Dios bajo el nuevo Pacto es la Iglesia del Señor Jesucristo. Elías, al ir al monte de Dios allá, es tipo y figura de Elías en el Monte de Dios en el tiempo final.

Se coloca en una cueva allá, no sabemos hasta qué parte, pero pensemos que subió hasta lo último, porque para llegar a lo último allá, los que subieron allá saben que da trabajo. Y allá estaba él más tranquilo. Pero Dios le aparece, digamos ya en la mañana, le aparece, le pregunta a Elías: "¿Qué haces aquí?" Dios sabía lo que hacía, pero Él necesita que nosotros le hablemos, que nosotros le digamos, Él quiere conversar con Sus hijos.

Y ahora, Elías le dice: "He sentido un vivo celo por Jehová de los Ejércitos; han matado a Tus profetas, yo solo he quedado y me buscan para quitarme la vida también." Dios le dice que Él tiene todavía siete mil rodillas que no se han doblado ni han besado a Baal. Elías escucha a Dios hablándole, y le dice: "Sal de donde estás, colócate a la puerta (o sea, a la puerta de la cueva), preséntate delante de Dios."

Y cuando así hace Elías, Dios le pregunta de nuevo, y comienza Elías a escuchar un ruido, un viento recio que rompía los árboles y las rocas, pero Dios no estaba en ese viento recio; luego escucha y siente un terremoto, pero Dios no estaba en el terremoto; y luego ve un fuego, pero Dios no estaba en el fuego; y luego escucha una Voz suave, una pequeña Voz, y de esa Voz, cuando escucha Elías esa Voz, sale a la puerta, y Dios le dice "Elías, ¿qué haces aquí?" Le dice Elías lo mismo: "He sentido un vivo celo por Jehová de los Ejércitos, porque han matado a Tus profetas y a mí me buscan para matarme, yo solo he quedado y me buscan para matarme." Dios le dice que Él tenía siete mil personas que no habían doblado sus rodillas a Baal, que no habían besado a Baal, y le dice: "Regrésate por el camino, por tu camino, por el camino a Damasco, y ungirás a Hazael por rey de Siria, a Jehú por rey de Israel y a Eliseo por profeta en lugar tuyo." Y así lo hizo Elías.

Y ahora, todo eso que sucede allá es tipo y figura de lo que corresponde a este tiempo final. ¿Dónde fue hallado Elías? Fue hallado en el monte Sinaí, en el monte de Dios. Y encontramos a Elías en su segunda manifestación, el ministerio de Elías en Eliseo en una doble porción, cruzando Elías con Eliseo el Jordán, pasando de la tierra prometida, digamos, de Jericó pasando el Jordán al otro lado, al otro lado que está Jordania. Y allá fue que Elías le dice a Eliseo: "Pide lo que quieras que yo haga por ti, y te será concedido" Eliseo dice: "Pues, yo lo que quiero es una doble porción del Espíritu que está en ti." Él no quería dinero, lo más importante no es el dinero, lo más importante es Dios y el ministerio que Dios tenga para ese tiempo; y el ministerio correspondiente a ese tiempo era el de Elías, y después de Elías el que sería sucesor de Elías en la trayectoria del ministerio de Elías en el Programa Divino.

Mientras van hablando, luego que Eliseo le dice que quiere una doble porción, Elías le dice: "Cosa difícil tú has pedido." Porque ninguna persona puede decirle a Dios que quiere un ministerio de profeta y Dios se lo va a dar; no, todo eso está ya ordenado por Dios desde antes de la fundación del mundo, está todo eso en la mente de Dios, y luego Dios lo hace una realidad, lo vivifica, lo materializa.

Pero le dice Elías a Eliseo: "Si me ves cuando yo sea quitado, entonces te será concedido." Y como Dios le había dicho a Elías quién iba a ser su sucesor, y lo tenía a su lado, él sabía que iba a recibir esa bendición. Fue arrebatado en un carro de fuego o platillo volador, su manto cayó al piso, se fue sin el manto, y Eliseo lo tomó, muy triste, aunque recibió el manto de Elías como señal también de que el ministerio de doble porción que había pedido lo tendría, pero amaba tanto a Elías, era su padre espiritual, y se puso muy triste, lloró, rasgó sus vestiduras; pero luego, el luto pues no debe durar mucho, la vida continúa, y el que se va y sirve a Dios, pues, está mejor y está en el Paraíso, y el que se queda, tiene que seguir trabajando en la Obra del Señor.

Tomó el manto, se para frente al Jordán, y clama: "¿Dónde está el Dios de Elías?" Hiere las aguas del Jordán, se abren, como sucedió con Elías, los hijos de los profetas, cuando lo ven hacer eso, dicen: "El espíritu de Elías ha reposado sobre Eliseo." O sea que ese Espíritu que estaba en Elías, el Espíritu Santo, reposó sobre Eliseo y está operando el ministerio de Elías por segunda vez. Por lo tanto, no quedaron huérfanos del ministerio de Elías los que seguían el ministerio de Elías en aquel tiempo. Por eso encontramos que Elías resucitó muertos y Eliseo también, y Eliseo aun después de muerto físicamente, resucitando muertos, ¿cómo? Pues cuando echaron un muerto en la tumba de Eliseo, al tocar el cuerpo del muerto, los huesos de Eliseo, resucitó.

Y ahora encontramos el ministerio de Eliseo con una doble porción del espíritu de Elías obrando grandemente en favor de Israel, de las tribus del Norte, del reino del Norte.

Luego, más adelante, vean, en medio del pueblo hebreo, porque era el pueblo con el cual Dios estaba tratando bajo un pacto y bajo la Dispensación de la Ley. Pero ese ministerio de Elías opera para judíos y para gentiles también; por eso iban también personas de entre los gentiles a pedir que intercediera en favor de ellos por alguna sanidad, como Naamán, el general leproso, e intervino en favor de él; era sirio, pero el ministerio de Elías obra para gentiles también. Por eso podrá estar en medio de los gentiles, en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo, porque opera con judíos y con gentiles también, con hebreos y con gentiles.

Luego la tercera ocasión en que aparece el ministerio de Elías en el Programa Divino, lo encontramos en Juan el Bautista. El Ángel Gabriel le dice al sacerdote Zacarías que la oración de él ha sido oída, escuchada, y que va a tener un niño él; el sacerdote Zacarías le dice al Ángel Gabriel en el capítulo 1 de San Lucas: "¿Cómo va a ser eso, pues (él le dice), ya soy persona mayor y mi esposa también." No creyó, se le olvidó que Abraham tenía 99 años cuando le apareció Dios, el día antes de la destrucción de Sodoma y Gomorra, y le confirmó lo que le había prometido, que iba a tener un niño Abraham a través de su esposa Sara, la cual ya tenía también mucha edad (89 años); pero Abraham continuaba creyendo que a través de ella iba él a tener un niño conforme a como Dios le prometió. Porque no hay ninguna cosa imposible para Dios.

Pero Zacarías pensó que ese fue el caso de Abraham, pero el caso de él era diferente. Pero miren, para Dios no hay ningún problema, el problema lo tienen las personas. El asunto está en la fe, todo el poder de Dios está disponible para los creyentes en Cristo y la persona obtendrá de acuerdo a su fe; recuerden que Cristo decía: "Sea hecho conforme a tu fe," de acuerdo a la fe la persona va a recibir las bendiciones de Dios.

Y ahora, el Ángel le dice: "Por cuanto no creíste la buena noticia que te vine a dar, quedarás mudo hasta que se cumpla lo que te he hablado." Y así sucedió. Le había dicho que tendría un niño, y que vendría con el espíritu y virtud de Elías, o sea, que vendría a ser el tercer Elías en el Programa Divino. Siempre el mismo ministerio, el mismo Espíritu Santo, pero cambiando de velo de carne, cambiando de hombre, un hombre siempre del tiempo presente en el cual es operado ese ministerio.

Y luego que cambia la Dispensación de la Ley a la Dispensación de la Gracia, desde el Día de Pentecostés en adelante se entró a una nueva dispensación, la Dispensación de la Gracia, con el nuevo Pacto, y la Sangre del nuevo Pacto es la Sangre de Cristo derramada en la Cruz del Calvario, por lo cual Él dijo en la última cena con Sus discípulos, al tomar el pan y bendecirlo, pedir la bendición al Padre, dar gracias al Padre, parte y da a Sus discípulos y dice: "Comed de él todos, porque esto es mi cuerpo (dice Cristo)." San Pablo dice: "Este es mi cuerpo que por muchos o por vosotros es partido."

En el pan está tipificado el cuerpo de Cristo, y creer en la muerte de Cristo en la Cruz del Calvario como el Sacrificio de Expiación por nuestros pecados, es comer el cuerpo de Cristo espiritualmente, creyendo; creer es comer espiritualmente, y en la Santa Cena se simboliza el cuerpo de Cristo en el pan, y en el vino se simboliza la Sangre de Cristo. Cristo dice, dando gracias al Padre por el vino, da a Sus discípulos, y dice: "Tomad de ella todos porque esta es mi sangre del nuevo Pacto que por muchos es derramada para remisión de los pecados."

Y ahora, en la Santa Cena, la Sangre de Cristo está tipificada en el vino, por eso es en memoria de Cristo que se lleva a cabo la Santa Cena, y es importante que todos participen de la Santa Cena en memoria de Cristo hasta que seamos transformados. Así damos testimonio de que estamos dentro del nuevo Pacto, que hemos creído, y por consiguiente nos hemos comido espiritualmente, hemos creído en la muerte de Cristo en la Cruz del Calvario y hemos tomado la Sangre de Cristo espiritualmente, hemos creído en la Sangre de Cristo derramada por nosotros en la Cruz del Calvario.

Y ahora, siendo que la Iglesia del Señor Jesucristo está dentro del nuevo Pacto y el pacto establecido en el monte Sinaí se detuvo, encontramos que, obligatoriamente, tiene que aparecer, donde esté el nuevo Pacto, el Espíritu Santo, y Cristo dijo: "Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo." Por lo tanto está el Espíritu Santo, que es el que opera el ministerio de Elías en cada ocasión, por lo cual el ministerio de Elías por cuarta ocasión es manifestado en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo precursando la segunda Venida de Cristo; y quien está esperando la segunda Venida de Cristo es la Iglesia del Señor Jesucristo, el Cristianismo.

El Judaísmo está esperando la Venida del Mesías. No vio la Venida de Jesús como el cumplimiento de la Venida del Mesías; tenía que ser así para que pudiera ser efectuado el Sacrificio de Expiación por el pecado del ser humano; de otra forma, Cristo no podía ser crucificado y no podía ser efectuado el Sacrificio de Expiación por nuestros pecados.

Algún día ellos lo van a entender, cuando reciban la Venida del Mesías ellos lo van a comprender. Por lo tanto hay que dejarlos tranquilos, orar por ellos, orar por Israel, para que Dios los proteja, Dios los cuide, y no sea borrado del mapa geográfico el Estado de Israel; está siendo amenazado y está en peligro, pero Dios los va a proteger. Estaremos orando por Israel para que la protección de Dios sea sobre Israel, y trabajando también en pro de la paz de Jerusalén, y de todo el territorio de Israel, y de todo el territorio del Medio Oriente.

Ahora vimos que el ministerio de Elías por cuarta ocasión apareció en el Monte de Sión, en el Monte de Dios, que es la Iglesia del Señor Jesucristo, y por consiguiente, ahí lleva a cabo toda la labor de precursar la segunda Venida de Cristo.

Y por cuanto la Venida del Señor es con Sus Ángeles, la Venida del Hijo del Hombre es con Sus Ángeles dice Cristo: "Porque el Hijo del Hombre vendrá con Sus Ángeles, y entonces pagará a cada uno según sus obras," encontramos que está precursando la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles, está precursando la Venida del Señor con Moisés y Elías. Por eso habla tanto de Moisés, Elías y Jesús, habla tanto de la Venida del Hijo del Hombre para el Día Postrero con Sus Ángeles, es que está precursando, preparando al pueblo para esa promesa divina, para que sepan cómo va a venir, y estén preparados.

Siendo que en él estaba (en el reverendo William Branham) el ministerio de Elías por cuarta ocasión, y él sabe que el ministerio de Elías tiene una relación con el Cristianismo y luego también con el Judaísmo, con los judíos, él pensó que en su tiempo y bajo el ministerio de Elías en su cuarta manifestación, los gentiles llevarían el Evangelio a los judíos, y esto es de acuerdo a Apocalipsis 11, él pues pensó que era a través del ministerio de Elías en su cuarta ocasión, y por eso lo encontramos rumbo a la tierra de Israel con un grupo de ministros y de personas que prepararon todo para que él fuera a Israel. Pero cuando está en Egipto, ya para salir para Israel (que está tan cerca que en autobús puede pasar a Israel) el Ángel le aparece y le dice: "No vayas a Israel, no vayas a Palestina, quédate fuera de Palestina; no es el tiempo todavía."

Él tiene que obedecer, decirle a las demás personas que no va para Israel, aunque está a unos pasos, y se regresa, se va a otro lugar para donde le dice el Ángel que se vaya, pero no puede entrar a la tierra de Israel (prohibido por el Ángel) no es el tiempo todavía. Y nunca pudo ir a Israel para llevar la Palabra de Dios.

Él primero pensaba que eran cuatro veces que el ministerio de Elías sería manifestado, pero ahora sabe que Elías tiene que ir a Israel, y ahora se da cuenta que en la cuarta manifestación que está en él, no puede ser, por lo tanto tiene que venir una quinta manifestación del ministerio de Elías.

Y el ministerio de Elías, por cuanto está en medio de la Iglesia, entonces lo encontramos precursando un quinto Elías, y precursando también a Moisés, y precursando también al Mesías, al Cristo; está precursando a tres a la misma vez, tres ministerios, y por consiguiente van a estar primero en medio de la Iglesia, en medio del Cristianismo, y después en medio de los judíos. Es el entrelace que él pensó que le tocaba hacer a él, pero no le fue permitido hacerlo porque no era el tiempo todavía y no era a través del cuarto ministerio de Elías, sino tiene que ser en el quinto ministerio de Elías.

Por eso en una ocasión él dice: "Del Occidente vendrá un jinete en un caballo blanco; recorreremos esta senda una vez más." Si el ministerio de Elías, el que está en la cuarta manifestación lo va a recorrer una vez mas, pues una quinta ocasión. Y será con Moisés, por lo tanto van a estar los ministerios de Elías, de Moisés también, en medio del Cristianismo y de ahí al pueblo hebreo, ahí será que se llevará a cabo el entrelace. Y todo eso está ligado a una visión: la Visión de la Carpa. No se puede desligar una cosa de la otra. La Tercera Etapa será para la Novia, por lo tanto estará en medio de la Iglesia Novia del Señor Jesucristo el Espíritu de Dios manifestando esa Tercera Etapa; será también para las vírgenes insensatas, o sea, el Cristianismo completo. Va a impactar al Cristianismo completo; y será para el mundo también, el mundo también, la humanidad en todas sus esferas van a ser impactadas, van a ser impactadas las esferas de la humanidad; y va a impactar a los judíos también, porque cuando vean a Cristo viniendo por Su Iglesia, por Su Novia, ellos dirán: "Éste es el que nosotros estamos esperando." Pero Él viene por Su Iglesia, para darle la fe para ser transformados y raptados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

Por lo tanto, primero le toca al Espíritu de Dios realizar una Obra en medio de la Iglesia, en medio del Monte espiritual, de Sión, que es la Iglesia del Señor Jesucristo, que son los que están bajo el nuevo Pacto.

Y ahora, es el Espíritu Santo el que estará operando esos ministerios en el Día Postrero en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo en la trayectoria del Programa Divino, que llegará a la parte culminante en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, ahí será la parte culminante del Programa Divino para la Iglesia del Señor Jesucristo, y para todos los que están en el Paraíso también.

Por lo tanto, eso va a hacerse una realidad en este tiempo final. Dios está y estará en ese proyecto de esa Visión de la Carpa que le fue mostrado al reverendo William Branham. Y eso es en medio del Cristianismo primero, e impactará también a los judíos. Trabajar en un proyecto divino que ha sido ya mostrado en visión, es trabajar a la segura, como trabajó Moisés con el pueblo en la construcción del tabernáculo, y como trabajó también Salomón en la construcción del templo allá en Jerusalén.

Por lo tanto, en medio del Cristianismo habrá un despertamiento y habrá un movimiento espiritual que estará trabajando en pro de una Gran Carpa Catedral, y será un privilegio para esas personas trabajar en ese proyecto, el cual ya es un proyecto que fue mostrado, por lo tanto ya le fue mostrado el plano, y entonces lo otro es trabajar de acuerdo a ese plan; como le fue dado por David, le fue mostrado por Dios a David y David lo entregó a Salomón los planos del templo que tenía que construir, como también a Moisés le fue mostrado todo el modelo en el monte, y él tuvo el diseño del modelo del tabernáculo que tenía que construir.

Así que, en ese proyecto van a aparecer los ministerios de Moisés, de Elías y de Jesús en el Día Postrero. Será el Espíritu Santo operando esos ministerios en favor de los creyentes en Cristo para darles la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

Todo lo que ha sido mostrado, va a cumplirse. Pero aún después que esté construido ese proyecto, el que tiene el orden de lo que va a hacer es Dios. No sabemos cuándo Dios va a hacer los milagros, pero los milagros vendrán a ser como confirmación de la Palabra que nos estará dando Dios en el cumplimiento de la Visión de la Carpa; lo más importante es la Palabra, porque eso es lo que le va a dar la fe para ser transformados los creyentes en Cristo, la fe de rapto viene por la Palabra revelada que estará siendo dada, y eso será la Trompeta Final o Gran Voz de Trompeta, esos serán los siete Truenos revelando Sus voces; porque los Truenos contienen el secreto del séptimo Sello, el secreto de la Venida del Señor.

Y ahora, "ELÍAS EN LA TRAYECTORIA DEL PROGRAMA DIVINO" está supuesto a aparecer en el Monte de Sión, la Iglesia del Señor Jesucristo en el Día Postrero conforme a todo lo que está prometido para el ministerio de Elías en su quinta manifestación.

Y tiene que ser en el territorio que corresponda a ese tiempo. Si era para el tiempo de Lutero, pues aparecería allá en Alemania, ¿y saben quién sería y en quién estaría el ministerio de Elías en el tiempo de Lutero? Pues en Lutero; y si hubiera sido para el tiempo de Wesley, ¿saben en quién estaría el ministerio de Elías por quinta ocasión? En Wesley. Y si era para el tiempo del reverendo William Branham, pues el ministerio de Elías por quinta ocasión estaría también en el reverendo William Branham, hubiera cambiado de cuarto ministerio a quinto ministerio. Y eso era lo que iba a pasar o pasaría, pero no podía pasar si él iba a Israel, tenía que cambiar de cuarto ministerio a quinto ministerio. Pero, por lo que se ve, no era el mismo velo de carne el que usaría para el quinto ministerio y el cuarto ministerio; serían dos velos de carne diferentes, pero en la misma Iglesia del Señor Jesucristo.

Y vean cómo va pasando de edad en edad, de etapa en etapa. Así pasó también cuando estaba Elías en el monte Sinaí o monte Horeb, cuando se asoma a la cueva allí, que él escucha el viento recio, vean, y Dios no estaba ahí: primera etapa, etapa luterana, al tiempo de Lutero. Luego, segunda etapa… todo esto tiene que ver con la restauración; segunda etapa de restauración: un terremoto, y Dios no estaba ahí, tiempo de Wesley o edad wesleyana.

Luego tercera etapa, un fuego grande, tercera etapa de restauración, etapa pentecostal, del tiempo del reverendo William Branham, pero Dios no estaba ahí. Luego un silbo apacible y delicado, y entonces cuando Elías escucha eso, el silbo apacible, sale a la puerta de la cueva. Y ahí Dios le habla, ¿ve? ahí estaba Dios. Y esa etapa ya no es ni la etapa luterana ni la etapa wesleyana ni la etapa pentecostal, es la etapa de Oro de la Iglesia, la Edad de la Piedra Angular; ahí es donde estará la Voz de Cristo, de Dios, hablándole a Elías, dándole el mensaje que él debe recibir, y lo que debe él hacer en el Día Postrero.

Y ahora tenemos las diferentes etapas de la restauración, y ahora tenemos la etapa del silbo apacible que corresponde a la Edad de la Piedra Angular, ahí es donde está la Iglesia del Señor Jesucristo en este tiempo final. Cada etapa corresponde a un territorio donde nace y de ahí se extiende a otros territorios.

La edad luterana nació en Alemania y se extendió a otras naciones; la edad wesleyana nació en Inglaterra y se extendió a otras naciones; la edad pentecostal nació en Norteamérica, nació en Los Ángeles, California, y de ahí se extendió a toda Norteamérica, y a la América Latina, y otras naciones.

Y luego, la Edad de Piedra Angular, la Edad de Oro de la Iglesia, todavía se queda en el continente Americano, la América Latina y el Caribe, y de ahí se extiende a otras naciones. Tan sencillo como eso.

Y ahí, con el silbo apacible, llenará el corazón de las personas con la Palabra de Dios. En ese silbo apacible Dios está, en la Palabra de Dios para este tiempo final, conforme al Programa Divino de la trayectoria de Elías para este tiempo final.

Ahí será donde encontraremos a Elías en su quinta manifestación o quinto ministerio de Elías, ahí será donde vamos a encontrar a Moisés en la manifestación del ministerio de Moisés en el Día Postrero, y ahí será que vamos a encontrar a Jesucristo hablándonos directamente al corazón en el Día Postrero por medio del Espíritu Santo; será el Espíritu Santo hablándonos y operando estos ministerios en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo en este tiempo final, en la etapa o edad que nos ha tocado vivir.

Todo es más sencillo de lo que nos imaginamos, por lo tanto no podemos perder de vista a Elías en la trayectoria del Programa Divino. Si alguien lo pierde de vista, o se quedará solamente con la visión de Elías en su segunda manifestación y no verá a Juan el Bautista como el tercer Elías, o algunos se quedarán hasta el tercer Elías y no lo verán en Norteamérica como el cuarto Elías, o algunos llegarán hasta el cuarto Elías y de ahí no verán a Elías en su quinta manifestación.

Hay que seguir la trayectoria de Elías en el Programa Divino, porque ahora para este tiempo final, aunque estuvo bien el ministerio de Elías por primera ocasión, fue de Dios, el ministerio de Elías por segunda ocasión en Eliseo, lo cual fue de Dios también, y fue de bien para los que vivieron en ese tiempo.

Y fue de bien el ministerio de Elías por tercera ocasión para el tiempo de Juan el Bautista y en Juan el Bautista para los que vivieron en ese tiempo; y estuvo bien el ministerio de Elías por cuarta manifestación en el reverendo William Branham para los que vivieron en ese tiempo, y aún para los que viven en este tiempo que pueden leer los mensajes que el Espíritu Santo habló por medio de él.

Pero ahora en este tiempo se requiere ver la trayectoria de Elías en el Programa Divino, el ministerio de Elías por quinta ocasión y el ministerio luego de Moisés y el ministerio de Cristo también, operados por el Espíritu Santo en el Día Postrero en la edad que nos toca vivir, en la Edad de Oro, la Edad de la Piedra Angular. Este es el tiempo para nosotros, en la América Latina y el Caribe que es el territorio correspondiente en el Programa Divino para la trayectoria de Elías.

Y a medida que pasa el tiempo vamos a ver todo esto más claro, hasta que se cumpla todo lo que está prometido para la Iglesia del Señor Jesucristo. Hay un lugar donde algún día les voy a leer, se los voy a deber, no lo tengo a la mano, me detuve un poquito buscándolo pero no lo encontré rápido, y algún día se los voy a leer; recuerden: es Elías en una montaña. Y recuerden que, cuando va a venir un Elías, pues ya fue representado en el Elías anterior o en los Elías anteriores. Que, por ejemplo, puede ser mostrado Elías primero, y decir: "Elías va a venir," y después, cuando venga, no ser aquella persona, sino ser otra persona, eso es Malaquías, capítulo 4, dice que Elías vendrá primero y restaurará todas las cosas.

El ministerio de Elías para el Día Postrero será un ministerio restaurador, así como también el ministerio de Elías en la cuarta ocasión fue un ministerio restaurador, restaurando a los creyentes en Cristo al original, original como era en el tiempo de los apóstoles. Pero ahora se refiere a la restauración de todas las cosas, por lo tanto va a cubrir, no solamente lo espiritual en la Iglesia del Señor, sino que va a tener que ver con la restauración de Israel y todo lo relacionado a Israel, y también a la Iglesia del Señor Jesucristo, a la restauración a la Vida eterna física en cuerpos físicos, cuerpos glorificados, para lo cual vendrá con un mensaje que nos dará la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

Por cuanto todo esto está en proceso, algunas veces no se puede explicar mucho para que no surjan imitaciones que vayan a afectar a la Iglesia del Señor. Pero hay que trabajar, se trabaja alrededor de esas promesas, y entonces Dios cumple lo que Él prometió.

Así que, "ELÍAS EN LA TRAYECTORIA DEL PROGRAMA DIVINO", para este tiempo final lo localizaremos ¿dónde? En la Iglesia del Señor Jesucristo, que es el Monte de Sión espiritual, en la etapa que le toca a la Iglesia que es la Edad de la Piedra Angular. En otra etapa no va a estar, ya estuvo en la séptima edad o etapa de la Iglesia, y ya terminó esa etapa, ese ministerio ya terminó en esa etapa, y ahora corresponde a subir ese ministerio a la Edad de la Piedra Angular, y el pueblo subir con él a esa Edad de Oro de la Iglesia del Señor Jesucristo; eso es un rapto espiritual que tipifica también un rapto físico que va a tener la Iglesia del Señor Jesucristo.

Por lo tanto tiene que subir a una edad de adopción, la Edad de la Adopción, la Edad de Oro, la Edad de la Piedra Angular de la cual habló mucho el reverendo William Branham. "Esa es la edad que viene," decía él, la edad que viene, a la cual iba a subir la Iglesia.

"ELÍAS EN LA TRAYECTORIA DEL PROGRAMA DIVINO."

Tan sencillo como eso que les expliqué es la promesa de la venida de Elías por quinta ocasión en la trayectoria del Programa Divino.

Ha sido para mí un privilegio estar con ustedes en esta tarde dándoles testimonio de "ELÍAS EN LA TRAYECTORIA DEL PROGRAMA DIVINO." Que las bendiciones de Cristo, el Ángel del Pacto, sean sobre todos ustedes ministros, colaboradores, damas y caballeros presentes, y también jóvenes y todos los que están en otras naciones. Y nos veremos mañana Dios mediante en la actividad que corresponde a mañana, la cual les será anunciado el tema de mañana, el cual pues se los anunciará el reverendo José Benjamín Pérez, para que así ya vayan teniendo el tema y vayan pensando acerca de ese tema; y orando también para que Dios nos dé todo lo que necesitamos escuchar mañana, Dios mediante.

Continúen pasando una tarde feliz llena de las bendiciones de Cristo, y les reitero una feliz Navidad y un próspero Año Nuevo 2012, que muchos han dicho que será el fin del mundo pero para nosotros siempre será de bendición; no nos preocupamos en esa parte porque tenemos la promesa de una transformación, y lo importante es estar preparados sirviendo a Cristo y listos para el momento de la transformación.

Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos. Dejo con ustedes al reverendo José Benjamín Pérez para continuar y finalizar.

Dios les bendiga y les guarde a todos.

"ELÍAS EN LA TRAYECTORIA DEL PROGRAMA DIVINO."

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter