ImprimirImprimir

Muy buenos días, amables amigos y hermanos presentes y los que están a través del satélite Amazonas en otras naciones. Es para mí un privilegio grande estar con ustedes en esta ocasión, para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final.

Recibe un saludo Miguel, y Rut, Rut su esposa, que nos acompañan en esta ocasión, y también el reverendo Joel Lara y su hija Gabriela, de Santa Cruz, Bolivia, y también el reverendo Joel Ortiz, de Chicago, que nos acompaña también en esta ocasión. Y un saludo también a todos los ministros presentes y también los que están en otras naciones, y las Iglesias, las congregaciones que pastorean.

Que las bendiciones de Cristo, el Ángel del Pacto, sean sobre todos ustedes en este año nuevo, en este día primero de enero del 2012. En el Nombre del Señor Jesucristo, y que desde hoy en adelante comience una nueva etapa en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo para grandes bendiciones de parte de Dios, y este lugar, este auditorio que hoy hemos dedicado a Ti, oh Dios, Tu lo recibas, y Te manifiestes en este lugar en medio de Tu Iglesia, en medio de Tu pueblo, en medio de Tu Iglesia, y grandes bendiciones traiga para el pueblo y para todos los que estarán conectados por medio del satélite Amazonas o internet. En el Nombre del Señor Jesucristo Te lo rogamos y Te pedimos que nos abras las Escrituras en este año y nos muestres todo lo que nosotros debemos saber acerca de Tu Programa. En el Nombre del Señor Jesucristo Te lo ruego, y Te pido que en esta ocasión nos hables directamente a nuestras almas y nos edifiques a todos. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

Feliz año nuevo 2012, y que las bendiciones del Dios Altísimo, por medio de Cristo, sean sobre todos ustedes, les bendiga espiritualmente y materialmente a todos ustedes presentes y los que están en otras naciones, y a mí también. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

El 22 y 23 de este mes en curso... quiero reiterar la invitación a todos los colombianos para que asistan a la actividad del próximo 22 de enero en donde estaremos, junto con el Gran Rabino de Israel, Yona Metzger, en un evento de conmemoración de las víctimas del Holocausto dentro de la Campaña: "Alcemos Nuestra Voz: Paz en Tierra Santa."

El Gran Rabino aceptó nuestra invitación para estar en Colombia, y es una oportunidad muy bonita para estrechar lazos de amistad que se han formado y para seguir trabajando por la paz de Israel, la paz de Jerusalén, por la paz del Medio Oriente y de toda la familia humana en todas las naciones.

Es importante que desde ahora aparten un lugar para participar de esta actividad, para lo cual deben hablar con el coordinador de la campaña en Colombia, el ingeniero Iván Sarmiento, y así poder estar presentes en esta ocasión. Saludos a la bella Colombia.

El 22 de enero, que es domingo, o sea, el domingo 22 de enero, a las 5:00 de la tarde, evento de la Shoah, conmemoración de las víctimas del Holocausto.

Lugar: Club Militar de Bogotá

Dirección: Carrera 50, No. 15-80.

Y luego a las 7:00 p.m. inicio del evento para el público en general, es ese mismo día en el mismo lugar.

Y el lunes 23 de enero, a las 10:00 de la mañana, evento privado con autoridades del gobierno en la presidencia del Senado, Capitolio Nacional, y a la 1:00 de la tarde, almuerzo y/o actividad con la comunidad judía (por confirmar hora y detalles).

Reunión de coordinadores en abril del 2012 en Cayey, Puerto Rico, el día sábado 7 de abril del presente, se llevará a cabo en Cayey, Puerto Rico, la primera reunión internacional de coordinadores de la Campaña: "Paz en Tierra Santa," y hacemos extensiva la invitación a todos los colaboradores de los diferentes países que apoyan voluntariamente esta iniciativa en favor de la paz en el Medio Oriente y en el mundo entero.

Durante esta actividad se estarán estableciendo las metas, los objetivos, y las estrategias que serán desarrolladas durante el primer semestre del año 2012.

Así que, para el tiempo de semana santa también será esta reunión, primera reunión de coordinadores de la Campaña: "Alcemos Nuestra Voz: Paz en Tierra Santa," los cuales están invitados para estar en Cayey, Puerto Rico, los coordinadores de esta campaña y de diferentes países, están cordialmente invitados. Saquen con tiempo la visa americana, los boletos, para que les salga a buen precio.

Para esta ocasión vamos a leer dos Escrituras muy importantes, una se encuentra en Eclesiastés, capítulo 3, verso 14 al 15, y dice:

"He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres.

Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó."

Y Levítico, capítulo 23, verso 23 al 25, y dice:

"Y habló Jehová a Moisés, diciendo:

Habla a los hijos de Israel y diles: En el mes séptimo, al primero del mes tendréis día de reposo, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación.

Ningún trabajo de siervos haréis; y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová."

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla.

Nuestro tema para esta ocasión es: "EL AÑO NUEVO" o "AÑO NUEVO."

El año nuevo, tanto entre los gentiles como entre los judíos, y tanto entre el Cristianismo como entre el Judaísmo y diferentes religiones, es muy importante, porque le pone fin a un año y da comienzo a un nuevo año, a una nueva etapa en el programa humano.

Pero encontramos que por cuanto Dios le habla a Israel por medio del profeta Moisés acerca de diferentes fiestas, y esta fiesta de las trompetas corresponde al año nuevo civil del pueblo hebreo, de los judíos, ellos lo llevan a cabo, la celebración del nuevo año, de año nuevo, de septiembre a octubre, depende, en algunas ocasiones es en una fecha o en otra fecha, de acuerdo cuando uno lo ve en el calendario gregoriano que usan las diferentes naciones. Pero en el calendario judío siempre será en cierta fecha del calendario judío.

Siendo que en Eclesiastés, capítulo 3, verso 14 al 15 dice que lo que hace Dios es perpetuo, y no se añadirá ni se disminuirá de lo que Dios hace, y nos dice también esta lectura que tuvimos de Eclesiastés, capítulo 3, verso 14 al 15:

"Aquello que fue (o sea, lo que pasó), ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó."

O sea, que lo que ha de ser en nuestro tiempo, o lo que es en nuestro tiempo, ya también en el pasado sucedió con otras personas, y luego se está repitiendo en nuestro tiempo con nuevas personas que viven en este tiempo.

"Y lo que ha de ser..."

Lo que falta por suceder también ya fue en el pasado con otras personas; tuvieron, vivieron este mismo ciclo que vamos a vivir más adelante, ya lo vivieron otras personas en el pasado, y lo que estamos viviendo en el presente ya lo vivieron otras personas en tiempos pasados, los cuales pasaron por este mismo ciclo en el cual nosotros vivimos.

Por ejemplo, el primero de enero, primer día del nuevo año, de año nuevo, ya otras personas lo vivieron en siglos pasados, vivieron año nuevo. Tan sencillo como eso, vivieron el primer día del año y celebraron año nuevo, y así por el estilo, lo que estamos viviendo hoy ya otras personas lo vivieron también, estamos viviendo el primer día del mes de enero, ya ellos vivieron el primer día del mes de enero, y vivieron esta misma hora que estamos viviendo nosotros, el reloj pasó por la misma hora que está pasando en nuestro tiempo en estos momentos.

Lo único que vemos que ha cambiado es el año, pero los ciclos los han vivido, igual los días y noches que nosotros estamos viviendo en nuestro tiempo, ya los vivieron otras personas, vivieron esos mismos días que hemos estado viviendo desde el 2000 hasta nuestro tiempo, porque vivieron esas diferentes etapas del sol en su movimiento y la Tierra en su movimiento también.

Es una repetición de las vueltas del sol y de las vueltas de la luna y de las vueltas de la Tierra, y una repetición de horas de las vueltas de las manecillas del reloj; y en lo espiritual, que es lo más importante, también lo que nosotros estamos viviendo ya lo vivieron personas en otras edades y otras dispensaciones; y para verlo más claro, el mismo Señor Jesucristo dijo que como fue en los días de Noé será el día en que el Hijo del Hombre se manifestará, se revelará.

O sea, pasaremos por ese mismo ciclo en el Programa divino, en donde se repetirá, se estará repitiendo, ese ciclo divino con nuevas personas, y el Programa divino correspondiente a este tiempo final y con el mismo Dios que estuvo con Noé revelándole las cosas que iban a suceder.

Y siendo que aquel tiempo era el tiempo del fin del mundo antediluviano, este tiempo también es el tiempo del fin del reino de los gentiles que se encuentra en los pies de hierro y de barro cocido.

Ahora, viendo todas estas cosas, entonces es importante que examinemos la historia de las cosas que están sucediendo, que han sucedido en el tiempo, digamos, del siglo XX, y del siglo XXI, y veamos lo que ha sucedido del 2000 al 2011, y lo que hoy ha estado sucediendo con la dedicación de este hermoso lugar para la predicación del Evangelio de Cristo, para reunirse los creyentes en Cristo, orar y alabar a Dios por medio de Cristo y oír Su Palabra.

Veamos las grandes bendiciones que Dios nos ha estado dando, les narró el reverendo Miguel Bermúdez Marín cómo comenzó esta Iglesia aquí en Cayey, Puerto Rico, y cómo Dios ha dado tantas bendiciones, que miren ya dónde nos encontramos; y la próxima bendición grande está al cruzar la calle; caminaremos menos de lo que caminamos para venir del otro auditorio, y para comenzar en este nuevo auditorio, y siempre creciendo, más grande siempre el lugar y la congregación.

Cada día Dios ha derramado más bendiciones sobre cada uno de ustedes y sobre todos los creyentes en Cristo del Día postrero, creyentes en las promesas de Dios para este tiempo final, no solamente en Puerto Rico sino en todas las naciones.

Estamos viviendo en un tiempo como el de Noé, al examinar la condición en que se encuentran las naciones y la naturaleza, las naciones se encuentran en graves problemas tanto en la parte económica como la parte política y también del medio ambiente, y los políticos luchan para sacar adelante el país al cual sirven.

Pero está muy difícil sacar adelante a los países de la situación del medio ambiente. Hay cosas irreversibles en el medio ambiente que han sucedido, y son dañinas para el planeta Tierra y para todos los seres humanos. Se han aumentado los terremotos, los maremotos, los volcanes han estado en erupción en algunos lugares, y eso aumentará, pues la profecía nos habla de un tiempo muy terrible que vendrá para toda la humanidad, y es llamada: "la gran tribulación" en el ámbito religioso, y eso nos habla, en el medio religioso, de los juicios divinos que vendrán sobre el planeta Tierra.

Cuando se habla de juicio divino, tenemos que comprender que Dios es el Juez, y Él juzgará por medio de Cristo a todas las naciones, y en ese juicio determinará la sentencia para cada nación, ¿ven? Los juicios, cuando se habla de los juicios divinos tenemos que entender que eso viene del Trono divino, la sentencia, porque Dios es el Juez, y por medio de Cristo juzgará a todas las naciones.

Dice que Dios lo ha colocado ( a Jesús) como Juez de los vivos y de los muertos, y la naturaleza misma va a moverse en cierta forma que van a cumplirse todas esas cosas que están profetizadas que han de suceder, como las cosas que Cristo profetizó cuando dijo que habrá terremotos, maremotos, y temor y expectación por las cosas que han de sobrevenir sobre la faz de la Tierra; y nos habla de guerras y rumores de guerras, y eso lo hemos estado viendo bien marcado en estos días, a través de la televisión y la prensa, en el Medio Oriente.

Pero, ¿qué es lo que está sucediendo? Es que los demás árboles, así como la higuera que es Israel, los demás árboles están reverdeciendo, van a reverdecer como naciones libres y soberanas, formando, naciendo, Estados democráticos, buscando ser Estados democráticos como Israel, porque Israel es el Estado modelo.

Así que la higuera y los demás árboles están reverdeciendo, eso fue lo que dijo Cristo. Y estas cosas estarían sucediendo, y Cristo dice que cuando veamos suceder estas cosas por nosotros mismos, viéndolas nosotros mismos, o sea, que cuando estas cosas estén sucediendo, nosotros estemos viviendo en ese tiempo, levantemos nuestras cabezas ¿a dónde? A Dios, a Cristo, a las cosas de Dios, a las cosas celestiales, y también hacia arriba a la edad que está más arriba para subir a la etapa o edad que es la edad de oro de la Iglesia, la edad del Reino, la edad para la venida del Señor.

Porque ya las demás edades pasaron y no se cumplió en las demás edades la Venida del Señor, por lo tanto es para este tiempo final, para la edad de oro, la edad de la adopción, la edad correspondiente a la Iglesia del Señor Jesucristo, la cual he llamado muchas veces la Edad de la Piedra Angular, después de esa no hay otra edad.

Y gentes creyentes en Cristo subirán, levantarán sus ojos arriba al Cielo y también a la Edad de la Piedra Angular, verán y escucharán la Voz de Cristo hablando a Su pueblo como lo hizo en etapas o edades pasadas, que habló por medio del mensajero correspondiente a cada edad, al cual vino el mensaje por medio del Espíritu Santo, y el mensajero por medio del Espíritu Santo, ungido por el Espíritu Santo, habló ese mensaje al pueblo y así nació cada edad, y fue establecida cada edad, Dios hablando por medio del mensajero correspondiente a cada edad, a través del Espíritu Santo. Así ha estado creciendo la Iglesia del Señor Jesucristo de etapa en etapa, de edad en edad.

Ahora, siendo que Dios obra con Su Iglesia con individuos que llama de entre los gentiles para formar Su Iglesia, llama de entre los gentiles un pueblo para Su Nombre, que viene a formar la Iglesia del Señor Jesucristo, con los judíos, con los hebreos, Dios trata con ellos como pueblo, como nación, y por eso le da leyes y ordenanzas por medio del profeta Moisés para todo el pueblo.

Por eso tenemos las fiestas para el pueblo hebreo llevar a cabo, entre las cuales está la fiesta de las trompetas, de la cual solamente hay tres versículos: 23, 24 y 25 del capítulo 3 de Levítico, y el 24 es el que nos dice que en el día diez del mes séptimo de cada año se efectúe una fiesta, esa fiesta al son de trompetas.

Ese día primero del mes séptimo de cada año del calendario hebreo es el día o el día de año nuevo, y es al son de trompeta que se celebra esa fiesta del día de año nuevo. No explica mucho ese pasaje, por lo tanto es misterioso ese día de año nuevo judío, y que sea al son de trompetas esa fiesta, es muy importante.

Ese mensaje de la fiesta de las trompetas, que es una de las fiestas importantes del pueblo hebreo, está ligado a la proclama del juicio divino para la raza humana; está ligado, ese día y esa fiesta, con Isaías, capítulo 61, y en Isaías, capítulo 61, verso 2 al 3 dice:

"...a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro..."

Cuando Jesús, en el capítulo 4 de San Lucas, leyó en el libro del profeta Isaías que le fue entregado a Jesús en la sinagoga allá de Nazaret, encontró el lugar donde estaba escrito ese pasaje de Isaías. Veamos cómo fue todo aquí en San Lucas en la sinagoga de Nazaret, ese día en que Jesús estuvo allí, tomó ese libro que le fue entregado, se levantó a leer conforme a Su costumbre, o sea, cuando estaba en Nazaret, el sábado iba a la sinagoga, y por lo que se ve tenía la costumbre de levantarse a leer las Escrituras.

Parece que era muy apreciado en la sinagoga y hacía en algunas o en todas las ocasiones que Él iba a la sinagoga estando allí en Nazaret, dice que se levantó a leer conforme a Su costumbre, por lo tanto es probable que Él tuviera a cargo, ahí en la sinagoga: la lectura de la Escritura, que el rabino le tuviera asignada esa labor a Él, es probable; porque si dice que se levantó a leer conforme a Su costumbre, pues ya eso muestra que lo hacía, o muchas veces, o todas las veces que Él iba a la sinagoga, o en esa fecha en que Él estuvo allí, o en cierta fecha siempre probablemente Él hacía esa parte de la lectura de la Escritura.

Pero no se preocupen, cuando nos encontremos con Él vamos a conocer bien la historia, porque vamos a tener, para comenzar, mil años para poder hablar, y después toda la eternidad.

Vamos a leer algo aquí de San Lucas, capítulo 4, verso 16 en adelante, donde dice... esto fue después de ser bautizado por Juan y de haber estado ayunando 40 días y 40 noches, y ser tentado por el diablo en diferentes ocasiones, luego dice el verso 14 en adelante, dice:

"Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos.

Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer (o era conforme a Su costumbre que se levantaba a leer, o era conforme a Su costumbre que iba todos los sábados a la sinagoga. Como la costumbre del Cristianismo es el domingo estar en la Iglesia cantando, orando, alabando a Dios, y escuchando la predicación de la Palabra, la enseñanza de la Palabra de Dios, del Evangelio de Cristo).

Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

El Espíritu del Señor está sobre mí,

Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;

Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;

A pregonar libertad a los cautivos,

Y vista a los ciegos;

A poner en libertad a los oprimidos;

A predicar el año agradable del Señor.

Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.

Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

Y todos daban buen testimonio de él, y estaban maravillados de las palabras de gracia que salían de su boca, y decían: ¿No es éste el hijo de José?" lo conocían bien.

Y ahora, leímos en Isaías primero, que dice: "El Espíritu del Señor está sobre mí." capítulo 61, verso 1 en adelante:

"El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;

a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro..."

Y Jesús, cuando llegó a este pasaje: "A proclamar el año de la buena voluntad de Jehová," lo leyó, y ahí se detuvo, no continuó leyendo lo que a continuación decía: "Y el día de venganza del Dios nuestro," porque en Su primera Venida Él cumpliría hasta allí, hasta donde leyó: "A predicar, a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, del Señor." porque Él no vino a predicar el día de venganza del Dios nuestro en Su primera Venida, porque eso corresponde a la segunda Venida de Cristo. En la segunda Venida es que se proclama el Día de Venganza del Dios nuestro.

¿Y qué tiene esto que ver con la fiesta de las trompetas? Que es bajo la fiesta de las trompetas que se proclama el Día de Venganza del Dios nuestro. Es bajo la predicación del Evangelio del Reino que se darán a conocer los juicios divinos que han de venir sobre el planeta tierra, y el porqué han de venir esos juicios.

Por lo tanto, para este tiempo final, bajo la predicación del Evangelio del Reino se estará cumpliendo la venida de la fiesta de las trompetas, y esta fiesta corresponde a Israel y por consiguiente son los dos Olivos los que tienen el ministerio de Moisés y Elías que son los que suenan la trompeta para el Día postrero. Dice Jesús en San Mateo, capítulo 24, verso 31:

"Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro." Hasta el otro extremo de la Tierra.

Los escogidos ahí son ciento cuarenta y cuatro mil hebreos, doce mil de cada tribu, que van a ser llamados y juntados por el mensaje de esa Gran Voz de Trompeta, que es el cumplimiento de la fiesta de las trompetas de Levítico, capítulo 23, verso 24.

Son los ministerios de Moisés y Elías los que están ligados a ese Programa divino con el pueblo hebreo, son esos ministerios de Moisés y Elías los que hablarán al pueblo hebreo, así como Moisés habló al pueblo hebreo y ellos escucharon y fueron libertados de la esclavitud en Egipto, y el mismo mensaje que llevó Moisés tenía también contenido el juicio divino que vendría sobre el faraón y su reino: las diez plagas, y luego el juicio en el Mar Rojo donde faraón y su ejército perecieron por haber tratado mal al pueblo hebreo y por haberlo perseguido luego cuando ya había sido libertado.

Es que la Escritura dice, hablando de Abraham y su descendencia: "El que te bendiga, será bendito; y el que te maldiga, será maldito." ni aún Balaám se atrevió a maldecir al pueblo hebreo, aunque le pagaban para que maldijera al pueblo hebreo; él dijo: "¿Cómo voy a maldecir al que Dios ha bendecido?" Dios le había dicho: "No lo maldigas, porque es bendito." Y por consiguiente él podía proclamar: "El que te bendiga, será bendito; y el que te maldiga, será maldito."

Es una bendición grande bendecir a Israel, es una bendición grande ayudar a Israel, es una bendición grande ser bendición para el pueblo hebreo. Hay promesas para todos los que bendicen, tanto de palabras y de acciones, al pueblo hebreo. Es una bendición que fue dada a Abraham, y de ahí pasó a su decendencia, y por consiguiente la Escritura nos dice también que oremos por la paz de Jerusalén, y por consiguiente hay que orar por la paz de Jerusalén, y trabajar, luchar, para que haya paz en Jerusalén, que es la Ciudad del Rey, la Ciudad de Dios, la Ciudad de Melquisedec, la Ciudad del Mesías, donde estará el Trono del Mesías, y desde ahí Él gobernará Su Reino, el Reino del Mesías, que será el Reino de David, el cual será restaurado.

Ahora, vimos a la ligera esta fiesta de las trompetas del día primero del mes séptimo de cada año, que es el año nuevo civil del pueblo hebreo. Por eso celebran su año nuevo en una fecha diferente a la de los gentiles y el Cristianismo que celebra año nuevo el día 31 del mes de diciembre de cada año.

Tenemos que vigilar los tipos y figuras, los cuales dan testimonio y contienen ahí en tipo y figura lo que tiene que suceder en nuestro tiempo, y el día de la fiesta de las trompetas que es el día de año nuevo para los judíos, contiene ahí el tipo y figura de la Gran Voz de Trompeta o Trompeta Final que habla tanto el nuevo Testamento, de lo cual hablaron los apóstoles San Pablo y también nos habla Juan el apóstol en el libro del Apocalipsis, cuando nos dice que él fue transportado al Día del Señor y oyó detrás de él una gran Voz como de trompeta, que decía: "Yo soy el Alfa y Omega, el primero y el último." Apocalipsis, capítulo 1, versos 10 al 11. Esa es la misma trompeta de Isaías, capítulo 27, verso 13, que dice:

"Acontecerá también en aquel día, que se tocará con gran trompeta, y vendrán los que habían sido esparcidos en la tierra de Asiria, y los que habían sido desterrados a Egipto, y adorarán a Jehová en el monte santo, en Jerusalén."

Es la misma trompeta, es el mismo mensaje de Gran Voz de Trompeta, que es nada menos que el Evangelio del Reino siendo predicado en el Día postrero, del cual el mismo Cristo dijo en San Mateo, capítulo 24, verso 14: "Y será predicado este Evangelio del Reino para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin."

Luego de la predicación del Evangelio del Reino, que es la Trompeta Final o Gran Voz de Trompeta, en donde se cumple para los judíos la fiesta de las trompetas, luego de eso vendrá el juicio divino sobre la raza humana y por consiguiente el fin del mundo, el fin de los sistemas humanos, políticos, académicos, económicos, sociales, todos los sistemas humanos caerán.

Actualmente estamos viendo una caída en la economía en todas las naciones, y por eso hay tantos problemas económicos en diferentes naciones, y eso causa que haya más delincuencia en medio de las naciones.

Este es un tiempo que está marcado en la profecía bíblica, un tiempo como en los días de Noé y como en los días de Lot. En los días de Noé hubo un profeta dispensacional con el mensaje final para aquella generación antediluviana. Les decía que Dios iba a destruir aquella generación con un diluvio, y que él estaba construyendo el arca en el cual o en la cual escaparía de ese juicio divino. O sea, escaparía en el sentido de que sería salvo, no sería destruido; pasaría por el tiempo del juicio, pero sin ser destruido. Un profeta dispensacional con un mensaje que anunciaba el fin, la destrucción, el juicio divino, para la raza humana.

Tiene que ser paralelo en este tiempo también, a aquel tiempo, por consiguiente, las personas están llamadas a estar dentro del Arca, que es Cristo, para ser salvos de la ira que ha de venir, como escapó Noé de la ira. ¿Cómo escaparán los escogidos, los creyentes en Cristo de la ira que ha de venir? Primera de Tesalonicenses, capítulo 5, nos dice, verso 2 en adelante dice:

"Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche (o sea, de sorpresa);

que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán."

Ahora, vean que cuando los gobiernos digan: "Paz y seguridad," cuando digan: "Paz y seguridad" en Israel, cuando digan: "Paz y seguridad" en las Naciones Unidas, entonces vendrá destrucción repentina; destrucción repentina con guerras o una guerra mundial, una tercera guerra mundial, maremotos en mayor escala, tsunamis, terremotos, volcanes poniéndose activos, en erupción, y todos estos problemas se aumentarán, la temperatura de la Tierra aumentará más todavía, y por consiguiente se derretirán más rápidamente los hielos polares, aumentará el nivel de los mares, y por consiguiente las costas correrán grave peligro, porque se moverá hacia las costas el agua de los mares, y también maremotos y tsunamis.

Ahora, continuemos viendo aquí lo que San Pablo nos dice, porque con estas cosas que van a suceder, y que están en la profecía bíblica, cualquier persona se puede asustar, pero los creyentes en Cristo no tienen que asustarse, no tienen que estar preocupados.

Cualquiera puede decir: "¿Y si hay un terremoto y muero?" hay la promesa de una resurrección, por lo tanto, cuando Cristo resucite, resucite los muertos creyentes en Él, a usted también lo resucitará, y por lo menos se dio un viajecito al paraíso donde están todos los creyentes que han partido y podrá ver cómo es en esa otra dimensión, la sexta dimensión.

No les pregunto a cuántos les gustaría ya irse a esa otra dimensión, porque yo no quiero irme a esa otra dimensión todavía, no quiero ir allá todavía, quiero ser transformado, y después que esté transformado podré ir a esa dimensión sexta y a las demás dimensiones que quiera ir, así que... es que hay una promesa para los creyentes que estén viviendo en el Día postrero cuando Cristo resucite los creyentes que murieron, los resucitará en cuerpos eternos, glorificados, y a los que estén vivos, creyentes en Cristo, los transformará, sin necesidad de ver muerte, será una transformación tan rápida que dice que será en un abrir y cerrar de ojos.

Y ahora continuamos viendo aquí lo que nos dice... ahora, aunque vendrá una paz que va a terminar con guerra, destrucción, con todo y eso la paz es buena aunque sea corta, y se trabaja por la paz temporal, aunque dure poco, y se trabaja también por la paz permanente que será dada en el Reino del Mesías.

Cuando se trabaja en la Obra del Señor en el Día Postrero y en cualquier otro tiempo, se está trabajando por la paz permanente que es del Mesías en Su Reino Milenial, y luego por toda la eternidad, y se estará trabajando por la paz del alma y para el alma del ser humano, porque Cristo es nuestra paz, que de ambos pueblos: judíos y gentiles, ha hecho uno: Su Iglesia.

Su Iglesia es Su pueblo, la descendencia de Dios, sobre la cual Dios ha puesto a Jesucristo como Hijo sobre Su Casa, Su familia, Hebreos, capítulo 3, verso 1 al 6; el verso 3 de este capítulo 5 de Primera de Tesalonicenses, dice:

"que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán (todo eso es lo que vendrá durante la gran tribulación).

Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón.

Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas.

Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.

Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan."

Y los que se embriagan, pues no son los creyentes, porque no están supuestos a embriagarse, a tomar licor, sino a servir al Señor, y tomar el vino en la santa cena, que es lo que Cristo nos ha indicado, pero no ser tomadores de ron, de licor, de whiskey, de todas esas cosas.

Somos hijos de luz, Cristo dijo: "Yo soy la luz del mundo, el que me sigue no andará en tinieblas, mas tendrá la luz de la vida," San Juan, capítulo 8, verso 12. Si somos hijos de Dios por medio de Cristo, somos hijos de luz, hijos de Cristo; y también, por cuanto Dios es luz, somos hijos del día y no de la noche. Sigue diciendo:

"Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo."

Por lo tanto, esperando la salvación física del cuerpo, que es la adopción, y la ida con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero. Estamos en el tiempo final en donde el apóstol Pablo nos dice: "No todos dormiremos, pero todos seremos transformados, a la final trompeta..." ahí tenemos nuevamente la Trompeta, la Trompeta del Evangelio del Reino revelando todo el mensaje del Evangelio del Reino que gira alrededor de la Segunda Venida de Cristo juntamente con la predicación del Evangelio de la Gracia, el Evangelio de Cristo, el Evangelio de nuestra salvación, que gira alrededor de la Primera Venida de Cristo.

El Evangelio de la Gracia es el Evangelio de la Lluvia Temprana, y el Evangelio del Reino es el Evangelio de la Lluvia Tardía, de la enseñanza correspondiente a este tiempo final. Por lo tanto, estemos preparados porque en algún momento se va a completar la Iglesia del Señor Jesucristo y entonces Cristo saldrá del Trono de Intercesión en el Cielo, tomará el Título de Propiedad, el Libro de los Sellos, lo abrirá en el Cielo y hará Su Obra de Reclamo, reclamará toda Su herencia, todo lo que Él ha redimido con Su Sangre preciosa. Me reclamará a mi, ¿y a quién más? A cada uno de ustedes también; y nos transformará, y nos llevará con Él a la Cena de las Bodas del Cordero, a la casa de nuestro Padre celestial.

El mensaje de año nuevo, vean que es importante: no es solamente el tirar cohete y petardos y todas esas cosas la forma en que se recibe y se celebra o conmemora el año nuevo, es escuchando la Palabra del Evangelio de Cristo, el Evangelio del Reino, obteniendo así, para obtener así el conocimiento de todo el Programa divino correspondiente a este tiempo final, recibir el conocimiento de las cosas que han de suceder pronto, las cuales son dadas a conocer bajo la proclama o el sonido de la Trompeta Final o Gran Voz de Trompeta. Voz de Dios, por lo tanto... y trompeta de Dios y Voz de Arcángel; todo eso corresponde a este tiempo final.

Es bajo el cumplimiento, materialización, de la fiesta de las trompetas, que Israel va a despertar, porque es en el mensaje de la fiesta de las trompetas que se da a conocer quiénes van a perecer en los juicios de la gran tribulación, y quiénes van a vivir, a sobrevivir, para vivir en el Reino del Mesías.

Es importante saber estas cosas para estar atentos escuchando la predicación del Evangelio del Reino juntamente con la predicación del Evangelio de la Gracia, para estar preparados para la Venida del Señor, para ser transformados y llevados con Él a la Cena de las Bodas del Cordero, todo eso está en el año nuevo reflejado, contenido, ahí están los tipos y figuras que en este tiempo final estarán haciéndose una realidad, estarán siendo vindicados todos estos tipos y figuras.

Por consiguiente, estemos bien agarrados de Cristo, siempre sirviéndole de todo corazón, de buena voluntad, y escuchando Su Palabra para llenarnos cada día de más y más conocimiento divino, y que la fe en nuestra alma aumente cada día más hasta llegar a la fe que necesitamos para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

La Iglesia del Señor Jesucristo llegará a la parte culminante del Programa divino en este tiempo final, en la etapa de la Edad de la Piedra Angular, la etapa de adopción para la Iglesia del Señor Jesucristo, en donde estarán todos los creyentes en Cristo que estarán escuchando la Voz de Cristo, la predicación del Evangelio del Reino y la predicación del Evangelio de la Gracia, estarán escuchando la Gran Voz de Trompeta o Trompeta Final para recibir la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero, estarán escuchando la trompeta del año nuevo judío, estarán escuchando la fiesta de las trompetas en este tiempo final, estarán escuchando la trompeta final sonando, la séptima trompeta sonando bajo los ministerios correspondientes a este tiempo final, y esa trompeta sonando es la Voz de Cristo hablando en este tiempo final, todo eso está envuelto dentro del año nuevo judío, todo tipificado para ser cumplido en este tiempo final.

Por lo tanto, hoy día de año nuevo podemos recordar lo que en el año nuevo judío está contenido en cuanto a esa fiesta de las trompetas que es la fiesta de año nuevo que está establecida por Dios en la lectura que tuvimos de Levítico, capítulo 23, versos 23 al 25.

Hemos visto el año nuevo y dentro del año nuevo la fiesta de las trompetas. Cristo cumplió cuatro fiestas en Su primera venida; por eso Juan el Bautista, cuando vio a Jesús, dijo: "He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo," Él estaba tipificado en el cordero pascual de la fiesta de la pascua, y también en la gavilla mecida que era mecida delante de Dios, lo cual representaba a Cristo siendo resucitado y llevado ante la presencia de Dios.

Y otra fiesta se ha estado cumpliendo desde el Día de Pentecostés hacia acá, que es la Fiesta de Pentecostés, donde está llamando Dios de entre los gentiles y también de entre los hebreos, gente, personas e individuos para Su Nombre, un pueblo para Su Nombre, que viene a ser la Iglesia del Señor Jesucristo, el pueblo de Dios para el Nombre del Señor bajo el nuevo Pacto.

Es importante que estemos atentos y pensemos que también el año nuevo entre los gentiles tiene un significado oculto, el cual en algún momento será dicho si hay algún misterio oculto en el año nuevo gentil conforme al calendario gregoriano, ya que la partida del reverendo William Branham fue en diciembre 24 en la madrugada, y él fue el mensajero de la séptima edad de la Iglesia, o sea, que él partió en la madrugada del 24 de diciembre, y el 24 de diciembre es el día que se le llama: el día de nochebuena, víspera de pascua, porque el 25 ya es navidad, es pascua. Por eso se dice en esa temporada de las navidades: "Felices pascuas."

Y ahora, es importante saber que en el año nuevo judío, que tiene la fiesta que se conmemora al son de trompetas, contiene todo el secreto del juicio divino que ha de venir sobre la raza humana, contiene todo el misterio de ese juicio en donde Dios juzgará al mundo por medio de Cristo, y traerá a existencia lo que sea dictado por Cristo desde Su Trono.

Por lo tanto, el día de año nuevo judío es más serio de lo que algunos se imaginan. Por lo tanto, estemos preparados, bien cerca de Cristo, porque en algún momento pueden suceder en el Programa divino, conforme a las profecías, muchas cosas importantes que serán de bendición para mí ¿y para quién más? Para cada uno de ustedes también.

Nos estamos acercando a ese ciclo divino. Cristo en Su segunda venida cumplirá la fiesta de las trompetas, la fiesta de la expiación, y la fiesta de los tabernáculos, o sea, de las cabañas, y la fiesta de las cabañas en su materialización será en el milenio, en el Reino del Mesías.

El Reino del Mesías, el Reino Milenial, es la fiesta de las trompetas o el día de la fiesta de las trompetas, y por consiguiente la vida en el Reino Milenial va a ser un poco diferente a la vida que se vive actualmente en las diferentes naciones. Pero eso no nos preocupa, porque vamos a tener cuerpos eternos y glorificados, y por consiguiente no vamos a necesitar ni carros, ni aviones, ni cohetes, ni siquiera bicicletas.

¿Recuerdan a Jesús ya resucitado? No necesitó medio de transportación para ir de un lugar a otro, así será con todos nosotros también, seremos eternos físicamente, con cuerpos eternos y jóvenes para toda la eternidad.

Es importante estar preparados, eso es lo que Cristo decía siempre: "Por cuanto ustedes no saben el día y la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir, estad preparados. Estad preparados y orad que seáis tenido por dignos de evitar todas estas cosas que han de venir sobre la tierra, y estar en pie delante del Hijo del Hombre." San Lucas, capítulo 21, versos 34 al 36.

Es importante estar conscientes de todas estas cosas, estar atentos a la Palabra de Dios, para que no nos sorprendan los eventos proféticos sin entender que esas cosas que estarán sucediendo están ya profetizadas en la Palabra de Dios.

Por lo tanto, estemos preparados porque no sabemos en qué momento ocurrirá la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos. Continuemos evangelizando para que se complete el número de los escogidos en el Cuerpo Místico de Cristo, continuemos alabando a Dios, teniendo también las actividades, y trabajando en la Obra del Señor en todos los campos de trabajo en la Obra del Señor, y trabajando en el proyecto de la Gran Carpa-Catedral en Puerto Rico, y los que están en otras naciones respaldando también ese proyecto que es muy importante para todo el Cristianismo. Y esperando nuestra transformación.

"EL AÑO NUEVO."

Miren todo lo que tiene el año nuevo, y todavía no hemos explicado todo lo que hay para ser explicado, pero ya con lo que hemos escuchado tenemos suficiente para saber que es importante estar preparados, estar en paz con Dios por medio de Cristo, habiéndolo recibido como nuestro único y suficiente Salvador, y siempre en los días que hay santa cena aquí o ustedes que están en otras naciones en la Iglesia a la cual usted asiste, estar para tomar la santa cena, en donde recordamos, conmemoramos, la muerte de Cristo en la Cruz del Calvario, como el Cordero de Dios y como el macho cabrío de la expiación para la reconciliación del ser humano.

Por lo tanto, en la santa cena el pan representa el cuerpo de Cristo que murió en la Cruz del Calvario llevando nuestros pecados, y el vino representa la Sangre de Cristo derramada en la Cruz del Calvario, la cual nos limpia de todo pecado, y la vida de la Sangre es el Espíritu Santo que viene a la persona que lo recibe como Salvador y es bautizado en agua en Su Nombre, y Cristo lo bautiza con Espíritu Santo y Fuego y produce en la persona el nuevo nacimiento.

Y el Lavatorio de Pies representa... recuerden que la Sangre de Cristo nos ha limpiado de todo pecado, y ahora Cristo nos mantiene limpios de todo pecado, quita todo pecado que hayamos cometido después de haberlo recibido como Salvador, porque Él es el Sumo Sacerdote que con Su Sangre está en el Trono del Padre en el Lugar de Intercesión, el Lugar Santísimo, haciendo intercesión por los que lo reciben como Salvador y también haciendo intercesión por los que ya son creyentes en Él y cometen algún error, falta o pecado y lo confiesan a Cristo, y Cristo con Su Sangre lo limpia de todo pecado, queda como si nunca en la vida hubiese pecado.

Por lo tanto, tenemos que entender lo que significa el Lavatorio de Pies para al hacerlo estar meditando, y confesando antes de ese momento nuestras faltas, errores y pecados, para que Cristo nos limpie con Su Sangre preciosa y luego recordar en el Lavatorio de Pies que Él nos limpió con Su Sangre preciosa luego de haber sido creyentes o de ser creyentes, y así permanecer firmes en la fe de Cristo todos los días de nuestra vida, sin detenernos, sin mirar hacia atrás, sin desanimarnos, porque Cristo nos acompaña en esta trayectoria hacia la Vida eterna física y hacia la Cena de las Bodas del Cordero.

Yo le recibí como mi Salvador, Él me perdonó, y con Su Sangre me limpió de todo pecado y me mantiene limpio de todo pecado, porque en todo momento que cometo algún error, falta o pecado, lo digo a Cristo, lo presento a Cristo, lo confieso a Cristo, y le pido perdón a Cristo y Él me perdona y con Su Sangre me limpia de todo pecado, y así me mantiene limpio delante de Él. Por lo tanto, ¿quién más, a quién más mantiene limpio de todo pecado Cristo? A cada uno de ustedes también.

Si hay alguna persona que todavía no lo ha recibido como Salvador, lo puede hacer en estos momentos y estaremos orando por usted para que Cristo le reciba en Su Reino, le perdone y con Su Sangre le limpie de todo pecado. Para lo cual puede pasar acá al frente y estaremos orando por usted.

Y los que están en otras naciones también pueden venir a los Pies de Cristo nuestro Salvador para que Cristo le reciba en Su Reino, le perdone, y con Su Sangre le limpie de todo pecado. Todas las demás naciones pueden continuar viniendo a los Pies de Cristo los que todavía no habían recibido a Cristo como su único y suficiente Salvador.

Lo más importante en la vida es la salvación y Vida eterna, no hay otra cosa más importante que la Vida eterna, y esta Vida está en Jesucristo, el cual nos otorga Vida eterna cuando lo recibimos como único y suficiente Salvador. No hay otra persona que nos pueda dar Vida eterna, y no hay otro nombre en el cual podamos ser salvos, solamente hay uno, y ese es: Señor Jesucristo.

Vamos a estar puestos en pie para orar por las personas que han venido a los Pies de Cristo nuestro Salvador. Los que están en otras naciones también pueden continuar viniendo a los Pies de Cristo, los niños de diez años en adelante también pueden venir a los Pies de Cristo nuestro Salvador.

De todas las decisiones importantes que el ser humano hace, ninguna le coloca en la Vida eterna, excepto una sola: recibir a Cristo como nuestro único y suficiente Salvador, esa es la única decisión que coloca al ser humano en la Vida eterna.

La persona no sabe cuándo ha de terminar su vida en esta Tierra, por lo tanto necesita recibir a Cristo como único y suficiente Salvador lo más pronto posible; por eso Cristo decía: "Buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia, y las demás cosas serán añadidas." Lo primero que el ser humano está llamando a hacer en esta Tierra es buscar a Cristo como su único y suficiente Salvador, y así está buscando el Reino de Dios y su justicia primeramente.

Ya vamos a orar por las personas que han venido a los Pies de Cristo, en las demás naciones ya están listos, todos los presentes y en las demás naciones puestos en pie, y con nuestras manos levantadas a Cristo, al Cielo, y nuestros ojos cerrados, y los que han venido a los Pies de Cristo en estos momentos repitan conmigo esta oración que estaremos haciendo:

Padre celestial, vengo a Ti en el Nombre del Señor Jesucristo. Escuché la predicación del Evangelio del Reino y el Evangelio de la Gracia, y nació Tu fe en mi corazón. Creo en Tu Sacrificio en la Cruz del Calvario como el único Sacrificio de Expiación por mis pecados y por los de todo ser humano.

Reconozco que soy pecador y necesito un Salvador. Doy testimonio público de mi fe en Ti y Te recibo como mi único y suficiente Salvador. Te ruego perdones mis pecados y con Tu Sangre me limpies de todo pecado y me bautices con Espíritu Santo y Fuego luego que yo sea bautizado en agua en Tu Nombre, y sea producido en mi el nuevo nacimiento.

Quiero nacer en Tu Reino, quiero vivir eternamente contigo en Tu Reino glorioso. Padre celestial, en el Nombre del Señor Jesucristo Te ruego todas estas cosas, para quien sea la gloria y la honra por los siglos de los siglos. Amén.

Con nuestras manos levantadas al Cielo, a Cristo, todos decimos: ¡La Sangre del Señor Jesucristo me limpió de todo pecado! ¡La Sangre del Señor Jesucristo me limpió de todo pecado! ¡La Sangre del Señor Jesucristo me limpió de todo pecado! Amén.

Cristo les ha recibido en Su Reino, ha perdonado vuestros pecados, y con Su Sangre les ha limpiado de todo pecado, porque ustedes le han recibido como vuestro único y suficiente Salvador. Ustedes me dirán: "Quiero ser bautizado en agua lo más pronto posible," porque Cristo dijo:

"El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado."

"¿Cuándo me pueden bautizar?" es la pregunta desde lo profundo de vuestro corazón. Por cuanto ustedes han creído en Cristo de todo corazón, bien pueden ser bautizados, y que Cristo les bautice con Espíritu Santo y Fuego y produzca en ustedes el nuevo nacimiento.

El bautismo en agua no quita los pecados; el bautismo en agua es simbólico, es la Sangre de Cristo la que nos limpia de todo pecado, pero el bautismo en agua es un mandamiento del Señor Jesucristo, el mismo Cristo fue bautizado por Juan el Bautista, y si Él fue bautizado por Juan el Bautista para cumplir toda justicia, cuánto más nosotros necesitamos ser bautizados.

En el bautismo en agua la persona se identifica con Cristo en Su muerte, sepultura y resurrección, porque es a la semejanza de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo el bautismo en agua.

Cuando la persona recibe a Cristo como Salvador, muere al mundo. Y cuando es sumergido en las aguas bautismales, tipológicamente está siendo sepultado. Y cuando es levantado de las aguas bautismales, está resucitando a una nueva vida: a la Vida eterna con Cristo en Su Reino eterno.

Por lo tanto, bien pueden ser bautizados, y que Cristo les bautice con Espíritu Santo y Fuego y produzca en ustedes el nuevo nacimiento, ustedes que están presentes, y los que están en otras naciones que han recibido a Cristo como su Salvador en estos momentos. Y nos continuaremos viendo por toda la eternidad en el Reino glorioso de Cristo nuestro Salvador.

Y luego de los bautismos en agua tendremos la santa cena, para lo cual continuaremos transmitiendo por el satélite Amazonas y por internet para todas las naciones. Dejo con ustedes al reverendo José Benjamín Pérez para que a continuación les indique cómo hacer para ser bautizados, y luego la santa cena, y en cada país dejo al ministro correspondiente para que haga en la misma forma.

Con ustedes el reverendo José Benjamín Pérez para indicarles cómo hacer para ser bautizados en agua en el Nombre del Señor. Pasen todos muy buenas tardes, y un nuevo año feliz.

"EL AÑO NUEVO."

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter