ImprimirImprimir

Muy buenas noches, amados amigos y hermanos presentes, y los que están en otras naciones; allá en el Perú, donde está el misionero Miguel Bermúdez Marín. Un saludo para el misionero Miguel Bermúdez Marín y todos los hermanos y hermanas reunidos allá, junto también a ministros allá en el Perú. Y también un saludo para todos los ministros, hermanos, congregaciones, en diferentes países.

Que las bendiciones de Cristo, el Ángel del Pacto, sean sobre todos ustedes y sobre mí también. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

Como ya mencioné el domingo pasado, la Embajada Mundial de Activistas por la Paz estará iniciando durante el mes de septiembre un trabajo especial dirigido a la formación integral de los jóvenes; un Movimiento Juvenil Mundial que estará promoviendo todos los proyectos de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz.

La Embajada Mundial de Activistas por la Paz, del 26 al 29 de septiembre, en Valencia, Venezuela, estará llevando a cabo el Encuentro Juvenil de líderes a nivel internacional: “La Música Trayendo la Paz y Alegría a Nuestros Corazones”. Ese es el tema que se estará tratando allá en estas actividades de Venezuela.

Los miembros de la Directiva de la Embajada hemos designado al Dr. Miguel Bermúdez Marín, coordinador internacional de la Embajada, y a la Lcda. Ruth Flórez de Bermúdez, como los encargados de este campo de trabajo con los jóvenes a nivel mundial; responsabilidad que se les ha asignado por su exitosa trayectoria en el trabajo con los movimientos juveniles durante varias décadas.

Es importante recalcar que las invitaciones a este encuentro serán enviadas solamente a aquellas personas seleccionadas por el coordinador nacional en los respectivos países. En lo que corresponde a Puerto Rico, los jóvenes activistas seleccionados ya han recibido su invitación. Esta convocatoria está dirigida a los jóvenes de 18 años en adelante, que tienen una trayectoria consolidada como líderes activistas.

En cuanto a las invitaciones, se les ha estado haciendo llegar a los jóvenes que han sido seleccionados para estar en esa actividad; o sea que no es una convocatoria para todos los jóvenes de todos los países, sino para los que han sido seleccionados por el coordinador de su país. Y para Puerto Rico, los que ya han sido invitados han recibido ya la invitación. O sea que es una invitación directa a los jóvenes de otros países. No es para todo el que quiera ir. Es para los que son invitados por el coordinador de su país; y en Puerto Rico para los que la Embajada les ha hecho llegar la invitación. Y tienen que ser, siempre, de 18 años en adelante.

Y en cuanto a los locales allá en Venezuela, ya eso sería de unos 13 años en adelante; son de su propio país. Allá lo hará saber el próximo domingo el misionero Miguel Bermúdez Marín (cuando hable puede decir, para los jóvenes de Venezuela, de qué edad en adelante).

Agradecemos al misionero Miguel Bermúdez Marín por tener allá en Venezuela, en coordinación con la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, esta actividad de jóvenes, del Movimiento Juvenil Mundial de la Embajada.

Queremos que la juventud sea feliz; y por medio de la música viene una alegría, una felicidad al corazón del ser humano. Hasta Dios se alegra con la música cuando se le canta y se le... se usan los instrumentos que a Él le agradan, se llena de alegría.

Cuando llevaban el arca del pacto siempre iban los músicos cantando, iban con los sacerdotes (cada uno en su grupo) cantando, alabando a Dios.

A Dios le agrada la música. Por eso cuando Jesús nació, vino el Ángel Gabriel con un grupo de músicos y cantores que alababan a Dios cantándole al Mesías, dando las buenas noticias que el Mesías había nacido, el Salvador; o sea que vinieron cantando buenas nuevas de alegría, de gozo para todo Israel.

Para esta ocasión leemos en San Lucas, capítulo 21, versos 25 al 36…

Quiero, en nombre de La Gran Carpa Catedral, expresar el aprecio y agradecimiento por el respaldo que le están dando, ministros y sus congregaciones, hermanos como individuos también, a la construcción de La Gran Carpa Catedral en Cayey, Puerto Rico; este proyecto importante en el Programa Divino.

Y queremos que, cuando se complete ese proyecto, todos puedan decir: “Yo tengo una partecita en esa construcción de La Gran Carpa Catedral”. Así quedará registrado también en el Cielo. Porque todo lo que hacemos para la Obra de Dios queda registrado en el Cielo como obras de fe que hemos llevado a cabo en favor del Reino de Dios, del Reino de Cristo. Y ya que he dicho: del Reino de Dios, del Reino de Cristo, vamos a leer en San Lucas, capítulo 21, versos 25 al 36, que dice:

“Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas;

desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.

Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria.

Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.

También les dijo una parábola: Mirad la higuera y todos los árboles.

Cuando ya brotan, viéndolo, sabéis por vosotros mismos que el verano está ya cerca.

Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.

De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.

Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra.

Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre”.

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla.

Tomando el verso 31 de este mismo capítulo 21 de San Lucas que dice: “Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios”.

Y eso es: “EL VERANO ESTÁ CERCA”, como dice el verso 29 y verso 30:

“También les dijo una parábola: Mirad la higuera y todos los árboles.

Cuando ya brotan, viéndolo, sabéis por vosotros mismos que el verano está ya cerca”.

“EL VERANO ESTÁ CERCA”. Pues estamos viendo todas esas señales que Cristo mencionó.

El verano es el tiempo también de la cosecha; y por consiguiente, es el tiempo en que son recogidos: el trigo en el Reino de Dios, y la cizaña es recogida para ser quemada en el fuego durante la gran tribulación.

Es importante conocer el tiempo en que uno está viviendo, así como es importante, los que viven en países en donde es muy marcada cada estación, son marcadas las estaciones en una forma mayor: la persona, cuando llega el tiempo para el frío y la nieve, las personas tienen que estar conscientes en qué estación están viviendo; porque si no, no compran la ropa para el frío ni preparan sus hogares, y se congelan y mueren.

Y para el tiempo de calor, para el tiempo del verano, es importante que las personas sepan que los abrigos ya no se usan en ese tiempo, sino ropa más liviana. Y en primavera... ahí también hay que conocer que ese es el tiempo importante en el Programa Divino. Y luego el otoño es otra temporada, en donde usted no puede esperar (en los países que es muy marcado el otoño), usted no puede esperar ver los árboles llenos de hojas verdes. Tiene que usted entender, reconocer el tiempo en que está viviendo.

Y Cristo enseñó que es importante saber, conocer el tiempo, el tiempo en el Programa Divino.

Dios muestra en la naturaleza lo que Él haría en el campo espiritual. Por ejemplo, cuando se habla de la luna y de sus estaciones, en el campo espiritual la luna es la Iglesia, que tiene diferentes etapas. La Iglesia pasando por siete etapas va alumbrando en una forma que va aumentando la Luz; y en la Iglesia, la Luz del Sol que es Cristo se refleja en la Luna, alumbra a la Luna; y la Luna la refleja a la humanidad por medio del Evangelio siendo predicado. La Luz del Evangelio resplandeciendo de parte del Sol, Cristo, a través de Su Iglesia, que es Su Novia, Su Esposa, Su ayuda idónea en el Programa Divino.

También cuando se habla de estrellas, hay estrellas literales y hay personas estrellas. Eso hasta en el campo artístico, también se le llaman ‘estrellas’ a las personas más sobresalientes en el campo artístico; y también en los deportes, en los juegos de béisbol, se le llaman ‘estrellas’ a los más sobresalientes.

Y Cristo le llama ‘estrellas’ a cada uno de Sus mensajeros. Cada mensajero es la estrella a través del cual Cristo se revela a Su Iglesia: Por medio de Su Espíritu, Cristo le revela al mensajero estrella de cada edad; y él, ungido con ese mismo Espíritu Santo le habla al pueblo, a la Iglesia, y así trae el Mensaje correspondiente a la edad que le toca vivir. Y ese Mensaje llega al corazón de toda persona que es simiente de Dios, que es trigo, y lo despierta a la vida eterna, y lo coloca ¿dónde?, en el Cuerpo Místico de Cristo.

Y todo eso es una Obra de Cristo, la cual Él prometió en San Juan, capítulo 10, cuando dijo [verso 16]: “También tengo otras ovejas que no son de este redil (o sea, que no son judíos, son gentiles); aquéllas también debo traer, y oirán mi voz (la Palabra, el Mensaje, el Evangelio); y habrá un rebaño, y un pastor”.

Las ovejas son las personas que escuchan y reciben a Cristo como Salvador; esas son las ovejas que el Padre le dio desde antes de la fundación del mundo, para que las busque y les dé vida eterna. “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar (¿y a qué?) y a salvar lo que se había perdido (son las ovejas del Padre)”. “Porque no es la voluntad de nuestro Padre que se pierda uno de estos pequeñitos”1. Eso fue lo que Cristo dijo en San Mateo y también en San Lucas.

Es importante… San Lucas, capítulo 19, verso 10, dice: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”. O sea, vino a buscar seres humanos que se habían perdido, y ahora Él viene para darles vida eterna.

En San Mateo es que nos dice que no es la voluntad de nuestro Padre que se pierda uno de estos pequeñitos. Es que sus nombres están escritos en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero, desde antes de la fundación del mundo.

Es importante que cada persona sepa que si usted ha escuchado el Evangelio de Cristo y lo ha recibido como Salvador es porque su nombre está escrito en el Cielo, en el Libro de la Vida.

Cristo dijo en San Juan, capítulo 8, verso 47 al 48: “El que es de Dios, la Voz de Dios oye”.

Y en San Juan, capítulo 10, versos 27 al 30, dice: “Mis ovejas oyen mi Voz, y me siguen, y yo las conozco, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. El Padre y yo una cosa somos”.

O sea que el nombre suyo está escrito en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero, desde antes de la fundación del mundo.

Si Eva, y luego Adán, no pecaban en el Huerto del Edén, los hijos que hubieran tenido serían los que han estado formando la Iglesia del Señor Jesucristo desde el Día de Pentecostés hacia acá. Tan sencillo como eso.

Y ahora, es en esta Tierra donde Dios por medio de Cristo ha colocado a Sus hijos, y Cristo vino para redimirlos, para restaurarlos a la vida eterna pagando el precio de la redención en la Cruz del Calvario con Su propia vida, poniendo Su vida en Expiación por todos los hijos e hijas de Dios.

Y todo niño que nace en la Tierra, si el niño muere va al Cielo. Juan el Bautista dijo [San Juan 1:29]: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. Por lo tanto, cada cual se arrepiente de sus propios pecados; pero los niños no tienen de qué arrepentirse: no han pecado y no tienen conciencia del bien y del mal para decidir.

Por cuanto no tienen conciencia los presentamos a Dios, a Cristo, así como presentaban a Cristo los niños en aquel tiempo y como presentaban al sumo sacerdote, al sacerdote, a los sacerdotes, presentaban los niños en el templo y luego en las sinagogas.

El Reino de Dios estaba entre los judíos cuando los jueces y también el rey David - el rey Saúl, el rey David, el rey Salomón; por lo cual, dice la Escritura que el Trono de Dios y Reino de Dios es el Trono y Reino de David; ese es el Reino de Dios en la Tierra.

Y ese Reino con ese Trono va a ser restaurado en el Día Postrero; por lo cual, en San Lucas, capítulo 1, versos 30 en adelante, dice:

“Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios.

Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús.

Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre;

y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin”.

Cristo es el heredero al Trono de David y Reino de David; y es para este tiempo final que con la Venida de Cristo es introducido el Reino de Dios.

Y las señales de que estaríamos en el tiempo para la Venida del Reino de Dios, es la señal de la higuera. La higuera es Israel, y los otros pueblos son las demás naciones que han estado formándose y han estado siendo libertadas también.

Y hemos visto a Israel florecer, convertirse en una nación libre y soberana el 14 de mayo de 1948, donde Ben Gurión leyó la Carta de Independencia de Israel. Fue en esa fecha que Israel nació como una nación libre y soberana. También se levantó la bandera de Israel y allí se hizo la Proclama de la Independencia, del establecimiento de Israel como una nación libre y soberana.

¿Y qué tiene que ver eso con nosotros?, ¿y qué tiene que ver eso con el pueblo hebreo? Voy a leer algunas cosas que dijo el reverendo William Branham pero sin explicar; y dejaremos para el domingo cualquier explicación. Por lo cual, no deben conjeturar.

Desde la Declaración de Independencia por David Ben Gurión, del 14 de mayo de 1948, él vino a ser también el primer ministro de Israel.

Dice el reverendo William Branham... Cualquier persona se preguntará: “¿Y por qué citar al reverendo William Branham?” Porque él habló sobre este tema y él es precursor de la Segunda Venida de Cristo, y él es el Elías que tenía que venir en la cuarta manifestación del ministerio de Elías precursando la Segunda Venida de Cristo.

Les dije que vamos a leer este pasaje que se encuentra… es una cita del mensaje “Sus palabras infalibles de promesa”, predicado en Phoenix, Arizona, el 20 de enero de 1964, en la página 4 al 6 de esta versión en español.

Está hablando de Cristo en el monte de los Olivos, cuando le preguntaron cuándo sería... cuándo sería Su Venida… dice:

“27. Él salió del templo y subió al monte de los Olivos.

‘…sentado en el monte de los Olivos, sus discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas (o sea, la destrucción del templo y de la ciudad), y qué señal habrá de tu venida (o sea, ¿qué señal habrá que dé testimonio de la Venida de Cristo?) y del fin del siglo?”.

¿Y qué señal habrá del fin del siglo?, de que en el tiempo en que aparezca esa señal se estará viviendo el fin del siglo, ¿qué señal habrá?

“28. Ellos le hicieron tres preguntas, y Él se las contestó en la medida en que se las hicieron. Tres preguntas…”.

Ahora... vamos a pasar para otra página…

“32. Pero en mi humilde opinión, esto es a lo que Jesús se estaba refiriendo cuando Él dijo: ‘Esta generación’ (o sea, cuando dijo: ‘No pasará esta generación’; vamos a ver), en otras palabras, ‘la generación que viere a la higuera echando sus retoños’.  ¿Ven? Él dice aquí: ‘Y cuando la higuera está empezando… está tierna, y echa sus ramas, ustedes dicen que el verano está cerca”.

O sea, Él dijo: “El verano está cerca”. Eso es: “El Reino de Dios está cerca. El Reino del Mesías está cerca”. Ese es el tiempo también de la cosecha.

“Asimismo, cuando ustedes vean todas estas cosas, reconozcan el tiempo. Cuando ustedes vean todas estas tres preguntas cumplidas, es que el tiempo está a la puerta. ‘¡La generación que viere a la higuera!’ Y la higuera siempre es ‘Israel’. ‘Y cuando Israel regrese a su patria y llegue a ser una nación, esa generación no pasará hasta que todas estas cosas sean cumplidas’.

33. Y amigos cristianos, en esta noche, con este gran enredo en las Escrituras, que cree la gente que está enredada, nosotros estamos viviendo hoy para ver el mero… Todo lo que Él dijo se está cumpliendo aquí, y únicamente la cosa que sigue es Su Venida.

34. Israel ya está en su patria. Ella es una nación independiente. Ella tiene su propia moneda, su propia bandera, es miembro de las Naciones Unidas. Ella es una nación; por primera vez, después de dos mil quinientos años de haber sido una nación. Y Jesús prometió que ‘La generación…’ Y en la Biblia, una generación comprende cuarenta años. Desde el tiempo en que Israel llegó a ser una nación, hasta cuarenta años, dentro de ese término de tiempo, Él vendrá. Y si eso es verdad, entonces eso trae la Venida.

35. Bueno, y otra cosa, cada dos mil años algo ha sucedido en la Tierra; la política y todo cesa, Dios tuvo que enviar ayuda desde el Cielo. Los primeros dos mil años el mundo fue destruido con agua; los segundos dos mil años, Cristo vino; y este es 1964 (está hablando en el año 1964), y se dice que estamos diecisiete años retrasados.

36. Ahora, ustedes pueden ver que está a la puerta (¿Qué está a la puerta? El Reino de Dios. ¿Qué está a la puerta? También la Venida del Señor). La cosa que sigue es esperar la Venida del Señor. Todas las otras señales están armonizando perfectamente con eso. Por eso es que en esta noche yo estoy procurando que la gente se quede exactamente en la Palabra prometida. Únicamente con lo que la Palabra dice, quédense con Eso”.

Y ahora, el próximo domingo entraremos de lleno al estudio de nuestro tema: “EL VERANO ESTÁ CERCA”, o sea, EL REINO DE DIOS ESTÁ CERCA; y por consiguiente, la Venida del Señor está cerca, porque Él es el que va a establecer el Reino de Dios en la Tierra.

Es el misterio más grande de toda la Biblia: el misterio de la Venida del Señor para el Día Postrero; y por consiguiente, hay cosas que Él estará haciendo en este tiempo final, en el cumplimiento de Su Venida.

Ha sido para mí un privilegio grande estar con ustedes en esta ocasión, en la introducción al tema de escuela bíblica del próximo domingo, Dios mediante.

Oren mucho por esa escuela bíblica del próximo domingo, para que Dios nos dé lo que debemos escuchar y recibir en nuestros corazones; y oren para que Dios me dé todo lo que yo deba hablar; y oren para que ustedes también estén preparados para recibir la Palabra de Dios. Y que Él nos abra a todos las Escrituras, y nos abra el entendimiento y el corazón: el entendimiento para entender y el corazón para creer; porque no queremos tropezar en ninguna Palabra Divina, no queremos tropezar en el Programa Divino.

Si Dios nos ayuda, para el domingo próximo veremos cómo se han estado cumpliendo las cosas que Jesús dijo, las cosas que el reverendo William Branham dijo, las cosas que San Pablo y San Pedro dijeron, y las cosas que dijeron los profetas del Antiguo Pacto, los profetas que Dios envió a Israel.

Que las bendiciones de Cristo, el Ángel del Pacto, sean sobre cada uno de ustedes aquí presentes y los que están en otras naciones. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

Dejo con ustedes al reverendo José Benjamín Pérez para continuar y finalizar; y también en cada país dejo al ministro correspondiente.

Que Dios les bendiga. Y continúen pasando una noche feliz, llena de las bendiciones de Cristo nuestro Salvador.

Dios les bendiga y les guarde a todos.

“EL VERANO ESTÁ CERCA”.

[Revisión abril 2018]

1 San Mateo 18:14

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter