ImprimirImprimir

Muy buenas noches, amables y amados hermanos, ministros y hermanos y congregaciones aquí en Colombia y en diferentes naciones; allá en Puerto Rico y en todos los países de la América Latina y de Norteamérica.

Es para mí un privilegio grande estar con ustedes en esta ocasión, para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final.

Para esta ocasión leemos en San Lucas… capítulo 10… versos 16 en adelante de San Lucas, capítulo 10, dice:

“El que a vosotros oye, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a mí me desecha; y el que me desecha a mí, desecha al que me envió.

Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.

Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.

He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.

Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.”

“EL CUMPLIMIENTO PLENO DE LAS PROFECÍAS PARA EL DÍA POSTRERO,” es el tema de escuela bíblica para el próximo domingo, para el estudio bíblico del próximo domingo; y hoy solamente tendremos la introducción a ese tema tan importante que tenemos para el próximo domingo.

“EL CUMPLIMIENTO PLENO DE LAS PROFECÍAS PARA EL DÍA POSTRERO.”

Las cosas que Dios lleva a cabo, siempre las anuncia en el campo profético primeramente, por medio de los profetas que Él envía en diferentes edades y diferentes dispensaciones. Por lo tanto, todo lo que Dios hace, primero lo habla; porque eso es lo que está en el pensamiento divino; la Obra de Dios es el pensamiento materializado.

Por lo tanto, todo lo que Dios ha hecho de edad en edad y de dispensación en dispensación, primero ha sido hablado. Aun la Creación fue hablada a existencia por Dios a través del Ángel del Pacto, que es Cristo en Su cuerpo angelical, llamado el Verbo que era con Dios y era Dios, y luego se hizo carne, y lo conocemos por el nombre de Jesucristo nuestro Salvador.

Y ahora nos preguntamos: qué es lo que Dios llevará a cabo en este tiempo final. Sencillamente lo que llevará a cabo es el cumplimiento de las profecías correspondientes al tiempo final. Ya está hablado lo que Dios llevará a cabo; “porque lo que está escrito (dice Cristo) cumplimiento tiene.” [San Lucas 22:37]

Ahora, encontramos que Él había enviado doce discípulos a predicar y a echar fuera demonios y a sanar a los enfermos; y luego más adelante envió setenta discípulos también para predicar, echar fuera demonios, sanar enfermos y predicar el Evangelio. Y cuando llegan los setenta a donde Jesús, le dicen a Jesús: “Aun los espíritus se nos sujetan en Tu nombre.” Cristo les dice: “No os gocéis de que los espíritus se os sujetan en mi nombre.” Vamos a leerlo:

“Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.”

El motivo de gozo más grande es que el nombre nuestro está escrito en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero; y por eso estamos aquí en la Tierra en el tiempo correspondiente que nos tocó en el Programa Divino, en el pensamiento de Dios luego expresado; y por eso somos el pensamiento de Dios expresado en forma de seres humanos.

Y el motivo más grande es que nuestros nombres están escritos en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero; por eso se cumple en nosotros lo que dice: “El que es de Dios, la Voz de Dios oye.” [San Juan 8:47] Oye la Voz de Dios, el Evangelio de Cristo nuestro Salvador, porque nuestros nombres están, ¿dónde?, escritos en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero, nuestro Salvador; por eso estamos en el Programa Divino correspondiente a este tiempo final.

Así como fue en edades pasadas, en que Cristo en Espíritu Santo en medio de Su Iglesia ungió al mensajero correspondiente a cada edad, le dio el Mensaje para esa edad, él lo predicó (el cual se había hecho carne en el mensajero el Mensaje, y lo predicó); y comenzaron a venir los que estaban escritos en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero, y formaron la edad correspondiente en el Cuerpo Místico de Cristo.

Y así ha ido creciendo el Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia del Señor Jesucristo, de edad en edad, en el cumplimiento de la Palabra prometida para cada edad. Eso es lo que llama y junta a los escogidos de cada edad: por medio de la manifestación del Espíritu Santo llamando y juntando a Sus escogidos, hablando por medio del mensajero correspondiente a cada edad.

Y ahora nos ha tocado a nosotros la mejor parte en el Programa Divino; y todo porque nuestros nombres están escritos en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero. Y eso es el cumplimiento de las profecías para el Día Postrero.

Como creyentes en Cristo nos ha tocado la mejor parte, la parte en donde se completará la Iglesia del Señor Jesucristo en la Edad de Piedra Angular correspondiente a este tiempo final. Por eso hemos respondido al llamado de Dios correspondiente a este tiempo final y hemos sido colocados en el Cuerpo Místico de Cristo nuestro Salvador.

Por lo cual, sentimos ese gozo, ese regocijo en nuestra alma; como dice Cristo: “¡Gozaos!” Tenemos motivos para gozarnos en Cristo en el Programa Divino, en el cumplimiento de las profecías para este tiempo final.

Y cuando se complete el número de los escogidos del Día Postrero en el Cuerpo Místico de Cristo, en la Edad de la Piedra Angular, entonces Cristo saldrá del Trono de Intercesión, donde está como Sumo Sacerdote; y tomará el Título de Propiedad, el Libro sellado con siete sellos, lo abrirá en el Cielo y hará Su Obra de Reclamo, reclamando a todos los que Él ha redimido con Su Sangre, que ya murieron, y resucitándolos en cuerpos glorificados; y a los que quedemos vivos nos transformará; y luego iremos con Él a la Cena de las Bodas del Cordero.

Así como se han cumplido las profecías para cada edad, se están cumpliendo las profecías para este tiempo final, en la Edad de Piedra Angular, la Edad de Oro de la Iglesia del Señor Jesucristo.

“EL CUMPLIMIENTO PLENO DE LAS PROFECÍAS PARA EL DÍA POSTRERO.”

En cuanto a la Iglesia del Señor Jesucristo, eso es en la Edad de Piedra Angular, porque ya para otras edades ya se cumplieron, en el llamado que Dios hizo por medio de Su Espíritu a través del mensajero de cada edad. Y para hoy ocurre en la misma forma, para completarse Su Iglesia en este tiempo final y ser llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

“EL CUMPLIMIENTO PLENO DE LAS PROFECÍAS PARA EL DIA POSTRERO.”

El próximo domingo continuaremos con el tema, que en esta ocasión solamente hemos tenido la introducción.

Que Dios les bendiga y les guarde; y continúen pasando una noche feliz, llena de las bendiciones de Cristo nuestro Salvador.

Dejo con ustedes al misionero Miguel Bermúdez Marín, que les dirá las actividades que tendremos mañana con los ministros.

Hemos visto cómo es que se cumple la profecía para cada edad en el Cuerpo Místico de Cristo nuestro Salvador.

Ya tenemos al misionero, doctor Miguel Bermúdez Marín, con nosotros a continuación.

Que Dios les bendiga; y continúen pasando una noche feliz, llena de las bendiciones de Cristo nuestro Salvador.

“EL CUMPLIMIENTO PLENO DE LAS PROFECÍAS PARA EL DÍA POSTRERO.”

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter