ImprimirImprimir

Domingo, 10 de septiembre de 2017

Cayey, Puerto Rico

 

Muy buenos días, amados hermanos y amigos de Puerto Rico y de toda la América Latina y el Caribe, reciban un saludo muy especial. Y a Miguel Bermúdez Marín, misionero del Señor, y todos los ministros en toda la América Latina y el Caribe, y sus congregaciones, reciban mis saludos y que Dios los bendiga grandemente.

Aprecio y agradezco mucho el respaldo que le están dando al proyecto de la construcción de La Gran Carpa Catedral en Cayey, Puerto Rico.

Estamos en un tiempo muy importante, en donde las señales del tiempo final las estamos viendo suceder.

Nos habla la Escritura en San Mateo 24, versos 29 en adelante, que habrá terremotos, maremotos y todas estas cosas que están profetizadas antes de la Venida del Señor; y dice que entonces enviará Sus Ángeles el Hijo del Hombre, para llamar y juntar los escogidos en el tiempo final. Por lo tanto, estamos viendo que ya se están cumpliendo esas profecías en este tiempo final.

Los escogidos que van a ser juntados de entre los judíos son ciento cuarenta y cuatro mil, doce mil de cada tribu. Y cuando veamos siendo juntados los judíos, es el tiempo en que Dios se revelará a los judíos. Por lo tanto, estemos alertas, porque de un momento a otro esas escrituras proféticas serán cumplidas.

Estamos en el tiempo final, en donde la Luz resplandece entre los gentiles en este tiempo final, pues dice que en el tiempo de la tarde habrá Luz. Estamos en ese tiempo tan glorioso, porque la Luz resplandece entre las tinieblas; y las tinieblas desaparecen gradualmente, a medida que la Luz va resplandeciendo, alumbrando el corazón de todos los que están escritos en el Libro de la Vida del Cordero y en la otra sección, en el Libro de la Vida; para lo cual estarán presentes en esta Tierra los escogidos del tiempo final.

Estamos en el tiempo más glorioso de todos los tiempos, en el cual desearon vivir los profetas del Antiguo Testamento y los apóstoles del Señor Jesucristo.

Estemos alertas para ser preparados, para recibir la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero. Estemos preparados para escuchar la Trompeta Final, la Gran Voz de Trompeta, la cual despierta a todos los escogidos y los coloca en el Cuerpo Místico de Cristo, en Su Iglesia, y les da la fe, la revelación, para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

La revelación del Séptimo Sello es la revelación de la Venida del Señor; por lo tanto, estemos preparados para ser transformados muy pronto, cuando nos dé el Señor la fe, la revelación del Séptimo Sello, la revelación de la Venida del Señor para este tiempo final; lo cual ocurre antes de la gran tribulación.

Por lo tanto, estemos agradecidos de vivir en este tiempo final, donde estas profecías serán cumplidas cada una en su debido momento.

Que Dios les bendiga y les guarde y adelante con todo el proyecto de La Gran Carpa Catedral, donde en la Tercera Etapa nos dará la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

Que Dios les bendiga y les guarde, y les reitero mis saludos a todos los ministros, al misionero Miguel Bermúdez Marín y a todas las iglesias que están escuchando en estos momentos.

Continúen pasando un día feliz hoy domingo, 10 de septiembre del 2017.

 

Dr. William Soto Santiago

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Sector Montellano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter