ImprimirImprimir

Hoy domingo, 26 de noviembre de 2017, quiero extender un saludo muy especial al misionero doctor Miguel Bermúdez Marín y a todos los ministros que están conectados con esta transmisión vía satélite o vía internet; y también a todas las congregaciones e iglesias que están conectadas con esta transmisión.

Que las bendiciones de Cristo, el Ángel del Pacto, sean sobre todos ustedes, y nos abra las Escrituras y el entendimiento para comprender el tiempo en que estamos viviendo, y que es muy importante estar preparados para la Venida del Ungido, del Mesías, porque hay promesas grandes de parte de Dios para el pueblo de Dios, para el pueblo del Nuevo Pacto, que es la Iglesia del Señor Jesucristo, y para el pueblo del Pacto Antiguo, que es el pueblo de Israel.

Por lo tanto, estemos preparados en este tiempo esperando la Venida del Mesías-Príncipe, del Rey de Israel.

Es para mí un privilegio grande estar con ustedes en este estudio bíblico de hoy domingo, 26 de noviembre de 2017.

El tiempo en que vivimos es un tiempo como el de José hijo de Jacob, el cual fue vendido por sus hermanos porque le tenían envidia, y lo vendieron porque decían que era un soñador; no comprendieron que era un profeta el cual tenía las dos consciencias juntas y por consiguiente la Palabra de Dios.

La revelación divina siempre viene a los profetas. Cuando hay un profeta sobre la Tierra enviado por Dios, la revelación divina para ese tiempo viene a ese profeta, y ese profeta la da a conocer al pueblo de Dios que está bajo el pacto correspondiente para ese tiempo.

José entre los gentiles era profeta también; por lo tanto, el Faraón le puso por nombre Zafnat-panea y fue allí preparado para preservación de vida de sus hermanos que lo habían vendido.

Por eso encontramos que José los amaba, los amaba mucho, y fue protegido allá para la preservación de la vida de su familia. Él no guardó rencor con ellos, más bien quería el bienestar de ellos, y por eso los mandó luego a buscar para que vivieran en la tierra de Egipto, donde había alimento para ellos.

José, la vida de José es muy importante para Israel y también para el cristianismo, porque en medio del cristianismo estará la Venida de nuestro José, la Venida del Mesías-Príncipe para la preservación de la vida eterna en el Reino de Dios.

José entre los gentiles es tipo y figura de la Venida del Mesías-Príncipe para este tiempo final entre los gentiles, primeramente, y después en medio del pueblo hebreo, que lo reconocerá como el Mesías, el Ungido que están esperando por dos mil años.

Por lo tanto, el judaísmo y también el cristianismo tienen que estar alertas, porque este es el tiempo para el cumplimiento de esa promesa de la Venida del Ungido, la Venida del Mesías-Príncipe, la Venida del Rey de Israel.

Por lo tanto, entremos al tema de hoy: “JOSÉ ENTRE LOS GENTILES PARA LA PRESERVACIÓN DE LA VIDA”.

Adelante con el tema correspondiente, hoy domingo, 26 de noviembre de 2017. Adelante.

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Sector Montellano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter