ImprimirImprimir

Muy buenos días, amados hermanos y amigos presentes.

Es para mí un privilegio y bendición grande estar con ustedes en esta ocasión para compartir unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final.

Que las bendiciones de nuestro amado Señor Jesucristo sean sobre todos ustedes y sobre mí también.

Un saludo muy especial para el misionero internacional, doctor Miguel Bermúdez Marín, allá donde se encuentra en Barcelona, Venezuela; y al pastor, reverendo Jesús Barrolleta, y a la congregación; y a todos los ministros con sus congregaciones en las diferentes naciones.

Mi aprecio y agradecimiento a todos los que han estado respaldando y siguen respaldando el proyecto de La Gran Carpa Catedral.

El próximo domingo, 1º de abril, es Domingo de Resurrección, y tendremos Santa Cena y Lavatorio de Pies; están todos invitados.

Que Dios derrame grandes bendiciones sobre todos ustedes y sobre mí también.

En esta semana que comenzamos hoy, domingo 25 de marzo de 2018, recordando la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, tendremos como tema de estudio bíblico, titulado: “¡ISRAEL, HE AQUÍ, TU REY VIENE A TI!”.

Que Dios nos abra las Escrituras y el entendimiento para comprender esta entrada triunfal de Cristo a Jerusalén.

Encontramos en la historia de la entrada triunfal de Cristo a Jerusalén, que hay dos partes importantes aquí en la profecía de la entrada triunfal de Cristo a Jerusalén.

Ya la primera parte, en donde entró para ser rechazado como su Rey, encontramos que ya es historia, la cual cuentan los evangelios para todos los seres humanos, en donde Cristo luego murió crucificado para salvación del pueblo hebreo y de todos los que le recibirían como su Salvador.

Cumplió lo de los sacrificios que se hacían, como el sacrificio del cordero pascual, del cordero de la Pascua; ya todo eso estaba en el Programa Divino desde antes de la fundación del mundo.

Luego del capítulo 21 de San Mateo encontramos el capítulo 23, versos 37 al 39, que nos dice:

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

He aquí vuestra casa os es dejada desierta.

Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor”.

Para el tiempo final es que Israel va a recibir la Venida del Mesías como Rey, y va a decir: “¡Bendito el que viene en el Nombre del Señor!”.

Para este tiempo final se cumplirá esta profecía; y el tema para esta ocasión es, para el estudio bíblico de hoy domingo, 25 de marzo de 2018: “¡ISRAEL, HE AQUÍ, TU REY VIENE A TI!”.

Es para este tiempo final que el Mesías, el Ungido, llamado el Cristo, vendrá como Rey; e Israel lo va a recibir como Rey, porque Él es el Rey de reyes y Señor de señores.

Por lo tanto, hay una bendición grande para los judíos, para el tiempo final en el cual nos ha tocado vivir a todos nosotros.

Para Israel, Dios enviará los Dos Ungidos, los Dos Olivos, que son los ministerios de Elías y Moisés.

Elías precursando el camino entre los judíos, y llamando y juntando los escogidos de Israel, que son ciento cuarenta y cuatro mil predestinados, elegidos por Dios, escritos en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero.

Por lo tanto, este es un tiempo muy importante para el pueblo judío.

También verán el ministerio de Moisés nuevamente manifestado en medio de Israel, porque el Mesías que está esperando Israel y que Dios le ha prometido, será un profeta como Moisés.

Por lo tanto, Israel despierta a la realidad del Programa Divino en favor de Israel para este tiempo final; despertará, verá al Rey que viene a Israel, al Rey anhelado: un judío de la tribu de Judá, descendiente del rey David.

Por lo tanto, ¡Israel!:

Vas a ver al Mesías-Príncipe que gobernará, que reinará sobre Israel y sobre todas las naciones.

¡ISRAEL, HE AQUÍ, TU REY VIENE A TI!

¡Estate despierto espiritualmente; porque, he aquí, tu Rey viene a ti!

Y viene a ti conforme a las promesas divinas hechas para la Venida del Ungido, del Mesías: un profeta como Moisés.

¡ISRAEL, HE AQUÍ, TU REY VIENE A TI!

Será un tiempo de grande bendición para ti, Israel; porque, he aquí, tu Rey viene a ti.

La promesa tan anhelada de la Venida del Mesías se convertirá en una realidad para ti; porque, he aquí, tu Rey viene a ti.

“¡ISRAEL, HE AQUÍ, TU REY VIENE A TI!”.

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter