ImprimirImprimir

Jóvenes luchando por la mayor bendición de Dios, es para mí una bendición grande dirigirme a cada uno de ustedes, jóvenes, y también al doctor Miguel Bermúdez Marín, y todos los ministros de allá del Brasil con este tema: “JÓVENES LUCHANDO POR LA MAYOR BENDICIÓN DE DIOS”.

Así como lucharon… Jacob por la bendición de la primogenitura, y la obtuvo; en la cual hay una herencia grande para Jacob y su descendencia. En la bendición de la primogenitura está la bendición del Reino de Dios para ser establecido con Israel, y hay muchas bendiciones más, que van con esa bendición que recibió Jacob con el cambio de nombre a Israel. Tuvo la bendición grande, también, de ver en forma visible al Ángel de Dios.

El Ángel de Dios es el cuerpo angelical de Dios, es la imagen del Dios viviente. Jacob es un ejemplo de una persona luchadora, que no se da por vencido; por lo tanto, tenemos que ser personas que no nos damos por vencidos. Y ustedes, jóvenes, hay una bendición grande para la juventud en este tiempo final.

Tenemos también al rey David, un luchador, uno que creyó la promesa divina, uno que creyó que fue ungido para ser rey y por consiguiente podía enfrentarse al gigante Goliat y obtendría la victoria. Él creyó en esa forma y tuvo la victoria, siendo aún una persona joven; pero creyó en lo que tenía de parte de Dios: la bendición de Dios para ser rey.

También encontramos a otras personas, como Eliseo, el cual acompañó al profeta Elías, el cual ya le había llegado el tiempo para partir, para ser arrebatado por carro de fuego y ser llevado a la casa del Padre celestial.

El profeta Elías en una ocasión tuvo que pasar de la tierra de Israel por Jericó, y pasar al otro lado, a Jordania; por lo tanto, tenía que cruzar el Jordán, y le dice a Eliseo: “Quédate aquí, que yo voy a pasar el Jordán”.

Eliseo le dice: “Yo no te dejaré. Yo iré contigo”.

Elías le dice: “Pide lo que desees antes que yo sea quitado de en medio de ti”.

Eliseo le dice a Elías: “Yo lo que deseo es una doble porción del espíritu que está en ti”. Ese era el deseo del alma, del corazón de Eliseo: tener una doble porción del espíritu que estaba en Elías.

Elías le dice: “Cosa difícil has pedido; pero si tú me ves cuando yo sea quitado de en medio de ti, te será concedido; si no, no te será concedido”.

Cuando llegó el momento de cruzar el Jordán, Elías tomó el manto, su manto, y con él hirió las aguas del Jordán; y las aguas se abrieron, y pasaron en seco Elías y Eliseo.

Y cuando pasan, un carro de fuego se llevó a Elías. El manto de Elías cayó en tierra, Eliseo lo tomó, se paró frente al Jordán y dijo: “¿Dónde está el Dios de Elías?” e hirió en esa misma forma que lo había hecho Elías, hirió al Jordán; y se abrió el Jordán y pasó Eliseo en seco al otro lado, a Jericó.

Cuando las personas de Jericó, los hijos de los profetas, vieron que Eliseo había hecho lo mismo que había hecho Elías: abrir el Jordán y pasar en seco, dijeron: “El espíritu de Elías ha reposado sobre Eliseo”.

Eliseo vino a ser el sucesor de Elías con una doble porción ministerial.

Y ahora, ¿dónde está el Dios de Elías hoy? Porque hay unos cuantos profetas de Dios que han sido ungidos con el espíritu de Elías, y por lo tanto fueron el Elías de su tiempo.

Tenemos a Elías Tisbita; segundo tenemos a Eliseo con una doble porción; tercero tenemos a Juan el Bautista como el Elías que precursó la Primera Venida de Cristo; y por cuarta vez al reverendo William Branham viniendo en el espíritu y virtud de Elías; y ya eso es historia.

Hemos visto dónde ha estado en las cuatro últimas manifestaciones del espíritu de Elías operando ese ministerio; pero hay una quinta manifestación del espíritu de Elías en un profeta para traer la Palabra de Dios al pueblo hebreo. Y la pregunta que nos hacemos en este tiempo final:

¿Dónde está el Dios de Elías hoy?, en tiempo presente, en su quinta manifestación.

Que Dios nos abra las Escrituras y el entendimiento para que podamos ver en este tiempo final la quinta manifestación del ministerio de Elías, donde estará el Dios de Elías operando ese quinto ministerio de Elías.

Cuando descubramos la quinta manifestación del ministerio de Elías estaremos recibiendo grandes bendiciones de parte de Dios, y podremos decir dónde está el Dios de Elías operando el ministerio de Elías por quinta ocasión.

Y jóvenes, ahí está la bendición más grande para la juventud de este tiempo final, que sirve al Dios de Elías, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob.

Que Dios les bendiga y les guarde, y les use grandemente en Su Reino en este tiempo final.

JÓVENES LUCHANDO POR LA BENDICIÓN MAYOR DE DIOS. “JÓVENES LUCHANDO POR LA MAYOR BENDICIÓN DE DIOS” allá en São Paulo, Brasil.

¡Y el éxito está asegurado!

“JÓVENES LUCHANDO POR LA MAYOR BENDICIÓN DE DIOS”.

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter