Muy buenos días, amables amigos y hermanos presentes, y los que están en diferentes naciones, ministros e Iglesias, hermanos y hermanas del Cuerpo Místico de Cristo nuestro Salvador; es una bendición y privilegio grande estar con ustedes en esta ocasión.

Está con nosotros también la esposa del doctor Miguel Bermúdez Marín, Ruth Flores de Bermúdez. Bienvenida, Ruth, y que Dios te bendiga. También quiero felicitar al doctor Miguel Bermúdez Marín por el éxito obtenido en la Compañía y con la Compañía 4Life, al llegar a un nivel muy alto en la Compañía.

Muy buenos días, amables amigos y hermanos presentes, y los que están en otras naciones reunidos en diferentes iglesias, diferentes congregaciones, ministros y hermanos. Que las bendiciones de Cristo, el Ángel del Pacto, sean sobre todos ustedes y sobre mí también, y nos abra las Escrituras y nos abra el entendimiento para entenderlas. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

Leemos en esta ocasión en San Lucas, capítulo 19, versos 41 al 44, donde nos dice de la siguiente manera:

“Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella,

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter